Facebook Twitter Google +1     Admin

Boletin GAL 2164

Nº 2.164. Viernes 6 de Julio de 2018. Año XIII. Boletín de Medio Ambiente. Santiago, Chile.

RESUMEN

 

ESPECIAL: Alteración del campo magnético terrestre y cambio climático

 

¿Se acerca un cambio rápido del campo magnético de la Tierra?

 

Berkeley, EEUU, viernes 6 de julio de 2018, por Jaime González, BBC Mundo.- A lo largo de la historia del planeta Tierra, los polos magnéticos se han invertido muchas veces. El campo magnético terrestre no sólo nos ayuda a encontrar el norte utilizando una brújula, sino que también nos protege de la peligrosa radiación que emana del Sol. Desde hace tiempo los científicos saben que a lo largo de la historia del planeta Tierra, los polos magnéticos se han invertido muchas veces. "Lo más interesante de nuestro estudio fue poder constatar que el campo magnético de la Tierra puede cambiar muy rápidamente. Imaginábamos que podía suceder, pero no contábamos con los datos que lo corroboraran", explica en conversación con BBC Mundo Paul Renne, profesor de geología en la UCB y unos de los coautores del estudio. Renne señala que en la actualidad se está produciendo un debilitamiento del campo magnético terrestre que es diez veces más rápido del habitual. Eso ha llevado a que algunos investigadores se planteen si se acerca un nuevo cambio de polaridad en nuestro planeta. VER: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/11/141111_ciencia_campo_magnetico_terrestre_inversion_jg

 

La fuerza del campo magnético terrestre ha disminuido un 10% en los últimos 160 años

 

Massachusetts, EEUU, viernes 6 de julio de 2018, por Eduardo Martínez, Tendencias Científicas 21.- De seguir debilitándose, una nueva inversión de los polos podría producirse dentro de 1.500 años. La fuerza del campo magnético terrestre ha disminuido un 10 % en los últimos 160 años, mucho más rápido de lo que podría esperarse por evolución espontánea, debido en gran medida a su debilitamiento en una región del Atlántico Sur conocida como “anomalía sudatlántica”. Este debilitamiento del campo magnético aumenta la vulnerabilidad del planeta a las radiaciones cósmicas y anuncia su posible desaparición dentro de 1.500 años, así como una nueva inversión de los polos tal como ocurrió hace 780.000 años. La fuerza del campo magnético terrestre ha disminuido un 10% en los últimos 160 años, según afirmó el profesor de la Universidad de Harvard Jeremy Bloxham en su intervención ante la asamblea de la Unión Geofísica Americana (AGU). VER: https://www.tendencias21.net/La-fuerza-del-campo-magnetico-terrestre-ha-disminuido-un-10-en-los-ultimos-160-anos_a253.html

 

¿Por qué este 6 de julio la Tierra se moverá 3.600 km por hora más despacio?

 

Canarias, España, viernes 6 de julio de 2018, BBC Mundo.- En el afelio la Tierra se encuentra cinco millones de km más lejos del Sol que en el perihelio. Este viernes 6 de julio estaremos en nuestro punto más lejano al Sol durante 2018. Ese día la Tierra atravesará lo que se conoce como afelio, palabra de origen griego que significa "lejos del Sol". "El afelio es el punto de la órbita terrestre alrededor del Sol en el que la Tierra se encuentra más lejos de nuestro astro y el perihelio (cerca del Sol) es justo el punto opuesto, es decir, el punto de la órbita terrestre en que la Tierra se encuentra más cerca del Sol", explicó a BBC Mundo Nayra Rodríguez Eugenio, astrofísica y divulgadora del Instituto de Astrofísica de Canarias. VER: http://www.bbc.com/mundo/noticias-44697292

 

Del posible impacto climatológico de los desequilibrios electromagnéticos de origen antropogénico

Barcelona, España, viernes 6 de julio de 2018, por Pedro Costa Morata, Profesor, Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales, Universidad de Barcelona.- La acelerada recarga de energía electromagnética sobre la atmósfera en las últimas décadas en las sociedades tecnológicas debido el vertiginoso desarrollo de actividades que implican la emisión de esa forma energética viene preocupando por la trascendencia que puede tener para la salud humana y la vida orgánica. De forma semejante a como la acumulación de “gases de invernadero” ha llevado, con el tiempo, a procesos de variación climática perceptibles que ya se anuncian catastróficos, esta acumulación de energía electromagnética, superpuesta a la ya existente de origen natural e interactuando con el conjunto de los llamados geocampos, podría introducir nuevos desequilibrios o desajustes en los mecanismos y procesos atmosféricos y climáticos, con consecuencias seguramente negativas. VER: http://www.ub.edu/geocrit/b3w-889.htm

 

¿Qué es el Proyecto Haarp?

 

Madrid, España, viernes 6 de julio de 2018, por Gustavo Adolfo Salinas Arvizu, Monografías.com.- HAARP: Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia (High Frequency Active Auroral Research Program, por sus siglas en inglés), es un proyecto patentado en el año 1988 por el científico Bernard Eastland, el cual podría ser utilizado para cambiar el clima. HAARP lo componen 180 antenas capaces de emitir hasta 4 GW de potencia La idea es emitir pulsos de radiación electromagnética y ver qué ocurre en la ionosfera. "El Arpa del Diablo", como la conocen científicos en contra del proyecto, es la que estaría detrás de los Terremotos ocurridos en Venezuela, Haití y Honduras, ya que todos ocurrieron "coincidentemente" a menos 10 Km. de profundidad, muy próximos a la superficie y con ellos produciendo un mayor daño. La emisión de radiofrecuencia es capaz de perforar a través de la tierra y examinar autopistas y túneles subterráneos, puede quemar componentes electrónicos y a la postre destruir satélites espaciales. El equipo puede también afectar a la atmósfera y causar así cambios en el tiempo. HAARP podría ser utilizado para causar los desastres naturales. VER: https://www.monografias.com/trabajos88/proyecto-haarp/proyecto-haarp.shtml

 

LOCALES

 

Alcaldes mapuche exigen a Piñera dialogar con ellos “en persona” para manifestar su rechazo al “Comando Jungla”

 

Santiago, Chile, viernes 6 de julio de 2018, El Ciudadano.- Ediles invitaron a Piñera a dialogar con ellos “en persona”. Alcaldes mapuche llegaron a La Moneda a manifestar su rechazo al “Comando Jungla”: “El problema que existe es político y no policial”. Jefes comunales de Porvenir, Coyhaique, Quellón, Paillaco, Curarrehue, Saavedra, Cholchol, Lumaco, Renaico, Tirúa y Alto Bio Bío, se reunieron en el Palacio de Gobierno con los ministros del Interior, Andrés Chadwick, y Desarrollo Social, Alfredo Moreno. Como una “errónea puesta en escena” definió la Asociación de Municipalidades con Alcaldes Mapuche, la presentación del denominado “Comando Jungla” realizada por el Presidente Sebastián Piñera en el sur del país. VER: https://www.elciudadano.cl/chile/alcaldes-mapuche-llegaron-a-la-moneda-a-manifestar-su-rechazo-al-comando-jungla-el-problema-que-existe-es-politico-y-no-policial/07/04/#ixzz5KNQrO93R

 

“Vengo en son de paz”: La nueva pacificación de La Araucanía, made in Piñera

 

Santiago, Chile, viernes 6 de julio de 2018, por Marcos Barraza, El Desconcierto.- Desde el retorno a la democracia, hace ya 28 años, persiste en nuestro país una marcada subordinación de los pueblos indígenas que limita y obstruye las posibilidades de ser protagonistas de su propio desarrollo. En el presente, el Presidente Piñera da un paso más en este esfuerzo persistente por militarizar La Araucanía. Si en su primer gobierno no pudo establecer un vínculo real entre la otrora guerrilla de las FARC y las organizaciones mapuches, hoy busca convertir la región en una zona de guerra, con miras a un Estado de Excepción. La existencia de un “Comando Jungla” de Carabineros, formado en tácticas anti-guerrilla en Colombia, con uso de armamento bélico y operando en la zona rural, es un acontecimiento que se presenta tan delirante, y más grave, como la Operación Huracán y todo el montaje propiciado por carabineros para inculpar con pruebas falsas a comuneros mapuches. De igual manera, es obsceno y refleja ausencia de prioridades sociales invertir tanto dinero en tanquetas y no en el incremento y mejoramiento de políticas sociales, en una región donde la pobreza se acentúa. VER: http://www.eldesconcierto.cl/2018/07/05/vengo-en-son-de-paz-la-nueva-pacificacion-de-la-araucania/

 

San Ramón: tres investigaciones cercan al alcalde vinculado a narcotraficantes

 

San Ramón, Chile, viernes 6 de julio de 2018, por Pedro Ramírez y Nicolás Sepúlveda, CIPER Chile.- Dos indagatorias del Ministerio Público y una de la Contraloría tienen al alcalde Miguel Ángel Aguilera (ex PS) bajo fuego cruzado. El golpe más letal puede darlo la Contraloría, que culmina una auditoría que acredita múltiples irregularidades en el municipio. Una de las más graves es la falta de control en la entrega de un barbitúrico de efecto hipnótico en el Cesfam de La Bandera, zona donde opera el “Chino” Pinto, el narco que estaba contratado en San Ramón. La Fiscalía apunta a cuatro delitos: fraude al Fisco, malversación de fondos públicos, negociación incompatible y nombramientos ilegales. VER: https://ciperchile.cl/2018/06/26/san-ramon-tres-investigaciones-cercan-al-alcalde-vinculado-a-narcotraficantes/

 

NACIONALES

 

Se descubre en Chile uno de los yacimientos de mayor concentración de gas metano del mundo

 

Santiago, Chile, viernes 6 de julio de 2018, por Janina Marcano Fermín, Vida Ciencia Tecnología, El Mercurio.- Potencial sustituto del petróleo y el gas natural: Científicos descubren en Chile uno de los yacimientos de mayor concentración de gas metano del mundo. Un estudio realizado por investigadores nacionales cuantificó altos volúmenes del elemento en la Patagonia. El análisis también advierte que, tras un terremoto, la liberación de este gas podría magnificar los efectos de un maremoto. En mayo del año pasado y después de casi dos décadas de investigación, China extrajo -por primera vez- muestras de hidratos de metano desde el mar. El hecho fue considerado un logro, pues se cree que este elemento -también llamado hielo combustible- tiene el potencial de convertirse en una fuente de energía clave para suplir las necesidades energéticas del futuro. Según el Servicio Geológico Británico, hay más energía en hidratos de metanos que en todo el petróleo, carbón y gas del mundo sumados. VER: http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=483868

 

233 proyectos energéticos del Gobierno amenazan protección ambiental

 

Santiago, Chile, viernes 6 de julio de 2018, por Francisco Velásquez, Radio Universidad de Chile.- 233 proyectos energéticos del Gobierno amenazan protección ambiental. La reforma al Servicio de Evaluación Ambiental está de la mano con la nueva Oficina de Proyectos Sustentables, creada por la administración de Piñera. Esto, porque si se bajan los tiempos y la rigurosidad de los sistemas de evaluación ambiental se podría viabilizar buena parte de las iniciativas que impactan irreversiblemente los territorios. Una estrategia que alienta al empresariado a invertir sin medir consecuencias. El gobierno anunció que el Ministerio de Bienes Nacionales desempolvó las carpetas de 233 proyectos energéticos que solicitaban terrenos fiscales de Coquimbo al norte, específicamente, 110 en Antofagasta, 62 en Atacama y 35 en Tarapacá. Dichas iniciativas se encontraban detenidas y pretendían generar una inversión de unos 21.459 millones de dólares. VER: http://radio.uchile.cl/2018/07/03/agenda-pro-inversion-del-gobierno-socava-politica-de-proteccion-ambiental/

 

Mapas genéticos y climáticos: las investigaciones chilenas para salvar especies nativas de la extinción

 

Santiago, Chile, viernes 6 de julio de 2018, por Marco Fajardo, El Mostrador.- Mapas genéticos y climáticos: las investigaciones chilenas para salvar especies nativas de la extinción. La estrategia de conservación ex situ permite la mantención del acervo genético de especies nativas como la araucaria, lo que es crucial para mantener el potencial evolutivo de la misma. Esta iniciativa comenzó durante el mes de septiembre del año 2017 y se tiene proyectado finalizar la plantación a fines de diciembre del 2020, con un monitoreo continuo cada cinco años. En esto ha jugado un papel esencial la colaboración de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO). Un proyecto científico para recolectar material genético de las araucarias y reubicarlas en otras zonas realiza actualmente una iniciativa conjunta de entidades chilenas e internacionales. Hoy una gran cantidad de ejemplares de la especie, declarada monumento natural y sagrada para el pueblo mapuche, se encuentra afectada por un mal de origen desconocido, que se ve agravado por el cambio climático. VER: http://www.elmostrador.cl/cultura/2018/07/04/mapas-geneticos-y-climaticos-las-investigaciones-chilenas-para-salvar-especies-nativas-de-la-extincion/

 

Termoeléctricas a carbón: el doble discurso

 

Santiago, Chile, viernes 6 de julio de 2018, por Hernán Ramírez y Gary González, El Mostrador.- Durante el mes de julio del 2018, la empresa eléctrica ENGIE tiene proyectada la puesta en marcha de una nueva central termoeléctrica a carbón, una unidad de 375MW, la cual será inaugurada en la Comuna de Mejillones. Esta termoeléctrica fue aprobada ambientalmente en 2010 por la Comisión Regional de Medioambiente (COREMA) de la Región de Antofagasta, para ser construidas bajo el nombre de “Infraestructura Energética Mejillones”, consta de dos unidades cada una de 375MW de potencia instalada. Esta primera unidad a construirse es la más grande que se conoce en Chile, y según señala el estudio de impacto ambiental presentado por la empresa, consumirá 228 toneladas carbón sub-bituminoso por hora de funcionamiento, y succionará en forma permanente desde la Bahía de Mejillones 55.000 m3/hora de agua de mar, la cual será devuelta a la costa con un incremento de 10°C en su temperatura, y con un impacto no evaluado en el ecosistema marino por la muerte de larvas de peces, algas y moluscos. Esta termoeléctrica a carbón, se sumará a las 27 que ya operan en Chile y que generan el 40% de la energía eléctrica del país. Cabe recordar que las termoeléctricas a carbón en Chile, respecto al parque eléctrico, son responsables del 91% de las emisiones de Dióxido de Carbono, 97% de las emisiones de Dióxido de Azufre, 88% material particulado y 91% de Óxido de Nitrógeno. Para ser claros debemos decir que ENGIE está impulsando una política de reemplazo de unidades termoeléctricas a carbón, por otras de mayor MW y no la eliminación de estas. VER: http://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2018/07/04/termoelectricas-a-carbon-el-doble-discurso/

 

GLOBALES

 

Biblioburros: La increíble labor de un profesor colombiano

 

La Gloria, Colombia, viernes 6 de julio de 2018, Veinte Mundos.- Luis Humberto Soriano Bohórquez, 42 años, es licenciado en literatura. En 1997 tuvo una idea que para muchos fue maravillosa, pero para otros constituyó una verdadera locura: por su propia cuenta decidió cargar en el lomo de dos burros 70 libros de matemáticas, literatura geografía e historia. ¿Su objetivo?, Llevarlos a diferentes niños sin recursos ubicados en apartadas zonas de su municipio. La Región Caribe de Colombia es un baúl de mundos fantásticos. En este hermoso lugar se adentra el cálido Mar Caribe, existe una amplia diversidad y riqueza cultural patrimonial, así como también hay abundantes y copiosos paisajes naturales. A todo esto se suma, además, una fuerte tradición oral del hombre caribeño moldeada en los géneros musicales autóctonos como el vallenato y la cumbia. El caribeño tiene una actitud creativa y positiva frente a una realidad muchas veces adversa. Tal es el caso del profesor Luis Soriano. Casado con Diana Arias y padre de 3 jóvenes (Susana, Juan Pablo y Carlos David), este hombre es profesor de la Escuela Rural Mixta de La Gloria. Nació en Nueva Granada pero su infancia transcurrió en el corregimiento de La Gloria. Hoy en día, este hombre recorre las veredas y los caseríos caribeños compartiendo las lecturas y las enseñanzas que dejan los libros, que son cargados por la burra “Alfa” y el burro “Beto”. El “Biblioburro”, el original nombre que él mismo inventó, es básicamente una biblioteca ambulante. Durante más de diez años el profesor Soriano y sus dos burros han realizado esta labor sin descanso y muchas veces de manera muy silenciosa. El profesor Luis Soriano está atendiendo actualmente 300 niños de forma mensual con su proyecto Biblioburro y próximamente iniciará el programa llamado “Biblioburro Very Nice”, para aprender a hablar inglés. VER: https://www.veintemundos.com/magazines/107-de/

 

El Vaticano será sede de una cumbre mundial sobre liderazgo climático

 

El Vaticano, viernes 6 de julio de 2018, Excelsior.- El motivo de la conferencia en El Vaticano es por el tercer aniversario de la histórica encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco sobre el medio ambiente. El Vaticano anunció este martes que será sede una de las conferencias internacionales más importantes sobre cambio climático y ecología, la cual tendrá lugar el 5 y 6 de julio. El motivo de la conferencia es el tercer aniversario de la histórica encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco sobre el medio ambiente. Se abordarán los temas relacionados a los a los eventos importantes de los siguientes meses, en los cuales se incluye la conferencia de la ONU sobre el cambio climático COP24, y otros eventos como la Cumbre de Acción Climática Global. La participación de grupos de América Latina, Australia, Polonia, Filipinas y estados de Estados Unidos cómo Florida, Ohio y Pennsylvania son cruciales en el evento debido a que gran parte de su población es católica”, de acuerdo con el comunicado. La conferencia contará con la presencia de grupos de América Latina, Australia, Polonia, Filipinas y estados de Estados Unidos cómo Florida, Ohio y Pennsylvania. Entre los participantes se encontrarán líderes internacionales, políticos, pensadores económicos, autoridades católicas, jóvenes y representantes de movimientos locales. VER: http://www.excelsior.com.mx/global/el-vaticano-sera-sede-de-una-cumbre-mundial-sobre-liderazgo-climatico/1249987

 

Todas las regiones costeras del Planeta serán peligrosas para vivir debido al cambio climático

 

Londres, Inglaterra, viernes 6 de julio de 2018, Tendencias Científicas 21.- Mareas tormentosas y vientos huracanados las amenazan debido al calentamiento global. Las regiones costeras del planeta están seriamente amenazadas si no se contiene la escalada de la temperatura. Las mareas tormentosas y los vientos huracanados azotarán cada año las infraestructuras donde viven al menos 500 millones de personas, provocando pérdidas que ascenderán al 2,8% del PIB mundial a finales de este siglo. Si no se cumple el objetivo de reducir el calentamiento global por debajo de los 2ºC en relación con la temperatura existente antes de la revolución industrial, se producirá un aumento de los "niveles extremos del mar", con los consiguientes riesgos de inundación para las infraestructuras costeras y las poblaciones humanas, según un estudio internacional del que informa el Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido. Los niveles extremos del mar se alcanzan cuando coincide una combinación de mareas altas y eventos climáticos extremos, que pueden generar mareas tormentosas y vientos huracanados. Estos fenómenos se ven agravados por los aumentos progresivos en el nivel medio del mar y los aumentos previstos de la actividad de los ciclones tropicales. VER: https://www.tendencias21.net/Las-regiones-costeras-seran-peligrosas-para-vivir_a44645.html

 

El cambio climático, tema vital en la agenda

 

La Habana, Cuba, viernes 6 de julio de 2018, Granma.-Cuba impulsa varias políticas en materia de cooperación sobre el cambio climático, uno de los temas más sensibles y decisivos para los países miembros de Caricom. La V Cumbre Cuba-Caricom, realizada en La Habana en diciembre del 2014, constituyó una importante base para los trabajos impulsados desde la Isla en la cooperación sobre el cambio climático, uno de los temas más sensibles y decisivos para los países miembros del Grupo regional. En aquella ocasión Cuba confirmó su disposición de trabajar de conjunto en una Agenda Estratégica Regional para abordar la Gestión del Riesgo de Desastres de una manera integral, teniendo en cuenta la evaluación y reducción del riesgo, la asistencia humanitaria y la reconstrucción, de conformidad con la Resolución 46/182 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, y a fin de enfrentar las graves consecuencias del cambio climático en nuestros países. VER: http://www.granma.cu/mundo/2018-07-04/el-cambio-climatico-tema-vital-en-la-agenda-04-07-2018-21-07-45

 

James Lovelock: Medio siglo después, logran explicar “cómo funciona” GAIA

 

Devon, Inglaterra, viernes 6 de julio de 2018, por José Manuel Nieves, ABC.- Un equipo de investigadores ha averiguado cómo la Tierra ha conseguido mantenerse estable para la vida durante los últimos 3.500 millones de años. Que la Tierra está llena de vida es un hecho incuestionable. Y que esa vida lleva miles de millones de años evolucionando, hasta alcanzar las formas complejas de la actualidad, también. Desde hace décadas, sin embargo, los investigadores se preguntan cómo es posible que las condiciones de nuestro planeta hayan podido permanecer estables durante tantísimo tiempo. Cualquier ligera variación en esas condiciones, en efecto, habría llevado sin remedio a la extinción de cualquier criatura viviente. Para enfrentarse a esta espinosa cuestión, James Lovelock propuso, en la pasada década de los setenta, la llamada "Hipótesis de Gaia", una idea según la cual, de alguna forma, los seres vivos que interactúan con los múltiples procesos inorgánicos que les rodean, consiguen mantener el planeta en un estado en el que la vida puede persistir, y ello a pesar de amenazas tales como la de un Sol descontrolado, masivas erupciones volcánicas o periódicos bombardeos de meteoritos. Sin embargo, los expertos llevan décadas tratando de explicar, sin éxito, como podría funcionar este complejo mecanismo. Algo que ha propiciado agrias polémicas y sonados enfrentamientos científicos. Ahora, un equipo de investigadores de la universidad británica de Exeter se ha atrevido a proponer una solución al enigma. VER: https://www.abc.es/ciencia/abci-medio-siglo-despues-logran-explicar-como-funciona-gaia-201807031217_noticia.html

 

Carlos Marx: La Fractura en el Metabolismo Universal de la Naturaleza

 

Estocolmo, Suecia, viernes 6 de julio de 2018, por John Bellamy Foster, Herramienta.- El redescubrimiento durante la última década y media de la teoría de la fractura metabólica en Marx ha llevado a muchos izquierdistas a pensar que esta teoría brinda una potente crítica de la relación entre la naturaleza y la sociedad capitalista contemporánea. El resultado ha sido el desarrollo de una perspectiva mundial ecológica más unificada, trascendiendo las divisiones entre la ciencia natural y la ciencia social, que nos permite percibir las formas concretas en las que las contradicciones de la acumulación del capital están generando crisis y catástrofes ecológicas. Sin embargo, esta recuperación de la discusión ecológica marxiana ha dado lugar a más preguntas y críticas. Su análisis del metabolismo de la naturaleza y la sociedad, ¿cómo se relaciona con la cuestión de la “dialéctica de la naturaleza”, tradicionalmente considerada una línea de falla en la teoría marxista? ¿La teoría de la fractura metabólica viola la lógica dialéctica, y cae presa en un dualismo cartesiano simplista, como han acusado recientemente varios críticos de izquierda?[i] ¿Es realmente concebible, como han preguntado otros, que Marx, escribiendo en el siglo XIX, pudiera haber proporcionado ideas ecológicas que son importantes para nosotros hoy para comprender la relación humana con los ecosistemas y la complejidad ecológica? ¿No es más razonable que sus reflexiones en el siglo XIX sobre el metabolismo de la naturaleza y la sociedad hayan quedado “anticuadas” en nuestra era tecnológica y científicamente más desarrollada?[ii] En lo que sigue trataremos de responder resumidamente cada una de estas preguntas. En ese proceso también haremos hincapié en lo que consideramos que es la importancia crucial del materialismo ecológico de Marx para ayudarnos a comprender la Gran Fractura que está emergiendo en el sistema terráqueo, y la necesidad resultante de una transformación de época, extremadamente importante, en el metabolismo naturaleza-sociedad. VER: http://www.herramienta.com.ar/herramienta-web-15/marx-y-la-fractura-en-el-metabolismo-universal-de-la-naturaleza

 

Director de la EPA del gobierno de Trump es increpado por ciudadanas en un restaurant por corrupto

 

Washington, EEUU, viernes 6 de julio de 2018, Univisión.- El incómodo momento que vivió este funcionario del gobierno de Trump en un restaurante. El jefe de la agencia ambiental, Scott Pruitt, cuestionado por presuntos usos indebidos del dinero público y por impulsar políticas en detrimento del medio ambiente, fue increpado en público sumándose a la lista de miembros de la administración acosados. Scott Pruitt, se suma a la lista de funcionarios del gobierno de Trump en ser acosados en público. La lista de funcionarios del gobierno de Donald Trump que no pueden terminar su comida tranquilos en un restaurante se sigue alargando. El último en sumarse a la lista es el administrador de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), Scott Pruitt, quien fue confrontado por una madre con un niño en brazos en un restaurante en Washington DC. Kristin Mink, la maestra de 33 años protagonista de este nuevo repudio público a un funcionario del gobierno, publicó el video en Facebook en donde se la ve acercarse hasta la mesa en donde Pruitt comía este lunes, en el restaurante Teaism. Mink tenía a su hijo de 2 años con ella y, diciéndole a Pruitt que su hijo "ama a los animales el agua limpia", le pidió que renunciara. "Este es mi hijo. Él ama a los animales. Él ama el aire limpio. Él ama el agua limpia. Mientras tanto usted está reduciendo los estándares de combustible para autos y camiones en beneficio de las grandes corporaciones", le dijo a Pruitt. VER: https://www.univision.com/noticias/politica/le-pido-que-renuncie-el-incomodo-momento-de-este-funcionario-del-gobierno-de-trump-en-un-restaurante

……………………………………………………………..

DESARROLLO DE NOTICIAS

 

ESPECIAL: Alteración del campo magnético terrestre y cambio climático

 

¿Se acerca un cambio rápido del campo magnético de la Tierra?

 

Berkeley, EEUU, viernes 6 de julio de 2018, por Jaime González, BBC Mundo.- A lo largo de la historia del planeta Tierra, los polos magnéticos se han invertido muchas veces. El campo magnético terrestre no sólo nos ayuda a encontrar el norte utilizando una brújula, sino que también nos protege de la peligrosa radiación que emana del Sol.

 

Desde hace tiempo los científicos saben que a lo largo de la historia del planeta Tierra, los polos magnéticos se han invertido muchas veces.

 

Ese proceso, del que se desconocen sus causas exactas y que se creía duraba miles de años, se inicia con un progresivo debilitamiento del campo magnético y culmina con la inversión de los polos.

 

Según algunos cálculos, las reversiones magnéticas han ocurrido con una frecuencia de 1 a 5 eventos cada millón de años.

 

Ahora, un estudio realizado por científicos de la Universidad de California en Berkeley (UCB) y la Universidad de Columbia, junto con investigadores franceses e italianos, ha concluido que la última inversión magnética que se produjo en la Tierra se dio hace 786.000 años y no se prolongó durante miles de años, sino que se produjo en menos de un siglo.

 

Esa rapidez en la reversión geomagnética terrestre -por la que las posiciones del polo norte y sur magnéticos se intercambian- ha sorprendido a los responsables de la investigación, publicada en la revista Geophysical Journal International, que señalan que el cambio se dio "en lo que dura una vida humana".

 

Inversión de los polos

 

El campo magnético terrestre es resultado de la interacción de los núcleos interno y externo de nuestro planeta -compuesto el primero por hierro en estado sólido y el segundo por una aleación líquida de hierro y níquel- junto con el movimiento de rotación terrestre.

 

Ello crea un proceso de dinamo que convierte la Tierra en un enorme imán.

 

Por razones que no están claras, la intensidad de campo magnético terrestre varía y cada cientos de miles de años, los polos magnéticos se invierten, en un proceso que deja su huella en las rocas.

 

Cuando, por ejemplo, la lava se enfría, partículas de óxido de metal quedan "congeladas" en la dirección del campo magnético existente, lo que permite que los científicos puedan saber la posición de los polos en un momento determinado examinando y datando muestras de esa lava.

 

Ahora, estudiando los sedimentos de un antiguo lago expuestos en la cuenca Sulmona de los montes Apeninos, al este de Roma, en Italia, los científicos de la UCB han podido constatar que la última inversión de los polos de nuestro planeta se produjo en menos de 100 años.

 

Debido a que los sedimentos del lago se depositaron a una velocidad alta y constante durante un período de 10.000 años, los científicos pudieron datar la inversión magnética en aproximadamente 786.000 años.

 

Esta fecha es mucho más precisa que la obtenida por estudios anteriores, que situaban la reversión hace entre 770.000 y 795.000 años.

 

Incertidumbre

 

Las auroras polares se producen cuando una eyección de masa solar choca con la magnetosfera terrestre.

 

"Lo más interesante de nuestro estudio fue poder constatar que el campo magnético de la Tierra puede cambiar muy rápidamente. Imaginábamos que podía suceder, pero no contábamos con los datos que lo corroboraran", explica en conversación con BBC Mundo Paul Renne, profesor de geología en la UCB y unos de los coautores del estudio.

 

"Como el cambio que estudiamos es bastante reciente, podemos observar con mucho detalle cómo sucedió. El problema es que no sabemos si cada vez que se da un cambio de polaridad ocurre de la misma manera. Así que no sabemos si el próximo cambio va a ser más lento, igual o más rápido que el que hemos analizado".

 

Según Renne, las reversiones de los polos vienen precedidas por un periodo de inestabilidad que puede prolongarse entre 2.000 y 5.000 años.

 

La transición final, cuando el campo magnético se invierte del todo, es lo que puede suceder en un periodo inferior a un siglo, según el científico.

 

Renne señala que en la actualidad se está produciendo un debilitamiento del campo magnético terrestre que es diez veces más rápido del habitual.

 

Eso ha llevado a que algunos investigadores se planteen si se acerca un nuevo cambio de polaridad en nuestro planeta.

 

"Si es similar al que se dio hace 786.000 años, puede ser que estemos entrando en el periodo de inestabilidad que pude prolongarse durante miles de años. Pero no estamos seguros de que eso vaya a ser así. Es por eso que debemos considerar la posibilidad de que la inversión ocurra de manera muy rápida", apunta Paul Renne.

 

Peligros

 

Los cambios en el magnetismo terrestre podrían tener consecuencias en las infraestructuras eléctricas del planeta. ¿Qué consecuencias tendría para la vida en la Tierra una inversión de los polos magnéticos?

 

"Los cambios en el magnetismo terrestre podrían tener consecuencias en las infraestructuras eléctricas del planeta y también, por ejemplo, en los instrumentos de navegación", señala el geólogo.

 

"Además, también se podrían producir consecuencias en la naturaleza, ya que sabemos que muchos animales, como los pájaros, las ballenas o las abejas, utilizan el campo magnético para orientarse".

 

Otros investigadores advierten que, si durante el proceso de inversión de los polos el campo magnético se debilitara excesivamente o incluso desapareciera, aunque sólo fuera durante un corto perido de tiempo, perderíamos nuestra protección contra la radiación solar y los rayos cósmicos, lo que podría afectar la vida en nuestro planeta, ya que estos pueden producir mutaciones genéticas.

 

La cuestión, según Paul Reene, es que los científicos saben que no se trata de un ciclo que se dé con regularidad, por lo que "no podemos predecir cuándo sucederá". VER: http://www.bbc.com/mundo/noticias/2014/11/141111_ciencia_campo_magnetico_terrestre_inversion_jg

 

La fuerza del campo magnético terrestre ha disminuido un 10% en los últimos 160 años

 

Massachusetts, EEUU, viernes 6 de julio de 2018, por Eduardo Martínez, Tendencias Científicas 21.- De seguir debilitándose, una nueva inversión de los polos podría producirse dentro de 1.500 años. La fuerza del campo magnético terrestre ha disminuido un 10 % en los últimos 160 años, mucho más rápido de lo que podría esperarse por evolución espontánea, debido en gran medida a su debilitamiento en una región del Atlántico Sur conocida como “anomalía sudatlántica”.

 

Este debilitamiento del campo magnético aumenta la vulnerabilidad del planeta a las radiaciones cósmicas y anuncia su posible desaparición dentro de 1.500 años, asi como una nueva inversión de los polos tal como ocurrió hace 780.000 años.

La fuerza del campo magnético terrestre ha disminuido un 10% en los últimos 160 años, según afirmó el profesor de la Universidad de Harvard Jeremy Bloxham en su intervención ante la asamblea de la Unión Geofísica Americana (AGU). 

Según Bloxham, esta disminución de la fuerza magnética evoca la posibilidad de que el campo magnético pueda llegar a desaparecer y a invertirse, arrastrando consigo a los polos del planeta por vez primera desde hace 780.000 años. 

De seguir la progresión actual, el campo magnético terrestre podría desaparecer dentro de 1.500 o 2.000 años más, por lo que deberán pasar muchos siglos antes de que vuelva a producirse una inversión del campo. 

Según otros científicos que han intervenido también en una sesión sobre el magnetismo terrestre en la asamblea de la AGU, el escenario para una nueva inversión de los polos es altamente improbable. 

Consideran que la disminución de la fuerza del campo magnético, que se mide desde 1845, puede ser sólo una fase de muchos cientos de años, si bien podría tener serias consecuencias sobre aquellas regiones del planeta en las que el debilitamiento del campo magnético es más acusado. 

Antecedentes documentados 

No es la primera vez que en el seno de la comunidad científica se advierte de posibles cambios en el campo magnético terrestre. En abril del año pasado, la revista Nature publicó un estudio del Instituto de Ciencias de la Tierra que hablaba de la posible desaparición del campo magnético, así como del comienzo de una posible inversión de los polos terrestres. 

Las anomalías magnéticas se han detectado principalmente en las latitudes polares y al sur de Sudáfrica, aunque también en menor medida en las profundidades del Océano Pacífico. 

Una de las regiones más afectadas es el sur del Océano Atlántico, ya que la disminución del campo magnético en la zona ha influido en gran medida en el volumen de pérdida global registrado, al mismo tiempo que ha reducido el nivel de protección que venía ejerciendo sobre la Tierra respecto a las radiaciones naturales procedentes del espacio. 

Por ello, los satélites de órbita baja son más vulnerables a estas radiaciones cuando pasan por encima de esta región del sur del Océano Atlántico, debido a lo que denominan “anomalía sudatlántica”. 

Cambios en el ozono 

Según Bloxham, uno de los satélites afectados por esta anomalía sudatlántica es el enviado por Dinamarca con la misión de medir el campo magnético terrestre. 

El caso de la región sudatlántica es un ejemplo de cómo el debilitamiento del campo magnético de la Tierra afecta al sistema global, considerándose al respecto que, además de desproteger al planeta de radiaciones espaciales, la pérdida de fuerza magnética puede también provocar carencias significativas y temporales de ozono. 

El campo magnético se origina por las corrientes procedentes de la fusión de metales en el centro de la Tierra y normalmente se alinea sobre el eje de rotación de nuestro planeta. Algunas rocas indican sin embargo que en ocasiones desaparece y, al reaparecer, los polos pueden invertirse. VER: https://www.tendencias21.net/La-fuerza-del-campo-magnetico-terrestre-ha-disminuido-un-10-en-los-ultimos-160-anos_a253.html

 

¿Por qué este 6 de julio la Tierra se moverá 3.600 km por hora más despacio?

 

Canarias, España, viernes 6 de julio de 2018, BBC Mundo.- En el afelio la Tierra se encuentra cinco millones de km más lejos del Sol que en el perihelio. Este viernes 6 de julio estaremos en nuestro punto más lejano al Sol durante 2018. Ese día la Tierra atravesará lo que se conoce como afelio, palabra de origen griego que significa "lejos del Sol".

 

"El afelio es el punto de la órbita terrestre alrededor del Sol en el que la Tierra se encuentra más lejos de nuestro astro y el perihelio (cerca del Sol) es justo el punto opuesto, es decir, el punto de la órbita terrestre en que la Tierra se encuentra más cerca del Sol", explicó a BBC Mundo Nayra Rodríguez Eugenio, astrofísica y divulgadora del Instituto de Astrofísica de Canarias.

 

"En el perihelio el Sol se encuentra a aproximadamente a unos 147 millones de km de la Tierra, y cuando ésta se encuentra en el afelio está a unos 152 millones de km del Sol". La distancia varía porque la órbita de la Tierra alrededor del Sol no es una circunferencia perfecta sino elíptica.

 

La mayor distancia se traduce en una menor velocidad. Tal como señala la segunda ley de Kepler, cuando los planetas están cerca del Sol en su órbita se mueven mas rápidamente que cuando están más lejos.

 

La mayor distancia en el afelio significa que la velocidad orbital de traslación será de unos 105.444 km por hora, cerca de 3.600 km por hora menos que la velocidad en el perihelio.

 

Derechos de autor de la imagenNASA

 

En el afelio, "la Tierra se encuentra un poco más lejos, 5 millones de km más lejos del Sol", que en el perihelio.

 

Velocidad

 

El afelio tiene lugar cada año entre el 2 y el 7 de julio. El perihelio tuvo lugar este año el 3 de enero.

 

La distancia varía porque la órbita de la Tierra alrededor del Sol no es una circunferencia perfecta sino elíptica. La mayor distancia entre la Tierra y el Sol se registrará el 6 de julio a las 17:46 GMT, cuando el planeta y su astro se encuentren a 152.095.566 km.

 

Estaciones

 

La mayor o menor distancia al Sol durante el afelio o perihelio no se relacionan para nada con las variaciones de temperatura durante las estaciones.

 

"Las estaciones se producen por la inclinación del eje de rotación de la Tierra respecto al plano que describe alrededor del Sol, que es lo que llamamos la eclíptica", señaló Rodríguez Eugenio.

 

"Este eje está inclinado unos 23,5 grados y por tanto cuando estamos en el verano del hemisferio norte, el eje norte, es decir el polo norte de la Tierra, está apuntando más hacia la dirección del Sol."

 

"En cambio en invierno, nuestro polo norte está apuntando como en dirección opuesta, no es exactamente opuesta porque son cerca de 23,5 grados, pero está apuntando en dirección opuesta al Sol".

 

Más agua en el hemisferio sur

 

El verano del hemisferio norte coincide con el afelio, "pero recibimos más radiación solar aquí en el hemisferio norte porque el Sol está más alto sobre el horizonte y tenemos también más horas de luz solar", según explicó la astrofísica.

 

"En el hemisferio sur hay más cantidad de agua que en el hemisferio norte y eso hace que la temperatura no aumente tanto", explicó Rodríguez Eugenio. En el hemisferio sur, en cambio, el verano coincide con el perihelio.

 

"Esto nos podría hacer pensar que en el hemisferio sur sube más la temperatura que en el norte en verano, porque aparte de la inclinación, la Tierra también está más cerca del Sol", explicó Rodríguez Eugenio. Pero no es así.

 

Lo que ocurre es que "en el hemisferio sur hay más cantidad de agua y eso hace que la temperatura no aumente tanto". "Esto parece que se debe a que la tierra se calienta mucho más fácilmente que el agua y, como el hemisferio sur tiene una mayor proporción de su superficie cubierta por agua, el exceso de energía es absorbida por ésta".

 

Por lo tanto, en el verano, tanto en el hemisferio sur como en el hemisferio norte, la temperatura es aproximadamente la misma, explicó la astrofísica. La mayor distancia se traduce en una menor velocidad. Tal como señala la segunda ley de Kepler, cuando los planetas están cerca del Sol en su órbita se mueven más rápidamente que cuando están más lejos.

 

La mayor distancia en el afelio significa que la velocidad orbital de traslación será menor de 103.536 km por hora, cerca de 3.600 km por hora menos que la velocidad en el perihelio. VER: http://www.bbc.com/mundo/noticias-44697292

 

Del posible impacto climatológico de los desequilibrios electromagnéticos de origen antropogénico

Barcelona, España, viernes 6 de julio de 2018, por Pedro Costa Morata, Profesor Titular de la Universidad Politécnica de Madrid. Premio Nacional de Medio Ambiente, 1998, Revista Bibliográfica de Geografía y Ciencias Sociales, Universidad de Barcelona.- La acelerada recarga de energía electromagnética sobre la atmósfera en las últimas décadas en las sociedades tecnológicas debido el vertiginoso desarrollo de actividades que implican la emisión de esa forma energética viene preocupando por la trascendencia que puede tener para la salud humana y la vida orgánica.

 

De forma semejante a como la acumulación de “gases de invernadero” ha llevado, con el tiempo, a procesos de variación climática perceptibles que ya se anuncian catastróficos, esta acumulación de energía electromagnética, superpuesta a la ya existente de origen natural e interactuando con el conjunto de los llamados geocampos, podría introducir nuevos desequilibrios o desajustes en los mecanismos y procesos atmosféricos y climáticos, con consecuencias seguramente negativas.

 

Introducción: ampliar la inquietud electromagnética

 

La acelerada recarga de energía electromagnética[1] que viene teniendo lugar en la atmósfera a lo largo de las últimas décadas en las sociedades tecnológicas, como consecuencia del vertiginoso desarrollo de actividades que implican la generación y emisión de campos electromagnéticos (CEM), preocupa crecientemente por la trascendencia que pueda tener sobre la vida orgánica debido a la sensibilidad electromagnética de los seres vivos y, en especial, de los humanos. Poco a poco la inquietud social sobre estas interacciones entre electromagnetismo y materia viva ha ido extendiéndose por todo el mundo desarrollado, incluyendo desde luego España, y adquiriendo la forma de rechazo individual y colectivo a instalaciones eléctricas de transporte y transformación (de frecuencias eléctricas industriales) así como a infraestructuras de telecomunicaciones (de radiofrecuencias), singularmente la telefonía móvil.

 

La intervención de la comunidad científico-técnica en este nuevo debate socio-tecnológico aparece, una vez más[2] como minoritaria, repitiéndose la apatía y las reticencias, cuando no el desabrido rechazo desde las instituciones, sean éstas científicas, tecnológicas, políticas o económicas, y tanto en el plano nacional como en el internacional. De modo particular, las empresas comerciales de telecomunicaciones –como históricamente viene siendo actitud sistemática en el mundo empresarial ante cualquier actitud de rechazo social más o menos fundado y motivado por las novedades tecnológicas o las inquietudes científico-técnicas– se han instalado en una posición de negativa y radical cerrazón a reconocer la menor incidencia perjudicial de sus actividades, encontrando en los poderes públicos, también de forma automática e instintiva, apoyo y cobertura a esta actitud elusiva (que además suele implicar un laxo cumplimiento de la normativa en vigor).

 

Las posiciones, de momento irreconciliables, adoptadas por parte tanto de la defensa como de la crítica respecto a las posibles interacciones fisiológicamente nocivas entre los CEM y la salud se vienen manteniendo y prolongando en el tiempo, mientras que  la argumentación científica –biológica, fisiológica, electroquímica– se enriquece a partir de una cada vez más abundante producción de literatura científica centrada en los aspectos críticos y conflictivos, que refleja resultados inquietantes de los estudios e investigaciones de índole médico-biológica, in vivo e in vitro[3]. Ni que decir tiene que la trascendencia de los resultados de este proceso crítico de investigación podría cuestionar, al menos en principio, el desarrollo de la llamada Sociedad de la información, de estructura físico-tecnológica eminentemente electromagnética y que pretende construir un mundo de relaciones eléctricas incluso sin hilos, multiplicando ad infinitum la presencia de esta forma energética en la biosfera. En consecuencia, no ha de extrañar la acritud que va adquiriendo esta polémica, lo que llega a afectar también el mundo científico que, como sucede habitualmente en tantos ámbitos, aparece muchas veces relacionado con el sector industrial-comercial de lo electromagnético: las telecomunicaciones, la informática y el sector eléctrico-industrial.

 

Con una lógica parecida a la que estimula la consideración analítica y crítica de las relaciones CEM-salud debiera surgir la preocupación por la posible influencia de estos pujantes agentes físicos en los equilibrios electromagnéticos planetarios, induciendo en concreto alteraciones atmosférico-climáticas no deseadas; o adicionales, teniendo en cuenta el carácter eminentemente aleatorio de la dinámica atmosférica. Tendríamos así en ciernes un nuevo problema físico global que –de forma semejante a como la acumulación de “gases de invernadero” ha llevado con el tiempo a procesos de variación climática perceptibles y, según la opinión más y más generalizada, catastróficos a plazo– contribuiría a introducir nuevos desequilibrios o desajustes en los mecanismos y procesos atmosféricos y climáticos, con consecuencias globales, o al menos locales, probablemente negativas.

 

Subyace en este planteamiento el hecho, que se muestra imparable e irreversible, de la emisión exponencial de CEM que viene teniendo lugar desde la década de 1980 en todo el mundo desarrollado, campos radiantes con origen en una multiplicidad de actividades humanas que se superponen a los campos electromagnéticos naturales existentes –los geocampos–, que aun teniendo en cuenta su alta variabilidad en el espacio y el tiempo resultan bastante bien conocidos y cuya evolución, en cierto modo, puede predecirse.

 

En este texto pretendemos exponer el marco general de preocupación –analogías, determinantes, características generales– en el que debiera desarrollarse el análisis de un conjunto de interrelaciones, que nos parecen inocultables y merecedoras de atención urgente, existentes entre los CEM de origen antrópico y la dinámica atmosférico-climática. No ofrece mayor pretensión, ni explicativa ni probatoria, que la de advertir sobre un fenómeno físico novedoso y mal estudiado, pero de evidente trascendencia en “lógica física”; y que una vez más importantes sectores económicos van a pretender minimizar, sobre todo por su carácter hipotético. Pero que entra de lleno en el ámbito de las responsabilidades de la comunidad científico-técnica, debiendo ésta acometer su análisis autónomo desde numerosos puntos de vista: físico-electromagnético, tecnológico, geográfico-climatológico, fisiológico, antropológico, sociológico, económico… y por supuesto ético.

 

Por lo tanto, aquí advertimos, como hipótesis de trabajo, sobre un posible nuevo problema de materialización futura –si es que no se ha empezado ya a manifestar– que a más de suscitar preocupación por el mero hecho de percibirse su trascendencia, advierta sobre la fragilidad de los equilibrios electromagnéticos y los efectos de su alteración, que siempre es inquietante, incluso cuando esto sucede por causas naturales.

 

Por otra parte, aunque el ámbito en el que planteamos la investigación a realizar es el físico-climático, eludiendo el tema mucho más debatido y conflictivo de los efectos en la salud de los CEM, es evidente que estas alteraciones sobre las que queremos llamar la atención acabarían repercutiendo en la salud y el bienestar general de los humanos, más allá de su alteración de tipo primario, es decir, atmosférica. Se haría presente, por una vía indirecta, un nuevo campo de interrelaciones CEM-salud, en este caso no a través de lo que actualmente ya se conoce como “contaminación electromagnética”, sino como consecuencia de alteraciones climáticas.


Del CO2 a los CEM: emisiones y acumulación de agentes antrópicos

 

Tanto por suponer un proceso histórico-geológico acumulativo como por haber acabado induciendo alteración atmosférica, que es lo que en este texto nos interesa, resulta de interés evidente la consideración comparativa del caso de las emisiones de gases llamados “de invernadero”, y en especial el dióxido de carbono –CO2– para extrapolar los aspectos que ofrecen alguna semejanza respecto de las emisiones de radiaciones no ionizantes. Si las emisiones de este CO2, lentamente crecientes desde que se iniciara la Revolución industrial y ya percibidas en sus efectos térmicos desde finales del siglo XIX[4], han alcanzado niveles capaces de alterar visible y seriamente la dinámica atmosférica y el clima, situando a las sociedades actuales ante una grave situación global,  parece pertinente que se salga al paso del hecho –semejante desde varios puntos de vista– de las emisiones electromagnéticas de origen humano, que evolucionan de forma exponencial y en periodos de tiempo mucho más cortos que el habido en el caso de este gas de referencia.

 

La primera analogía entre el CO2 y los CEM podemos establecerla en virtud de su origen antropogénico diverso (industrial y comercial, con origen en la producción y el consumo) y en la tendencia creciente de sus emisiones. Si bien en ambos casos la evolución de su presencia en la atmósfera es de tipo exponencial en el caso de los CEM se da con mucha mayor velocidad, experimentando éstos un auge de momento incontenible (mientras que los gases de invernadero ya están sometidos a vigilancia y un cierto control para su reducción).

 

La segunda analogía, más significativa, estriba en que ambos agentes físicos (admítasenos la generalización, aunque el CO2 es un compuesto químico) contribuyen a alterar el equilibrio electromagnético terrestre. La acumulación de gases de invernadero en las capas altas de la atmósfera hace que parte de la fracción infrarroja de la radiación solar (que, no lo olvidemos, es de naturaleza electromagnética) que debiera reflejarse desde la superficie terrestre hacia el espacio exterior sea absorbida por las moléculas de estos gases atmosféricos y sea reemitida hacia el interior, volviendo a la troposfera y a la superficie del planeta; esta recepción de radiación infrarroja que debiera haber salido de la atmósfera exterior pero queda “atrapada”, provoca el recalentamiento de tipo “invernadero” al que se le atribuye el inicio causal del cambio climático. Así, un fenómeno de origen químico-industrial (producción y emisión de ciertos gases) acaba repercutiendo en un desequilibrio electromagnético Tierra-espacio exterior.

 

Por su parte, la veloz acumulación de energía electromagnética de origen industrial-comercial en la atmósfera terrestre –troposfera, biosfera, ionosfera– debiera repercutir de algún modo en la situación previa, digamos actual, alterando los equilibrios electromagnéticos existentes. Y así, debemos preguntarnos:

 

1. Qué supone la acumulación de energía radiante electromagnética en la atmósfera. Este interrogante parece que debiera ser resuelto, cuanto antes, a partir de conocimientos generales suficientes acerca de la acumulación de energía electromagnética, aun teniendo en cuenta la diversidad y heterogeneidad de las magnitudes físicas con que se expresan (frecuencia, amplitud, energía…). No parece aceptable, por lo insensato, la respuesta que viene emitiéndose con más o menos claridad desde los sectores institucionales cuando de cuestiones electromagnéticas –es decir, de radiaciones no ionizantes– se trata: que no hay nada, en definitiva, que suponga novedad o cambio por el que debamos preocuparnos…

 

2. Con qué realidades físico-atmosféricas interactuará esta radiación. Aquí reside el núcleo esencial del problema que planteamos, ya que se trata de determinar los mecanismos de interacción que en este caso estarán presentes en la conjunción entre CEM de origen artificial y CEM de origen natural, los llamados geocampos. Y este es un espacio de conocimiento escasamente explorado.

 

3. Qué efectos, globales o locales, pueden esperarse de la interacción de los campos de origen artificial con los geocampos ya existentes. Este aspecto de la indagación presenta un carácter más teórico, al menos en tanto no se comprueba la existencia de efectos reales de expresión mensurable; pero es evidente que se pueden adelantar los efectos posibles con su potencial y repercusiones. No solo no debemos aceptar la postura oficiosa generalizada, que subrayamos en el primer interrogante, de menosprecio del problema sino que correspondería apelar al llamado Principio de Precaución[5] que establece criterios eminentemente restrictivos cuando el conocimiento sobre posibles efectos perniciosos es materialmente insuficiente o cuando la envergadura de esos potenciales efectos representa daños desproporcionados.

 

Este proceso indagador que propugnamos sigue, visiblemente, lo que de forma tan tardía[6] como irresponsable ha sucedido en la comunidad científica de los países industriales en relación con el CO2 y su capacidad de acumulación atmosférica, que acabaría desencadenando efectos más o menos esperables, hasta dar lugar a perturbaciones atmosféricas de inmensa trascendencia. Con nuestra propuesta queremos advertir sobre fenómenos, en este caso electromagnéticos, que podrían seguir un itinerario sucesivo similar de causas-efectos hasta llegar a producir hechos suficientemente serios como para que en un futuro no muy lejano surjan alarmas, se lamenten indiferencias y se exijan responsabilidades.


Geocampos y magnetosfera como receptores de la recarga energética

 

Para poder responder fundadamente a los interrogantes del punto anterior hemos de tener en cuenta la naturaleza y características físicas tanto de los CEM artificiales emitidos como de los geocampos, es decir, los campos electromagnéticos de origen y evolución natural que están presentes en la magnetosfera, que es el espacio terrestre y atmosférico en el que actúan esos campos naturales. En la sociedad tecnificada actual la generación de CEM es tan variopinta como vertiginosa, abarcando todo tipo de potencias de emisión y todas las gamas de frecuencias (hasta los 105 THz, a la que corresponde el ya mencionado nivel energético de 12,4 eV, umbral que separa lo no ionizante y lo ionizante. Hay dos grandes grupos de radiaciones masivas de CEM: las de tipo industrial, de baja frecuencia y altas intensidades y tensiones, con origen en la generación, transformación y transporte de energía eléctrica; y las de alta frecuencia y muy bajas intensidades y tensiones, con origen en las telecomunicaciones y la informática. Hay que reconocer que, desde que en 1888 Hertz generara y descubriera las ondas electromagnéticas (radio) que varios años antes había anunciado Maxwell teóricamente con sus geniales ecuaciones del electromagnetismo, se sabe casi todo sobre los CEM producidos por la tecnología moderna, aunque también es verdad que sólo en las últimas décadas ha surgido la preocupación por sus efectos perniciosos, debido a la inmensa proliferación de instalaciones, focos de generación y aplicaciones civiles y militares.

 

Por su parte, los geocampos presentes en la superficie terrestre y la atmósfera desde siempre están sometidos a variaciones seculares y son el resultado tanto de la naturaleza electromagnética de la Tierra y su envoltura inmediata como de la influencia que el Sol y otros astros ejercen sobre nuestro planeta. Estos campos naturales –generalmente bien conocidos pero de expresión muchas veces desconcertante– se describen habitualmente de esta manera:

 

Campo magnético (geomagnetic field)

 

El planeta actúa como un inmenso imán, cuyos polos Norte y Sur se sitúan en las latitudes geográficas Norte y Sur, separándose progresivamente entre sí los polos magnéticos y geográficos[7]. Este comportamiento se atribuye al hecho de que el interior de la Tierra está constituido por un núcleo de hierro sólido (y de níquel, es el famoso NIFE), a la temperatura de la superficie solar y que gira a velocidad ligeramente superior a la de la propia superficie terrestre; envuelto en un “océano de hierro”, se trata de un fluido conductor de electricidad en constante movimiento. El magnetismo terrestre, el llamado campo magnético interno, se atribuye al resultado de estos complejos movimientos, que generan el llamado “efecto dinamo”.

 

Se llama magnetosfera a la región que envuelve a la Tierra formando un escudo protector frente a las partículas cargadas, muy energéticas, que envía el Sol a través del “viento solar”, lo que se suele llamar campo magnético externo. Este viento solar es un tenue gas ionizado (partículas cargadas de oxígeno e hidrógeno, generalmente protones) que nuestra estrella emite continuamente y que es generado en su “corona solar”, viajando a velocidades de 200/800 km/s “a lomos” del campo magnético solar; es muy energético y letal para la vida, siendo frenado por la ionosfera y el campo magnético terrestre. El viento solar transporta hacia la Tierra también las llamadas “tormentas solares”, o “tormentas magnéticas”, que son perturbaciones temporales de la magnetosfera terrestre debido, o asociadas a, (1) una erupción, o eyección, de masa coronal, (2) un agujero en la misma corona o (3) una llamarada solar; el resultado es una onda de choque electromagnética que llega a la Tierra 24/36 horas tras producirse, provocando problemas y discontinuidades en los sistemas de telecomunicaciones[8]. La magnetosfera se inicia a una altura de 500 km., y tiene una forma disimétrica en torno a la Tierra: circular en dirección al Sol y alargada en el lado opuesto del planeta. La interacción de esta magnetosfera con el viento solar tiene lugar en otra región peculiar, la magnetopausa, a unos 60.000 km. de distancia de la Tierra, en la dirección del Sol[9].

 

De especial importancia en esta magnetosfera es la ionosfera, que es su capa o estrato inferior extendida aproximadamente entre los 50 y los 500 km. de altitud. La ionosfera está siempre cargada eléctricamente como resultado de la fotoionización (radiación de alta energía procedente del sol). Adopta la forma de un gas ligerísimo, casi plasma ya que en él predominan los electrones libres y los iones positivos. En realidad, la ionosfera experimenta cambios continuos como consecuencia de dos grupos de influencias, según sean exteriores o interiores a la atmósfera:

 

a) Exteriores:

1. Radiación solar ultravioleta

2. Rayos X solares

3. Radiación corpuscular procedente del sol

4. Rayos cósmicos galácticos

 

b) Interiores:

5. Variaciones de las condiciones meteorológicas

6. Variaciones producidas en el campo geomagnético

7. Emisiones electromagnéticas terrestres

8. Emisiones de compuestos químicos

 

Los rayos cósmicos son partículas subatómicas de alta energía y de origen extrasolar[10],  que alcanzan la ionosfera en su capa exterior interactuando con la atmósfera y el campo magnético terrestre. Como consecuencia de todas las influencias que recibe la ionosfera, sus variaciones son un poderoso monitor de los cambios atmosféricos, percibiendo variaciones geomagnéticas que podrían anunciar terremotos e interviniendo en la formación de nubes, entre otros mecanismos demostrados. A los efectos de nuestra hipótesis es el séptimo aspecto de los reseñados, el de las emisiones electromagnéticas terrestres de origen artificial, el que de forma especial nos interesa conocer.

 

Por lo demás, la importancia radioeléctrica de la ionosfera es crucial, ya que en ella se reflejan las ondas de radio permitiendo, con las sucesivas reflexiones entre ésta y la superficie terrestre, alcanzar cualquier lugar del planeta. Al ser esta capa atmosférica especialmente dependiente de la radiación solar cualquier alteración ocasionada por una actividad anómala del sol afecta a sus propiedades dando lugar a perturbaciones en el sistema global de telecomunicaciones terrestre. La variabilidad del estado eléctrico de la ionosfera es, pues, alta, difiriendo sobre todo entre la noche y el día. Precisamente, la capacidad de reflexión de la ionosfera en relación con las ondas de radio (CEM) varía en función de su grado de ionización, lo que a su vez es una función directa, entre otras, de la acción solar.

 

Debido a su vulnerabilidad, también por causas antropogénicas, la ionosfera ha de ser vigilada y regulada desde el punto de vista radioeléctrico y de la gestión del sistema de telecomunicaciones, y esta es tarea de la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), una de cuyas Recomendaciones (UIT-R P.532-1), de 1992, pide que en la planificación y explotación de los sistemas radioeléctricos que utilizan la ionosfera se tengan en cuenta los aspectos siguientes:

 

1. Las modificaciones provocadas en la ionosfera por las transmisiones de ondas radioeléctricas de alta potencia propagadas ionosféricamente.

2. Los efectos de la modificación ionosférica en las transmisiones por ondas radioeléctricas (la llamada “transmodulación”).

3. Las modificaciones de la ionosfera inducidas por las transmisiones transionosféricas de ondas radioeléctricas.

4. Las modificaciones de la ionosfera que resultan de la inyección de agentes químicos.

 

Todo lo cual –presencia de emisiones de CEM e inyección de agentes químicos, en resumen– nos delata claramente la influencia, reconocida, de la acción humana en la ionosfera.

 

Acerca, por lo demás, de la presencia de agentes químicos en la atmósfera y de su interrelación con los CEM hay que recordar que estos CEM alteran la composición y el comportamiento esencial de determinados elementos químicos, entre ellos el ozono, directamente relacionado, como se sabe, tanto con el filtro estratosférico de rayos ultravioleta como con el efecto invernadero y el cambio climático.

 

Campos eléctricos (electric field)

 

En el entorno terrestre se detectan tres sistemas o conjuntos de campos eléctricos de origen natural, que dan lugar a campos eléctricos:

 

1. En la atmósfera, que está cargada con electricidad como resultado de la ionización debida a la radiación solar. Las “nubes de iones” que crea la radiación solar se desplazan por la atracción que ejercen tanto el Sol como la Luna sobre la atmósfera terrestre (de forma similar al fenómeno de las mareas).

 

2. Dentro de la Tierra, donde fluyen de forma paralela a la superficie ocho grandes conjuntos de corrientes eléctricas uniformemente situadas a ambos lados del ecuador, además de una serie de circuitos menores situados más cerca de los polos. La superficie de la Tierra tiene carga eléctrica negativa, que se “consumiría” (neutralizaría) si no fuera repuesta continuamente.

 

3. Entre el aire y la tierra con dirección vertical, donde circula otro flujo de electricidad que traslada las cargas positivas desde la atmósfera, ya que la carga negativa de la superficie es la que atrae los iones positivos. Así se “reponen” las pérdidas de carga (negativa) sufridas por la superficie terrestre, recibidas anteriormente durante la actividad tormentosa. El sistema ionosfera-superficie terrestre actúa, así, como un gigantesco condensador cuya placa positiva es la superior (ionosfera) y la negativa la inferior (superficie).

 

Hay que reconocer, en consecuencia, que la situación electromagnética del entorno de nuestro planeta, tanto el inmediato como el remoto, se nos presenta como compleja, variable y vulnerable.


Sobre desequilibrios electromagnéticos y su repercusión sobre el clima

 

Como consecuencia de la preocupación, finalmente generalizada, que suscita a escala global el cambio climático con origen en el recalentamiento de la atmósfera por la acumulación del dióxido de carbono, se viene analizando la evolución de la relación entre agentes electromagnéticos naturales y los cambios climáticos. En relación con nuestra propuesta de hipótesis dos son los tipos de interrelaciones, objeto de estudio concreto en la actualidad, que resultan de aplicación:

 

1. El campo magnético terrestre y el clima. Algunos autores (Gallet, Genevey y Fluteau, 2005) sugieren una relación de causalidad entre las variaciones seculares del campo geomagnético y los cambios climáticos, eximiendo al Sol de ser la única causa de estos cambios.

 

2. Los rayos cósmicos y el clima. Otros autores (Kirkby, 2007; Svensmark, 2007) sugieren que la formación de nubes, con su incidencia directa en el clima, puede estar influida por los rayos cósmicos de origen galáctico, radiación que a su vez está modulada por el viento solar y –a escala temporal diferente– por el campo magnético terrestre. Los rayos cósmicos afectan al sistema eléctrico global de la atmósfera, por lo que este posible mecanismo dependería del proceso ión-aerosol-nube. Más recientemente (Sloan y Wolfendale, 2008) han criticado duramente esa teoría (refiriéndose a los trabajos de Svensmark[11]), rechazando el papel de los rayos cósmicos en el cambio climático y, concretamente, la relación entre éstos y la formación de nubes. (Esta controversia viene enmarcada en la pugna entre quienes dudan todavía del cambio climático de origen antropogénico, sosteniendo teorías “naturales” que implican, bien al geomagnetismo, bien a los rayos cósmicos, y quienes atacan estas reticencias insistiendo en la responsabilidad humana.)

 

Es ineludible tomar en consideración aquí el problema de las manipulaciones atmosféricas con un objetivo militar, es decir, la guerra climatológica. Nos referimos a los trabajos y experiencias –más o menos secretos– que persiguen la modificación del clima generalmente en un entorno local y determinado, que se convierte así en objetivo bélico a partir de diversos mecanismos de perturbación atmosférica, concretamente ionosférica. Tanto Estados Unidos como Rusia han desarrollado capacidades científico-técnicas suficientes para manipular el clima por medio de armas electromagnéticas avanzadas. Estados Unidos, que llevó a cabo diversas formas de guerra climatológica en la guerra de Vietnam desde 1967 (“Proyecto Popeye”), provocando lluvias mediante el bombardeo de nubes, ha desarrollado desde 1992 el bien conocido High Frequency Active Auroral Research Program (HAARP) que opera desde Gakona, en Alaska. Se trata de un programa militar derivado de la muy famosa Strategic Defense Iniciative (SDI, la llamada “Guerra de las galaxias” de los tiempos del presidente Reagan[12]).

 

En esencia, el HAARP persigue inducir modificaciones ionosféricas con el fin de alterar los modelos climáticos y desestabilizar las comunicaciones y el radar de posibles enemigos. Concretamente, la ionosfera puede sufrir “agujeros” en su naturaleza aislante frente al espacio exterior por la acción de ondas de diversas gamas de frecuencia y de alta energía (Miller y Miller, 2003). Hay un tercer aspecto, que debiera horrorizarnos, en esta manipulación de la ionosfera, y es el que se deriva de ciertos efectos biológicos producidos en el cerebro humano como consecuencia de la reflexión de ondas enviadas a la ionosfera con esa intención (Chossudovsky, 2000); teniendo en cuenta que los seres humanos son eminentemente electromagnéticos (más quizás que electroquímicos), se los puede afectar mediante ciertas ondas de determinados niveles energéticos[13]. De esta forma, parte de la guerra meteorológica podría consistir en un impacto negativo en la salud mental de poblaciones de ciertas localidades o incluso regiones (Fitrakis, 2002).

 

(Curiosamente, estas intervenciones ionosféricas de finalidad amplia, pero muy caracterizadamente bélico-climatológicas, no son objeto de análisis, ni mucho menos de denuncia, por parte de la comunidad científica internacional, incluyendo al amplio grupo de científicos vinculados al Panel Intergubernamental del Cambio Climático de Naciones Unidas y pese a que desde 1977 está en vigor una Convención internacional, ratificada por la Asamblea General de las Naciones Unidas y reafirmada en la Convención Marco de Naciones Unidas sobre Cambio Climático, UNFCCC. Esta Convención prohíbe “el uso de técnicas militares u otras hostiles de modificación del medio ambiente que tengan efectos generalizados, duraderos o severos”.)


Conclusiones

 

La cuestión que aquí interesa, y que debe de ser analizada y acometida desde distintos puntos de vista pero inicialmente el científico, es el equilibrio electromagnético en la atmósfera, que debemos dar por establecido dentro de los márgenes y cadencias de variabilidad que nos determina la existencia de fuentes geomagnéticas internas y externas al planeta; equilibrio que, al mismo tiempo, debemos considerar vulnerable y modificable tanto por agentes naturales como por fuentes artificiales.

 

Nuestra hipótesis, que plantea la posible relación entre la aparición vertiginosa y creciente de energía radiante electromagnética en la atmósfera y cambios climáticos a cualquier escala espacial, se estructura a partir de las siguientes consideraciones, que resumimos:

 

1. El marco global de nuestros planteamientos es, en definitiva, el equilibrio electromagnético global en el entorno de la Tierra. Este equilibrio se establece entre CEM exteriores e interiores a la propia atmósfera terrestre, y es en este segundo ámbito, el propiamente planetario, donde situamos la reflexión y la investigación que proponemos, ya que la novedad la aportan nuevos campos de origen y generación terrestre, es decir, del “grupo” de los CEM interiores.

 

2. Estos fenómenos novedosos de generación “masiva” de CEM no ionizantes constituyen toda una gama amplísima de frecuencias, niveles energéticos, potencias y densidades que caracterizan las variadas emisiones producto de la sociedad actual, progresivamente tecnologizada y en la que es creciente el protagonismo electromagnético, al que prácticamente no se le ve límites.

 

3. Nuestra hipótesis toma como referencia la analogía climática del CO2 como agente químico cuya acumulación atmosférica de origen antropogénico ha dado lugar a un problema climático general con expresión y repercusiones de escala global y local. Nos interesa, pues, explorar la posible repercusión en el clima de esta recarga, o exceso, de los CEM en la atmósfera.

 

4. Esta hipótesis se ampara en hechos constatables o discutibles, que ponen en relación ciertos fenómenos electromagnéticos con modificaciones o cambios climáticos a través de diversos mecanismos físicos. Desde hace tiempo, tanto el campo magnético terrestre como los flujos magnéticos solares o los rayos cósmicos extrasolares son objeto de estudio, conjeturas e hipótesis como agentes intervinientes en esos cambios percibidos en el clima terrestre.

 

5. El ámbito físico en el que vienen a “dirimirse” estos efectos es la ionosfera, capa de la magnetosfera altamente sensible y determinante, tanto en relación con el equilibrio electromagnético exterior-interior como con la viabilidad de las radiocomunicaciones terrestres y las establecidas en el sistema Tierra-espacio exterior.

 

6. Uno de los indicadores que se nos proponen –si bien indirecto– para seguir los posibles desequilibrios y su repercusión climática es, desde luego, la formación de nubes a consecuencia de la ionización de la atmósfera, que a su vez puede venir causada por la acción de los rayos cósmicos, entre otros agentes; y el que se formen más o menos nubes altera, evidentemente, la cantidad de calor que llega a la Tierra, induciendo variación climática. 

 

7. Parece evidente, por otra parte, que los programas militares que vienen desarrollándose desde hace decenios pretenden conseguir la capacidad tecnológica suficiente para intervenir en la ionosfera y hacer vulnerables, climatológicamente, a enemigos potenciales. Esta guerra meteorológica sería capaz de producir una variada gama de sucesos y catástrofes climáticos.

 

8. De entre una cierta variedad de sucesos inquietantes a considerar, pese a ser mal conocidos por haberse estudiado insuficientemente, citamos los que se refieren al comportamiento de algunos animales, a los que se atribuyen propiedades electromagnéticas, por ejemplo para lograr orientarse en sus desplazamientos vitales o rutinarios (aspecto sobre el que la literatura científica existente es masiva y contundente). Los casos de desorientación en mamíferos marinos o en aves migratorias podrían tener que ver con ciertas alteraciones en el campo magnético terrestre, consecuencia a su vez de la intervención de agentes electromagnéticos novedosos o mal conocidos (pero con alta probabilidad, de origen antrópico).

 

9. Debe tenerse en cuenta –por ser de aplicación en nuestra hipótesis– la realidad de las sinergias en el mundo físico-natural, concretamente las que puedan surgir como consecuencia de la interacción entre los CEM y los agentes químicos.

 

10. Indirectamente, no deja de ser evidente que los cambios climáticos aquí contemplados, los de origen electromagnético antropogénico, pueden dar lugar también a problemas en la salud de las personas, así como a afecciones en otros seres vivos.

 

He aquí todo un panorama de hechos conocidos y de interrogantes por desvelar que enmarcan un nuevo problema, el de la relación CEM artificiales-clima, que una investigación sistemática y precisa debería hacer salir de su actual entorno hipotético. Parece más probable que, en este caso, pasarían a formar parte del inquietante y bien nutrido conjunto de problemas físico-naturales de origen humano y de evolución, quizás, irreversible.


Notas

 

[1] El concepto de electromagnético es utilizado aquí para referirnos a las radiaciones electromagnéticas de tipo no ionizante (CEM), inferiores al nivel energético de 12,4 eV (electrón-voltios); que son bien distintas a las radiaciones ionizantes, más energéticas y comúnmente conocidas como nucleares o radiactivas.

[2] Este nuevo fenómeno de indolencia social por parte del mundo de la ciencia y la tecnología institucional recuerda a ese otro episodio anterior, mucho más espectacular, de la actitud acrítica frente a la energía nuclear, primero hacia las experiencias nucleares de índole militar y luego en relación con los ambiciosos proyectos industrial-energéticos de los años 1960 y 70.

[3] Esta inquietud no tardó en surgir en España, siendo recogida por algunos textos generales que fueron publicándose en los años iniciales de la polémica: 
Rosa, Raúl de la (1995): Contaminación electromagnética.
Costa Morata, Pedro (1996): Electromagnetismo (silencioso, ubicuo, inquietante).
Casado Sáenz, Enrique y González Barón, Manuel (eds.) (1997): Cáncer y medio ambiente (cap. 2: Radiaciones).
Bardasano, José Luis y Elorrieta, José Ignacio (2000): Bioelectromagnetismo. Ciencia y salud.

[4] Sobre la analogía, expuesta en 1827 por el gran físico y matemático Fourier, entre el comportamiento del calor en la atmósfera terrestre y en un invernadero, construyó en 1896 el químico sueco Svante Arrhenius la teoría de que el aumento de la concentración de CO2 en la atmósfera incrementaría este efecto e induciría calentamiento global.

[5] Este Principio de precaución –tan argumentado incluso desde las instituciones cuando no está presente un problema real que obligaría a su aplicación– adquiere una gran importancia a la hora de evaluar potenciales efectos negativos en las interrelaciones ambientales, como es el caso de los CEM.

[6] Los hallazgos y consiguientes advertencias sobre el peligro de la acumulación del CO2 en la atmósfera muestran una cadencia lenta, con “saltos” de decenios entre llamamientos, después de que Arrhenius descubriera el “efecto invernadero”. De hecho, entre la primera advertencia seria (Lotka, 1924) y la iniciativa de Naciones Unidas de convocar la Conferencia de Villach (1985), que atacó directamente este problema, se sucedieron muy numerosos descubrimientos y llamamientos de parte científica, sin que ni gobiernos ni instituciones dieran pasos decididos para afrontarlo. Recordaremos, especialmente, que en 1938 se publicó la tesis del científico británico Guy Callendar, que vincularía los tres elementos clave del calentamiento global: la elevación de la temperatura, el aumento de la concentración de dióxido de carbono antropogénico y la radiación infrarroja.

[7] Actualmente la distancia entre los polos Norte, magnético y geográfico, es de unos 1.800 km., ampliándose esta separación a razón de unos 20 km. al año.

[8] Una “tormenta solar” puede definirse también como “enjambre de electrones, protones e iones pesados acelerados a altas velocidades por explosiones que se producen en el Sol”. 

[9] Las partículas cargadas del viento solar (generalmente protones altamente energéticos, con niveles de 500 keV) son “recibidas y arrastradas” por el campo magnético terrestre hacia las regiones polares, agrupándose en los llamados “cinturones de Van Allen” y dando lugar a la formación de las bellísimas auroras polares (boreales o australes). El Sol pierde unos 800 kg de materia por segundo a través del “viento solar”.

[10] Estos rayos cósmicos están constituidos por protones y partículas alfa sobre todo, poseyendo gran velocidad y muy alta energía; son por lo tanto ionizantes, pero cuando alcanzan la superficie terrestre lo hacen con muy baja densidad, contribuyendo en sólo un 10 por 100 a la dosis media de radiación que recibe un ser humano. En 2007 astrónomos argentinos del Observatorio Pierre Auger demostraron que en su mayor parte los rayos cósmicos que alcanzan a la Tierra proceden de la galaxia Centauro.

[11] Los daneses Svensmark y Friis-Christensen dieron a conocer en 1997 una teoría que vincula la acción de los rayos cósmicos galácticos con los cambios climáticos por intermedio de las variaciones en el viento solar.

[12] En realidad, el HAARP es un proyecto angloamericano desde su inicio, siendo desarrollado por la Fuerza Aérea norteamericana y las empresas Raytheon Co. y British Aerospace Systems.

[13] En esta interacción CEM-humanos adquiere importancia fundamental la resonancia de Schumann, que caracteriza al sistema natural Tierra-Aire-Ionosfera y que corresponde a una frecuencia muy baja (7,83 Hz), a la que entra en resonancia ese sistema, produciéndose la “vibración” de nuestro medio ambiente. Al coincidir esta frecuencia con la de ciertas ondas generadas en el cerebro humano (por ejemplo, en el hipotálamo) es posible interferir, mediante su generación artificial, en los procesos psíquicos de las personas (que es lo que se atribuye, entre otros objetivos, al proyecto HAARP).

 

Bibliografía

 

BARD, Edouard y DELAYGUE, Gilles. Comment on ‘Are there connections between the Earth’s magnetic field and climate?’ In: COURTILLOT Vincent; GALLET, Yves; LE MOUËL, Jean-Louis; & GENEVEY, Agnes, 2008, p. 302-307.

BARDASANO, José Luis y ELORRIETA, José Ignacio. Bioelectromagnetismo. Ciencia y salud. Madrid: McGraw Hill, 2000.

CHOSSUDOVSKY, Michel. Washington’s New Order Weapons have the Ability to Trigger Climate Change, en The Gobalization of Poverty, Common Courage Press, 2000.

COURTILLOT, Vincent; GALLET, Yves; LE MOUËL, Jean-Louis; & GENEVEY, Agnes. Are there connections between the Earth’s magnetic field and climate?. Earth and Planetary Science Letters 253, 2007, p. 328-339.

FITRAKIS, Bob. Scary HAARP Music: Add Russia’s Duma to the list of those worried about US weather experiments. Columbus Alive, 22-08-2002.

FLEMING, James. The Callendar Effect. The Life and Work of Gay Steward Callendar (1898-1964). The scientist who establised the carbon dioxide theory of climate change. Boston: American Meteorological Society, 2007.

GALLET, Yves; GENEVEY, Agnes; y FLUTEAU, Frédérick: “Does Earth’s magnetic field secular variation control centennial climate change? Earth and Planetary Science Letters 236, 2005, p. 339-347.

KIRKBY, Jasper. Cosmic rays and climate. Surveys in Geophysics 28, 2007, p. 333-375.

MILLER, Richard y MILLER, Iona. Our Climate: Dead or Alive?, Nexus Magazine, marzo-abril 2003.

SLOAN, Ferry y WOLFENDALE, Arnold. Testing the proposed causal link between cosmic rays and cloud cover. Environmental Research Letters 3 (2008), p. 1-6.

SVENSMARK, Henrik y CALDER, Nigel. A Chilling Stars: A New theory of Climate Change. Thriplow, 2007.

SVENSMARK, Henrik. A Chilling Stars: A Cosmic View of Climate Chang, Icon Books (USA), 2008.

FULLEKRUG, M. Atmospheric electromagnetic and climate change. RU: University of Bath, 2007.

MARSH, Nigel; SVENSMARK, Henrik. Cosmic rays, clouds and climate. Space Science Reviews. Springer, 2000.

VER: http://www.ub.edu/geocrit/b3w-889.htm

 

¿Qué es el Proyecto Haarp?

 

Madrid, España, viernes 6 de julio de 2018, por Gustavo Adolfo Salinas Arvizu, Monografias.com.- HAARP: Programa de Investigación de Aurora Activa de Alta Frecuencia (High Frequency Active Auroral Research Program, por sus siglas en inglés), es un proyecto patentado en el año 1988 por el científico Bernard Eastland, el cual podría ser utilizado para cambiar el clima.

 

HAARP lo componen 180 antenas capaces de emitir hasta 4 GW de potencia La idea es emitir pulsos de radiación electromagnética y ver qué ocurre en la ionosfera.

 

"El Arpa del Diablo", como la conocen científicos en contra del proyecto, es la que estaría detrás de los Terremotos ocurridos en Venezuela, Haití y Honduras, ya que todos ocurrieron "coincidentemente" a menos 10 Km. de profundidad, muy próximos a la superficie y con ellos produciendo un mayor daño.

 

Teoría

 

Existen también teorías que acusan a EEUU de haber producido el tsunami de Indonesia el 2004, mediante una explosión atómica submarina, existiendo reportes previos que al igual que en el 11/9 del 2001, no fueron considerados.

 

En 1943, tras la muerte de Nikola Tesla, agentes del FBI incautaron todos sus proyectos, entre los que se encuentra uno de naturaleza militar que puede ser utilizados con efectos devastadores en un radio de más de 320 kilómetros y es ahora la base TOP SECRET del proyecto HAARP, de High Frequency Active Auroral Research Program, con el que se cree que los EE.UU. El HAARP es un conjunto de antenas que transmiten muy alta frecuencia controlada las cuales pueden viajar en el espacio y así utilizarse como un arma muy poderosa la mayoría de terremotos en la tierra.

 

El principal componente de HAARP es el Instrumento de Investigación Ionosférica (IRI), un calentador ionosférico Se trata de un sistema transmisor de alta frecuencia (HF) utilizado para modificar temporalmente la ionosfera.

 

En la segunda fase se habían instalado 48 antenas, ordenadas en seis filas de ocho antenas, con una potencia de 960 Kw Con esta potencia, ya era comparable a otros calentadores ionosféricos. Esta fase fue utilizada para varios experimentos científicos que dieron sus frutos, y varias campañas de exploración ionosférica durante varios años.

 

El diseño final de HAARP consta de 180 antenas, organizadas en 15 columnas de 12 unidades cada una. Proveen una ganancia máxima teórica de 31 dB. Requieren una alimentación total de 3,6 MW. La energía irradiada es de 3981 MW (96 dBW).

 

SURA: El equivalente ruso al HAARP que podría destruir USA de un plumazo

 

Un arma geofísica rusa equivalente al HAARP estadounidense instalado en Alaska podría causar terremotos en cualquier parte del mundo. El SURA, emplazado cerca del pequeño pueblo de Vasilsursk a unos 100 km al este de Nizhniy Nóvgorod, en Rusia, tendría la misma capacidad del HAARP, pudiendo ocasionar movimientos sísmicos en zonas no sísmicas como la costa este de USA, donde se acumula la mayoría de las plantas nucleares del país. El fantasma de Fukushima sobrevuela Norteamérica.

 

La mayoría de las centrales nucleares de USA están sobre la costa Este

 

El inusual sismo que sacudió la costa este de USA el pasado martes ha generado suspicacias en todo el mundo. Para empezar, es sabido que sobre la costa este de USA no hay fallas ni encuentros de placas tectónicas, por lo que el seísmo detectado el martes por la tarde resulta un tanto inexplicable. Al día de hoy puede encontrarse alguna que otra explicación de geólogos acerca del fenómeno, aunque en base al modelo de placas tectónicas resulta, cuando menos, inverosímil. Desde 1897 no se había registrado en esta zona de USA un movimiento de tal magnitud, de acuerdo con los registros del USGS. De hecho, el del martes fue el más fuerte que registra el historial de esa región en lo que respecta a movimientos sísmicos.

 

El sismo fue seguido de al menos tres réplicas en la noche del martes, según el USGS. El terremoto que ha causado mayores daños, con una magnitud de 4,8 grados en la escala de Richter, ocurrió en 1875, explicó el USGS. Por ahora, la Agencia Federal para la Gestión de Emergencias (FEMA, por su sigla en inglés) de USA ha dicho que no ha recibido solicitudes de ayuda federal de ninguno de los estados afectados y que no ha habido informes de daños a infraestructuras en la zona, como puentes y carreteras.

 

El terremoto produjo interrupciones y retrasos en todos los servicios de transporte público y en los aeropuertos, un breve corte de los servicios de telefonía celular, el cierre temporal de dos reactores nucleares en Virginia y grandes retenciones en las principales carreteras de la capital estadounidense.

 

El singular suceso despierta una analogía por su ubicación geográfica: en la costa este de USA se concentra buena parte de las centrales nucleares que USA tiene en su territorio y un terremoto de mayor intensidad podría haber provocado en Norteamérica algo similar a lo sucedido en Japón con la explosión de la central Fukushima.

 

Posterior al terremoto en Japón explotó un video en la red en la que un periodista financiero canadiense radicado en la isla (Benjamín Fulford) denunciaba que las elites en USA habían amenazado a los japoneses con una "máquina para producir terremotos" haciendo volar una planta nuclear.

 

En vistas de lo sucedido en Japón, y muy a pesar de que la isla está emplazada en una zona donde normalmente se desarrollan sismos de diferentes magnitudes, enseguida se propagó la idea de que se había usado el HAARP para literalmente destruir la economía japonesa mediante el uso de tecnología de reingeniería y el desastre nuclear.

 

SURA: El HAARP ruso

 

Entonces, ¿quién podría estar detrás de la generación artificial de terremotos en USA si no es el proyecto HAARP? La respuesta, por lo menos la visible, está en Rusia y su proyecto SURA, equivalente al HAARP estadounidense. SURA, Instalación de Calentamiento Ionosférico, es un centro de investigación de la instalación de Sura fue encargada en 1981. Con el uso de este mecanismo, los investigadores rusos estudian el comportamiento de la ionosfera y el efecto de la generación de emisión de baja frecuencia sobre la modulación de la ionosfera. La gama de frecuencias de la instalación es de 4,5 a 9,3 MHz La instalación consta de tres transmisores de radiodifusión de 250 Kw y una antena dipolo cruzado 144 con dimensiones de 300 m x 300 m. En el centro de la gama de frecuencias de funcionamiento (4,5 – 9,3 MHz), como máximo apogeo de ganancia se alcanza alrededor de 260 (~ 24 dB), la potencia radiada efectiva (PER) de la instalación es de 190 MW (~ 83 dBW).

 

En el pasado, el meteorólogo estadounidense Scott Stevens acusó a Rusia de estar detrás de ciertas actividades que podían repercutir en la actividad atmosférica. Sr. Stevens apuntó que los especialistas militares rusos estaban detrás de la "furia" del huracán Katrina que devastó Nueva Orleans. Según él, Rusia ha construido el equipo secreto para causar un impacto perjudicial del tiempo atmosférico y así volver a la era soviética de la guerra fría. Los medios de USA se hicieron eco rápidamente de las noticias. El rumor de que Rusia y USA siguen implicados en el desarrollo de armas meteorológicas.

 

Pero esos rumores parecían demasiado salvajes como para buscar un grano de verdad ocultado debajo. Mientras tanto, algunos políticos rusos dicen que los experimentos se han llevado a cabo y todavía que se han conducido de cualquier lado del océano.

 

Ante la muerte y la destrucción siguiente causadas por Katrina, los americanos desenterraron puntualmente la entrevista polémica de Vladimir Zhirinovsky quien amenazó con inundaciones por todas partes en USA cuando "nuestros científicos cambian levemente el campo gravitacional de la Tierra. "Pero una vez que Katrina golpeó la parte meridional de USA consiguieron que los rumores improbables sobre el arma meteorológica de Rusia volvieran a salir a luz otra vez.

 

Los meteorólogos estadounidenses no son los únicos que culpan a los vecinos por usar el "arma del huracán." Los informes sin confirmar y desiguales sobre cuestionables experimentos con el clima producidos por USA y la antigua Unión Soviética suscitaron un gran número de escándalos políticos en muchos países del mundo. Después de una gran inundación en Europa en 2002, algunos políticos europeos culparon a los "militares de USA" por querer interrumpir la economía de la UE. En 2002, el Comité para la Defensa de la Duma rusa planteó la cuestión sobre un impacto perjudicial en el clima causado por los experimentos que implicaban la perturbación de la ionosfera y magnetosfera terrestre. Los diputados centraron su atención en el sistema de HAARP que todavía estaba en construcción en Alaska. Hay unas instalaciones especiales situadas en una zona militar a unos 400 kilómetros al norte de Anchorage. Un área enorme de la tundra que posee millares de antenas de 25 m que señalan al cielo. La instalación se le denomina HAARP. Los infantes de marina patrullan la vecindad de la base. No se permite que ningún avión comercial o militar volar sobre la base. ¿Por qué?

 

La marina de guerra y la fuerza aérea de USA combinaron esfuerzos para construir las instalaciones. Algunas fuentes de información indican que es utilizada para causar influencia activa en la ionosfera y magnetosfera de la Tierra. Los resultados podrían ser fantásticos, según los diarios científicos. Los diarios científicos señalan que HAARP es capaz de causar auroras boleares artificiales, pueden también alterar y dejar fuera de combate a las estaciones de radar de los sistemas de detección tempranos de misiles balísticos, dejar incomunicados los submarinos en el océano e incluso detectar los complejos subterráneos secretos del enemigo.

 

La emisión de radiofrecuencia es capaz de perforar a través de la tierra y examinar autopistas y túneles subterráneos, puede quemar componentes electrónicos y a la postre destruir satélites espaciales. El equipo puede también afectar a la atmósfera y causar así cambios en tiempo. HAARP podría ser utilizado para causar los desastres naturales.

 

Hace tres años los diputados de la Duma llevaron a cabo una discusión calurosa de los temas relacionados con HAARP. Incluso elaboraron una súplica al presidente Putin y a la ONU. Exigieron nombrar a una comisión internacional para la investigación de los experimentos conducidos en Alaska.

 

Hablando para Nezavisimaya Gaceta, el especialista sobre la influencia activa en la atmósfera del Servicio Federal de Hidrometeorología y del Control del Medio ambiente Valerio Stasenko dijo que HAARP es "un tema muy importante…. No es nada nuevo que el término "tiempo espacial" ha llegado a ser absolutamente popular últimamente".

 

Mientras los políticos discuten sobre los planes imperialistas de los EEUU, sus actividades militares, y los desastres provocados por el hombre e inundaciones sanguinarias, no quieren darse cuenta que Rusia tiene una gran estructura con instalaciones similares a HAARP. Las instalaciones llamada Sura es de tan gran alcance como HAARP. Una de las instituciones de investigación científica principales de la URSS, el Instituto de Investigación de Estudios de Radiofísica.

 

Los investigadores en el Sura no pueden todavía conjurar a los huracanes similares a Katrina y a Rita. Por lo menos, ellos dicen que no lo pueden hacer. Sin embargo, se realizan investigaciones (en una escala más pequeña que en USA) de la interrelación entre los desastres naturales y las perturbaciones en la ionosfera y la magnetósfera.

 

Las tecnologías de los institutos secretos de investigación que utilizan dichas tecnologías se clasifican como de alto secretos y son casi inaccesibles para los investigadores no militares. Uno de los dispositivos fue recientemente probado gracias a la ayuda de la Academia rusa de Ciencias Naturales. VER: https://www.monografias.com/trabajos88/proyecto-haarp/proyecto-haarp.shtml

 

LOCALES

 

Alcaldes mapuche exigen a Piñera dialogar con ellos “en persona” para manifestar su rechazo al “Comando Jungla”

 

Santiago, Chile, viernes 6 de julio de 2018, El Ciudadano.- Ediles invitaron a Piñera a dialogar con ellos “en persona”. Alcaldes mapuche llegaron a La Moneda a manifestar su rechazo al “Comando Jungla”: “El problema que existe es político y no policial”. Jefes comunales de Porvenir, Coyhaique, Quellón, Paillaco, Curarrehue, Saavedra, Cholchol, Lumaco, Renaico, Tirúa y Alto Bio Bío, se reunieron en el Palacio de Gobierno con los ministros del Interior, Andrés Chadwick, y Desarrollo Social, Alfredo Moreno.

 

Como una “errónea puesta en escena” definió la Asociación de Municipalidades con Alcaldes Mapuche, la presentación del denominado “Comando Jungla” realizada por el Presidente Sebastián Piñera en el sur del país.

 

Según consigna radio Bío Bío, los jefes comunales de Porvenir, Coyhaique, Quellón, Paillaco, Curarrehue, Saavedra, Cholchol, Lumaco, Renaico, Tirúa y Alto Bio Bío, llegaron este miércoles hasta el Palacio de Gobierno para reunirse con los ministros del Interior, Andrés Chadwick, y Desarrollo Social, Alfredo Moreno.

 

Sobre la reunión, el presidente de la Asociación, Juan Carlos Reinao, alcalde de Renaico, explicó que el objetivo fue manifestar al Gobierno su rechazo a la presentación del “Comando Jungla”: “La puesta en escena que hizo el Presidente Piñera en la región de La Araucanía hace una semana atrás es un error, porque el problema que existe efectivamente es político y no policial”, afirmó el edil a la emisora.

 

Reinao agregó que como organización le dejaron una carta al presidente Piñera, expresando la molestia que sienten, e invitándolo a dialogar con ellos “en persona”.

 

“Este es un problema entre el Estado y el pueblo mapuche que se ha sostenido por décadas, y por eso hay que abordarlo políticamente. Nosotros como alcaldes mapuche creemos que ese es el camino, por lo que le hemos hecho entrega de una carta al Presidente para que sostenga una reunión con nosotros”, puntualizó el alcalde de Renaico.

 

Finalmente, desde la Asociación de Municipalidades con Alcaldes Mapuche, indicaron que estarán a la espera de que La Moneda concrete una fecha definitiva para el encuentro que solicitaron con el mandatario. VER: https://www.elciudadano.cl/chile/alcaldes-mapuche-llegaron-a-la-moneda-a-manifestar-su-rechazo-al-comando-jungla-el-problema-que-existe-es-politico-y-no-policial/07/04/#ixzz5KNQrO93R

 

“Vengo en son de paz”: La nueva pacificación de La Araucanía, made in Piñera

 

Santiago, Chile, viernes 6 de julio de 2018, por Marcos Barraza, El Desconcierto.- "Es obsceno y refleja ausencia de prioridades sociales invertir tanto dinero en tanquetas y no en el incremento y mejoramiento de políticas sociales, en una región donde la pobreza se acentúa", dice el ex ministro de Desarrollo Social, Marcos Barraza.

 

Desde el retorno a la democracia, hace ya 28 años, persiste en nuestro país una marcada subordinación de los pueblos indígenas que limita y obstruye las posibilidades de ser protagonistas de su propio desarrollo.

 

Son muchas las promesas incumplidas que siguen lesionando la dignidad de las comunidades. Desde el “Acuerdo de Nueva Imperial” la democracia en Chile no ha sabido ni ha intentado construir, de manera consistente, una relación entre el Estado y los pueblos en base a una República que reconozca políticamente identidades y plenos derechos.

 

El gran error de la izquierda y el centro, primero fue entender y reducir la demanda de los pueblos indígenas y en especial del pueblo mapuche sólo a políticas de focalización y pobreza, no abordando una justa exigencia de reconocimiento e incidencia.

 

El segundo gran error, con consecuencia aún indeterminadas, fue ser pasiva, asimilarse y no develar la política de racismo y estigmatización de la derecha hacia el pueblo mapuche, sentando las bases para una estrategia orientada a la persecución y negación de la demanda territorial.

 

En el presente, el Presidente Piñera da un paso más en este esfuerzo persistente por militarizar La Araucanía. Si en su primer gobierno no pudo establecer un vínculo real entre la otrora guerrilla de las FARC y las organizaciones mapuches, hoy busca convertir la región en una zona de guerra, con miras a un Estado de Excepción. La existencia de un “Comando Jungla” de Carabineros, formado en tácticas anti-guerrilla en Colombia, con uso de armamento bélico y operando en la zona rural, es un acontecimiento que se presenta tan delirante, y más grave, como la Operación Huracán y todo el montaje propiciado por carabineros para inculpar con pruebas falsas a comuneros mapuches.

 

De igual manera, es obsceno y refleja ausencia de prioridades sociales invertir tanto dinero en tanquetas y no en el incremento y mejoramiento de políticas sociales, en una región donde la pobreza se acentúa.

 

Es evidente y curioso que los hechos violentos hayan disminuido en frecuencia e intensidad con la asunción del gobierno de derecha y la pregunta sobre a quién le resulta funcional la violencia no puede ser soslayada. Por lo mismo, así como no es creíble que exista una organización militar indigenista que pueda sostener actos violentos en el tiempo, tampoco puede ser creíble la necesidad de un comando contrainsurgente en nuestro país. El riesgo de que se instale una versión actualizada de la Escuela de las Américas en Chile es altísimo.

 

Qué se persigue entonces con esta política militarizante: Limitar e idealmente anular la restitución de tierras usurpadas para el pueblo mapuche, como así también debilitar la institucionalidad de derechos internacionales que Chile ha venido incorporando, como el Convenio 169 de la OIT.

 

Así, la política impulsada por el Presidente Piñera niega el crecimiento que ha experimentado los pueblos indígenas; hoy de acuerdo al CENSO 2017, representan el 12,8% de la población de Chile, es decir, 2.185.792 personas, tres puntos más que hace algunos años; porcentaje y número que se ha ido incrementando conforme la identidad indígena se vitaliza.

 

De esta manera, la solución política expresada en la idea de una República Inclusiva, que reconozca derechos políticos, sociales, culturales y económicos debe anteponerse a la criminalización de la demanda de los pueblos y debe ser un elemento central en el plano programático para la discusión de la Izquierda y el Centro. Postergar definiciones estratégicas puede ser uno de los gérmenes del deterioro de nuestra democracia, con consecuencias devastadoras para los derechos de las comunidades. VER: http://www.eldesconcierto.cl/2018/07/05/vengo-en-son-de-paz-la-nueva-pacificacion-de-la-araucania/

 

San Ramón: tres investigaciones cercan al alcalde vinculado a narcotraficantes

 

San Ramón, Chile, viernes 6 de julio de 2018, por Pedro Ramírez y Nicolás Sepúlveda, CIPER Chile.- Dos indagatorias del Ministerio Público y una de la Contraloría tienen al alcalde Miguel Ángel Aguilera (ex PS) bajo fuego cruzado. El golpe más letal puede darlo la Contraloría, que culmina una auditoría que acredita múltiples irregularidades en el municipio. Una de las más graves es la falta de control en la entrega de un barbitúrico de efecto hipnótico en el Cesfam de La Bandera, zona donde opera el “Chino” Pinto, el narco que estaba contratado en San Ramón. La Fiscalía apunta a cuatro delitos: fraude al Fisco, malversación de fondos públicos, negociación incompatible y nombramientos ilegales.

 

Nueve meses han pasado desde que estalló el escándalo de los vínculos entre narcotraficantes y el alcalde de San Ramón, Miguel Ángel Aguilera. Y aunque ante sus cercanos el edil insiste en su inocencia, acusa un montaje y alega que hasta ahora solo lo ha condenado la prensa, tres investigaciones que han avanzado silenciosa y sostenidamente pueden darle un golpe letal: dos del Ministerio Público y una de la Contraloría. Los antecedentes acumulados en esas indagatorias indican que el cúmulo de irregularidades detectadas en esa municipalidad configurarían al menos cuatro delitos: fraude al Fisco, malversación de caudales públicos, negociación incompatible y nombramientos ilegales.

 

Pero si Aguilera -quien fue expulsado del PS tras el escándalo- no logra demostrar el origen de los recursos con los que adquirió en 2016 una casa de 0 millones en La Reina, el ilícito por el que podría enfrentar a la justicia sería de un peso mucho mayor: lavado de activos. Un golpe que podría resultar definitivo para quien era hasta hace pocos meses el líder de una de las máquinas de poder más influyentes del Partido Socialista.

 

La primera investigación que golpeará a Aguilera es la que lleva la Contraloría General de la República (CGR). Un mes y medio después de que la edición de Informe Especial del pasado 1 de octubre reveló los vínculos entre la Municipalidad de San Ramón y el narco Jorge “Chino” Pinto, un equipo de auditores de la CGR se instaló en la sede comunal. Durante dos meses, desde el 17 de diciembre hasta el 18 de febrero, los funcionarios revisaron documentación y tomaron declaraciones. Algunos de los informes resultantes de esta inspección ya están sobre el escritorio del contralor Jorge Bermúdez, a la espera de su firma. Y prometen ser demoledores.

 

Bajo el fuego de la Contraloría

 

La CGR está realizando varias auditorías a la Municipalidad de San Ramón a raíz de diversas denuncias efectuadas de forma personal o a través del portal “Contraloría y Ciudadano”. Todas ellas fueron presentadas después de que se hicieron públicas las graves acusaciones contra Aguilera (vea aquí algunas de esas denuncias).

 

Una de las inspecciones de la CGR arrojó un dato inquietante: en el Centro de Salud La Bandera (la población donde opera el “Chino” Pinto) no se registró ni el ingreso ni la salida del fármaco Fenobarbital, un barbitúrico de efecto sedante e hipnótico. La pérdida de control sobre este medicamento impide determinar a quién se entregó y en qué cantidad. El hecho adquiere una connotación más grave, ya que la misma CGR estableció que 28 personas fueron contratadas en los programas de salud de San Ramón sin presentar sus certificados de antecedentes ni declaraciones juradas de probidad.

 

Las auditorías de la CGR –algunas todavía en etapa de levantamiento de información– han acreditado hasta ahora graves fallas en control financiero y administrativo, como irregularidades en contrataciones y pago de sueldos, así como vacíos en registros contables. Funcionarios de la Municipalidad de San Ramón que conocen esas investigaciones, dijeron a CIPER que lo que ocurre en San Ramón “es sorprendente” y que es probable que el contralor Jorge Bermúdez notifique al Ministerio Público la eventual configuración de ilícitos penales.

 

Consultada la Contraloría por el curso de estas investigaciones, su Departamento de Comunicaciones solo confirmó a CIPER: “Efectivamente, están en curso diversas fiscalizaciones referidas al Municipio de San Ramón”, sin agregar más detalles.

 

Empleados de la municipalidad, quienes pidieron la reserva de sus nombres, dijeron a CIPER que la CGR levantó documentación que demuestra la contratación de operadores políticos y de sus familiares, así como de personas con antecedentes penales (como el caso del mismo “Chino” Pinto) que han apoyado las campañas de Aguilera. Muchos de ellos cobraban sus sueldos u honorarios sin prestar servicios reales.

 

Los mismos funcionarios señalaron que entre la información que se entregó a la CGR, figuran seis licitaciones municipales adjudicadas a una empresa del concejal socialista José Miguel Zapata, por un total de 3,5 millones. Al menos en dos de ellas se efectuaron pagos correspondientes al 70% de los contratos (lo que suma alrededor de millones), aunque los servicios o productos nunca se entregaron.

 

Zapata es parte del círculo político más estrecho de Aguilera. Como funcionario del Gobierno Regional Metropolitano estaba encargado de colaborar en la elaboración, ejecución y control del presupuesto de inversión regional. Configurando un círculo perfecto, con esos mismos fondos se pagaron los servicios que su empresa –la consultora AEIS– se adjudicó en las licitaciones de la Municipalidad de San Ramón que ahora están bajo el microscopio de la Contraloría y del Ministerio Público.

 

Aunque la municipalidad demandó a AEIS por el incumplimiento de los contratos, lo hizo recién el 23 de marzo de 2018, casi cinco meses después de que CIPER publicó las irregularidades en estas licitaciones y los estrechos nexos entre el alcalde Aguilera y José Miguel Zapata (vea ese reportaje de CIPER).

 

“Esa demanda es un volador. La presentaron cuando Aguilera ya no controlaba la situación, después que la Contraloría se había llevado todos los documentos en febrero. Lo hizo porque sabía que todo esto iba a aparecer”, señaló a CIPER un funcionario de la misma municipalidad que conoce el detalle de los archivos que revisó la CGR.

 

Otro contrato que está en la mira de los investigadores es el que concesionó un amplio paño de 15 mil metros2 aledaño a la sede municipal y que enfrenta la Autopista Vespucio Sur. El terreno es un bien nacional de uso público que administra la municipalidad, la que lo entregó en concesión a una sociedad integrada por Marcela Rosales Belmar, miembro del Comité Central del Partido Socialista e integrante del círculo político del alcalde Aguilera.

 

El negocio que instaló Marcela Rosales en el predio es la bullente automotora Parque Automotriz Vespucio San Ramón, que subarrienda 80 espacios para la compra y venta de vehículos usados. Lo que está bajo investigación es si el pago por la concesión (200 UTM mensuales, cerca de millones) es muy bajo en relación a los ingresos generados por el negocio, y si ello se origina en los nexos que unen a sus dueños con el alcalde Aguilera.

 

El Ministerio Público, a través de la Fiscalía Metropolitana Sur, lleva dos investigaciones originadas por las denuncias sobre vínculos entre el municipio comandado por Aguilera y narcotraficantes. La primera es por ilícitos relacionados con la Ley de Drogas y está cargo del fiscal Leonardo Zamora. La segunda es por delitos funcionarios y está en manos del fiscal Víctor Núñez.

 

Consultado por CIPER, el vocero de la Fiscalía Sur, Marco Pastén, informó que en la investigación que dirige el fiscal Zamora hay tres personas en prisión preventiva: Jorge “Chino” Pinto y su yerno, Miguel Ángel Sánchez, ambos detenidos por enviar un cargamento de 20 kilos de pasta base a Concepción. La operación fue descubierta en septiembre del año pasado, cuando Pinto ya figuraba como empleado del municipio –con un sueldo de 0 mil– a pesar de que tenía antecedentes por narcotráfico.

 

El tercer detenido es Roberto Martínez, quien trabajaba en el área de seguridad de la Municipalidad de San Ramón, era guardaespaldas del alcalde Aguilera y había oficiado como administrador de la última campaña electoral del edil. Martínez cayó cuando conducía un auto con patente falsa y llevaba un centenar de municiones que desde la cárcel le fueron encargadas por el “Chino” Pinto (vea ese reportaje de CIPER).

 

Respecto de la indagatoria por delitos funcionarios, el vocero de la Fiscalía señaló que se trata de una investigación desformalizada, en la que aún no se formulan cargos y que está en pleno desarrollo. Se han tomado múltiples declaraciones y encargado diversas diligencias. Entre estas últimas se cuenta la revisión de los computadores y documentos incautados por la PDI en la municipalidad el 2 de octubre pasado, un día después de la emisión de Informe Especial. El análisis de los materiales requisados aún está en proceso.

 

La Fiscalía, además, se encuentra a la espera del o los informes que evacúe la Contraloría sobre incumplimientos administrativos en la Municipalidad de San Ramón que puedan dar pie a la persecución de delitos penales.

 

Marco Pastén informó a CIPER que los posibles ilícitos a los que hasta ahora está apuntando la investigación del fiscal Núñez son los cuatro mencionados al inicio de esta nota: fraude al Fisco, malversación de caudales públicos, negociación incompatible y nombramientos ilegales.

 

La casa en La Reina

 

El 10 de mayo de 2016 el alcalde Miguel Ángel Aguilera compró con su esposa Giovanna Barrera Pino, en sociedad conyugal, una casa en el Condominio Álvaro Casanova, en La Reina. Pagó 13.155 UF (cerca de 0 millones), de acuerdo a lo que indican los registros del Conservador de Bienes Raíces. Es la compra más cara que ha hecho. También tiene una casa en La Florida y un terreno en Nogales, según apuntó en sus declaraciones de patrimonio.

 

Las mismas declaraciones indican que Aguilera no tiene otra actividad profesional o económica al margen de la alcaldía y que tampoco cuenta con otros valores. Es decir, vive con lo que gana en San Ramón: poco más de millones líquido, de acuerdo con la web de transparencia municipal, que solo está actualizada hasta diciembre de 2017.

 

Su esposa, Giovanna Barrera, fue contratada por la Municipalidad de Independencia durante nueve meses, entre octubre de 2015 y junio de 2016. Según los informes de desempeño que exhibe la Dirección de Desarrollo Comunitario de Independencia, ella trabajó a honorarios primero en temas relacionados con organizaciones de mujeres y luego con mujeres deportistas, percibiendo ,1 millón mensual (vea esos informes).

 

En la última declaración de patrimonio de Aguilera, fechada en este mes de junio, su esposa figura percibiendo ingresos pagados por la Municipalidad de Lo Espejo desde noviembre del año pasado. Sin embargo, en la web de Transparencia de esa comuna, CIPER no encontró referencias al trabajo que allí realiza Giovanna Barrera.

 

Aunque parte de la adquisición de la casa en La Reina fue financiada con un crédito hipotecario, el alcalde podría verse obligado a justificar el origen de los recursos con los que financió el pie de la operación: por sobre el 25% de los 0 millones que costó el inmueble. Si la Fiscalía llegara a establecer que efectivamente hubo fraude al Fisco en San Ramón, con participación del edil, es altamente probable que se indague un posible lavado de activos, para establecer si hay una conexión entre esas operaciones ilícitas y la adquisición del inmueble en La Reina.

 

El desarrollo de estas tres investigaciones que hoy acechan a Miguel Ángel Aguilera, pone en jaque la operación que el alcalde de San Ramón preparaba desde hace meses para recomponer su fuerza política y su poder en el Partido Socialista. Consciente de que su máquina electoral es imbatible, y de que si se presenta como independiente sale electo de todos modos, Aguilera confiaba en que su partido le abriría las puertas. Pero las fichas que jueguen la Contraloría y el Ministerio Público pueden obstaculizar sus planes. VER: https://ciperchile.cl/2018/06/26/san-ramon-tres-investigaciones-cercan-al-alcalde-vinculado-a-narcotraficantes/

 

NACIONALES

 

Se descubre en Chile uno de los yacimientos de mayor concentración de gas metano del mundo

 

Santiago, Chile, viernes 6 de julio de 2018, por Janina Marcano Fermín, Vida Ciencia Tecnología, El Mercurio.- Potencial sustituto del petróleo y el gas natural: Científicos descubren en Chile uno de los yacimientos de mayor concentración de gas metano del mundo. Un estudio realizado por investigadores nacionales cuantificó altos volúmenes del elemento en la Patagonia. El análisis también advierte que, tras un terremoto, la liberación de este gas podría magnificar los efectos de un maremoto.

 

En mayo del año pasado y después de casi dos décadas de investigación, China extrajo -por primera vez- muestras de hidratos de metano desde el mar. El hecho fue considerado un logro, pues se cree que este elemento -también llamado hielo combustible- tiene el potencial de convertirse en una fuente de energía clave para suplir las necesidades energéticas del futuro.

 

Según el Servicio Geológico Británico, hay más energía en hidratos de metanos que en todo el petróleo, carbón y gas del mundo sumados.

 

Yacimientos como el explotado en China también existen en Chile y se encuentran desde la Región de Valparaíso hasta el extremo sur del país, según han revelado pesquisas científicas.

 

Ahora, un nuevo estudio realizado por investigadores de la Universidad Andrés Bello (UNAB) de Viña del Mar buscó cuantificar esa presencia de hidratos de metano a lo largo del margen continental chileno. Uno de los resultados más relevantes arrojó que en la Patagonia, mar adentro, existiría uno de los yacimientos de metano de más alta concentración a nivel mundial.

 

Los investigadores cuantificaron 570 millones de metros cúbicos de gas metano en un área de 1 km {+2} , más de lo encontrado en la cuenca Ulleung, en el Mar de Japón -la zona de más alta concentración identificada hasta ahora-, donde se han cuantificado 550 millones de metros cúbicos del elemento en una superficie de igual medida.

 

Cuando los científicos de la UNAB estimaron el volumen en el área total de la Patagonia (53.000 km {+2} ), los resultados arrojaron 30 trillones de metros cúbicos de gas metano.

 

Según lo explica Lucía Villar, autora principal del trabajo, ese volumen equivale a seis veces la cantidad de metano presente en la atmósfera, por lo que el estudio propone el lugar como una zona concentrada de hidratos de metano.

 

Los hallazgos fueron publicados este mes en la revista Marine and Petroleum Geology.

 

Riesgo geológico

 

"El país se hace más rico cuanto más sabe de él", opina Ximena Pietro, académica de la Escuela de Geología de la Universidad Mayor. "Estos estudios son relevantes porque nuestro territorio tiene una de las más extensas plataformas marinas del mundo; sin embargo, se han realizado pocos trabajos de investigación científica sobre la naturaleza de su sustrato".

 

Y este nuevo estudio indica que los resultados podrían tener una repercusión en las costas chilenas. Ante un eventual terremoto, según explica Villar, la liberación de este gas podría magnificar los efectos de un tsunami. "Los hidratos alojados en los sedimentos marinos se desestabilizan y esto permitiría el escape del gas hacia el océano y la atmósfera. Esto, a su vez, generaría deslizamientos que podrían magnificar los efectos del tsunami", explica la investigadora.

 

Para Rodrigo Fernández, doctor en geología y académico de la Universidad de Chile, los resultados son un llamado de alerta. "Esto nos dice que tenemos miles de kilómetros de costa donde existe un gran potencial que estamos desaprovechando, pero que también tiene riesgos que no han sido debidamente estudiados porque no tenemos la tecnología", advierte. "Esperemos que el nuevo ministerio de ciencia pueda poner atención a estas áreas".

 

Para Christian Salazar, geólogo y académico de la Universidad del Desarrollo, es también una oportunidad de evolución social y económica. "Estos estudios son un aporte para aumentar el conocimiento de temáticas vinculadas a energía. Ahora sabemos que hay una concentración potencial que se debe seguir estudiando para su viabilidad en términos económicos", opina.

 

Impacto ambiental

 

La investigación también cuantificó concentraciones de en tres zonas de interés de este recurso: río Itata y Arauco, donde el volumen de hidrato de metano fue el 15% del volumen total de roca; Valdivia y Chiloé, donde los valores bordean el 20%, y mar adentro, en Coyhaique y la Patagonia chilena, variaron entre 8% y 20%.

 

"Es importante recalcar que zonas prometedoras (en términos de extracción) son aquellas con valores iguales o superiores al 10%", indica Iván Vargas-Cordero, académico de la UNAB y coautor del estudio.

 

Sin embargo, concuerdan los académicos, es probable que haya consecuencias para el medio ambiente si las reservas fueran explotadas. Aunque el hidrato de metano puede ser más limpio que el carbón o el petróleo, sigue siendo un hidrocarburo, y quemar metano produce CO {-2} , lo que está relacionado con el calentamiento global.

 

"Por un lado, tenemos poco conocimiento de lo que podría suceder si el metano se escapa al intentar extraerlo, como, por ejemplo, qué pasaría con los organismos que viven en el mar. Por otra parte, al ser un potente gas invernadero, las repercusiones climáticas son un factor a considerar en los estudios sobre el calentamiento global. Aún sabemos poco de las consecuencias como para arriesgarnos", comenta Lucía Villar, investigadora principal.

 

Rodrigo Fernández, de la U. de Chile, cree que lo más importante es continuar investigando. "Si nos enmarcamos entre los esfuerzos mundiales para reducir el efecto invernadero, Chile tendría la responsabilidad de facilitar estudios que puedan medir los riesgos en estas zonas de hallazgos", puntualiza el académico. VER: http://www.economiaynegocios.cl/noticias/noticias.asp?id=483868

 

233 proyectos energéticos del Gobierno amenazan protección ambiental

 

Santiago, Chile, viernes 6 de julio de 2018, por Francisco Velásquez, Radio Universidad de Chile.- 233 proyectos energéticos del Gobierno amenazan protección ambiental. La reforma al Servicio de Evaluación Ambiental está de la mano con la nueva Oficina de Proyectos Sustentables, creada por la administración de Piñera. Esto, porque si se bajan los tiempos y la rigurosidad de los sistemas de evaluación ambiental se podría viabilizar buena parte de las iniciativas que impactan irreversiblemente los territorios. Una estrategia que alienta al empresariado a invertir sin medir consecuencias.

 

El gobierno anunció que el Ministerio de Bienes Nacionales desempolvó las carpetas de 233 proyectos energéticos que solicitaban terrenos fiscales de Coquimbo al norte, específicamente, 110 en Antofagasta, 62 en Atacama y 35 en Tarapacá. Dichas iniciativas se encontraban detenidas y pretendían generar una inversión de unos 21.459 millones de dólares.

 

La suma de estos proyectos integrarían 10.589 MW de energía al sistema interconectado central, cuando según plantea el presidente de la Fundación Ecosistemas, Juan Pablo Orrego “Chile tiene más de 23 mil MW de capacidad instalada de potencia y resulta que a nivel nacional la demanda máxima llega a los 9 mil. Es decir, tenemos un sesenta por ciento de excedente eléctrico a nivel nacional. Por lo mismo, muchos nos preguntamos por qué se insiste en levantar más parques energéticos”.

 

La explicación podría tener asidero en que se va a terminar con la generación de termoelectricidad, por lo que se está haciendo un cambio en la matriz, sin embargo, ningún empresario que maneje estas plantas ha hablado de cerrar sus operaciones. Podría tener sustento en la exportación de esta energía como un nuevo campo de inversión, pero en ese sentido los proyectos deberían presentarse como un fin en sí mismos y no como una necesidad de Chile, sino que privada. O bien la explicación es mucho más cercana a nuestra realidad y esta explosión de iniciativas empresariales responde a una estrategia de gobierno que pretende profundizar aún más el extractivismo por parte de la industria minera en Chile y, para eso, necesita la suficiente energía para que este negocio se siga profundizando.

 

A Juan Pablo Orrego le parece “preocupante que en ese contexto de excedente eléctrico no se haga una especie de moratoria para mirar mucho mejor lo que estamos haciendo, dado que el país está con problemas de salud humana, deterioro de ecosistemas y desaparición de especies. Quizás ese excedente eléctrico nos pueda ayudar a hacer una pausa para mirar muy bien la situación industrial y energética en vez de hacer un shock de inversión a priori, aunque no se sabe muy bien para qué servirá, lo que es muy preocupante”.

 

La oficina de Proyectos Sustentables creada en la administración Piñera se encuentra haciendo un trabajo estratégico para reflotar todos aquellos proyectos que se encontraban detenidos en diferentes procesos con el afán de viabilizarlos. Según Orrego, esta oficina está directamente relacionada con el Consejo Minero, la Sociedad Nacional de Agricultura, la Cámara Chilena de la Construcción, entre otras industrias, que mantienen el poder económico en nuestro país.

 

Rompiendo el cerco

 

No parece extraño que una de las instancias formales de resistencia por parte de la comunidad frente al desarrollo de proyectos de inversión esté siendo flanqueada. La reforma al Servicio de Evaluación Ambiental (SEA) es una muestra de la necesidad que tiene el Gobierno de acortar los tiempos de aprobación de proyectos, minimizar las instancias de consulta ciudadana y buscar por todos los medios que los proyectos sean aprobados.

 

En abril, el Subsecretario de Energía, Ricardo Irarrázabal, expuso un plan que pretende establecer tres momentos de acción. La primera “ventana” de apoyo es previa al ingreso del proyecto al SEA. “La idea es que en esta etapa puedan discutirse algunos elementos más políticos que no son compatibles con la discusión técnica que debe darse en el sistema”, dijo Irarrázabal. Para ello utilizarán herramientas de análisis territorial y un apoyo metodológico a la participación anticipada.

 

Asimismo, propiciarán la firma de acuerdos voluntarios entre las empresas, comunidades y otros actores. Estos se incluirían en la tramitación ambiental para que la Superintendencia de Medio Ambiente pueda fiscalizar su cumplimiento.

 

Cuando las iniciativas ya estén en el SEA, utilizarán los comités técnicos, formados por los directores regionales de servicios, para resolver de manera temprana los problemas que estén presentando los proyectos.

 

Una vez aprobados, el Ministerio generará una plataforma electrónica para el seguimiento de las iniciativas luego de otorgada la RCA, con el objeto de determinar claramente el responsable y los plazos de los distintos trámites administrativos.

 

“Esta es una propuesta que se puede implementar de inmediato, no hay que hacer modificaciones legales ni reglamentarias. Estamos usando los mecanismos existentes en la institucionalidad”, subrayó Irarrázaval.

 

Roberto Román, ingeniero de la Universidad de Chile y miembro del Directorio de la International Solar Energy Society (ISES) planteó que “la ciudadanía en todo el país, y especialmente en regiones, está súper bien empoderada, entonces si se hace un proceso transparente, los proyectos que no tienen viabilidad se van a trancar ahí. Si hubiesen existido estas instancias en proyectos como Pascua Lama, se habrían caído de inmediato y no como pasó, que tuvieron que pasar años para que dejara de funcionar”.

 

“Aunque sea la intención facilitarles el camino a los proyectos, van a ir apareciendo las falencias y va a existir la posibilidad de mejorarlos para que salgan de una manera coherente y consecuente. O simplemente que no se hagan y así evitar muchos líos. Es súper importante avanzar a la planificación territorial”, profundizó Roberto Román.

 

La iniciativa del Gobierno de adelantar los procesos que por ley están determinados al Servicio de Evaluación Ambiental puede ser visto como que el ejecutivo, en conjunto con estos conglomerados empresariales, está intentando “crear un sistema legalizado en que las empresas se puedan acercar a localidades, aproximarse a comunas mucho antes de presentar un proyecto de estudio de impacto ambiental”, explicó Juan Pablo Orrego.

 

“Esta es la nueva tendencia de las empresas, van a acercarse a las comunas, van a ofrecer un nuevo cuartel de carabineros, levantar un sistema solar para una escuela, crear un centro de investigación científica, o cualquiera de estas iniciativas que son camufladas como proyectos sustentables, pero siempre tienen la intención de aplacar cualquier tipo de resistencia u oposición ciudadana a los proyectos que se estén presentando, aunque esa iniciativa pueda ser tremendamente destructiva para su territorio”, planteó Orrego.

 

“Estos poderes fácticos están impidiendo, deteniendo la evolución política, social y económica de este país. Chile está listo para avanzar a un nuevo modelo de desarrollo, pero aparecen estos poderes fácticos rancios que impiden que el país evolucione cuando estamos con problemas severos sociales y ambientales”, finalizó el presidente de Ecosistemas. VER: http://radio.uchile.cl/2018/07/03/agenda-pro-inversion-del-gobierno-socava-politica-de-proteccion-ambiental/

 

Mapas genéticos y climáticos: las investigaciones chilenas para salvar especies nativas de la extinción

 

Santiago, Chile, viernes 6 de julio de 2018, por Marco Fajardo, El Mostrador.- Mapas genéticos y climáticos: las investigaciones chilenas para salvar especies nativas de la extinción. La estrategia de conservación ex situ permite la mantención del acervo genético de especies nativas como la araucaria, lo que es crucial para mantener el potencial evolutivo de la misma. Esta iniciativa comenzó durante el mes de septiembre del año 2017 y se tiene proyectado finalizar la plantación a fines de diciembre del 2020, con un monitoreo continuo cada cinco años. En esto ha jugado un papel esencial la colaboración de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

 

Un proyecto científico para recolectar material genético de las araucarias y reubicarlas en otras zonas realiza actualmente una iniciativa conjunta de entidades chilenas e internacionales.

 

Hoy una gran cantidad de ejemplares de la especie, declarada monumento natural y sagrada para el pueblo mapuche, se encuentra afectada por un mal de origen desconocido, que se ve agravado por el cambio climático.

 

La iniciativa "Conservación ex situ de la Araucaria araucana" incluye la confección de un estudio genético y un mapa climático, y podría expandirse a otras especies en peligro.

 

Los objetivos

 

"Esta iniciativa surge ante la incertidumbre de la gravedad del daño foliar (muerte de hojas) que está afectando a las poblaciones naturales de las especies Araucaria araucana, agravada por la pérdida de vitalidad causada por el cambio climático", explica Roberto Ipinza, del Instituto Forestal y coordinador del proyecto.

 

"Desde FAO el llamado es a continuar con el trabajo de investigación colaborativo que se ha dado entre las instituciones y seguir profundizando en la enfermedad. Igualmente explorar mecanismos de financiamiento nacional e internacional permanente para salvaguardar esta especie u otras que puedan ser afectadas en el futuro. Otro punto importante es involucrar a las comunidades locales, quienes con su saber ancestral pueden tener una visión complementaria para enfrentar el problema del daño foliar a la araucaria", afirma.

 

En este contexto, la estrategia de conservación ex situ permite la mantención del acervo genético de la especie, lo que es crucial para mantener el potencial evolutivo de la misma. Esta iniciativa comenzó durante el mes de septiembre del año 2017 y se tiene proyectado finalizar la plantación a fines de diciembre del 2020, con un monitoreo continuo cada cinco años.

 

El proyecto es parte de las actividades del Sistema Integrado de Monitoreo de Ecosistemas Forestales Nativos (SIMEF), iniciativa que busca implementar en el país un sistema de monitoreo y de información de los ecosistemas forestales de Chile. Es financiada por el Fondo Mundial del Medio Ambiente (GEF) y ejecutada en Chile por el Instituto Forestal (INFOR) y cuenta con el apoyo y participación de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO), CONAF y el Centro de Información de Recursos Naturales (CIREN).

 

Cambio climático

 

El cambio climático es uno de los factores claves en el problema, según Fernando Santibáñez, académico de la Universidad de Chile y colaborador del proyecto.

 

Al estar produciéndose un incremento de la sequedad de los veranos, junto con un aumento de las temperaturas extremas altas, los niveles de estrés a que quedan sometidos los árboles pueden afectar a la capacidad de estos para reproducirse naturalmente, para crecer y para sobrevivir, explica.

 

"Adicionalmente un cambio en las condiciones climáticas puede facilitar la llegada de nuevas plagas, así como aumentar la agresividad de las existentes, generando nuevos problemas sanitarios que pueden agravar las cosas", advierte.

 

"Debe considerarse además que plantas sometidas a mayores niveles de estrés bioclimático tienen menos resistencia frente a los ataques de plagas y enfermedades. Todo esto puede transformarse en una seria amenaza para importantes especies en Chile y el mundo, lo que podría amenazar a la biodiversidad, empobreciendo a los ecosistemas", añade.

 

El especialista detalla que las consecuencias de esto pueden ser "insospechadas", razón por la cual se requiere disponer de diagnósticos que permitan identificar los puntos neurálgicos en materia de conservación de los ecosistemas, de modo de implementar los programas de protección antes de que sea muy tarde y se haya perdido parte del patrimonio genético.

 

La misteriosa enfermedad

 

Para el proyecto también ha sido clave identificar el mal que está afectando actualmente a la araucaria. En esto ha jugado un papel esencial la colaboración de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

 

En la primera fase, se contrató un experto internacional que evaluó, en el territorio y luego en laboratorio, los daños que un posible patógeno estaría provocando en el bosque. El informe concluyó que el origen del problema de salud de la Araucaria araucana en Chile sería una enfermedad biótica, posiblemente causada por un patógeno fúngico, afirma Hivy Ortiz, oficial forestal de la FAO para América Latina y el Caribe.

 

De manera paralela, una investigación conjunta de la Universidad de Concepción y la empresa papelera CMPC analizó cerca de 50 hongos y bacterias aislados desde muestras de raíces y ramas del llamado pino araucano, presente en distintos puntos de la cordillera de Nahuelbuta.

 

A más de un año de iniciada la investigación que intenta explicar la extraña enfermedad responsable de la muerte de ejemplares adultos y jóvenes, del denominado “pino araucano”, en la cordillera de Nahuelbuta, una de las hipótesis es un “estrés ambiental” que predispone a estos ejemplares a la acción de agentes, que antes eran inocuos, pero que en esta condición de la araucaria podrían ser letales.

 

Asimismo, la FAO ha colaborado con la coordinación de un taller entre diversos actores que están trabajando en la materia, entre ellos, el INFOR, la Conaf, universidades, académicos y autoridades locales. En esta instancia participaron expertos de Brasil y autoridades forestales de Argentina para intercambiar información sobre el estado de las araucarias en dichos países y compartir investigaciones sobre la reproducción del árbol.

 

"Desde FAO el llamado es a continuar con el trabajo de investigación colaborativo que se ha dado entre las instituciones y seguir profundizando en la enfermedad. Igualmente explorar mecanismos de financiamiento nacional e internacional permanente para salvaguardar esta especie u otras que puedan ser afectadas en el futuro. Otro punto importante es involucrar a las comunidades locales, quienes con su saber ancestral pueden tener una visión complementaria para enfrentar el problema del daño foliar a la araucaria", afirma.

 

Los pasos del proyecto

 

La metodología desarrollada permite observar ecosistema por ecosistema, viendo cuál es la situación actual y proyectada para las próximas décadas, "de modo de mapear los niveles de riesgo que nuestro patrimonio viviente está y deberá enfrentar como consecuencia del cambio cliamático", explica Santibáñez.

 

Primero hubo una prospección de las poblaciones naturales en la distribución completa de la especie y una sensibilización de las comunidades pehuenches aledañas a las poblaciones naturales seleccionadas para colecta.

 

Tras la obtención de permiso para ingresar a las áreas silvestres protegidas del Estado (SNAPE) a través de la Corporación Nacional Forestal (Conaf), con su cooperación se realizó una colecta de semillas de 418 árboles madres a través de toda la distribución natural de la especie, los cuales fueron sometidos a análisis morfológicos, fisiológicos y genéticos de las semillas colectadas de dichos árboles madres.

 

Tras un establecimiento de un convenio de cooperación entre INFOR y la papelera CMPC, se efectuó la viverizacion de las semillas de 418 árboles madres colectadas. CMPC ha proporcionado "toda la infraestructura y tecnología, para el óptimo desarrollo de la viverizacion, etapa que es crucial dentro de la iniciativa".

 

Viverizar es "sembrar una semilla bajo condiciones controladas para la obtención de una planta, en el caso de esta iniciativa, tiene una complejidad adicional, ya que se debe mantener la identificación de cada una de las 200 semillas o progenies correspondientes a cada árbol madre utilizadas". Esta es la etapa en la cual se encuentra actualmente el proyecto.

 

Más adelante se realizará una identificación y selección de sitios candidatos, sobre la base de proyecciones climáticas, adecuadas para la especie, realizadas por el profesor Santibáñez. Él "está haciendo una proyección climática, es decir, está determinando dónde va a estar localizado el clima que necesita la especie Araucaria araucana en cincuenta años más".

 

El equipo del proyecto visitará estas áreas candidatas y determinará de acuerdo a la accesibilidad e infraestructura el lugar específico de plantación, la que se realizará en el año 2020. El diseño experimental y plantación de las progenies de 418 árboles madres colectadas incluye un monitoreo continuo cada cinco años de la plantación.

 

La voz mapuche

 

Las comunidades mapuche también fueron determinantes para el proyecto. Ipinza cuenta que una vez que dio a conocer en términos prácticos el objetivo de esta iniciativa a las comunidades, el trabajo capto rápidamente el respeto e interés por parte de ellas, de tal forma que fueron parte de la colecta de semillas y mostraron compromiso en continuar colaborando, destacándose un trabajo colaborativo.

 

Para Eduardo Cayul, presidente de la asociación de lonkos de Lonquimay y de la comunidad Francisco Cayul, en Mitrauquén, el proyecto es positivo, "siempre y cuando se trabaje con las comunidades mapuches en cualquier estudio que se quiera hacer".

 

"Nosotros convivimos todos los días con la araucaria. Es el árbol sagrado para nosotros. Uno tiene que cuidar y respetarlo", dice.

 

En el futuro el proyecto podría replicarse con otras 10 especies que están sufriendo los embates del cambio climático, concluye Ipinza.

 

Entre ellas se cuentan el alerce (Fitzroya cupressoides), el ciprés de la cordillera (Austrocedrus chilensis), el belloto del norte (Beilschmiedia miersii), la palma chilena (Jubaea chilensis), el lingue (Persea lingue), el lleuque (Prumnopitys andina), el ruil (Nothofagus alessandrii), el queule (Gomortega keule) y el pitao (Pitavia punctata). VER: http://www.elmostrador.cl/cultura/2018/07/04/mapas-geneticos-y-climaticos-las-investigaciones-chilenas-para-salvar-especies-nativas-de-la-extincion/

 

Termoeléctricas a carbón: el doble discurso

 

Santiago, Chile, viernes 6 de julio de 2018, por Hernán Ramírez y Gary González, El Mostrador.- Durante el mes de julio del 2018, la empresa eléctrica ENGIE tiene proyectada la puesta en marcha de una nueva central termoeléctrica a carbón, una unidad de 375MW, la cual será inaugurada en la Comuna de Mejillones. Esta termoeléctrica fue aprobada ambientalmente en 2010 por la Comisión Regional de Medioambiente (COREMA) de la Región de Antofagasta, para ser construidas bajo el nombre de “Infraestructura Energética Mejillones”, consta de dos unidades cada una de 375MW de potencia instalada.

 

Esta primera unidad a construirse es la más grande que se conoce en Chile, y según señala el estudio de impacto ambiental presentado por la empresa, consumirá 228 toneladas carbón sub-bituminoso por hora de funcionamiento, y succionará en forma permanente desde la Bahía de Mejillones 55.000 m3/hora de agua de mar, la cual será devuelta a la costa con un incremento de 10°C en su temperatura, y con un impacto no evaluado en el ecosistema marino por la muerte de larvas de peces, algas y moluscos.

 

Esta termoeléctrica a carbón, se sumará a las 27 que ya operan en Chile y que generan el 40% de la energía eléctrica del país. Cabe recordar que las termoeléctricas a carbón en Chile, respecto al parque eléctrico, son responsables del 91% de las emisiones de Dióxido de Carbono, 97% de las emisiones de Dióxido de Azufre, 88% material particulado y 91% de Óxido de Nitrógeno.

 

Para ser claros debemos decir que ENGIE está impulsando una política de reemplazo de unidades termoeléctricas a carbón, por otras de mayor MW y no la eliminación de estas. Pareciera ser que el cierre de sus dos unidades en Tocopilla, más otras dos que se sumarían más adelante, son sólo un tipo de “campaña publicitaria”, una especie de “maquillaje verde” que a la generadora bien le sirve para lograr una instalación expedita de sus dos nuevos proyectos termoeléctricos.

 

En un mundo donde la tendencia es a eliminar el uso de combustibles fósiles, y avanzar a energías  limpias y renovables, ENGIE -empresa de capitales franceses- suma a su cartera de proyectos no solo las unidades termoeléctricas a carbón de Mejillones, también la central termoeléctrica a ciclo combinado “Las Arcillas”, a emplazarse en la a Comuna de Pemuco, Región del Biobío, la cual obtuvo su RCA favorable el 29 de mayo recién pasado y contempla una capacidad de generación eléctrica de 480MW de potencia y será abastecida de gas dada su cercanía con el “Gasoducto del Pacífico”.

 

¿Dónde queda el discurso de ENGIE de impulsar las ERNC en Chile?

 

Debemos tener presente que la empresa ha anunciado el cierre de dos unidades termoeléctricas  a carbón en Chile, ubicadas en Tocopilla, las cuales tienen una antigüedad de 57 años y que suman 170MW de potencia instalada. Si bien este anuncio fue tomado como una gran iniciativa en favor de la eliminación del carbón de la matriz eléctrica chilena, este cierre sería principalmente, porque hoy en día, ambas unidades tienen los costos operacionales más altos de la compañía y solo generan una cantidad de 170MW. Es relevante agregar que ENGIE hizo el anuncio del retiro después de intentar vender las centrales y no encontrar compradores.

 

Además, estas centrales que se han comprometido a cerrar, solo representan una fracción de potencia instalada de la nueva unidad que comenzará a funcionar durante el tercer trimestre de este año y que paradojalmente también es en base a carbón ¿Cómo podemos confiar entonces en la buena fe del actuar de la empresa ENGIE?

 

Para ser claros debemos decir que ENGIE está impulsando una política de reemplazo de unidades termoeléctricas a carbón, por otras de mayor MW y no la eliminación de estas. Pareciera ser que el cierre de sus dos unidades en Tocopilla, más otras dos que se sumarían más adelante, son sólo un tipo de “campaña publicitaria”, una especie de “maquillaje verde” que a la generadora bien le sirve para lograr una instalación expedita de sus dos nuevos proyectos termoeléctricos.

 

Si este es el ejemplo que seguirán las empresas restantes que hoy componen la “Mesa de la descarbonización”, el país está en serios problemas, pues la creatividad empresarial podría sorprendernos con el anuncio de la construcción de nuevas centrales termoeléctricas en vez del retiro de las mismas, y al mismo tiempo tener el discurso la limpieza de la matriz eléctrica, lo cual resulta ser finalmente sólo un doble discurso. VER: http://www.elmostrador.cl/noticias/opinion/2018/07/04/termoelectricas-a-carbon-el-doble-discurso/

 

GLOBALES

 

Biblioburros: La increíble labor de un profesor colombiano

 

La Gloria, Colombia, viernes 6 de julio de 2018, Veinte Mundos.- Luis Humberto Soriano Bohórquez, 42 años, es licenciado en literatura. En 1997 tuvo una idea que para muchos fue maravillosa, pero para otros constituyó una verdadera locura: por su propia cuenta decidió cargar en el lomo de dos burros 70 libros de matemáticas, literatura geografía e historia. ¿Su objetivo?, Llevarlos a diferentes niños sin recursos ubicados en apartadas zonas de su municipio. Los

 

La Región Caribe de Colombia es un baúl de mundos fantásticos. En este hermoso lugar se adentra el cálido Mar Caribe, existe una amplia diversidad y riqueza cultural patrimonial, así como también hay abundantes y copiosos paisajes naturales. A todo esto se suma, además, una fuerte tradición oral del hombre caribeño moldeada en los géneros musicales autóctonos como el vallenato y la cumbia.

 

El caribeño tiene una actitud creativa y positiva frente a una realidad muchas veces adversa. Tal es el caso del profesor Luis Soriano. Casado con Diana Arias y padre de 3 jóvenes (Susana, Juan Pablo y Carlos David), este hombre es profesor de la Escuela Rural Mixta de La Gloria. Nació en Nueva Granada pero su infancia transcurrió en el corregimiento de La Gloria.

 

Cuando era pequeño, sus padres decidieron emigrar a mejores tierras huyendo de la violencia partidista de los años 50 que principalmente afectó la zona rural del país. “Mi madre solía decir que estábamos huyendo de una guerra que nunca vio”.

 

Hoy en día, este hombre recorre las veredas y los caseríos caribeños compartiendo las lecturas y las enseñanzas que dejan los libros, que son cargados por la burra “Alfa” y el burro “Beto”.

 

El “Biblioburro”, el original nombre que él mismo inventó, es básicamente una biblioteca ambulante. Durante más de diez años el profesor Soriano y sus dos burros han realizado esta labor sin descanso y muchas veces de manera muy silenciosa.

 

¿Cómo nació la idea del Biblioburro?

Nace a raíz de la necesidad que estábamos viviendo en el departamento de Magdalena por el abandono y la falta de interés de los padres en cuanto al desarrollo cognitivo y social de su familia y la necesidad que los chicos tenían que investigar tareas. Muchas de estas personas no tenían una formación previa, incluso muchos son analfabetos.

 

¿Cómo es el recibimiento de los niños cuando usted llega a las diferentes veredas?

Antes era de asombro, de especulación de la gente. Sin embargo, hoy en día lo ven como algo muy normal. Los niños me saludan. Luego, incluso, me ayudan a bajar del Biblioburro. Y ahí es cuando comienzan a escudriñar entre los libros y cuando entran en confianza, los chicos son los dueños de la biblioteca.

 

Obsequio para la vida

 

Desde que era muy niño, Soriano siempre buscó escapar de las carencias alimentarias de la casa de su abuela materna. Ahí vivió en compañía de un “arsenal de primos”, recuerda. Esa búsqueda permanente para desconectarse de su realidad lo llevó a encontrar una biblioteca llamada “Centro de Capacitación Comunal”.

 

En este lugar descubrió, según sus propias palabras, “un mundo maravilloso de libros y de imágenes” aun sin saber leer. Su persistencia le permitió entrar a la biblioteca después de muchos intentos fallidos, ya que varias veces fue rechazado por no tener un par de zapatos, ropa adecuada y limpia.

 

¿Cómo fue su primer encuentro con los libros?

Me encontré con “Las Mil y una Noches”, me encontré con “Margarita DeBayle”. En ese lugar descubrí una serie de cuentos infantiles que me despertaron ese amor que hoy día tengo por los libros.

 

¿En qué ha cambiado desde el día uno hasta este momento?

Bueno, creo que ahora estoy más viejo, soy más aplomado (risa)…yo quería que todas las cosas se realizaran ¡ya! , pero la vida me ha enseñado que hay que pensar, hay que digerir, hay que esperar resultado y ser paciente. Tener mucha paciencia es lo que me ha enseñado este proceso.

 

¿Cómo se define Luis Soriano Bohórquez y que es lo más le gusta?

Soy un colombiano común y silvestre, costeño ante todo. Me gusta todo lo que tiene que ver con las casas grandes, con matronas, con padres comprometidos, con todo aquello relacionado con ver patios grandes, con sombrero vueltiao, con la tradición oral y las costumbres de nuestro pueblo.

Mirando hacia adelante

 

Además de tener el Biblioburro itinerante, el maestro Soriano construyó una biblioteca local donde niños y adultos de las diferentes veredas van a consultar y a leer en la tarde. Es el único espacio de encuentro con el conocimiento y donde la gente puede llegar a tener acceso a la información. Además, constituye la única institución educativa de La Gloria.

 

¿Cuáles son los futuros proyectos para el Biblioburro?

La idea es llegar a tener un Biblioburro que sea capaz de dar acceso a las nuevas tecnologías, que sea interactivo. Estamos en esa etapa; ha sido un poco lento ya que adquirir computadores no es fácil. Conseguir un módem tampoco es sencillo. Queremos un Biblioburro que tenga Wi-Fi a fin de que aquello que estamos realizando en ese momento sea visto por otras personas en el mundo.

 

¿Tiene pensado escribir un libro?

Estamos en proceso de escribir un libro con una amiga que se llama Laura Aguilar. Ese libro ya se lo hemos presentado a la UNESCO. Ahora nos encontramos a la espera de que se aprueben unas cosas para sacarlo. Además, ya se han escrito cuentos; un estadounidense publicó una serie de cuentos del proceso del Biblioburro.

 

¿Qué ha pasado con sus dos más fieles colaboradores? ¿Qué es de la vida de Alfa y Beto?

Beto se ha desordenado en este semestre, no lo he podido controlar. Está como en su año sabático. Alfa, por su parte, es la que hoy día me está acompañando fielmente. Con ella comencé y es con ella que le estoy dando firme al trabajo. Ella es más noble.

 

Fama y sentimiento

 

La historia de Soriano y su Biblioburro ha sido difundida en diferentes medios de comunicación internacional como The New York Times (con su artículo “Acclaimed Colombian institution has 4.800 books and 10 legs”), en octubre de 2008. Pero también ha sido llevado a la narración de los cuentos infantiles por Jeanette Winter (“Biblioburro: una historia real de Colombia”). Incluso, en 2010 el profesor Soriano fue reconocido por la cadena CNN como “Héroe de Latinoamérica”.

 

Pero una de las mayores satisfacciones de este profesor ha sido el poder escuchar de viva voz las historias de sus beneficiados. Tal es el caso de Jonathan, de 11 años. Este niño manifiesta que lo que más le gusta son los libros de cuentos infantiles como el de “La Gallina Tarabuco”. O también la opinión de la señora Cecilia Salcedo, que reside en el corregimiento de La Gloria, madre de dos niños, y quien es también una de las beneficiadas de la iniciativa del Biblioburro conjuntamente con su familia.

 

Cecilia expresa que cuando era aún joven salía a recibir al maestro Luis Soriano y a sus dos burros. “Experimentamos muchas cosas; Para nosotros era muy agradable ver al profe. Gritábamos ‘¡ahí viene el profe!’ y ‘¡ahí viene el Biblioburro’! Salíamos siempre a saludarlo, era lo mínimo, porque el pasaba en su burro educando por ahí… es una experiencia bonita”, concluye.

 

Algunos Antecedentes

El Corregimiento La Gloria pertenece al municipio de Nueva Granada, está situado a 290 km de Santa Marta capital del departamento de Magdalena. El 27,4% de la población de 5 años y el 32,4% de 15 años de Nueva Granada no sabe leer y escribir.

Sin embargo, donde existe mayor concentración de analfabetismo es en las zonas rurales. La Gloria carece de recintos deportivos. Los problemas más urgentes son: inasistencia escolar, analfabetismo, hacinamiento, déficit de vivienda y servicios públicos, mortalidad y morbilidad en grupos vulnerables como niños y las personas mayores. El profesor Luis Soriano está atendiendo actualmente 300 niños de forma mensual con su proyecto Biblioburro y próximamente iniciará el programa llamado “Biblioburro Very Nice”, para aprender a hablar inglés. VER: https://www.veintemundos.com/magazines/107-de/

 

El Vaticano será sede de una cumbre mundial sobre liderazgo climático

 

El Vaticano, viernes 6 de julio de 2018, Excelsior.- El motivo de la conferencia en El Vaticano es por el tercer aniversario de la histórica encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco sobre el medio ambiente. El Vaticano anunció este martes que será sede una de las conferencias internacionales más importantes sobre cambio climático y ecología, la cual tendrá lugar el 5 y 6 de julio.

 

El motivo de la conferencia es el tercer aniversario de la histórica encíclica Laudato Si’ del Papa Francisco sobre el medio ambiente.

 

Se abordarán los temas relacionados a los a los eventos importantes de los siguientes meses, en los cuales se incluye la conferencia de la ONU sobre el cambio climático COP24, y otros eventos como la Cumbre de Acción Climática Global. La participación de grupos de América Latina, Australia, Polonia, Filipinas y estados de Estados Unidos cómo Florida, Ohio y Pennsylvania son cruciales en el evento debido a que gran parte de su población es católica”, de acuerdo con el comunicado.

 

La conferencia contará con la presencia de grupos de América Latina, Australia, Polonia, Filipinas y estados de Estados Unidos cómo Florida, Ohio y Pennsylvania.

 

Entre los participantes se encontrarán líderes internacionales, políticos, pensadores económicos, autoridades católicas, jóvenes y representantes de movimientos locales. VER: http://www.excelsior.com.mx/global/el-vaticano-sera-sede-de-una-cumbre-mundial-sobre-liderazgo-climatico/1249987

 

Todas las regiones costeras del Planeta serán peligrosas para vivir debido al cambio climático

 

Londres, Inglaterra, viernes 6 de julio de 2018, Tendencias Científicas 21.- Mareas tormentosas y vientos huracanados las amenazan debido al calentamiento global. Las regiones costeras del planeta están seriamente amenazadas si no se contiene la escalada de la temperatura. Las mareas tormentosas y los vientos huracanados azotarán cada año las infraestructuras donde viven al menos 500 millones de personas, provocando pérdidas que ascenderán al 2,8% del PIB mundial a finales de este siglo.

 

Si no se cumple el objetivo de reducir el calentamiento global por debajo de los 2ºC en relación con la temperatura existente antes de la revolución industrial, se producirá un aumento de los "niveles extremos del mar", con los consiguientes riesgos de inundación para las infraestructuras costeras y las poblaciones humanas, según un estudio internacional del que informa el Centro Nacional de Oceanografía del Reino Unido. 

Los niveles extremos del mar se alcanzan cuando coincide una combinación de mareas altas y eventos climáticos extremos, que pueden generar mareas tormentosas y vientos huracanados. Estos fenómenos se ven agravados por los aumentos progresivos en el nivel medio del mar y los aumentos previstos de la actividad de los ciclones tropicales. 

Por primera vez, los investigadores han tenido en cuenta todos estos procesos para evaluar el riesgo futuro de niveles extremos de mar hasta el año 2100. El resultado más sorprendente de esta investigación es que los eventos extremos del nivel del mar que ocurren, en promedio, una vez cada 100 años en la actualidad, ocurrirían casi anualmente a lo largo de la mayoría de las costas del mundo para finales de este siglo. 

El equipo de investigación también calculó que los impactos del nivel del mar extremo se reducen significativamente en los escenarios donde las emisiones de CO2 se mitigan, en comparación con un escenario "sin cambios" en otros sitios, en gran parte debido a la reducción de la expansión térmica de los océanos y las menores tasas de pérdida de hielo marino y de glaciares. 

Una amenaza de 620.000 kilómetros 

Una de las investigadoras, Svetlana Jevrejeva, explica en un comunicado que "el aumento proyectado en los niveles extremos del mar aumentará la frecuencia de las inundaciones catastróficas a lo largo de muchas de las costas del mundo, con impactos socioeconómicos masivos. La línea de costa global cubre unos 620,000 km, por lo que mitigar los impactos del aumento de los niveles extremos del mar será un gran desafío". 

Sin una reducción significativa de las emisiones de gases de efecto invernadero, los impactos en las poblaciones humanas podrían ser significativos, especialmente porque para el año 2100 se estima que hasta 500 millones de personas vivirán en áreas costeras situadas a menos de 5 metros sobre el nivel del mar. La cifra sube a los 600 millones de personas si viven a menos de 10 metros sobre el nivel del mar. 

El  estudio calcula que las inundaciones derivadas del aumento del nivel del mar podrían costar 12.000 millones de euros al año en todo el mundo, si los acuerdos internacionales no consiguen contener la escalada de la temperatura global. 

Los investigadores también descubrieron que los países de ingresos medianos altos como China verían el mayor incremento en los costos de las inundaciones, mientras que los países de mayores ingresos sufrirían menos, gracias a los altos niveles existentes de infraestructura de protección. 

Al respecto, la investigación señala que las defensas costeras deberán subir al menos 5 centímetros de altura para el año 2100, si bien advierte que a nivel local necesitarían elevarse uno o dos metros.

 

Mares hasta casi 2 metros más de alto 

Los investigadores descubrieron que con un aumento de la temperatura global limitada a 1,5ºC, en el año 2100 el nivel medio del mar habrá aumentado 0,52 metros, y también que si superamos los 2ºC, el aumento del nivel del mar será de 0,86 metros e incluso podrá llegar a 1,8 metros. El costo económico de esta escalada puede representar el 2,8% del PIB mundial en 2100. 

Estas proyecciones son relevantes porque hasta ahora no existían escenarios que cubran la limitación del calentamiento por debajo de los objetivos de 2° C y 1.5°C durante todo el siglo XXI y más allá. 

Esta investigación exploró el ritmo y las consecuencias del aumento global y regional del nivel del mar con un calentamiento restringido según el Acuerdo de París y los comparó con las proyecciones del nivel del mar realizadas por el panel de expertos sobre el cambio climático conocidas como Representative Concentration Pathways. 

También utilizó datos del Banco Mundial sobre los ingresos de los diferentes países y evaluó el impacto que tendría el aumento del nivel del mar sobre las economías costeras, usando para ello los modelos del  Dynamic Interactive Vulnerability Assessment.

 

Referencia 

Flood damage costs under the sea level rise with warming of 1.5 °C and 2 °C.  S Jevrejeva et al. Environmental Research Letters, Volume 13, Number 7.

VER: https://www.tendencias21.net/Las-regiones-costeras-seran-peligrosas-para-vivir_a44645.html

 

El cambio climático, tema vital en la agenda

 

La Habana, Cuba, viernes 6 de julio de 2018, Granma.-Cuba impulsa varias políticas en materia de cooperación sobre el cambio climático, uno de los temas más sensibles y decisivos para los países miembros de Caricom. La V Cumbre Cuba-Caricom, realizada en La Habana en diciembre del 2014, constituyó una importante base para los trabajos impulsados desde la Isla en la cooperación sobre el cambio climático, uno de los temas más sensibles y decisivos para los países miembros del Grupo regional.

 

En aquella ocasión Cuba confirmó su disposición de trabajar de conjunto en una Agenda Estratégica Regional para abordar la Gestión del Riesgo de Desastres de una manera integral, teniendo en cuenta la evaluación y reducción del riesgo, la asistencia humanitaria y la reconstrucción, de conformidad con la Resolución 46/182 de la Asamblea General de las Naciones Unidas, y a fin de enfrentar las graves consecuencias del cambio climático en nuestros países.

 

Poco después el Gobierno de la Isla firmó y ratificó el Acuerdo de París, del cual ya éramos parte, y continuó avanzando en la implementación de los Objetivos de Desarrollo Sostenible.

 

Un importante aporte de Cuba fue la fundación del Centro de creación de capacidades para la reducción de riesgos de desastres y la adaptación al cambio climático (CRDAC), proyecto ejecutado por un periodo de tres años entre el 2013 y el 2016, al que se sumaron aulas anexas en las ciudades de Camagüey y Holguín.

 

Según informaciones ofrecidas por el Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma) de Cuba, habían sido capacitados y entrenados hasta el 2017, 35 actores de los países de la región del Caribe y 375 cubanos.

 

A la par, en Cuba se pone en práctica un Plan de Acciones Nacionales hasta el 2030, que incluye la implantación de directivas y programas de ciencia, tecnología e innovación, dirigidos al enfrentamiento del cambio climático por todos los organismos y entidades, integrándose a las políticas territoriales y sectoriales con prioridad en los sectores agropecuario, hidráulico y de la salud.

 

Se trabaja también en elevar la información y capacitación para la percepción de riesgo a escala de toda la sociedad e intensificar las acciones para la mitigación del cambio climático en el contexto de nuestras prioridades de desarrollo económico y social.

 

Las perspectivas para fortalecer y ampliar la cooperación Cuba-Caricom en este escenario se centran en: la ampliación del CRDAC y la cooperación Sur-Sur, profundizar la colaboración en áreas como la asistencia técnica en las comunicaciones nacionales y los inventarios de gases de efecto invernadero, el desarrollo de modelaciones y proyecciones climáticas y la realización e implementación de Estudios de Peligro, Vulnerabilidad y Riesgo.

 

Las evaluaciones sobre vulnerabilidad costera y consecuencias de eventos extremos y del cambio climático, la evaluación de impacto ambiental en obras y proyectos de desarrollo, así como impulsar medidas de adaptación en sectores socioeconómicos y ecosistemas estratégicos, son otros de los temas en los que se pretende seguir cooperando.

 

El encuentro de Jamaica es, sin duda, un paso más para afianzar estos lazos de cooperación y llevarlos a otro nivel de desarrollo, a partir también de las experiencias recientes del paso de los huracanes Irma y María por la región y sus notables consecuencias devastadoras. VER: http://www.granma.cu/mundo/2018-07-04/el-cambio-climatico-tema-vital-en-la-agenda-04-07-2018-21-07-45

 

James Lovelock: Medio siglo después, logran explicar “cómo funciona” GAIA

 

Devon, Inglaterra, viernes 6 de julio de 2018, por José Manuel Nieves, ABC.- Un equipo de investigadores ha averiguado cómo la Tierra ha conseguido mantenerse estable para la vida durante los últimos 3.500 millones de años. Que la Tierra está llena de vida es un hecho incuestionable. Y que esa vida lleva miles de millones de años evolucionando, hasta alcanzar las formas complejas de la actualidad, también.

 

Desde hace décadas, sin embargo, los investigadores se preguntan cómo es posible que las condiciones de nuestro planeta hayan podido permanecer estables durante tantísimo tiempo. Cualquier ligera variación en esas condiciones, en efecto, habría llevado sin remedio a la extinción de cualquier criatura viviente.

 

Para enfrentarse a esta espinosa cuestión, James Lovelock propuso, en la pasada década de los setenta, la llamada "Hipótesis de Gaia", una idea según la cual, de alguna forma, los seres vivos que interactúan con los múltiples procesos inorgánicos que les rodean, consiguen mantener el planeta en un estado en el que la vida puede persistir, y ello a pesar de amenazas tales como la de un Sol descontrolado, masivas erupciones volcánicas o periódicos bombardeos de meteoritos.

 

Sin embargo, los expertos llevan décadas tratando de explicar, sin éxito, como podría funcionar este complejo mecanismo. Algo que ha propiciado agrias polémicas y sonados enfrentamientos científicos.

Ahora, un equipo de investigadores de la universidad británica de Exeter se ha atrevido a proponer una solución al enigma.

 

Según explican en un artículo aparecido en Trends in Ecology and Evolution, la aparentemente inexplicable estabilidad de la Tierra podría deberse a una "evolución secuencial" en la que las situaciones en las que la vida desestabiliza el medio ambiente tienden a ser efímeras, dando lugar a cambios que continúan hasta que surge una nueva situación estable y que tiende a persistir en el tiempo.

 

Una vez que esto sucede, el sistema tendría más tiempo para adquirir nuevos rasgos y características que le ayuden a mantenerse y estabilizarse, un proceso que los científicos han bautizado como "selección por supervivencia".

 

Responder a la extinción

 

Para Tim Lenton, primer firmante del artículo, "ahora podemos explicar cómo la Tierra ha ido acumulando mecanismos de estabilización a lo largo de los pasados 3.500 millones de años. El principal problema con la hipótesis original de Gaia era que la evolución por selección natural no podía explicar cómo un planeta entero pudo llegar a tener propiedades estabilizadoras en escalas de tiempo geológicas".

 

"En lugar de eso -prosigue el investigador- hemos demostrado que por lo menos dos mecanismos más simples trabajan juntos para darle a nuestro mundo esas propiedades autoestabilizadoras de la vida. Nuestros hallazgos pueden ayudar a explicar cómo conseguimos llegar hasta aquí, para poder preguntarnos ahora cómo lo hemos logrado".

 

James Dyke, de la Universidad de Southampton y otro de los autores de la investigación, asegura por su parte que "además de su importancia para a ayudar a estimar la probabilidad de vida compleja en otros lugares del Universo, los mecanismos que logramos identificar pueden resultar cruciales para comprender cómo nuestro planeta es capaz de responder a factores como el cambio climático o los eventos de extinción".

 

Toda una lección, por parte de Gaia, sobre cómo crear un ambiente sostenible y un futuro estable para toda la Humanidad. VER: https://www.abc.es/ciencia/abci-medio-siglo-despues-logran-explicar-como-funciona-gaia-201807031217_noticia.html

 

Carlos Marx: La Fractura en el Metabolismo Universal de la Naturaleza

 

Estocolmo, Suecia, viernes 6 de julio de 2018, por John Bellamy Foster, Herramienta.- El redescubrimiento durante la última década y media de la teoría de la fractura metabólica en Marx ha llevado a muchos izquierdistas a pensar que esta teoría brinda una potente crítica de la relación entre la naturaleza y la sociedad capitalista contemporánea. El resultado ha sido el desarrollo de una perspectiva mundial ecológica más unificada, trascendiendo las divisiones entre la ciencia natural y la ciencia social, que nos permite percibir las formas concretas en las que las contradicciones de la acumulación del capital están generando crisis y catástrofes ecológicas.

 

Sin embargo, esta recuperación de la discusión ecológica marxiana ha dado lugar a más preguntas y críticas. Su análisis del metabolismo de la naturaleza y la sociedad, ¿cómo se relaciona con la cuestión de la “dialéctica de la naturaleza”, tradicionalmente considerada una línea de falla en la teoría marxista? ¿La teoría de la fractura metabólica viola la lógica dialéctica, y cae presa en un dualismo cartesiano simplista, como han acusado recientemente varios críticos de izquierda?[i] ¿Es realmente concebible, como han preguntado otros, que Marx, escribiendo en el siglo XIX, pudiera haber proporcionado ideas ecológicas que son importantes para nosotros hoy para comprender la relación humana con los ecosistemas y la complejidad ecológica? ¿No es más razonable que sus reflexiones en el siglo XIX sobre el metabolismo de la naturaleza y la sociedad hayan quedado “anticuadas” en nuestra era tecnológica y científicamente más desarrollada?[ii]

 

En lo que sigue trataremos de responder resumidamente cada una de estas preguntas. En ese proceso también haremos hincapié en lo que consideramos que es la importancia crucial del materialismo ecológico de Marx para ayudarnos a comprender la Gran Fractura que está emergiendo en el sistema terráqueo, y la necesidad resultante de una transformación de época, extremadamente importante, en el metabolismo naturaleza-sociedad.

 

La dialéctica de la naturaleza

 

El estatus problemático de la dialéctica de la naturaleza en la teoría marxiana tiene su fuente clásica en la famosa nota al pie de Georg Lukács en Historia y consciencia de clase, en el que afirmaba con respecto a la dialéctica: Esta limitación del método a la realidad histórico-social es muy importante. Los equívocos dimanantes de la exposición engelsiana de la dialéctica se deben esencialmente a que Engels –siguiendo el mal ejemplo de Hegel– amplía el método dialéctico también al conocimiento de la naturaleza. Pero las determinaciones decisivas de la dialéctica –interacción de sujeto y objeto, unidad de teoría y práctica, trasformación histórica del sustrato de las categorías como fundamento de su transformación en el pensamiento, etc.– no se dan en el conocimiento de la naturaleza.[iii]

 

Dentro de lo que pasó a conocerse como “marxismo occidental”, esto se interpretaba como que la dialéctica se aplicaba solo a la sociedad y a la historia humana, y no a la naturaleza independiente de la historia humana.[iv] De acuerdo a esta concepción, Engels se había equivocado en su Dialéctica de la naturaleza, al tratar de aplicar la lógica dialéctica a la naturaleza directamente, así como también los científicos y teóricos marxistas que adoptaron la misma posición.[v]

 

Resultaría difícil exagerar la importancia de esta crítica para el marxismo occidental, que la consideraba como uno de los elementos claves que separaban a Marx de Engels y al marxismo occidental del marxismo de la Segunda y Tercera Internacionales. Preludió el alejamiento del interés directo por cuestiones de naturaleza material y la ciencia natural que hasta entonces había caracterizado a gran parte del pensamiento marxiano. Como observó Lucio Colletti en El marxismo y Hegel, una vasta literatura “ha estado siempre de acuerdo” en que las diferencias sobre el materialismo/realismo filosófico y la dialéctica de la naturaleza constituían “los principales rasgos distintivos entre el ‘marxismo occidental’ y el ‘materialismo dialéctico.’”  De acuerdo a Russell Jacoby, los “marxistas occidentales”, casi por definición “circunscribían al marxismo a la realidad social e histórica”, distanciándolo de las cuestiones relacionadas con la naturaleza exterior y la ciencia natural.[vi]

 

Lo que hizo de la crítica contra la dialéctica de la naturaleza algo tan central para la tradición marxista occidental fue que se consideraba que el materialismo dialéctico (en el sentido en que se lo atribuía a Engels y adoptado por la Segunda y Tercera Internacionales) quitaba importancia al rol del factor subjetivo (o al sujeto humano), reduciendo al marxismo a una mera conformidad con las leyes naturales objetivas, originando una especie de materialismo mecanicista, o aun un positivismo. Chocando frontalmente con esto, muchos de esos materialistas históricos que continuaron reivindicando, aunque sea en una forma limitada, una dialéctica de la naturaleza, consideraban a su rechazo absoluto como algo que amenazaba con la pérdida del materialismo de conjunto, y con una reversión hacia las estructuras idealistas del pensamiento.[vii]

 

Paradójicamente, fue el mismo Lukács, quien, en un cambio teórico importante, tomó la postura más firme contra el abandono total de la dialéctica de la naturaleza, sosteniendo que esto afectaba al centro mismo no sólo de la ontología de Engels, sino también a la de Marx. Incluso en Historia y consciencia de clase, Lukács, siguiendo a Hegel, había reconocido la existencia de una limitada, “dialéctica, meramente objetiva, del movimiento de la naturaleza”, que consistía en una “dialéctica de un movimiento referido a un espectador que no interviene en él.”[viii]  En su famoso prefacio a la nueva edición de esta obra, en la que se distanció de algunas de sus primeras posiciones, declaraba que su argumento original tenía el defecto de su crítica exagerada de la dialéctica de la naturaleza, dado que, como él escribió, “al eliminar (…) su fundamental categoría marxista, a saber, el trabajo en cuanto mediador del intercambio de la sociedad con la naturaleza. (…) Se entiende sin más que desaparezca la objetividad ontológica de la naturaleza, la cual constituye el fundamento óntico de ese intercambio o metabolismo”.[ix] Como lo explicó en su conocidas Conversaciones de ese mismo año, “dado que la vida humana está basada en un metabolismo con la naturaleza, no hace decir que ciertas verdades que adquirimos en el proceso de consumar este metabolismo tienen una validez general; por ejemplo las verdades de la matemáticas, la geometría, la física, etcétera.”[x]

 

Entonces, para el Lukács posterior a Historia y consciencia de clases, la clave para la comprensión dialéctica del mundo natural era la concepción del trabajo y la producción como la relación metabólica entre los seres humanos y la naturaleza exterior en Marx. Los seres humanos podían comprehender dialécticamente a la naturaleza dentro de ciertos límites porque eran orgánicamente parte de ella, a través de sus relaciones metabólicas. Hasta un crítico tan severo de la dialéctica de la naturaleza como Alfred Schmidt en su Concepto de la naturaleza en Marx, reconoció que sólo en relación al uso por Marx del “concepto de ‘metabolismo’”, en el que él “presentaba un enfoque completamente nuevo de la relación del hombre con la naturaleza”, era que podemos “hablar con sentido de una ‘dialéctica de la naturaleza’”[xi]

 

El notable descubrimiento en los archivos soviéticos del manuscrito de Lukács Seguidismo y dialéctica, unos setenta años luego de haber sido escrito, a mediados de la década de 1920 (pocos años luego de escribir la misma Historia y consciencia de clase) evidencia que, para esa época, Lukács ya había experimentado este cambio crítico en su interpretación, a través del concepto en Marx del metabolismo social y ecológico. En ese artículo explicaba que “el intercambio metabólico con la naturaleza” estaba “mediado socialmente” a través del trabajo y la producción. El proceso del trabajo, como una forma de metabolismo entre la humanidad y la naturaleza posibilitó a los seres humanos percibir (en formas que eran limitadas por el desarrollo histórico de la producción) ciertas condiciones objetivas de existencia. Ese “intercambio de materia” metabólico entre la naturaleza y la sociedad, según Lukács, “posiblemente no se lo puede llevar a cabo – aún en el nivel más primitivo – sin poseer un cierto grado de conocimiento objetivamente correcto sobre los procesos de la naturaleza (que existen antes que los seres humanos y funcionan independientemente de ellos).” Fue precisamente el desarrollo de este metabólico “intercambio de materia” por medios de producción lo que formó, según la interpretación por Lukács de la dialéctica marxiana, “la base material de la ciencia moderna.”[xii]

 

El énfasis de Lukács sobre la centralidad del concepto del metabolismo social en Marx iba a ser continuado por su asistente y colega más joven, István Mészáros, en La teoría de la alienación de Marx. Para Mészáros, la “estructura conceptual” de la teoría de la alienación de Marx implicaba la relación tríadica de la humanidad-producción-naturaleza, donde la producción constituía una forma de mediación entre la humanidad y la naturaleza. De esta manera los seres humanos podrían ser concebidos como los seres “auto-mediadores” de la naturaleza. En consecuencia, no debería sorprendernos que haya sido Mészáros quien presentó la primera crítica marxista comprehensiva de la crisis ecológica planetaria emergente en su Discurso del Premio Deutscher 1971, publicado un año antes del estudio sobre Los límites del crecimiento del Club de Roma. En Más allá del capital él iba a desarrollar más este tema en relación con una crítica a fondo del metabolismo social alienado del capital, incluyendo sus efectos ecológicos, en su discusión sobre “la activación de los límites absolutos del capital”, asociada con la “destrucción de las condiciones de reproducción metabólica social.”[xiii]

 

De este modo, Lukács y Mészáros consideraron a la discusión del metabolismo social en Marx como una forma de superar las divisiones en el marxismo que habían fracturado a la dialéctica y la ontología social (y natural) de Marx. Esto permitió un enfoque basado en la praxis que integrara a la naturaleza y la sociedad, la historia social y la historia natural, sin reducir a uno totalmente al otro. En nuestra época ecológica presente esta compleja comprensión (compleja porque abarca dialécticamente las relaciones entre la parte y el todo, el sujeto y el objeto), se convierte en un elemento indispensable en toda transición social racional.

 

Marx y el metabolismo universal de la naturaleza

 

Para entender esto en forma más completa a las dimensiones ecológicas reales del pensamiento de Marx. El uso del concepto del metabolismo por éste en su obra no fue simplemente (ni siquiera principalmente) un intento de resolver un problema filosófico, sino más bien una tentativa de fundamentar su crítica de la economía en forma materialista en una comprensión de las relaciones entre los seres humanos y la naturaleza procedente de la ciencia natural de su época. Era algo central para su análisis de la producción de valores de uso y el proceso de trabajo. Fue a partir de esta metodología que Marx iba a desarrollar su principal crítica ecológica, la de la fractura metabólica, o, tal como él mismo lo señaló, “un desgarramiento insanable en la continuidad del metabolismo social, prescrito por las leyes naturales de la vida.”[xiv]

 

Esta perspectiva crítica fue consecuencia natural de las contradicciones históricas en la agricultura industrial del siglo XIX y la consecuente revolución en la química agrícola, particularmente en la comprensión de las propiedades químicas de la tierra, durante este mismo período. En la química agrícola, Justus von Liebig en Alemania y James F. W. Johnston en Gran Bretaña hicieron fuertes críticas por la pérdida de los nutrientes de la tierra desde principios hasta mediados del siglo XIX debido a la agricultura capitalista, culpando especialmente a la agricultura intensiva británica. En efecto, esto se extendió al robo de tierras de algunos países por parte de otros.

 

En los Estados Unidos, figuras como uno de los primeros planificadores ambientalistas,  George Waring, en su análisis del despojo de la tierra en la agricultura, y el economista político Henry carey, quien estaba influenciado por Waring, hicieron hincapié en que el alimento y la fibra, que contienen los constituyentes elementales de la tierra, estaban siendo transportados a largas distancias en un movimiento en un solo sentido del campo a la ciudad, dando lugar a que la tierra perdiera sus nutrientes, que tuvieron que ser reemplazados por fertilizantes naturales (y posteriormente sintéticos). En su gran obra de 1840, Organic Chemistry and its Application to Agriculture and Physiology (Química orgánica y su aplicación a la agricultura y a la fisiología), Liebig había diagnosticado que el problema se debía al agotamiento del nitrógeno, el fósforo y el potasio, pues estos nutrientes esenciales de la tierra iban a parar a las ciudades cada vez más pobladas, donde contribuían a la contaminación urbana. En 1842, el químico agrícola británico J. B. Lawes desarrolló un medio para hacer solubles a los fosfatos y construyó una fábrica para producir sus superfosfatos en el primer paso para la creación de fertilizantes sintéticos. Pero durante el siglo XIX, la mayoría de los países dependían casi totalmente de los fertilizantes naturales para restaurar la tierra.

 

Fue durante este período de agravamiento de las dificultades en la agricultura, debido al agotamiento de los nutrientes de los suelos, que Gran Bretaña fue la pionera en el arrebato a escala mundial de los fertilizantes naturales, incluyendo, como lo señaló Liebig, el desentierro y el transporte de los huesos humanos de los campos de batallas napoleónicas y las catacumbas de Europa, y lo que fue más importante, la extracción, por medio del trabajo forzado, del guano (del excremento de las aves marinas) en las islas cercanas a las costas del Perú, desatando a nivel mundial una “fiebre del guano”.[xv]

 

En la introducción a la edición de 1862 de su Química orgánica, Liebig escribió una crítica mordaz de la agricultura industrial capitalista en su modelo británico, observando que “si no logramos que el agricultor tome una mejor consciencia de las condiciones bajo las cuales produce, y no le damos los medios necesarios para el aumento de su producción, las guerras, la emigración, las hambrunas y las epidemias, necesariamente crearán las condiciones de un nuevo equilibrio que socavará el bienestar de todos y finalmente conducirá a la ruina de la agricultura.”[xvi]

 

Marx estaba profundamente preocupado por las tendencias a la crisis ecológica, relacionadas con el agotamiento del suelo. En 1866, un año antes de la publicación del primer tomo de El capital, escribió a Engels que al desarrollar la crítica de la renta de la tierra en el Tomo III, “he tenido que trabajarme la nueva química agrícola que se está haciendo en Alemania, en particular Liebig y Schönbein, que tiene más importancia para esta cuestión que todos los economistas juntos.”[xvii] Marx, que había estado estudiando la obra de Liebig desde la década de 1850, estaba impresionado por la introducción crítica a la edición de 1862 de su Química orgánica, integrándola con su propia crítica de la economía política.

 

Desde los Grundrisse en 1857-1858, había puesto al concepto de metabolismo (Stoffwechsel), que había sido desarrollado primero en la década de 1830 por científicos que participaban en los nuevos descubrimientos de la biología y la fisiología celulares y luego los aplicaban a la química (especialmente por Liebig), y la física, en un lugar central en su explicación de la interacción entre la naturaleza y la sociedad a través de la producción. Definió al proceso de trabajo como la relación metabólica entre la humanidad y la naturaleza. Para los seres humanos este metabolismo necesariamente tomó una forma mediada socialmente, abarcando las condiciones orgánicas comunes a toda vida, pero también tomando un carácter claramente humano-histórico a través de la producción.[xviii]

 

Basándose en este marco, Marx destacó en El capital que el rompimiento del ciclo de la tierra en la agricultura capitalista industrializada constituía nada menos que “una fractura” en la relación metabólica entre los seres humanos y la naturaleza: Con la preponderancia incesantemente creciente de la población urbana, acumulada en grandes centros por la producción capitalista, ésta por una parte acumula la fuerza motriz histórica de la sociedad, y por otra perturba el metabolismo entre el hombre y la tierra, esto es, el retorno al suelo de aquellos elementos constitutivos del mismo que han sido consumidos por el hombre bajo la forma de alimentos y vestimenta, retorno que es condición natural eterna de la fertilidad permanente del suelo. (…) Pero a la vez, mediante la destrucción de las circunstancias de ese metabolismo, (…) obliga a reconstituirlo sistemáticamente como ley reguladora de la producción social y bajo una forma adecuada al desarrollo pleno del hombre.(…) Todo progreso de la agricultura capitalista no es sólo un progreso en el arte de esquilmar al obrero, sino a la vez en el arte de esquilmar el suelo; todo avance en el acrecentamiento de la fertilidad de éste durante un lapso dado, un avance en el agotamiento de las fuentes duraderas de esa fertilidad. (…) La producción capitalista, por consiguiente no desarrolla la técnica y la técnica y la combinación del proceso social de producción sino socavando, al mismo tiempo, los dos manantiales de toda riqueza: la tierra y el trabajador.[xix]

 

Citando a Liebig, Marx destacó el carácter global de esta fractura en el metabolismo entre la naturaleza y la sociedad, argumentando, por ejemplo, que “desde hace siglo y medio Inglaterra exporta indirectamente el suelo de Irlanda sin otorgar a sus cultivadores ni siquiera los medios para reemplazar los componentes de aquel.”[xx] E incorporó a su análisis un llamado a la sustentabilidad, es decir, la preservación de “toda la gama de condiciones permanentes de la vida que exige la cadena de las generaciones humanas.” En su definición más exhaustiva de la naturaleza de la producción bajo el socialismo afirmó: “La libertad, en este terreno, sólo puede consistir en que el hombre socializado, los productores asociados, regulen racionalmente ese metabolismo suyo con la naturaleza poniéndolo bajo su control colectivo (…) con el mínimo empleo de fuerzas y bajo las condiciones más dignas y adecuadas a su naturaleza humana.”[xxi]

 

Durante la última década y media los investigadores ecológicos han utilizado la perspectiva teórica del análisis de Marx sobre la fractura metabólica para estudiar las contradicciones capitalistas que se desarrollan en una amplia variedad de áreas: los límites del planeta, el metabolismo del carbono, el agotamiento del suelo, la producción de fertilizantes, el metabolismo oceánico, la explotación indiscriminada de la pesca, la desforestación, la utilización de los incendios forestales, los ciclos hidrológicos, la megaminería a cielo abierto, la cría de ganado, los agro-combustibles, la apropiación de tierras a nivel mundial, y la contradicción entre la ciudad y el campo.[xxii]

 

Sin embargo, una cierta cantidad de críticos de izquierda recientemente han objetado teóricamente a esta visión. Una de esas críticas sugiere que el punto de vista de la fractura metabólica cae en un “dualismo cartesiano”, en el que se conciben en forma dualista a la naturaleza y la sociedad como entidades distintas o independientes.[xxiii] Por consiguiente, se considera que dicho punto de vista viola los principios del análisis dialéctico. Una crítica relacionada con estas objeciones acusa de “no reflexivo” al mismo concepto de una fractura en el metabolismo entre la naturaleza y la sociedad, pues niega “la reciprocidad dialéctica del medio ambiente biofísico.”[xxiv] Otros más han sugerido que la realidad de dicha fractura en sí genera también una “fractura epistémica” o una visión dualista del mundo, que termina contagiando a la teoría del valor de Marx, haciéndole minimizar a las relaciones ecológicas en sus análisis.[xxv]

 

Es importante subrayar aquí que la teoría de la fractura metabólica en Marx, tal como se la expone comúnmente, es una teoría de la crisis ecológica, de la fractura de lo que para él era la permanente dependencia de la sociedad humana respecto de sus condiciones de existencia orgánica. Esto representaba, en su opinión, una contradicción insuperable, asociada a la producción mercantil capitalista, cuyas plenas implicancias, sin embargo, sólo pueden comprenderse con una teoría más amplia, la del metabolismo entre la naturaleza y la sociedad.

 

Para explicar el vasto ámbito natural en el que había surgido la sociedad humana, y en el que existía necesariamente, Marx empleó el concepto del “metabolismo universal de la naturaleza”. La producción mediaba entre la existencia humana y este “metabolismo universal”. Al mismo tiempo, la sociedad y la producción humana seguían estando en el interior de este metabolismo terrenal mayor y dependían del mismo, que había precedido a la aparición de la vida humana misma. Marx explicaba que esto constituía “la condición universal para la interacción entre la naturaleza y el hombre, y como tal, una condición natural de la vida humana.” La humanidad, a través de su producción, “extrae” sus valores de uso naturales y materiales de este “metabolismo universal de la naturaleza”, al mismo tiempo “insuflando una [nueva] vida” a estas condiciones naturales “como elementos de una nueva formación [social]”, generando por ese motivo una especie de segunda naturaleza. Sin embargo, en una economía mercantil capitalista esta segunda naturaleza asume una forma alienada, dominada por el valor de cambio antes que por el valor de uso, conduciendo a una fractura en este metabolismo universal.[xxvi]

 

Esto, creemos, ofrece un esbozo básico para una comprensión materialista dialéctica de la relación entre naturaleza y sociedad, que notablemente concuerda en forma estrecha no sólo con la ciencia más desarrollada (incluyendo la termodinámica que estaba surgiendo) de la época de Marx, sino también con el conocimiento ecológico más avanzado de hoy en día.[xxvii] En esa concepción no hay nada que sea “dualista” o “no reflexivo”. Es verdad que en la dialéctica materialista de Marx, ni la sociedad (el sujeto/consciencia) ni la naturaleza (el objeto) están totalmente subsumidas entre sí, evitando de este modo las dificultades del idealismo absoluto y la ciencia mecanicista.[xxviii] Los seres humanos transforman la naturaleza a través de su producción, pero no lo hacen como les plazca, sino  bajo las condiciones heredadas del pasado (de la historia natural y social), y siguen dependiendo de la dinámica básica de la vida y la existencia material.

 

Sin dudas, la principal razón por la que un grupo de críticos de izquierda, luchando con esta  estructura conceptual, ha caracterizado a la teoría de la fractura metabólica como una forma del dualismo cartesiano se debe a que no logran percibir que desde un punto de vista materialista dialéctico es imposible analizar el mundo de una manera efectiva, si no es mediante el uso de la abstracción que aísla temporalmente, con el objetivo del análisis, a un “momento” (o mediación) en una totalidad.[xxix] Esto significa emplear concepciones que a primera vista, cuando están separadas de la dinámica general, pueden parecer unilaterales, mecánicas, dualistas, o reduccionistas. Al referirse, como lo hace Marx, a “la interacción metabólica entre la naturaleza y el hombre”, no debería suponerse jamás que “el hombre” (la humanidad) existe realmente en forma completamente independiente de “la naturaleza”, o fuera de ella; o incluso que hoy la naturaleza existe completamente independiente de (o no afectada por) la humanidad. El objeto de ese tipo de abstracción es simplemente abarcar a la mayor totalidad concreta a través del análisis de esas mediaciones específicas, de las que puede racionalmente decirse que la integran en un contexto histórico en desarrollo.[xxx] Para Marx, nuestro propio conocimiento de la naturaleza es también un producto de nuestro metabolismo humano-social, es decir, nuestra relación productiva con el mundo natural.

 

Lejos de representar un enfoque dualístico o no-reflexivo sobre el mundo, el análisis de Marx del “metabolismo de la naturaleza y la sociedad” era eminentemente dialéctico, para abarcar a la mayor totalidad concreta. Coincido con David Harvey cuando señaló, en su conferencia del Deutscher Prize 2011, que la “universalidad” asociada a la concepción de Marx de “la relación metabólica con la naturaleza” constituía una especie de conjunto de condiciones exterior o marginal a su concepción de la realidad en la que todos los “diferentes ‘momentos’” de su crítica de la economía política estaban potencialmente interrelacionados. Es verdad también, como dice Harvey, que Marx parece haber dejado de lado en su crítica del capital a estos grandes problemas, dejando para tratar más adelante las cuestiones de la economía mundial y el metabolismo universal de la naturaleza.[xxxi] Es más, la concepción ecológica más amplia de Marx, en ciertos aspectos quedó necesariamente plasmada en una forma indiferenciada y abstracta, sin poder alcanzar el nivel de la totalidad concreta. Esto se debió a que había una cantidad aparentemente interminable de textos científicos para explorar y analizar antes de que fuera posible discutir las mediaciones distintivas e históricas asociadas con la dialéctica co-evolutiva de la naturaleza y la sociedad.

 

Aún así, Marx no vaciló frente a la gran envergadura de esta tarea y lo encontramos al final de su vida tomando notas cuidadosamente sobre cómo los cambios en las isotermas (las líneas que unen zonas con la misma temperatura media anual de la tierra) asociadas con el cambio climático en eras geológicas anteriores condujeron a las grandes extinciones en la historia de la Tierra. Es este cambio en las isotermas que James Hansen, el eminente climatólogo estadounidense considera como la principal amenaza que hoy enfrentan la flora y la fauna, como resultado del calentamiento global, con las isotermas desplazándose hacia los polos más rápidamente que las especies.[xxxii] Otro ejemplo de esta profunda preocupación por las ciencias naturales es el interés de Marx en las conferencias de John Tyndall  en la Royal Institution sobre los experimentos que estaba llevando a cabo sobre la interrelación de la radiación solar y diversos gases en la determinación del clima de la Tierra. Era muy posible que Marx, que asistió a algunas de esas conferencias, haya estado presente cuando Tyndall presentó la primera explicación empírica del efecto invernadero que influía sobre el clima.[xxxiii] Semejante concentración en las condiciones naturales por parte de Marx evidencia que había tomado muy seriamente la cuestión del metabolismo universal de la naturaleza y de la más específica interacción socio-metabólica de la sociedad y la naturaleza en la producción. El futuro de la humanidad y la vida en general dependía, como claramente lo reconoció, de la sustentabilidad de estas relaciones en relación con “la cadena de las generaciones humanas.”[xxxiv]

 

La fractura en el metabolismo de la Tierra

 

 

Todo esto nos deja con la tercera objeción a la teoría de la citada fractura en Marx, la que considera anticuada a dicha teoría, sin ninguna utilidad directa para analizar nuestra actual ecología mundial, dado que hoy hay condiciones y análisis más desarrollados. De este modo, la crítica a la fractura metabólica es que “describir fracturas en trayectorias y procesos naturales, es una forma anticuada, a no ser que se la siga desarrollando para abordar ecosistemas y ciclos naturales dinámicos, y tener en cuenta el proceso de trabajo.[xxxv]

 

Esa síntesis dialéctica, sin embargo, fue un punto fuerte de la teoría de la fractura metabólica en Marx desde el principio, que estaba explícitamente basada en una comprensión del proceso de trabajo como el intercambio metabólico entre los seres humanos y la naturaleza, y apuntaba así a la importancia de la sociedad humana en relación a los ciclos bio-geo-químicos, y a los intercambios de materia y energía en general.[xxxvi] El concepto de ecosistema mismo tuvo su origen en este enfoque dialéctico-sistemático, en el que el amigo de Marx, E. Ray Lankester, el destacado biólogo darwiniano en Inglaterra en la generación posterior a Darwin y un admirador de El capital, iba a jugar un papel importante. Lankester introdujo primero la palabra “aecología” en inglés en 1873, en la traducción que supervisó de History of Creation, de Ernst Haeckel. Luego desarrollo un complejo análisis ecológico, comenzando en la década de 1880, bajo su propio concepto de “bionomics”, un término considerado como sinónimo de ecología. Fue un discípulo suyo, Arthur Tansley, quien, influenciado por los estudios bionómicos de su maestro (y por la temprana teoría de los sistemas del matemático marxista británico Hyman Levy), iba a presentar el concepto del ecosistema como una explicación materialista de las relaciones ecológicas en 1935.[xxxvii]

 

En el siglo XX el concepto de metabolismo se iba a convertir en la base de la ecología de sistemas, particularmente en la obra transcendental de Eugene y Howard Odum. Fue Howard Odum, como explica Frank Golley en su libro A History of the Ecosystem Concept in Ecology, quien “fundó un método de estudiar la dinámica de [eco] sistemas midiendo (…) la diferencia de insumo y producto, bajo condiciones de equilibrio estacionario,” para determinar “el metabolismo de todo el sistema.” Basado en la obra fundacional de los hermanos Odum, ahora se usa el metabolismo para referirse a todos los niveles biológicos, comenzando con la célula individual y terminando con el ecosistema (y más allá de eso el sistema terrestre). En sus posteriores intentos de incorporar a la sociedad humana en esta amplia teoría de sistemas ecológicos, Howard Odum iba a basarse en gran medida en la obra de Marx, particularmente en el desarrollo de una teoría de lo que llamó ecológicamente “intercambio desigual”, enraizado en el “capitalismo imperial”.[xxxviii]

 

Ciertamente, si volviéramos hoy al tema original en Marx del metabolismo humano-social y el problema del ciclo nutriente de la tierra, considerándolo desde el punto de vista de la ciencia ecológica, el argumento sería el siguiente. Los organismos vivientes, en sus interacciones normales entre sí y el mundo inorgánico, obtienen constantemente nutrientes y energía del consumo de otros organismos, o, para las plantas verdes, a través de la fotosíntesis y absorción de nutrientes de la tierra, que son transmitidos luego a otros organismos en una compleja “red alimentaria” en la que los nutrientes son reciclados hasta acercarse al sitio donde se originaron. En el proceso la energía extraída es consumida en el funcionamiento del organismo aunque finalmente queda una porción en la forma de materia orgánica difícil de descomponer. Las plantas están constantemente intercambiando productos con la tierra a través de sus raíces, tomando nutrientes y entregando compuestos ricos en energía, lo que produce una activa zona microbiológica cercana a las raíces. Los animales que comen plantas u otros animales, generalmente usan solo una pequeña fracción de los nutrientes que comen y depositan el resto como heces y orina en las cercanías. Cuando mueren, los organismos del suelo usan sus nutrientes y la energía contenida en sus cuerpos. Las interacciones de los organismos vivos con la materia (mineral o viva o previamente viva) son tales que generalmente afectan solo levemente al ecosistema y los nutrientes se reciclan y se acercan adonde originalmente se habían obtenido. También en una escala temporal geológica, el deterioro de los nutrientes encerrados en minerales los hace disponibles para el uso de futuros organismos. De este modo, los ecosistemas naturales normalmente no se “degradan” debido al agotamiento de nutrientes o la pérdida de otros aspectos de ambientes saludables, como los suelos productivos.

 

A medida que las sociedades humanas se desarrollan, especialmente con el crecimiento y la difusión del capitalismo, las interacciones entre la naturaleza y los seres humanos son mucho mayores y más intensas que antes, afectando primero al ambiente local, luego al regional y finalmente al global. Puesto que los alimentos para humanos y para animales ahora se envían habitualmente a largas distancias, esto agota a la tierra, como Liebig y Marx afirmaban en el siglo XIX, necesitando periódicamente aplicaciones de fertilizantes comerciales en los cultivos. Al mismo tiempo esta separación física entre donde se cultiva la producción agrícola y donde los seres humanos o los animales la consumen, crea enormes problemas de eliminación para la acumulación de nutrientes en las alcantarillas urbanas y en el estiércol que se amontona alrededor de los lugares donde se concentran las explotaciones agrícolas y ganaderas en forma intensa. Y la cuestión de las rupturas o interrupciones en el ciclo de nutrientes es sólo una de las muchas fracturas metabólicas que están ocurriendo ahora. Es el cambio en la naturaleza del metabolismo entre un animal en particular – los seres humanos – y el resto del ecosistema (incluyendo a otras especies), que está en el centro de los problemas ecológicos que enfrentamos.[xxxix]

 

A pesar del hecho de que nuestra comprensión de estos procesos ecológicos se ha desarrollado enormemente desde los días de Marx y Engels, es evidente que al identificar a la mencionada fractura, provocada por la sociedad capitalista, ellos captaron la esencia del problema ecológico contemporáneo. Como dijo Engels en un resumen del argumento de Marx en El capital, la agricultura capitalista industrializada se caracteriza por “el despojo de la tierra: el auge del modo capitalista de producción es la socavación de las fuentes de toda riqueza: la tierra y el trabajador.”[xl] Para Marx y Engels esto reflejaba la contradicción entre la ciudad y el campo, y la necesidad de evitar las peores distorsiones del metabolismo humano con la naturaleza asociadas con el desarrollo urbano. Como escribió Engels en The Housing Question:

 

La supresión de la oposición entre la ciudad y el campo no es ni más ni menos utópica que la abolición de la oposición entre capitalistas y asalariados. Cada día se convierte más en una exigencia práctica de la producción industrial como de la producción agrícola. Nadie la ha exigido más enérgicamente que Liebig en sus obras sobre química agrícola, donde su primera reivindicación ha sido siempre que el hombre debe reintegrar a la tierra lo que de ella recibe, y donde demuestra que el único obstáculo es la existencia de las ciudades, sobre todo de las grandes urbes. Cuando vemos que aquí, en Londres solamente, se arroja cada día al mar, haciendo enormes dispendios, mayor cantidad de abonos naturales que los que produce el reino de Sajonia, y qué obras tan formidables se necesitan para impedir que estos abonos envenenen toda la ciudad, entonces la utopía de la supresión de la oposición entre la ciudad y el campo adquiere una maravillosa base práctica.[xli]

 

Aunque los problemas del ciclo de los nutrientes y el tratamiento de los desperdicios, así como la relación entre el campo y la ciudad, han cambiado desde el siglo XIX, persiste el problema fundamental de la fractura en los ciclos naturales, generado por el metabolismo humano-social.

 

El abordaje de Marx y Engels al materialismo y la dialéctica puede por consiguiente ser considerado como intersectando en formas complejas con el desarrollo de la moderna crítica ecológica. El motivo por el que esta historia es tan desconocida puede remontarse a la tendencia del marxismo occidental a descartar todo lo escrito por quienes (aún siendo científicos prominentes) profundizaron en la dialéctica de la naturaleza – salvo quizás como recordatorios de diversos absurdos y capitulaciones (el más notable es el caso Lysenko en la Unión Soviética).[xlii] Aquí nos estamos refiriendo a figuras críticas tan importantes, en el contexto británico, como Levy, Christopher Caudwell, J. D. Bernal, J. B. S. Haldane, Joseph Needham, Lancelot Hogben, y Benjamin Farrington – junto a otros, no marxistas, materialistas y socialistas, como Lankester y Tansley.[xliii] Después veremos una crítica ecológica en desarrollo, que se basa en parte en Marx, emergiendo en la obra de pensadores tales como Howard Odum, Barry Commoner, Richard Levins, Richard Lewontin, y Steven Jay Gould.[xliv] Aunque los pensadores de la Escuela de Frankfurt han hecho notables observaciones sobre la “dominación de la naturaleza” por la “dialéctica de la ilustración”, así como también sobre los efectos ambientales negativos de la tecnología industrial moderna, no fue de allí, sino más bien de las tradiciones más firmemente materialistas y científicas, que surgieron las principales contribuciones socialistas al pensamiento ecológico.[xlv]

 

Hoy estamos avanzando inmensamente en nuestra comprensión crítica de la fractura ecológica. El enfoque metabólico de Marx a la relación naturaleza-sociedad ha sido adoptado ampliamente en el seno del pensamiento ambientalista, aunque pocas veces se incorpora la crítica dialéctica completa de la relación del capital que representaba su propia obra. En las últimas dos décadas se ha desarrollado una tradición investigadora interdisciplinaria sobre el “metabolismo industrial”, centrada en los flujos materiales asociados con las áreas urbanas. Como lo señaló a fines de la década de 1990 Marina Fischer-Kowalski, fundadora del Instituto de Ecología Social en Viena y prestigiosa representante hoy de los análisis de flujos materiales, el metabolismo se ha convertido en “una estrella conceptual en ascenso” en el pensamiento socio-ecológico. “Dentro de los fundamentos de la teoría social del siglo XIX” agregó, “fueron Marx y Engels quienes aplicaron el término ‘metabolismo’ a la sociedad.”[xlvi]

 

En las ciencias sociales cada vez se comprende más a la crisis ecológica global, en materia de la industrialización, como la relación humana-metabólica con la naturaleza, a expensas de los ecosistemas del mundo, que socava las propias bases de la sociedad. Los economistas ecológicos críticos han utilizado el concepto marxiano del “metabolismo social (también se lo denomina en ocasiones “metabolismo socio-ecológico”) para seguir toda la historia de los entrecruzamientos humanos-naturales, junto a las condiciones de inestabilidad ecológica en la actualidad. Esto ha llevado a analizar los modos de producción como “regímenes socio-metabólicos” sucesivos, así como también a exigir una “transición socio-metabólica.”[xlvii] Mientras tanto, una relación más directa con la teoría marxiana de la fractura metabólica con la crítica de la sociedad capitalista ha permitido a otros investigadores en sociología ambiental a explorar en formas incisivas, histórico-empíricas a toda una gama de problemas ecológicos, extendiéndose a cuestiones de intercambio ecológico desigual o del imperialismo ecológico.[xlviii]

 

Por supuesto, gran parte de estas obras tiene sus raíces en el reconocimiento de que el mundo está atravesando “límites planetarios” cruciales definidos a partir de las condiciones de la época del holoceno que impulsaron a la civilización humana. Este enfoque crítico fue utilizado por primera vez por Johan Röckstrom, del Instituto de Resiliencia de Estocolmo, y también por prestigiosos científicos climáticos, como Hansen. Aquí la principal preocupación es lo que podría llamarse la “Gran Fractura” en la relación humana con la naturaleza, debido a que se han atravesado los límites del sistema terrestre, asociados con el cambio climático, la acidificación de los océanos, el agotamiento del ozono, la pérdida de la diversidad biológica (y la extinción de especies), la ruptura de los ciclos del nitrógeno y el fósforo, la pérdida de la capa superior de la tierra, pérdida de fuentes de agua dulce, la utilización de aerosoles, y la contaminación química.[xlix]

 

En el “Día de la Tierra 2003”, la NASA publicó sus primeras mediciones y mapas satelitales del “metabolismo de la tierra”, enfocados en la amplitud con que la vida vegetal sobre la Tierra estaba fijando al carbono a través de la fotosíntesis. Estos datos también están siendo usados para monitorear el crecimiento de los desiertos, los efectos de las sequías, la vulnerabilidad de los bosques, y otras novedades del cambio climático.[l] Por supuesto, la cuestión del metabolismo de la tierra está directamente relacionada con la interacción humana con el medio ambiente. La humanidad ahora consume una porción sustancial de la producción primaria terrestre global neta a través de la fotosíntesis y esa porción está creciendo a niveles insustentables. Mientras tanto, la interrupción del “metabolismo del carbono” mediante la producción humana está afectando radicalmente al metabolismo de la tierra de una manera que, si no se cambia, tendrá efectos catastróficos sobre la vida en el planeta, incluyendo a la propia especie humana.[li]  Así describe James Hansen las consecuencias potenciales de la Gran Fractura en el metabolismo del carbono en particular:

 

 

El panorama que surgirá para la Tierra en algún momento en el futuro distante, si desenterráramos y quemaron cada combustible fósil es de este modo consistente con… una Antártida libre de hielos y un planeta desolado sin habitantes humanos. Aunque las temperaturas en el Himalaya se hayan vuelto seductoras, es dudoso que los muchos permitirían a los pocos ricos apropiarse de este territorio para ellos o que los humanos sobrevivirían al exterminio de la mayoría de las otras especies en el planeta (…) No es una exageración sugerir, basados en la evidencia científica disponible, que el resultado de quemar todos los combustibles fósiles sería que el planeta no solo sería libre de hielos, sino también libre de seres humanos.[lii]

 

Marx y la revolución socio-ecológica

 

Es precisamente aquí, cuando confrontamos la enormidad de la Gran Fractura en el metabolismo de la tierra, que el enfoque de Marx en el metabolismo de la naturaleza y de la sociedad se vuelve más indispensable. Su análisis destacaba la ruptura por la producción capitalista de la “condición natural eterna”, “esquilmando” a la tierra misma.[liii] Pero su análisis era único, en cuanto que apuntaba más allá de las fuerzas de la acumulación y la tecnología (es decir, el proceso de la producción), a la estructura cualitativa, del valor de uso de la economía mercantil: la cuestión de las necesidades humanas y su satisfacción. El valor de uso natural-material del propio trabajo humano, en la teoría de Marx, residía en su verdadera productividad en relación con la satisfacción genuina de las necesidades humanas. En el capitalismo, afirmaba, este potencial creativo estaba tan distorsionado que la fuerza de trabajo era vista como “útil” (desde una perspectiva capitalista del valor de cambio) solo en la medida en que generaba plusvalor para el capitalista.[liv]

 

Sin dudas, Marx no pudo estudiar hasta el final todas las consecuencias de esta distorsión del valor de uso (y de la propia utilidad del trabajo). Aunque planteó la cuestión de la estructura cualitativa del valor de uso de la economía mercantil, en su crítica de la economía política tuvo que dejarla en su mayor parte sin examinar.[lv] En el contexto del capitalismo de mediados del siglo XIX se suponía generalmente que esos valores de uso que se producían – por fuera de la esfera relativamente insignificante de la producción de artículos de lujo – se adaptaban a las necesidades humanas genuinas. Bajo el capital monopolista, que comenzó en el último cuarto del siglo XIX, y con el surgimiento más reciente de la fase del capital financiero monopolista globalizado, todo esto cambió. El sistema exige crecientemente, simplemente para mantenerse bajo condiciones de sobreacumulación crónica, la producción de valores de uso negativos y la no satisfacción de las necesidades humanas.[lvi] Esto implica la alienación absoluta del proceso de trabajo, es decir, de la relación metabólica entre los seres humanos y la naturaleza, convirtiéndola predominantemente en una forma de despilfarro.

 

El primero en reconocer este problema de una manera destacada fue William Morris, que hacía hincapié en el crecimiento del capital monopolista y el despilfarro asociado con la producción masiva de mercancías inútiles y “el esfuerzo inútil” que esto implicaba.[lvii] Morris, había estudiado atentamente El capital – y especialmente el análisis del proceso de trabajo y la ley general de la acumulación – subrayaba más que ningún otro pensador la relación directa entre la producción socialmente despilfarrada y el trabajo socialmente despilfarrado, extrayendo las consecuencias de esto en lo que respecta a la vida y la creatividad humanas y el medio ambiente en sí. En su conferencia de 1894, “improvisada”, Morris afirmó:

 

El otro día oí que Mr. Balfour estaba diciendo que el socialismo era imposible porque bajo el mismo deberíamos producir mucho menos que lo que hacemos ahora. Ahora digo que podríamos producir la mitad o un cuarto de lo que hacemos ahora, y sin embargo ser mucho más ricos, y en consecuencia, mucho más felices, que lo que somos ahora; y que al convertir el trabajo que hacíamos, en la producción de cosas útiles, cosas que todos necesitamos, y que (…) rehusarnos a trabajar en la producción de cosas inútiles, cosas que nadie de nosotros, ni siquiera los tontos quieren (…)

 

Mis amigos, se emplea a muchísimas personas para producir puras molestias, como alambres de púa, cañones de 100 toneladas, carteles publicitarios para deformar los verdes campos a lo largo de las vías ferroviarias, etcétera. Pero aparte de estas molestias, ¿a cuántos más se emplea para hacer mercancías para los ricos, que no tienen utilidad alguna, salvo para que esos ricos “gasten su dinero”, como se le dice? y nuevamente, ¿a cuántos más se emplea para producir sucedáneos miserables para las clases trabajadoras, porque éstas no pueden pagar nada mejor?[lviii]

 

Otros, incluyendo a Thorstein Veblen a comienzos del siglo XX, y a Paul Baran y Paul Sweezy en la década de 1960, desarrollarían más aún la crítica económica del despilfarro y la distorsión de valores de uso en la economía capitalista, señalando al “efecto de interpenetración”, por el cual el empeño por vender penetraba en la propia producción, destruyendo todo reclamo de racionalidad que existía en la última.[lix] Sin embargo, Morris siguió sin ser superado en su énfasis sobre las consecuencias del proceso de intercambio de mercancías capitalista sobre la naturaleza cualitativa del propio proceso de trabajo, convirtiendo lo que ya era una fuerza de trabajo explotada en una fuerza que también era utilizada en un esfuerzo inútil, no creativo, vacío, que ya no servía para satisfacer necesidades sociales, sino para dilapidar recursos y vidas.

 

Es aquí donde la teoría marxiana, y en particular la crítica del capital monopolista, propone una salida de la infinita destructividad creativa del capitalismo. Es a través de la politización de la estructura del valor de uso de la economía, y su relación con el proceso de trabajo y con toda la estructura cualitativa de la economía, que el abordaje dialéctico de Marx en el metabolismo entre la naturaleza y la sociedad asume una forma potente. Los gastos de los Estados Unidos en áreas como la militar, la promoción comercial, la seguridad pública y privada, las autopistas, y los artículos de lujo personales suman miles de billones de dólares por año, mientras gran parte de la humanidad carece de los productos básicos indispensables y de una vida decente, y se  está siendo degradando sistemáticamente a la biosfera.[lx] Esto plantea inevitablemente las cuestiones de las necesidades comunales y los costos ambientales, y sobre todo la necesidad de la planificación, si queremos crear una sociedad de igualdad sustantiva, sustentabilidad ecológica, y libertad en general.

 

Por supuesto, no podemos concebir ninguna transformación de la estructura global de producción de valores de uso, sin la auto-movilización de la humanidad en un proceso revolucionario conjunto, uniendo nuestras múltiples luchas. Las contradicciones ecológicas y económicas combinadas del capital en nuestra época, más todo el legado imperialista, nos dicen que la batalla por esa transición surgirá primero en el Sur global, de lo cual ya hoy tenemos indicios.[lxi] Sin embargo, las condiciones subyacentes son tales que la reconstitución revolucionaria de la sociedad debe ser verdaderamente universal en su alcance y en sus aspiraciones, abarcando al mundo entero y a todos sus pueblos, si la humanidad quiere apartar al mundo del borde de la catástrofe provocada por la implacable destructividad creativa del capitalismo. Finalmente, es una cuestión del metabolismo humano con la naturaleza, que también es una cuestión de la producción humana, y de la propia libertad humana.

 

 

Nota del autor: Este artículo es una versión ampliada y levemente alterada de una ponencia bajo el mismo título, presentada en la Conferencia de Marxismo 2013 en Estocolmo, el 20/10/2013. Ese discurso partía de ideas introducidas en la Conferencia del autor, presentada en el Rosa Luxemburg Stiftung, Berlín, el 28/05/2013.

Nota de la redacción de Herramienta: El artículo ha sido publicado en Monthly Review, Vol. 65, Nro. 7, diciembre de 2013, y agradecemos al autor, actual director de Monthly Review, por haberlo cedido gentilmente para su traducción y publicación en Herramienta. Traducción de Francisco T. Sobrino.

 

[i] Jason W. Moore, “Transcending the Metabolic Rift”. En: Journal of Peasant Studies 38, N° 1 (enero 2011): 1-2, 8, 11; Mindi Schneider y Philip M. McMichael, “Deepening, and Repairing, the Metabolic Rift”. En: Journal of Peasant Studies 37, N° 3 (julio 2010): 478-482; Alexander M. Stoner, “Sociobiophysicality and the Necessity of Critical Theory”. En: Critical Sociology, versión online (19/03/2013): pp. 6-7. 

[ii] Schneider y McMichael, ob. cit., 481-482. Ver también Maarten de Kadt y Salvatore Engel-Di Mauro, “Failed Promise”. En: Capitalism, Nature, Socialism 12, N° 2 (2001): 50-56.

[iii] Georg Lukács, Historia y consciencia de clase. Trad. de Manuel sacristán. México: Grijalbo. 1969, p. 5.

[iv] Al término “marxismo occidental” lo introdujo primero Maurice Merleau-Ponty en Las aventuras de la dialéctica (Buenos Aires: Leviatán, 1957), quien consideraba que derivaba de la obra de Lukács (Historia y consciencia de clase), Karl Korsch, la Escuela de Frankfurt, y Antonio Gramsci, y se extendió a la mayoría de los filósofos marxistas occidentales. Se inspiraba principalmente en el rechazo de lo que se consideraban influencias positivistas en el marxismo, y en particular el concepto de la dialéctica de la naturaleza. Ver Russell, Jacoby, “Marxismo Occidental”. En: Tom Bottomore (ed.), A Dictionary of Marxist Thought. Oxford: Blackwell. 1983, pp. 523-26.

[v] Para una importante defensa de Engels a este respecto, ver Stanley, John, Mainlining Marx (New Brunswick, NJ: Transaction Publishers), pp. 1-61. En la dedicatoria de su libro más importante, The Dialectical Biologist, Levins y Lewontin escribieron: “A Frederick Engels, quien generalmente se equivocaba,  pero tuvo razón donde de verdad importaba.” Richard Levins y Richard Lewontin, The Dialectical Biologist, (Cambridge, MA: Harvard University Press, 1985).

[vi] Colletti, L., Marxism and Hegel. Londres: Verso, 1973, pp. 191-93; Jacoby, “Western Marxism”, p. 524. Ver también Merleau-Ponty, Aventuras de la dialéctica, 37; Jean-Paul Sartre, Critique of Dialectical Reason, Vol. 1. London: Verso, 2004, p. 32; Herbert Marcuse, Razón y revolución. Madrid: Alianza, 1972, p. 314; Alfred Schmidt, The Concept of Nature in Marx. Londres: New Left Books, 1971, pp. 59-61; Steven Vogel, Against Nature. Albany: State University of New York Press, 1996, pp. 14-19.

[vii] Gramsci sostuvo explícitamente que un rechazo completo de la dialéctica de la naturaleza conduciría al “idealismo” o “dualismo” y a la destrucción de una perspectiva materialista, expresándolo en una discusión sobre Historia y consciencia de clase de Lukács. Antonio Gramsci, Selections from the Prison Notebooks. Londres: Merlin Press. 1971, p. 448. Para una aguda crítica del marxismo filosófico occidental por su alejamiento del materialismo y de toda otra consideración de las condiciones naturales, ver Sebastián Timpanaro, On Materialism. Londres: Verso. 1975. 

[viii] Lukács, Historia y consciencia de clase, ob. cit. p. 231.

[ix] Ibíd., p. XVIII-XIX.

[x] Lukács, Conversations with Lukács. Cambridge, MA: MIT Press. 1974, p. 43. En el mismo párrafo, Lukács agregó la siguiente aclaración sobre el aspecto social: “Puesto que el metabolismo entre la sociedad y la naturaleza también es un proceso social, siempre es posible para los conceptos obtenidos de él, reaccionar sobre la lucha de clases en la historia”.

[xi] Schmidt, The Concept of Nature in Marx, ob. cit., pp. 78-79.

[xii] Georg Lukács, A Defence of “History and Class Consciousness”: Tailism and the Dialectic. Londres: Verso. 2003, pp. 96, 106, 113-14, 130-31. El Lukács tardío reconoció, como Marx, que el materialismo más contemplativo, asociado con Epicuro, Bacon, Feuerbach, y la ciencia moderna pudieron generar descubrimientos genuinos  en la ciencia a través de procesos de percepción sensorial y abstracción racional, particularmente cuando eran acompañados (como había subrayado Engels) por la experimentación. Sin embargo, en última instancia, todo esto estaba relacionado con el desarrollo de las relaciones de producción, que transformaron constantemente la interacción metabólica humana con la naturaleza así como también las relaciones sociales. Ver Lukács, Historia y consciencia de clase, op. cit., p. xix-xx, y A Defence of “History and Class Consciousness”, pp. 130-32; John Bellamy Foster, Brett Clark, y Richard York, The Ecological Rift. Nueva York: Monthly Review Press. 2010, pp. 229-31. Nota: mi interpretación de conjunto de la dialéctica de Lukács ha cambiado un poco desde que se escribió el ensayo citado.

[xiii] István Mészáros, Marx’s Theory of Alienation. Londres: Merlin Press. 1970, pp. 99-119, 162-65, 195-200, y Más allá del capital. Caracas: Vadell Hnos. 1999, pp. 194-103, 1012-1037. Mészáros usaba la “I” para indicar “industria” en lugar que “producción” en La teoría de la alienación de Marx, cuando describe a la estructura conceptual de Marx, para evitar confundirla con “P” por propiedad. Pero “industria” obviamente significa “producción”.

[xiv] Marx, Karl, El capital, 3 vv. Trad. de W. Roces. México: Siglo XXI. 1983, p. 1034.

[xv] Ver John Bellamy Foster, Marx’s Ecology. New York: Monthly Review Press. 2000, pp. 149-54.

[xvi] Liebig, citado en K. William Kapp, The Social Costs of Private Enterprise. New York: Shocken Books. 1971, p. 35.

[xvii] Marx, K.; Engels, F., Collected Works, vol. 42. Nueva York: International Publishers. 1975, p. 227.

[xviii] Foster, Marx’s Ecology. Op. cit., pp. 155-62.

[xix] Marx, K., El capital. vol. 1. México: Siglo XXI. 1983, pp. 611-13.

[xx] Marx, K., El capital. op. cit.  p. 879; Brett Clark and John Bellamy Foster, “Guano, the Global Metabolic Rift and the Fertilizer Trade”. En: Alf Homborg, Brett Clark, and Kenneth Hermele (eds.), Ecology and Power. Londres: Routledge. 2012, pp. 68-82.

[xxi] Marx, K., El capital, vol. 3, p. 1044.

[xxii] Ver Ryan Wishart, “The Metabolic Rift: A Selected Bibliography”, 16 de octubre de 2013, http://monthlyreview.ort/commentary/metabolic-rift; Foster, Clark, and York, the Ecological Rift; Paul Burkett, Marxism and Ecological Economics. Boston: Brill. 2006.

[xxiii] Moore, “Transcending the Metabolic Rift”, 1-2, 8, 11.

[xxiv] Stoner, “Sociobiophysicality and the Necessity of Critical Theory”, 7. Debemos señalar que Stoner dirige sus críticas sobre la fractura metabólica por su “no-reflexividad”, al autor de este artículo, en lugar de criticar directamente a Marx. Y se basa  en este argumento: “Debemos ser cuidadosos al atribuir la teoría de la fractura metabólica a Marx, pues él no uso esta terminología, y no pretendía desarrollar una teoría basada en dicha terminología.” Sin embargo, Stoner no da ninguna explicación (salvo una capciosa referencia a Adorno) sobre por qué piensa que realmente no existen, o que le han sido atribuidas falsamente, todas las afirmaciones de Marx sobre el metabolismo de la naturaleza y la sociedad y la fractura en el metabolismo socio-ecológico (desde los Grundrisse en 1857-1858 hasta las Notas sobre Adolph Wagner en 1879-1880).

[xxv] Schneider and McMichael, “Deepening, and Repairing, the Metabolic Rift,” op. cit., pp. 478-82. Estos autores argumentan que la fractura en el metabolismo entre la naturaleza y la sociedad genera  una “fractura epistémica” en la que se separan en el pensamiento a la naturaleza y la sociedad, creando diversos dualismos que se alejan de una perspectiva dialéctica. Curiosamente, convierten este análisis en una crítica parcial de la misma teoría de Marx. En su análisis del valor, sugieren, Marx continuamente “se arriesga a representar unilateralmente la relación entre sociedad y naturaleza”, cayendo a veces él mismo  presa de ese dualismo metodológico, pues “la abstracción del valor y de la naturaleza resta importancia a las relaciones ecológicas en la teoría del capital”. Los autores no reconocen aquí que Marx al tratar las relaciones de valor estaba realizando la crítica de la estructura del valor del capital en sí. En su concepción, el capital no basa sus abstracciones del valor en relaciones ecológicas, y esto es inherente en su carácter de un modo de producción alienado. Marx lo explica distinguiendo claramente  al valor, bajo el capitalismo, de la riqueza, pues esta última, en contraposición al primero,tenía su fuente en el trabajo y la tierra. Ver Marx, K., Crítica del programa de Gotha. Buenos Aires: Anteo. 1973, p. 22.

[xxvi] Marx, K.; Engels, F., Collected Works, vol. 30, pp. 54-66.

[xxvii] Por supuesto, se necesita integrar ese análisis con la crítica basada en la teoría del valor de Marx. Esto lo ha logrado, entendemos, Paul Burkett, en su libro Marx and Nature (Nueva York: St. Martin’s Press, 1999).

[xxviii] La sociedad, dado que es producida materialmente, también es objetiva –una manifestación histórica del metabolismo entre la naturaleza y la humanidad. Ver Lukács, A defence of “History and Class Consciousness”. Op. cit. pp. 100-1, 115.

[xxix] Sobre el rol del “aislamiento” como la clave para la abstracción en un enfoque dialéctico de la ciencia y el conocimiento, ver Hyman Levy, The Universe of Science. Nueva York: Century Company. 1933, pp. 31-81, y A Philosophy for a Modern Man. Nueva York: Alfred A. Knopf. 1938, pp. 30-36; Bertell Ollman, Dialectical Investigations. Nueva York: Routledge. 1993, pp.  24-27; Paul Paolucci, Marx’s Scientific Dialectics. Chicago: Haymarket Books. 2007, pp. 118-23, 136-42; y Richard Lewontin y Richard Levins, Biology Under the Influence. Nueva York: Monthly Review Press. 2007, pp. 149-66.

[xxx] Ver István Mészáros, Lukács’ Concept of Dialectic. Londres: Merlin Press. 1972, pp. 61-91.

[xxxi] David Harvey, “History versus Theory: A Commentary on Marx’s Method in Capital”. En:  Historical Materialism 20, Nro. 2 (2012): pp. 12-14, 36.

[xxxii]Marx, K.; Engels, F., MEGA IV, 26. Berlín: Akademie Verlag. 2011, pp. 214-19. Ver también Joseph Beete Jukes, The Student’s Manual of Geology. Edinburgo: Adam and Charles Black. 1872, pp. 476-512; James Hansen, Storms of My Grandchildren. New York: Bloomsbury. 2009, pp. 146-47.

[xxxiii] Michael Hulme, “On the Origin of ‘The Greenhouse Effect’: John Tyndall’s 1859 Interrogation of Nature”, Weather 64, Nro. 5 (mayo 2009), pp. 121-23; Daniel Yergin, The Quest. Nueva York: Penguin. 2011, pp. 425-28; Friedrich Lessner, “Before 1848 and After”. En: Institute for Marxism-Leninism (ed.), Reminiscences of Marx and Engels. Moscú: Foreign Languages Publishing House, n. d.), p. 161; Y. M. Uranovsky, “Marxism and Natural Science”. En: Nicolai Bujarin et al, Marxism and Modern Thought. Nueva York: Harcourt, Brace and Co. 1935, p. 140; Spencer R. Weart, The Discovery of Global Warming. Cambridge, MA: Harvard University Press. 2003, pp. 3-4; W. O. Henderson, The Life of Friedrich Engels, Tomo I. Londres: Frank Cass. 1976, p. 262.

[xxxiv] Es interesante señalar al respecto que el amigo de Marx, Lankester, iría a emerger como el crítico del siglo XX más virulento de la catastrófica destrucción humana de las especies,  por todo el mundo, particularmente en su ensayo “The Effacement of Nature by Man”. Ver E. Ray Lankester, Science From an Easy Chair (Nueva York: Henry Holt, 1913), 373-79.

[xxxv] Schneider and McMichael, “Deepening, and Repairing, the Metabolic Rift”, 481-82. Otros han sido aún más críticos, afirmando que el análisis de Marx no puede ser considerado ecológico, porque él no usó la palabra “ecología” (acuñada por Haeckel en 1866 pero no era usada en general durante la vida de Marx y de Engels; de acuerdo al Oxford English Dictionary, la primera referencia al término en inglés, aparte de las traducciones de la obra de Haeckel, fue en 1893), y debido a que él (Marx) no pudo haber conocido “el desarrollo de las ciencias químicas, que produjeron PCB, CFC, y DDT.” De Kadt and Engel Di-Mauro, “Failed Promise”, 52-54.

[xxxvi] Las nociones del sistema tierra sobre los ciclos bio-geo-químicos y de la biosfera tuvieron sus orígenes en la obra de los científicos soviéticos V. I. Vernadsky en la década de 1920 y reflejaron el extraordinario desarrollo de la ecología dialéctica en la URSS en el período previo a las purgas, dirigidas contra los ecologistas, en particular en la década de 1930. Ver Foster, Marx’s Ecology, 240-44.

[xxxvii] Ver “Aecology”. En: Oxford English Dictionary, T. 2. Oxford: Oxford University Press. 1971, 1975; “Ecology”. En: Oxford English Dictionary Online; Ernst Haeckel, The History of Creation, T. 2, traducido, supervisado y revisado por E. Ray Lankester. Nueva York: D. Appleton and Co., 1880, pp. 287-387; Arthur G. Tansley, “The Use and Abuse of Vegetational Concepts Terms” En: Ecology 16 (1935), pp. 284-307; Foster, Clark and York, The Ecological Rift, pp. 324-34; Peter Ayres, Shaping Ecology: The Life of Arthur Tansley. Oxford:  John Wiley and Sons. 2012, pp. 42-44.

[xxxviii] Eugene P. Odum, “The Strategy of Ecosystem Development”. En: Science 164 (1969): pp. 262-70; Frank Benjamin Golley, A History of the Ecosystem Concept in Ecology. New Haven: Yale University Press. 1993, p. 70; Howard T. Odum and David Scienceman, “An Energy Systems View of Marx’s concepts of Production and Labor Value” En: Emergy Synthesis 3: Theory and Applications of the Emergy Methodology, Proceedings from the Third Biennial Emergy Conference. Gainesville: Florida, enero 2004. Gainesville, FL: Center for environmental Policy. 2005, pp. 17-43; Howard T. Odum, Environment, Power, and Society. Nueva York: Columbia University. 2007, pp. 303, 276; John Bellamy Foster and Hannah Holleman, “A Theory of Unequal Ecological Exchange: A Marx-Odum Dialectic”, de próxima aparición, Journal of Peasant Studies (2004).

[xxxix] Debemos esta descripción del punto de vista de la moderna ciencia de la tierra y los efectos del cambio del metabolismo humano sobre el ciclo de los nutrientes a Fred Magdoff. Ver Fred Magdoff y Harold Van Es, Better Soils for Better Crops. Waldford, MD: Sustainable Agricultural Research and Education Program, 2009.

[xl] Engels, F., On Marx’s Capital. Moscú: Progress Publishers. 1956, p. 95.

[xli] Engels, F., The Housing Question (Moscú: Progress Publishers. 1975, p. 92.

[xlii] Para una razonada explicación  de la controversia Lysenko, ver Levins y Lewontin, The Dialectical Biologist, pp. 163-96.

[xliii] Ver John Bellamy Foster, “Marx’s Ecology and its Historical Significance”. En: Michael R. Redclift and Graham Woodgate (eds.), International Handbook of Environmental Sociology, 2nda. ed. Northamption, MA: Edward Elgar. 2010, pp. 106-20.

[xliv] Ver Barry Commoner, The Poverty of Power. Nueva York: Bantam. 1976, pp. 236-44; Levins and Lewontin, The Dialectical Biologist, y Biology Under the Influence;  Richard York and Brett Clark, The Science and Humanism of Stephen Jay Gould. Nueva York: Monthly Review Press. 2011.

[xlv] Cabe señalar que en su artículo de 1932, “The Method and Function of an Analytic Social Psychology”,  que jugó un papel formativo tan crucial en el desarrollo de la Escuela de Frankfurt, Fromm hizo hincapié en la necesidad de tratar con la dialéctica naturaleza-sociedad y apuntaba a la importancia del libro de Nicolai Bujarin, El materialismo histórico, diciendo que el mismo “subraya con claridad al factor natural”. Fromm sólo pudo haberse referido a la utilización por Bujarin en este libro del concepto del metabolismo en Marx. (Fromm, E., The Crisis of Psychoanalysis. Greenwich, CT: Fawcett Publications. 1970, pp. 153-54). Sin embargo, la Escuela de Frankfurt no siguió este camino, que habría exigido una reconsideración radical del todo, una cuestión difícil de la dialéctica de la naturaleza. En consecuencia, pensadores como Fromm, Horkheimer, Adorno, y Marcuse iban posteriormente a hacer diversas observaciones amplias, críticas y filosóficas sobre la dominación de la naturaleza, que demasiado a menudo carecían de puntos de referencias substantivos y materialistas con respecto al análisis del ecosistema, la ciencia ecológica, y las mismas crisis ecológicas. Aunque el aparato crítico que podían emplear les permitía percibir el conflicto general entre la sociedad capitalista y el medio ambiente, la separación que había sucedido entre el marxismo occidental y la ciencia natural impidió un desarrollo ulterior en un terreno que exigía un  naturalismo/realismo crítico o dialéctico y el reconocimiento de la propia dinámica de la naturaleza. Sobre este problema general, ver Roy Bhaskhar, The Possibility of Naturalism. Atlantic Highlands, NJ: Humanities Press, pp. 1979.Sobre el limitado reconocimiento por Adorno de la importancia del concepto del metabolismo social en Marx ver Deborah Cook, Adorno on Nature. Durham, UK: Acumen. 2011, pp. 24-26, 103-4.

[xlvi] Marina Fischer-Kowalski, “Society’s Metabolism”. En: Michael Redclift and Graham Woodgate, (eds.), International Handbook of Environmental Sociology. Northampton, MA: Edward Elgar. 1997, pp. 122.

[xlvii] Helmut Haberl, Marina Fischer-Kowalski, Fridolin Krausmann, Joan Martinez-Alier, and Verena Winiwarter, “A Socio-Metabolic Transition Towards Sustainability?: Challenges for Another Great Transformation”. En: Sustainable Development 19 (2011), pp. 1-14. Los autores de este artículo evitan atribuir el origen del concepto de “metabolismo social” a Marx, y prefieren citar a R. U. Ayres y U. E. Simonis como el primer ejemplo del uso del concepto debido a que estos dos autores utilizaron de la categoría de “metabolismo industrial” en un libro editado en 1994. No obstante, Fischer-Kowalski y Martínez-Alier habían dicho claramente en sus anteriores textos que el concepto del “metabolismo social” tuvo su origen en Marx. Esta omisión puede deberse a que en este artículo se trata de no cuestionar también al capitalismo, y simplemente remontar el problema ecológico contemporáneo a la “sociedad industrial”, contradiciendo así en ese aspecto a obras anteriores, escritas al menos por algunos de estos mismos autores.

[xlviii] Wishart, “Metabolic Rift: A Selected Bibliography”. Op.cit.

[xlix] Johan Rockström, et al., “A Safe Operating Space for Humanity”. En: Nature 461 (24 de septiembre de 2009): 472-75; Foster, Clark, ands York, The Ecological Rift, op. cit., pp. 13-18.

[l] “NASA Satellite Measures Earth´s Carbon Metabolism,” 22 de abril, 2003, NASA Earth Observatory, http://earthobservatory.nasa.gov.

[li] J. G. Canadell, et al., “Carbon Metabolism of the Terrestrial Biosphere”. En: Ecosystems (2000) 3, pp. 115-30.

[lii] James Hansen, “An Old Story But Useful Lessons,” 26 de septiembre de 2013, http://columbia .edu/-jeh1/.

[liii] Marx, K., El capital, vol. 1, pp. 638.

[liv] “El verdadero trabajo”, escribió Marx, “es actividad determinada, dirigida a la creación de un valor de uso, a la apropiación de material natural de una manera que corresponde a necesidades particulares.” Marx and Engels, Collected Works, vol. 30, pp. 55. Obviamente, cuanto más alienado es el proceso de trabajo y de este modo enajenado de esas condiciones naturales y sociales esenciales, más toma una forma artificial, e irreal.

[lv] Esto no significa decir que Marx ignoraba completamente el problema de los valores de uso específicamente capitalistas y el trabajo despilfarrado asociado con los mismos. Sobre esto ver John Bellamy Foster, “James Hansen and the Climate Change Exit Strategy”. En: Monthly Review 64, no. 9 (febrero 2013), p. 14.

[lvi] Sobre el papel de los valores de uso específicamente capitalistas en la fase que atraviesa hoy el capital monopolista financiero, ver John Bellamy Foster, “The Epochal Crisis”. En: Monthly Review 65, no. 5 (octubre 2013), pp. 1-12.

[lvii] Ver William Morris, William Morris: Artist, Writer, Socialist, vol. 2. Cambridge: Cambridge University Press. 1936, pp. 469-82, y Collected Works, vol. 23. Nueva York: Longham Green. 1915, pp. 98-120, 238-54. La posición de Morris aquí estaba estrechamente relacionada con el tono ecológico general de su socialismo, evidente en su novela utópica de 1890, News From Nowhere. Ver también Harry Magdoff, “The Meaning of Work,” Monthly Review 34, No. 5 (octubre 1982), pp. 1-15. 

[lviii] Morris, William Morris: Artist, Writer, Socialist. Op. cit., p.479.

[lix] Thorstein Veblen, Absentee Ownership and Business Enterprise in Recent Times. Nueva York: Augustus M. Kelley. 1923; Paul A. Baran and Paul M. Sweezy, El capital monopolista. Buenos Aires: Siglo XXI. 1969, y  “The Last Letters”, Monthly Review 64, No. 3 (Julio-Agosto 2012), pp. 68, 73.

[lx] John Bellamy Foster, Hannah Holleman, and Robert W. McChesney, “The U. S. Imperial Triangle and Military Spending”. En: Monthly Review 60, no. 5 (octubre 2008), p.  10; “U. S. Marketing Spending Exceeded $ 1 Trillion in 2005”. En: Metrics 2.0, 26 de enero de 2006, http://metrics2.com; U. S. Bureau of Economic Analysis, national Income and Product Accounts, “Government Consumption Expenditures and Investment by Function”, Table 3.15.5, http://bea.gov; “U. S. Remains World’s Largest Luxury Goods Market in 2012”, Modern Wearing, 22 de octubre de 2012, http://modernwearing.com; “Groundbreaking Study Finds U. S. Security Industry to be $ 350 Billion Industry”, ASIS Online, 12 de Agosto de 2013, http://asisonline.org.

[lxi] Sobre esto, ver Foster, “James Hansen and the Climate-Change Exit Strategy”. Op. cit., pp. 16-18, y “The Epochal Crisis”. Op. cit., pp. 9-10.

VER: http://www.herramienta.com.ar/herramienta-web-15/marx-y-la-fractura-en-el-metabolismo-universal-de-la-naturaleza

 

Director de la EPA del gobierno de Trump es increpado por ciudadanas en un restaurant por corrupto

 

Washington, EEUU, viernes 6 de julio de 2018, Univisión.- El incómodo momento que vivió este funcionario del gobierno de Trump en un restaurante. El jefe de la agencia ambiental, Scott Pruitt, cuestionado por presuntos usos indebidos del dinero público y por impulsar políticas en detrimento del medio ambiente, fue increpado en público sumándose a la lista de miembros de la administración acosados.

 

Scott Pruitt, se suma a la lista de funcionarios del gobierno de Trump en ser acosados en público. La lista de funcionarios del gobierno de Donald Trump que no pueden terminar su comida tranquilos en un restaurante se sigue alargando. El último en sumarse a la lista es el administrador de la Agencia de Protección Ambiental (EPA), Scott Pruitt, quien fue confrontado por una madre con un niño en brazos en un restaurante en Washington DC.

 

Kristin Mink, la maestra de 33 años protagonista de este nuevo repudio público a un funcionario del gobierno, publicó el video en Facebook en donde se la ve acercarse hasta la mesa en donde Pruitt comía este lunes, en el restaurante Teaism.

 

Mink tenía a su hijo de 2 años con ella y, diciéndole a Pruitt que su hijo "ama a los animales el agua limpia", le pidió que renunciara.

 

"Este es mi hijo. Él ama a los animales. Él ama el aire limpio. Él ama el agua limpia. Mientras tanto usted está reduciendo los estándares de combustible para autos y camiones en beneficio de las grandes corporaciones", le dijo a Pruitt.

 

"(Usted ha estado) pagando 50 dólares la noche para quedarse en un condominio que está conectado a una empresa de cabildeo de energía mientras aprueban la extensión de sus ductos", continuó increpándolo la mujer. "Lo exhortaría a que renuncie antes de que sus escándalos te empujen".

 

Mink hace referencia a algunos de los escándalos que rodean al jefe de la EPA, incluido uno vinculado a una empresa de energía a las que Pruitt debería regular. Según reportes, en marzo, EPA firmó el plan de expansión de ductos de una compañía canadiense de energía al tiempo que Pruitt alquilaba un condominio vinculado a la empresa de cabildeo de Washington de esa misma compañía. Tanto el EPA como la firma de cabildeo disputan dicho alegato.

 

Pruitt también es cuestionado por ecologistas y grupos de defensa de la salud pública por impulsar una serie de normas que menoscaban regulaciones que el gobierno de Barack Obama impuso para proteger la calidad del agua, el aire y luchar contra el cambio climático.

 

Además, reportes recientes indicaron entre otras cosas que Pruitt ha pedido a su asistente que realice recados personales; se habría gastado tres millones de dólares de dinero estatal en seguridad, tres veces más que su predecesor; trató de usar su posición de poder para facilitarle un negocio a su esposa, y se ha gastado más de 5,000 en vuelos de primera clase.

 

"El director de la EPA, Scott Pruitt, estaba a tres mesas de distancia mientras almorzaba con mi hijo. Tuve que decir algo. Este hombre está dañando directa y significativamente la salud y el futuro de mi hijo, y de cada uno de los niños, con la decisión de retrotraer las regulaciones ambientales en beneficio de grandes corporaciones, mientras usa el dinero de los contribuyentes para financiar un estilo de vida lujoso. Es corrupto, es mentiroso, es un negacionista del cambio climático y, como servidor público, no debería poder salir en público sin escuchar a los ciudadanos a los que está lastimando", escribió Mink en la red social.

 

Este repudio público a Pruitt se suma a los que ya ocurrieron anteriormente con miembros del gobierno de Trump.

 

A la secretaria de prensa de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, se negaron a atenderla en un restaurante, mientras que a la secretaria de Seguridad Nacional, Kirstjen Nielsen, la abuchearon y le gritaron "¡vergüenza!" en un restaurante.

 

También el consejero del presidente Trump y uno de los arquitectos de la 'tolerancia cero' en inmigración, Stephen Miller, también fue acosado en un restaurante mexicano en Washington DC en los últimos días, en donde le gritaron 'fascista', según indicaron reportes. VER: https://www.univision.com/noticias/politica/le-pido-que-renuncie-el-incomodo-momento-de-este-funcionario-del-gobierno-de-trump-en-un-restaurante

 

……………………………………………………..

Se autoriza la copia, distribución y uso de los contenidos publicados en el BOLETÍN GAL, siempre y cuando no se utilicen con fines comerciales, se reconozca la autoría y se identifique explícitamente a la fuente. Las opiniones vertidas por otras fuentes, visitantes o colaboradores en esta publicación no necesariamente reflejan los puntos de vista del BOLETÍN GAL. Esta publicación no es spam y se envía bajo los Artículos 2 y 4 de la Ley 19.628 de la República de Chile y de acuerdo a la nueva Ley del Consumidor Nº 19.496 y su modificación Nº 19.955 del 2004, en su Artículo 28b, donde regula el envío de correos electrónicos ("Toda comunicación promocional o publicitaria enviada por correo electrónico deberá indicar la materia o asunto sobre el que versa, la identidad del remitente y contener una dirección válida a la que el destinatario solicite la suspensión de los envíos"). Si usted desea ser removid@ de nuestro directorio en forma temporal o definitiva, por favor responda a este e-mail indicando "Remover" en el Asunto (subject)

 

 

 

05/07/2018 19:03 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema

Comentarios » Ir a formulario



No hay comentarios

Añadir un comentario



No será mostrado.





Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris