Facebook Twitter Google +1     Admin

Municipios convocan a diálogo y generación de propuestas sobre Bolsas Plásticas

Santiago, lunes 4 de mayo de 2015, por Luis Alberto Gallegos, editorial Boletín GAL.-  Este pasado martes 28 de abril la Asociación Chilena de Municipalidades (ACHM) tuvo el honor de recibir en su sede a distinguidos y distinguidas representantes del rubro que hoy es un tema vigente y candente en materia del medio ambiente, como lo es la nueva normativa sobre las bolsas plásticas en Chile.

 

Estuvieron presentes: Alfonso Soler, del Departamento de Estudios y Proyectos de EMERES; Gerardo Bascuñán, Asesor Legislativo de la Senadora Carolina Goic; Lorena Calderón, representante de la empresa alemana RIGK; Mariela Formas, Gerente General y Mónica Reyne, Gerente Técnico de ASIPLA; Maritza Rojas, Encargada Oficina de Residuos y Ximena González, Profesional del Área de Residuos del Ministerio del Medio Ambiente; y Rodrigo López, Director Ejecutivo de la ONG Yo Reciclo.

 

Por parte de la Comisión de Medio Ambiente de la ACHM estuvieron presentes el Alcalde Rodrigo Sánchez, presidente de la Comisión; Hugo Ilabaca, asesor; Alejandro Salinas, asesor; Luis Gallegos, secretario técnico; Malik Mograby y Alejandra Urrutia, asesores jurídicos de la ACHM.

 

Este conversatorio-taller convocado por el alcalde Rodrigo Sánchez, de la municipalidad de La Ligua y Presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la ACHM, tuvo por objeto tener un nuevo acercamiento, diálogo y diseño de propuestas acerca de un tema que las municipalidades del Sur de nuestro país, como Pucón, Punta Arenas y otros 11 gobiernos locales, han instalado en el debate nacional, ambiental, parlamentario y municipal de Chile.

 

Una de las primeras presentaciones por parte de Mariela Formas, de ASIPLA, apuntó en el sentido de dar énfasis al reciclaje de las bolsas plásticas. En este sentido, se propuso que no habría que prohibir las bolsas plásticas, sino más bien generar cambios de hábitos y fomentar el reciclaje.

 

Asimismo, en esta misma presentación se señaló que en la ciudadanía existe una falsa sensación de gratuidad, uso de bolsas de mala calidad, una carencia de información  y una falta de políticas públicas en este tema. Se añadió que, según estudios, el 77% de la población chilena no sabe que los plásticos se pueden reciclar.

 

En esta misma línea, Rodrigo López, Director Ejecutivo de la ONG Yo Reciclo, insistió en la necesidad de fomentar el reciclaje y de modificar las conductas y hábitos de la ciudadanía, de modo que incorpore una nueva manera sustentable de tratar los residuos sólidos, tanto orgánicos como los no orgánicos.

 

De otro lado, Ximena González, del Ministerio del Medio Ambiente, planteó la necesidad de promover un consumo más responsable de las bolsas plásticas, establecer una información transparente y efectiva a la comunidad, con la distinción entre bolsas biodegradables, bolsas reutilizables, bolsas compostables y eliminar o prohibir las bolsas que no cumplan con ciertos estándares. González señaló, asimismo, que el Ministerio está trabajando en establecer Normas Base para las bolsas plásticas reutilizables con el objetivo de establecer características para bolsas plásticas de Polietileno (PE) reutilizables (Volumen, espesor, requisitos mecánicos e idoneidad para el uso);  y generar procesos en dos años para normar regulación sobre bolsas plásticas.

 

A su turno, la empresa RIGK, mediante su representante Lorena Calderón, informó que su institución está elaborando un proyecto con los objetivos de definir el mercado de las bolsas plásticas en Chile; evaluar todas las vías y los aspectos respecto de la distribución y uso de las bolsas plásticas; considerar alternativas para transportar las bolsas plásticas sobre una base objetiva y neutral; y conducir un Proyecto Piloto. En este último punto indicó que el programado proyecto piloto se implementará en la zona de La Ligua. Para culminar, planteó algunas interrogantes: ¿qué puntos o temas se deben incluir desde el punto de vista de ACHM? ¿Cuáles serían las preguntas más importantes para las municipalidades en este contexto?

 

Por parte de Gerardo Bascuñán, abogado y asesor legislativo de la Senadora Carolina Goic -quién se excusó por estar en su distrito-, hizo un brillante resumen del estado legislativo del proyecto sobre bolsas plásticas y de los desafíos que a los diversos actores les corresponden en las próximas semanas.

 

Finalmente, la Comisión de Medio Ambiente de la ACHM propuso la necesidad de crear una instancia técnica a modo de un observatorio y monitoreo de este proceso con apoyo de la academia, organizaciones ambientales, instancias del Estado vinculadas a este tema, organismos ambientales municipales y la ACHM, y empresas vinculadas al rubro, a fin que preparemos y diseñemos estrategias, normativas, estudios y propuestas para viabilizar la eliminación definitiva de las bolsas plásticas en Chile.

 

Asimismo, la ACHM remarcó la posibilidad de apoyar la constitución de una Comisión Municipal con los gobiernos locales que han avanzado en sus normativas sobre este tema y otros que lo deseen, que coordine con la Comisión de Zonas Extremas del Senado sobre el proyecto en trámite legislativo; con el Ministerio del Medio Ambiente sobre contenidos y recursos para campañas culturales y de hábitos sobre las bolsas plásticas; con la Contraloría a fin de precisar los alcances de su dictamen sobre este tema y otras materias relacionadas; con el objeto de coordinar campañas ambientales nacionales sobre esta materia.

 

Las exposiciones en PPT que se presentaron en este evento están disponibles solicitándolas a luisalbertogmz@gmail.com Asimismo, en breve conoceremos una detallada minuta de todas las presentaciones, opiniones y propuestas expuestas en este evento.

03/05/2015 17:10 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Desastre climático del Norte: Los desafíos socio-ambientales, locales y globales que nos plantea

Santiago, martes 31 de marzo de 2015, por Luis Gallegos, editorial de Boletín GAL.- Según las informaciones oficiales, los desastres de las tormentas en el Norte ya suman muchos muertos y desaparecidos. Aparte de los miles de damnificados y de los millones de pesos de daños producidos por el desastre climático, es incalculable el dolor humano que este tipo de tragedias produce en nuestra gente. Nuestra profunda solidaridad con todos y todas ellas.

 

Lo primero que surge al sentido común de todos nosotros es quién es el responsable de todo este drama. Y, por supuesto, también quién reparará todo el daño producido en los bienes materiales y productivos y, sobre todo, en el alma y el mundo social de nuestras comunidades afectadas.

 

Claro, lo primero que surge a nuestro imaginario colectivo es que la naturaleza nuevamente nos eligió. O, también, que las autoridades y la clase política no se dieron tiempo para prever o tomar las medidas oportunas.

 

La verdad de fondo

 

Todo ello puede ser cierto, pero no es toda la verdad del fondo de toda esta tragedia. Y no lo es simplemente porque uno de los mayores riesgos que está ahora y para las décadas siguientes en nuestro entorno, es el cambio climático. Chile es uno de los países vulnerables a este fenómeno, y cumple con siete de las nueve vulnerabilidades que los científicos del IPCC de la ONU, han anunciado.

 

El calentamiento global es el desastre producido por el capitalismo, desde la revolución industrial de 1850 en adelante, que está a la base de las tragedias climáticas que hoy estamos viviendo en Chile y en el  Mundo.

 

Y este fenómeno generado por las grandes empresas capitalistas y las grandes potencias mundiales, nos afecta alterando nuestros climas locales, desestabilizando nuestros entornos ambientales y afectando la regulación de los factores de la naturaleza y la atmósfera.

 

Si queremos encontrar responsables del dolor que hoy Chile padece por estos desastres, entonces hablemos de las enormes empresas mundiales que se resisten a reducir sus emisiones de dióxido de carbono, y de las grandes potencias desarrolladas que se niegan a suscribir y comprometerse a acuerdos de mitigación y adaptación al cambio climático.

 

No son nuestros alcaldes, intendentes y gobiernos los responsables de estas tragedias. Son los grandes decidores de las políticas mundiales sobre el medio ambiente y el cambio climático, los que se aferran a un sistema de gobierno global que mantiene un sistema capitalista y, a su vez, el uso de los combustibles fósiles como fuente de energía para sus grandes industrias.

 

Entonces, ¿qué hacer ante estos poderes globales que tanto daño producen en nuestro clima, en nuestro barrio, nuestra comuna y a nuestras familias?

 

La lucha socio-ambiental ciudadana, democrática y climática

 

La lucha socio-ambiental ciudadana, democrática y climática. Esa es, en este Siglo XXI y hasta que finalice, por lo menos, la única o la principal bandera que nos permitirá enfrentar estos dramas que hoy nos asaltan.  

 

La lucha contra los poderes globales que se resistieron en la Cumbre de Cambio Climático de Lima en diciembre 2014, o más conocida como la COP 20, a suscribir un acuerdo de reducción de emisiones de CO₂ en sus países; la lucha contra quienes hoy se niegan a querer entender que si en la Cumbre de Cambio Climático de París en diciembre 2015 o COP 21 no se acuerda una drástica reducción de emisiones, simplemente estarían siendo los verdugos de nuestra propia especie humana. Quizá no del Planeta Tierra, que tiene suficientes recursos propios para adaptarse y recuperarse asimisma, pero sí de todos nosotros, nuestras familias y nuestras comunidades.

 

Atender la emergencia, es lo prioritario

 

Por cierto, hay tareas inmediatas para atender nuestras emergencias. Hay planes de contingencia que los gobiernos locales, regionales y nacional que se han activado junto con los recursos necesarios para atender las urgencias de estos dramas. Esperamos que ello se cumpla a cabalidad, con la oportunidad y la eficiencia que la situación amerita.

 

También, nuevamente, se ha vuelto a poner en marcha esa hermosa solidaridad de nuestro pueblo en todo el país y de los pueblos hermanos a nivel internacional. Nuevamente se ha reavivado esa cálida esperanza de toda nuestra gente que se une a los damnificados y les brinda su generosidad y apoyo para salir adelante con fuerza, dignidad y amor.

 

Pero también hay desafíos que nos corresponde como ciudadanía. Y tales, son de carácter socio-ambiental.

 

¿Cuáles son esos posibles desafíos?

 

Primero, podríamos exigir el derecho a organizarnos como ciudadanía y como afectados, junto al municipio y a otras instancias sociales, ambientales y políticas locales, a fin de poder participar activamente en los planes de emergencia y de reconstrucción de las zonas afectadas.

 

Segundo, podríamos exigir el derecho a la información y a la capacitación respecto a los conocimientos técnicos, científicos y políticos del cambio climático que nos afecta. El derecho ciudadano no solo es el de ser atendido por el Estado eficazmente ante estas emergencias, también lo es el derecho a saber qué está ocurriendo exactamente con el clima y el medio ambiente en nuestra comuna, el país y el Planeta.

 

Tercero, podríamos exigir nuestro derecho a participar en los diálogos, análisis y elaboración de propuestas sobre los planes de prevención ante desastres, adaptación al cambio climático e incidir sustancialmente en las políticas públicas nacionales y locales relacionadas a estos temas.

 

Cuarto, podríamos exigir el derecho a participar como ciudadanía en los procesos nacionales, regionales y globales sobre el cambio climático, a fin de poder expresar nuestros testimonios, reflexiones y sugerencias acerca de los impactos que el calentamiento global está produciendo en nuestros territorios. Por ejemplo, las autoridades nacionales deberían garantizar la asistencia de las organizaciones de los damnificados en las reuniones públicas que convoque la Oficina de Cambio Climático del Ministerio del Medio Ambiente; asimismo podríamos acceder, con apoyo del Ministerio de Relaciones Exteriores y el del Medio Ambiente, a las cumbres globales que este año se realizarán sobre el cambio climático, del mismo modo como lo han hecho en cumbres anteriores los pueblos afectados de los países insulares en riesgo climático, como las Maldivas.

 

Quinto, -y esto es muy importante- deberíamos exigir el derecho, junto con las autoridades nacionales, a ser incluidos entre las comunidades beneficiarias a los recursos financieros del Fondo Verde creado por la ONU, precisamente para atender este tipo de desastres climáticos. Nuestra emergencia y la reconstrucción de nuestras casas y localidades, no es solo responsabilidad del gobierno de Chile. Este es un tema de implicancia mundial, por tanto, la ONU y el Fondo Verde, deberían -mediante gestión urgente del actual gobierno de Chile-, exigir el derecho de los damnificados del Norte a ser beneficiarios de estos recursos mundiales. Este Fondo ha acumulado hasta el momento más de 10 mil millones de dólares, dentro de una meta de 100 mil millones de dólares. Atención, y este derecho no solo es para los damnificados de los desastres del Norte, también es válido y operativo para los damnificados de los incendios y la sequía del país, que también son impactos del cambio climático.

 

Sexto, deberíamos generar alianzas, asociatividad y unidad ciudadana junto a otros pueblos de países hermanos en riesgo climático de América Latina y del Mundo, para enfrentar a quienes hoy son los responsables del aumento de las emisiones de CO₂, a quienes hoy se resisten a suscribir un nuevo acuerdo climático en la COP 21 de este año, y a quienes indolentemente optan por sus jugosas ganancias capitalistas antes que el bienestar de la humanidad y de nuestras poblaciones. Estas asociatividades ciudadanas podrían tener como meta preparar propuestas concretas a nivel nacional o regional para ser presentadas en la Cumbre Mundial de Cambio Climático o COP 21, a realizarse en noviembre de este año en París, Francia. (FIN)

31/03/2015 07:58 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


La Permacultura sabe a Manzana y a Cariño

Cabrero, lunes 2 de marzo de 2015, por Luis Alberto Gallegos, editorial Boletín GAL.- Carolina y Jorge son unos ambientalistas convencidos por la práctica cotidiana de la armonía con la naturaleza, son maestros en las actividades sustentables más domésticas y, al mismo tiempo, son los padres no solo de sus dos hermosos hijos, sino de todos los visitantes que llegan a su refugio, El Manzano.

 

Con mi familia tuvimos la suerte de llegar de vacaciones a este rincón de la Región del Bío Bío. Explorando el mapa regional nos dirigimos hacia la cordillera, preguntando a los habitantes locales y perdiéndome innumerables veces –por lo que mi esposa Anna Karin siempre me dice que soy un desubicado-, llegamos a El Manzano.

 

No es de una imagen exterior impresionante. Más bien es una sede amplia, modesta, hecha de madera y barro (1), y sin las espectacularidades de los resorts de moda. Además, ese es su propósito: ser parte de la naturaleza. Eso sí tiene un diseño armónico y funcional, una preciosa laguna natural y un inigualable bosque.

 

Sin embargo, lo excepcional de El Manzano no está a simple vista ni a la primera percepción sensorial.

 

Mi cable…

 

Apenas instalado en la cabaña que nos asignaron y acostumbrado a mis conexiones electrónicas indagué por la TV de cable. Mis hijos y los amigos me miraron, se rieron y entendí inmediatamente que esta vez no podría seguir las series y programas que en Santiago suelo ver en la televisión. Bueno, pero había WiFi.

 

Más rato, quise ir al baño y mis hijos me dijeron, debes caminar unos 50 metros hacia allá –señalando el edificio llamado COCO (2)- y debes considerar las instrucciones ecológicas siguientes… Bah, me dije, caminar a medianoche para hacer pipí o caca con frío y riesgo de tropezar y caerme… mejor me aguanto.

 

Bueno, me reté a mí mismo: debo ser austero, dar ejemplo ecológico a mis hijos y reservarme para mis adentros mi ser consumista, comodón y urbanizado. No sé por qué, pensé en la Mafalda: urbanizado y pavimentado... Estás en el campo y no en la ciudad… Traté de convencerme a mí mismo.

 

Trutruka

 

A las ocho de la mañana del día siguiente, una trutruka me despertó musicalmente –es un decir-, y me anunciaron que el desayuno ya estaba listo. Y, además, me avisaron que solo hasta las nueve de la mañana tendría derecho a mi sagrado alimento matutino.

 

Me erguí, con la dignidad que un padre y esposo ecológico debía mostrar y me dirigí a la ducha. Me quité la ropa, abrí la llave y un chorro de agua helada inundó mi piel y mi alma… Ay! Dios mío, ¿qué males he cometido para ésto…? Terminé el suplicio del hielo flagelando mi adorado cuerpo y me sequé.

 

- ¿Cómo te fue? -me preguntó mi esposa cuando llegué al comedor.

- Bien! -le dije estoicamente y sonriendo de oreja a oreja-. No sabes lo energético que es bañarse en agua fría… -le respondí mientras suspiraba y tiritaba bajo las pocas ropas que había llevado.

- Papá! -me dijo mi hija-. ¿Por qué no te bañaste más rato…?

- ¿Cómo…? ¿Por qué…? - le respondí.

- Porque el agua caliente sale a media mañana…

- ¿Y por qué no me lo dijeron antes…?

 

Terminé mi frugal y en verdad sano desayuno de cereal, leche, pan, fruta y café, y los monitores nos invitaron a reunirnos en grupo en torno a un círculo de unas treinta personas que estaban en el recinto y que habían compartido el desayuno con todos nosotros.

 

Ahí mágicamente todo cambió.

 

El quehacer

 

Cada uno empezó a presentarse para nosotros y a contar las actividades que habían hecho en la jornada anterior. Unos hablaban de las necesidades de más fruta (3); otros de la necesidad de más apoyo en el tratamiento ecológico de los baños (4); otros de que se requerían más manos para la clasificación de las semillas (5).

 

Otros, en fin, ofrecían la descripción de lo que cada uno hacía para aportar y solidarizarse con las necesidades comunes. Era impresionante. No me había dado cuenta de lo que mi hija Mikaela me había dicho en el desayuno, de que, por ejemplo, disponer de agua caliente para el baño, requería de esperar el tiempo necesario para que los paneles solares calentaran el agua, cosa que ocurría como a media mañana. No sabía que los baños ecológicos demandaban de un tiempo para procesar los residuos sólidos para el compostaje. No conocía que… en verdad, yo no tenía la más mínima idea de cómo operaba una casa ecológica.

 

Me callé. Sentí vergüenza de mis reclamos y mis sarcasmos. Pero eso no era todo.

 

Un espíritu

 

Luego de la presentación de cada uno de los participantes en la asamblea grupal -que provenían de Perú, Colombia, Argentina, Austria, España, China, Francia, Chile y de otros rincones del mundo-, me percaté que existía algo mágico que unía a toda esta gente. ¿Qué era? ¿Por qué esta diversidad de personas que, en su mayoría habían venido de vacaciones tan solo por días o semanas, llevaban ya meses o años conviviendo en un mismo espacio y compartiendo los mismos ideales? ¿Qué había de nuevo que los hubiera atrapado tan vivencial y poderosamente?

 

Un espíritu. No hay otra forma de expresarlo. Había un sentimiento colectivo, una emoción grupal, un afecto humano que trascendía fronteras, territorios y pertenencias.

 

El Manzano había logrado congregar a una diversidad de personas de tantas latitudes, con tantas vidas, con tantos sentimientos y con tantas esperanzas, que solo podía entenderse que lo que ahora les unía era una sola cosa, el amor. El amor por la humanidad, por la naturaleza, por el cosmos, por la vida, por nuestro planeta Tierra.

 

Y allí llegamos, casi sin percatarnos exactamente adónde íbamos, mi familia, mi esposa Anna Karin, mis hijos Mikaela y Diego y yo. Allí aprendí algo invalorable: que la nueva vida, el  nuevo ambiente, la nueva espiritualidad, no se construye solo con ideas, conceptos y teorías racionales. Descubrí que el futuro no se hace solo con ensayos teóricos y grandes elucubraciones, se hace sobre todo con nuestras manos, con la práctica, con hechos, con productos, con resultados tangibles, visibles y eficientes.

 

 

Ideas y realidad

 

En El Manzano aprendí que la nueva existencia no se hace solo con las puras ideas, se hace con ideas hechas realidad. Comprobé que nuestra nueva forma de convivir en forma sustentable podría ser en comunidad, en hermandad, en fraternidad. Y se hace con cariño, se hace con una nueva espiritualidad. Se hace con Amor.

 

Pero, además de un espíritu, también me di cuenta que El Manzano es la expresión de una filosofía. Allí descubrí que el pensamiento inspirador de esta sede y de esta comunidad humana es la Permacultura (6). Su quehacer creativo diario, sus innovadores productos y sus multifacéticas redes humanas locales y globales provienen de la cristalización y recreación de las ideas matrices de sabios como David Holmgren (7), Bill Mollison, Howard Odum y de tantos maestros que enseñan que la Permacultura es “el diseño consciente de paisajes que imitan los patrones y las relaciones de la naturaleza para satisfacer las necesidades locales”. (8)

 

El entorno

 

Pero también estar en El Manzano nos permitió visitar el entorno. Uno de ellos fue el Salto del Laja. Fuimos allá en familia junto con Paloma, una amiga peruana de la comunidad que se sumó a nuestra expedición familiar.

 

Llegamos –luego de los consabidos extravíos del conductor, yo- al famoso Salto del Laja. Habíamos estado allí hace una década y nos entusiasmaba poder verlo nuevamente en todo su esplendor con sus caídas de agua, su magnificencia natural y hermoso paisaje. Una desilusión. La sequía (9), la sobreexplotación hídrica de Endesa (10) y el cambio climático (11) habían convertido a este monumento natural de Chile en apenas unos escasos chorros hídricos en caída, unas pozas de agua estancada -al parecer contaminadas y con hartos desechos- y a una multitud de turistas chilenos y chilenas que clamaban y lloraban en silencio la pérdida de unos de los íconos hídricos emblemáticos del Sur de Chile.

 

Pensé. Lamentablemente, lo peor de la sequía por el cambio climático está por venir. Quizá en cinco o diez años más, el Salto del Laja ya no exista. Ni tampoco existan los riachuelos que alimentan a los pequeños embalses, lagunas y a las secas tierras de nuestra Región del Bío Bío.

 

Cambio climático

 

¿En qué nos podría ayudar la filosofía de la Permacultura y la experiencia de El Manzano para contribuir a enfrentar este flagelo de la sequía y el cambio climático? Algunas experiencias nos enseñan que la Permacultura “es una ciencia de diseño de asentamientos humanos sustentables, a través de una ética del uso de la tierra, que integra distintas estructuras y tecnologías con plantas y animales. Por ejemplo, un grupo de personas que habiten en un terreno urbano o rural, en donde se aplique esta ciencia de diseño, debería ser capaz de generar su propio alimento, maximizar el uso eficiente del agua, abastecerse de combustible, energía calórica o eléctrica (usando fuentes alternativas como energía solar, eólica, leña seca) y reutilizar sus desperdicios (lo que bota uno le sirve al otro y así sucesivamente). De esta manera se disminuye la dependencia del petróleo, reduce las emisiones de Dióxido de Carbono, amortigua el calentamiento global, y es una alternativa real, eficiente y resciliente frente al cambio climático”. (12)

 

El calentamiento global es un desafío que quizá sobrepasan las posibilidades de un solo centro como El Manzano. Incluso es posible que sobrepasen las opciones de la municipalidad de Cabrero, gobierno regional o gobierno nacional. Quizá es un desafío que principalmente la humanidad global y sus organismos internacionales representativos, puedan contribuir a resolver (13).

 

Otra Forma de Vida es Posible

 

Ahora ya no soy el mismo de antes. Entre nos… debo admitir que me cuesta dejar mis hábitos consumistas y comodones, pero El Manzano fue uno de esos mazazos, gratos por cierto, que a veces uno necesita para tomar consciencia de que Otra Forma de Vida es Posible, si nos lo proponemos y estamos dispuestos a asumirla. Y que las señales nuevas de la existencia, a veces se nos presentan de la manera más inesperada, sorpresiva, misteriosa, grata y afectuosa. Tal como la Buena Nueva.

 

Gracias Carolina, gracias Jorge, gracias amigos de El Manzano (14). Ahora sé, ahora sabemos en mi familia, que vuestra comunidad, su forma de vida, enseñanzas y su afecto es una de las maneras que ha adquirido la bendición de Dios y la Naturaleza en el Chile de hoy. (FIN)

 

………………………………

(1) La edificación de El Manzano con materiales de barro es una modalidad de construcción sustentable que combina las ventajas de la economía, antisismicidad, aislante térmico, entre otras virtudes.

(2) COCO es la sigla de Comedor y Cocina, una estructura amplia, de madera y en forma circular donde se desarrollan las actividades multifuncionales: preparar alimentos, comer en grupos, estudio, acceder a Internet, reuniones, charlas o asambleas de comunidad y otras que el programa de la semana considere.

(3) El Manzano es casi autosustentable, dispone de huertos y de aves que proveen de los alimentos de cada día.

(4) Los baños ecológicos funcionan procesando la materia orgánica a manera de compostaje.

(5) La clasificación de semillas tiene por objeto generar un banco de semillas, de modo similar a cómo algunos gobiernos e instituciones internacionales promueven la adaptación de las semillas ante el cambio climático y de generar reservas mundiales de alimentación para las generaciones del futuro.

(6) Ver https://www.veoverde.com/2012/04/sabes-lo-que-es-la-permacultura-te-lo-explicamos/ y también http://www.permaculturachile.org/que-es-permacultura

(7) Ver libro Permacultura Principios y Senderos más allá de la Sustentabilidad, David Holmgren, Más en www.holmgren.com.au

(8) B. Mollison, & D. Holmgren, Permacultura One, Corgi 1978, publicado en 5 idiomas.

(9) Ver http://www.biobiochile.cl/2015/02/07/intendente-del-bio-bio-aseguro-que-solicitaran-recursos-para-paliar-sequia-que-afecta-a-la-region.shtml

(10) Ver http://www.lasegunda.com/Noticias/Nacional/2014/04/926095/Dramatica-falta-de-agua-en-Salto-y-Laguna-del-Laja

(11) Ver http://portal.mma.gob.cl/cambio-climatico/

(12) Ver http://www.explora.cl/ohiggins/noticias-ohiggins/3099-reportaje-permacultura

(13) Este diciembre 2015 se realizará la COP 21 en París, Francia, que debe aprobar un acuerdo global para enfrentar el cambio climático. Ver http://www.cop21.gouv.fr/es

(14) Ver www.elmanzano.org

 

 

 

28/02/2015 20:59 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Las implicancias estratégicas de Propuestas Municipales sobre Agua en Antofagasta

Antofagasta, lunes 9 de febrero de 2015, por Luis Alberto Gallegos, editorial de Boletín GAL.- La Asociación Chilena de Municipalidades (ACHM) realizó entre el 26 y el 30 de enero recién pasado, un evento en Antofagasta sobre el Agua y el rol de los municipios. Aparte de una exitosa asistencia de alcaldes, concejales y funcionarios municipales, tratándose de un período pre vacacional, los logros técnicos y políticos obtenidos en este encuentro no dejan de llamar poderosamente la atención por la profundidad del análisis de las exposiciones y por la calidad de las propuestas de los asistentes.

 

La inauguración de esta actividad estuvo a cargo de Karen Rojo, Alcaldesa de Antofagasta; Marcelino Carvajal, Alcalde de Mejillones y Presidente de la Asociación de Municipalidades de la Región de Antofagasta; Rodrigo Sánchez, Alcalde de La Ligua y Presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la AChM; Orlando Morales, Presidente de la Comisión Nacional de Concejales de la AChM; Mario Gierke, Alcalde de Cabrero y Vicepresidente de la AChM; Santiago Rebolledo, Alcalde La Cisterna y Secretario General de la AChM; e Iván Borcoski, Secretario Ejecutivo de la AChM.

 

El evento contó con las presentaciones de Reinaldo Ruiz, Delegado Presidencial para los Recursos Hídricos; Jan Van Wambeke, de la FAO; Gladys Santis, del Ministerio del Medio Ambiente; Marcela Hernando, Diputada; Rodrigo Sánchez, Alcalde de La Ligua y Presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la AChM; Luis Alberto Gallegos, Secretario Técnico de la Comisión de Medio Ambiente de la ACHM; Hugo Ilabaca, consultor del PNUD y de la AChM; Marion Espinosa, del CIREN; Alejandro Salinas, de la Corporación El Canelo de Nos; y Sergio Espinoza, de la Subdere.

 

Este staff de expositores permitió disponer de presentaciones no solo con calidad técnica y política, sino sobre todo de lecturas diversas que permitió a los participantes disponer de un diagnóstico amplio y

actualizado del tema hídrico y los impactos del cambio climático hoy en Chile.

 

Sin embargo, lo más relevante fue el proceso de trabajo que denominamos gestión colaborativa del conocimiento de los asistentes, que supo asumir los insumos cognitivos y transformarlos en políticas públicas municipales para el corto y largo plazo.

 

Delegado Presidencial sobre Recursos Hídricos

 

Reynaldo Ruiz, Delegado Presidencial sobre los Recursos Hídricos, propuso en su exposición, las siguientes líneas de acción, según las propuestas de reforma al Código de Agua: los derechos de aprovechamiento del agua serán concesionados a 30 años, prorrogables, pero las condiciones bajo las cuales se otorgan pueden cambiar sustancialmente; se tendrá que hacer uso efectivo del derecho en un plazo de 4 años para derechos nuevos y de 12 a 14 para derechos antiguos; eliminación del remate para solicitudes sobre derechos con preferencia; los derechos de aprovechamiento son para un determinado objetivo y para ser ejercidos en un lugar preciso del territorio nacional; habrá causales de caducidad para que el Estado recupere derechos y los reasigne a quien los pueda utilizar de manera provechosa; establecido el caudal ecológico mínimo, la prioridad de uso es consumo humano, saneamiento y producción de alimentos para el autoabastecimiento, considerando las especificidades de cada cuenca; eliminación del remate para solicitudes sobre derechos con preferencia.

 

FAO

 

Las recomendaciones de la FAO sobre el cambio climático y la sequía se resumen en: trazar objetivos claros y alcanzables; no crear falsas expectativas; evaluar los costos y beneficios de cada acción y de su mantenimiento; necesidad de apoyo externo; mantener los servicios de apoyo (investigaciones, monitoreo climático, información); desarrollo de planes de acción integrales; organizar las comunidades; generar soluciones locales; evitar las acciones asistencialistas; elaborar planes integrales de convivencia (resiliencia); y desarrollar la autonomía de la gente.

 

Ministerio del Medio Ambiente

 

Por su parte, el Ministerio del Medio Ambiente propuso: gestión sustentable de los recursos hídricos; mejorar la institucionalidad para la planificación del recurso; prevenir y enfrentar la escasez: superar la escasez a corto plazo y abordarla de forma permanente, considerando el cambio climático; fortalecer y ampliar los sistemas de monitoreo, con especial atención en la instalación de estaciones en altura, calidad de las aguas y acuíferos, para estos últimos a través de un programa nacional de monitoreo; mantener y fortalecer el inventario, monitoreo y estudio de los glaciares; Ley de Glaciares, que permita la conservación de estos cuerpos, considerando los efectos del cambio climático; mejorar la satisfacción de la demanda de agua potable en las zonas de menor cobertura: comunidades rurales semi concentradas; reutilización del recurso; y educación de la población: cultura de conservación del agua en la comunidad y uso eficiente del recurso.

 

Diputada Marcela Hernando

 

La diputada Marcela Hernando señaló como desafíos respecto al tema del Agua lo siguiente: actualizar las normas en relación a recomendaciones de organismos internacionales (OMS, FAO, EPA, etc., privilegiando aquellos más estrictos); establecimiento de líneas base; mediciones periódicas de aguas superficiales o napas (pozos existentes); estudios destinados a relacionar la composición del agua de riego (elementos tóxicos) con su presencia en productos hortofrutícolas provenientes de zonas contaminadas; normas de emisiones químicas y bacteriológicas hacia aguas marinas; fiscalización de emisiones químicas y bacteriológicas hacia aguas marinas; medición de contaminación de sedimento marino en zonas industriales, cercanas al bordemar; y definición de agua (que incluya los estados físicos del agua: sólido, líquido y gaseoso), reconociendo usos generales (consumo humano prioritario) y usos especiales (otros usos subordinados), y que defina que el Estado es el propietario del agua (o sea, un bien nacional de uso público regulado por leyes nuevas).

 

Comisión de Medio Ambiente de la ACHM y Municipalidad de La Ligua

 

El alcalde Rodrigo Sánchez explicó las especificaciones técnicas sobre propuestas concretas de tecnologías sobre el Agua, como la Purificación por Condensación que condensa las partículas de H2O en el aire y las enfría hasta transformarlas en gotas de agua, las que luego son enfriadas y esterilizadas; el Sistema de Purificación por Plasma, donde los microorganismos se eliminan gracias a una combinación de efectos, que incluyen ondas de choque, campos magnéticos y eléctricos, electroporación, temperatura, radiación ultravioleta y ruptura de material genético; y la Purificación del Agua por Osmosis Inversa, que es un fenómeno físico relacionado con el movimiento de un solvente a través de una membrana semipermeable, donde si se aumenta la presión del lado de mayor concentración, puede lograrse que el agua pase desde el lado de alta concentración al de baja concentración de sales.

 

Comisión de Medio Ambiente de la ACHM

 

Por parte del expositor Luis Gallegos, señaló como tareas pendientes de los municipios: contribuir al desarrollo y ejecución de una Política Nacional de Recursos Hídricos, destacando los aspectos vinculados a los desafíos locales; fortalecer la institucionalidad municipal respecto a la gestión hídrica, ambiental y climática; consolidar la asociatividad municipal sobre el agua y/o generar innovadoras iniciativas colaborativas y solidarias; contribuir al diseño de líneas de acción, planes de trabajo, buenas prácticas a replicar, estímulo a la resiliencia, entre otras opciones, respecto a la gestión del agua a nivel comunal, intercomunal, regional y nacional; diseñar y actualizar el Mapa de Conflictos Socio Hídricos a nivel comunal y regional, que permitan estructurar un rol proactivo de las municipalidades a fin de promover resoluciones sustentables de los conflictos hídricos;  y explorar fuentes de recursos nacionales e internacionales que posibiliten la viabilidad y concreción de las iniciativas propuestas en este evento, en forma autónoma de cada municipio, en asociatividad o en triangulación en procesos de gestión.

 

El Canelo de Nos

 

Finalmente, Alejandro Salinas, de la Corporación El Canelo de Nos, señaló como aprendizajes del trabajo ciudadano sobre el Agua: las personas se movilizan por problemas concretos, por lo que ayudas  concretas siempre van a ser bien recibidas; los aprendizajes son recíprocos, tanto de las comunidades como de las instituciones técnicas; cuando a pesar de los esfuerzos a nivel local no se logran avances, corresponde la búsqueda de soluciones a nivel superior; ello implica la necesidad de articularse en alianzas diversas con premisas similares; el agua es un derecho humano vital, por lo que la lucha por su socialización debe ser reconocida como un acto de respeto y dignidad.

 

Acuerdos de los participantes como Líneas de Acción 2015

 

Las autoridades y funcionarios municipales de este evento consideraron, de modo relevante entre otras muchas propuestas, lo siguiente: crear Sistemas de Información Hídrica Municipal, estudios y bases de datos, que permitan generar diagnósticos certeros y actualizados, ejecutar políticas públicas sobre el Agua y acceder a recursos públicos disponibles y oportunos; fomentar la Asociatividad con Comunas con las mismas necesidades hídricas; desarrollar una Campaña de Información y Difusión sobre la Crisis Hídrica a nivel comunal; crear Comités de Vecinos con el fin de organizar la gestión de los recursos hídricos a nivel comunal; fomentar el papel del municipio como articulador, gestor y facilitador ante la emergencia; fortalecer la institucionalidad municipal respecto a la gestión hídrica, ambiental y climática, generando condiciones para la creación de Ordenanzas Municipales sobre el Derecho al Uso del Agua en nuestras comunas; explorar las posibilidades de establecer el rol de un Coordinador Comunal para la Sequía en nuestras respectivas municipalidades; crear una Mesa Hídrica Comunal, con actividades sobre sensibilización, concientización, capacitación, difusión, participación e innovación sobre el tema hídrico comunal; se explore la posibilidad que la CMA participe de las actividades de la Comisión de Recursos Hídricos del parlamento.

 

Declaración de Antofagasta sobre el Agua

 

Asimismo, los participantes se pronunciaron en la Declaración de Antofagasta por la nacionalización del Agua; considerar el agua como bien nacional de uso público; derogar o modificar el obsoleto e injusto Código de Agua actualmente vigente; elevando como garantía constitucional este derecho; generar condiciones para la creación de Ordenanzas Municipales sobre el Derecho al Uso del Agua; consolidar la Asociatividad Municipal sobre el Agua en base a la gestión integral de cuencas hidrográficas; fomentar la Educación Hídrica, Climática y Ambiental en la escolaridad y ciudadanía; explorar fuentes de recursos financieros y tecnológicos, públicos y privados, nacionales e internacionales; que la ACHM vele para que sus municipios asociados tengan potestad y sean garantes de los derechos sobre una necesidad básica, como lo es el agua; proteger los glaciares; y estudiar la necesidad y posibilidad de crear un Ministerio de Recursos Hídricos. (FIN)

03/02/2015 17:32 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema Hay 1 comentario.

Todas las formas de gestión globales y locales contra el cambio climático

Santiago, Chile, viernes 9 de enero de 2015, por Luis Alberto Gallegos, editorial Boletín GAL.- Parafraseando aquella expresión de “todas las formas de lucha” contra la dictadura en aquellos épicos episodios de nuestra historia Patria, hoy ella nos inspira para enfrentar a un enemigo distinto, pero igual o peor de letal, el cambio climático.

 

En estos nuevos modernos episodios de usar todas las herramientas disponibles contra el calentamiento global, hay tres componentes: el diplomático, el político y el social.

 

En el primer caso, el diplomático, el gobierno de Chile ha tenido un manejo sorprendentemente acertado. Sostener y defender en las cumbres climáticas el principio de las “responsabilidades comunes aunque diferenciadas”, ha sido una de las banderas exitosas de nuestra diplomacia en la COP 20. La preservación de este punto era clave y marcó el debate de esta cumbre en sus horas finales. Sin su reposición –que fue defendida por los países en desarrollo, a “capa y espada” ante su eliminación por los países desarrollados en el documento final-, no hubiera sido posible una COP 20 como la que resultó; hubiera sido peor. Ello, también, gracias al apoyo de la Asociación Independiente de América Latina y El Caribe (AILAC) y del bloque de Like Minded Development Countries (LMDC por sus siglas en inglés), de 48 países agrupados en el bloque de “países menos desarrollados”, con los que Chile supo articular alianzas.

 

En el segundo caso, el político, la estrategia se amplía y complejiza incluyendo ya no solo a los gobiernos, sino a una multitud de organizaciones nacionales, internacionales y locales, donde cada una tiene su propia visión, misión y objetivo específico. En este caso, naturalmente, las alianzas al hacerse necesariamente más amplias son más complejas. El tema fundamental en esta esfera política es sobre las decisiones vinculantes que deben asumir los gobiernos y jefes de Estado ante el cambio climático. Y ello no solo es un tema político, sino fundamentalmente refundacional para la ONU. Si la COP 21 y siguientes –entre otros eventos que se presenten-, logran política y jurídicamente comprometer a los 195 países en admitir la posibilidad de adoptar los acuerdos vinculantes, como forma de gobernabilidad global, estaremos avanzando un extraordinario paso adelante en materia no solo del cambio climático, sino fundamentalmente de democratización de la ONU y sus agencias.

 

Finalmente, desde la perspectiva social, el tema fundamental a dirimir en los eventos de este 2015 y en la COP 21, se refiere a democratizar los recursos financieros del Fondo Verde para el Clima, que hasta el momento ha obtenido US.200 millones en la COP 20 de Lima, de los US0.000 comprometidos hasta el 2020. La directiva nombrada por la COP 20 ha acordado que la inversión en proyectos de hasta US$ 50 millones sea –desde el tercer cuatrimestre del 2015- para, en primer lugar, los países insulares, luego los de África y luego para los más vulnerables al cambio climático. Este tema socio económico tiene que ver básicamente con los recursos para mitigación y adaptación de las comunidades de los países en riesgo ante el calentamiento global. Y este tema no solo es tema de sus respectivos gobiernos, es un asunto de las sociedades civiles de cada uno de los países vulnerables que deben generar capacidades y fuerzas propias para acceder a estos fondos. Y, sobre todo, induce a producir asociatividades  intra nacionales, inter países, entre regiones y bloques de países en riesgo al cambio climático.

 

En este proceso diverso, simultáneo y coordinado, es posible que los países en desarrollo y los bloques que los representan, puedan presionar a las grandes potencias emisoras y conseguir logros importantes en la COP 21 y en los eventos previos que se desarrollarán este año 2015.

 

Es más, es posible que se pueda reformular el paradigma hasta ahora vigente de que los países líderes en las negociaciones globales sobre el cambio climático, sean siempre aquellos que simultáneamente son las grandes potencias económicas y enormes emisores de GEI. ¿Será posible que un sistema de alianzas globales entre los diversos bloques mundiales pudiera disputarle a los EEUU, China y UE, el liderazgo en la conducción de las cumbres futuras? Lo ocurrido en las horas finales de la COP 20 es una sana lección que debiéramos aprender a desplegar para París y las siguientes COP. (FIN)

08/01/2015 18:39 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

COP 20: Aprender de la derrota y desplegar amplias alianzas en el 2015 con miras a Cumbre de París

Santiago, Chile, miércoles 31 de diciembre de 2014, por Luis Alberto Gallegos, editorial Boletín GAL.- No vamos a reiterar lo que, de diverso modo y desde distintas latitudes del Planeta, se ha hablado acerca del fracaso de la COP 20 de Lima. Más bien conviene indagar brevemente en las causas o razones que derivaron en dicho resultado y, sobre todo, en extraer las enseñanzas que nos permitan enfrentar la COP 21 de París de un modo distinto y con logros más exitosos.

 

Los tres objetivos fundamentales que la mayoría de los bloques globales se habían trazado para plasmarlos en el documento borrador para la COP 21 eran: obtener un compromiso responsable y ambicioso de reducción de emisiones de GEI, acorde con lo que el IPCC proponía de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 40% y un 70% hasta 2050; una actitud favorable de las grandes potencias emisoras a contribuir financieramente con la meta de US0.000 mil millones para la adaptación de los países más vulnerables al cambio climático; y un sustancial avance en la adopción de la modalidad de acuerdos vinculantes para la Cumbre COP 21 de París.

 

Por cierto, en Lima hubo algunos logros como, por ejemplo, se obtuvo US$ 10.200 millones para el Fondo Verde; se avanzó en los Planes Nacionales de Adaptación (NAP), se incluyó la participación de las mujeres en los procesos de adaptación al cambio climático; se afinó los mecanismos del REDD+ respecto a la deforestación; y se lanzó el Lima Information Hub, como una base de datos de los Planes o Estrategias Nacionales.

 

Pero nada más. Algunas lecturas del “Llamado de Lima para la Acción climática” que incluye estos pequeños logros, le quieren atribuir a estos acuerdos el carácter de éxito y de un gran paso hacia la COP 21. Lo entendemos. Evidentemente, Perú no puede aparecer como anfitrión de un evento fracasado y la ONU –quién se cuidó prolijamente de calificar a la COP 20 de “éxito”- no puede tampoco emitir evaluaciones negativas de este proceso.

 

¿Por qué fracasa la COP 20?

 

Fundamentalmente, debido a que, ya desde la COP 15 de Copenhague, se ha ido instalando una tendencia de conducción del proceso de negociaciones globales sobre el cambio climático que se ha dado en denominar “minimalista y cortoplacista”.

 

¿En qué consiste esta modalidad? Como su nombre lo indica, el minimalismo consiste en proponerse un programa político que exprese las mínimas demandas, promesas y compromisos frente a un determinado tema y en cierto período de tiempo.

 

En este caso, las grandes potencias no apostaron más allá de lo que ya habían anunciado meses antes: EEUU a una reducción de emisiones entre el 24% y el 26% para el 2025; China, a una reducción del 40% a partir del 2030; y la UE al menos a un 40% para el 2030. Incluso, el acuerdo EEUU-China semanas antes elevó las expectativas y presunciones de que podrían haber sorpresas en la cita de Lima.

 

Vanas esperanzas que jugó con las expectativas y confianzas de la ciudadanía global. Ninguna potencia movió un dedo más allá de lo adelantado previamente. Incluso, ni lo mencionaron explícitamente en las negociaciones de la COP 20. En otras palabras, les dijeron al Planeta: es lo que hay y punto.

 

Pero, ¿por qué los grandes decidores –por ahora- de las políticas públicas de la COP 20 se comportaron como lo hicieron? Debido a procesos internos dentro de cada uno de los países y comunidades involucradas.

 

Los EEUU, en primer lugar, debido a lo ya sabido. En breves semanas la derecha ultraconservadora controlará la Cámara de Representantes y el Senado, y el Presidente Obama no puede arriesgarse a compromisos que luego le sean desautorizados y revertidos. Ya hizo lo suyo con su decisión, vía decreto, de una reducción de emisiones entre el 24% y el 26% para el 2025. Y ya tiene suficiente lío con su decisión respecto a los inmigrantes que ha despertado las iras de los republicanos. Además, Obama ya tenía planificada en la primera semana de diciembre 2014, la restauración diplomática con Cuba. Y este tema –que pasará a la historia de ambos países-, debía resguardarse debidamente, sin mediáticos anuncios climáticos que hubieran enrarecido aún más el ambiente político interno del país del norte. Obama, quizá, antes de terminar su período presidencial, pudiera sorprender en diciembre 2015 en la COP 21 con alguna carta bajo la manga. Pero, esto quizá es una presunción o política ficción.

 

China, por su lado, experta en fuegos artificiales, nos deleitó con su anuncio de que para el 2030 iba a empezar a reducir sus emisiones en un 40%. Buen gol. Todos nos lo creímos. Pero el verdadero rostro de China se manifestó en esta COP 20: no ha sido preciso en cuanto a cantidades y se ha negado a que observadores internacionales supervisen ese proceso. En otras palabras, China ha sido una piedra en el zapato de la Cumbre de Lima. ¿Por qué? Sencillamente porque China está, como suele decirse, en otra onda. El Gobierno y el Partido Comunista de China tienen como prioridad –y están en su derecho- en un despliegue económico que les permita consolidarse en el 2030 como potencia económica de primer orden en el Mundo. Aunque ello signifique aumentar sus emisiones, la contaminación de sus ciudades y la calidad de vida de su gente. A China no le interesa el clima ni la sobrevivencia del Planeta en estos momentos. Le interesa demostrar al Mundo que el modelo político, económico y cultural que sostiene, es el mejor y el más eficaz a fin de expandirse en diversos continentes del Planeta. Por ello aumenta su mercado interno –natalidad incluida-, limpia su imagen de la corrupción e incrementa la exportación masiva de sus mercancías, incluido productos y tecnología de ERNC; una paradoja. ¿Qué  podemos esperar de China en la COP 21 de París? Nada más de lo que ya ha mostrado en Lima, así de simple.

 

La Unión Europea, en cambio está en otro proceso. Teniendo a Alemania y Francia como los líderes de este conglomerado, la UE se ha convertido en uno de los bloques de gran potencia más ambiciosos, audaces y propositivos del Planeta en materia climática. Su  paquete de medidas a 2030 incluye un objetivo de reducción de emisiones interno y obligatorio de, al menos, un 40%, un objetivo de energía renovable de, al menos, un 27% sólo en el marco europeo y un objetivo indicativo de eficiencia energética de, al menos, el 27% que será revisado en el año 2020 con la opción para aumentarlo hasta un 30%. Su compromiso es uno de los más significativos de este período.

 

La UE –Alemania en particular- busca constituirse en el referente clave de mitigación y adaptación respecto al cambio climático. En mitigación porque la ciudadanía europea –con alto nivel cultural-ambiental- le exige a sus gobernantes coherencia en sus políticas públicas ambientales y climáticas. Por ello, los partidos Verdes van adquiriendo relevancia y escaños parlamentarios. En adaptación porque la industria verde europea ha producido sustantivos avances en tratamiento y valorización de residuos, tecnologías de ERNC y sistemas de adaptación al calentamiento global, que requieren ser exportados a los países vulnerables del planeta. Por todo esto, la UE disputa el liderazgo climático global y promete –siendo anfitrión de la COP 21- producir un golpe de timón en la conducción del proceso durante 2015. Ojo, atención EEUU y China: París puede ser su Waterloo en este tema.

 

Cortoplacista

 

Esta tendencia minimalista se conjuga con otra expresión política que denominamos “cortoplacista”. En realidad, se complementan y retroalimentan mutuamente. Si un programa se propone el mínimo de logros dentro de un proceso político, es inevitable que su manifestación en términos de tiempo sea en el plazo más breve posible. Las potencias indicadas saben perfectamente que la COP 21 no les constituye ninguna presión alguna. Perfectamente en París podría ocurrir lo de Lima. Y, así, tengamos que esperar la COP 22 para poder tener alguna nueva expectativa. Y así, indefinidamente. Los tiempos cronológicos no son correlativos a los tiempos políticos.

 

Chile

 

Nuestro país, Chile, ha tenido un desempeño razonable y exitoso. Internamente ha desarrollado excelentes iniciativas en políticas climáticas expresadas en el Plan de Adaptación al Cambio Climático del Sector Silvoagropecuario, en el Plan de Adaptación al Cambio Climático para la Biodiversidad, en el programa de Mitigación del Cambio Climático y Desarrollo Bajo en Carbono (MAPS), en el Plan Nacional de Adaptación al Cambio Climático, y en aprobar recientemente la licitación de elaboración del Plan de Acción Nacional de Cambio Climático (2015-2020).

 

También ha estructurado una acertada política de alianzas globales dentro de la COP 20 que le ha permitido acercarse al bloque Like Minded Development Countries (LMDC) que agrupa a 48 países menos desarrollados de África y Asia muy vulnerables al cambio climático, y consolidar la AILAC conformada por Chile, Perú, Colombia, Panamá, Guatemala y Costa Rica. Estas dos plataformas son una herramienta clave para la construcción de bloques planetarios que impulsen un contrapeso a las grandes potencias emisoras del mundo.

 

No obstante, una potente señal que ha abonado para visibilizar el compromiso de Chile contra el cambio climático fue la presencia de la Presidenta Michelle Bachelet en la COP 20 el 10 de diciembre, donde expresó que “Chile se ha comprometido de manera voluntaria a reducir en un 20% su trayectoria de emisiones hacia el 2020, teniendo como año base el 2007. Para ello, tenemos políticas energéticas coherentes y nos hemos fijado que de aquí al 2020 el 45% de los nuevos proyectos de energía tienen que prevenir de energías renovables no convencionales”.

 

Este escenario y productos instalan a Chile como uno de los países coherentes en su política climática interna y externamente, calificándolo para ejercer un positivo y constructivo rol de liderazgo en la región y en las diversas cumbres globales del 2015.

 

Nuestro país, igualmente, ha desarrollado en la COP 20 una apropiada política de convenios entre municipalidades mediante la estructuración de un Declaración de Intenciones entre la Asociación Chilena de Municipalidades (ACHM) y la Asociación de Municipalidades de Perú (AMPE). En dicho acuerdo se establecen 4 compromisos básicos: (1) voluntad política de avanzar en mecanismos de asociatividad que se manifiesten en formas concretas de alianzas, colaboración y apoyos políticos, técnicos e institucionales sobre el cambio climático en nuestros; (2) generar herramientas específicas de gestión e intercambio de conocimientos, buenas prácticas y replicabilidad de experiencias sobre mitigación, adaptación y generación de capacidades, frente al cambio climático; (3) priorizar como temas relevantes en una primera fase de colaboración entre ambas entidades, el de agua, energía, residuos sólidos y la resiliencia; y (4) unir los esfuerzos por acceder al apoyo y generación de recursos técnicos, académicos y financieros de organismos internacionales, agencias de la ONU y la UNFCCC, que contribuyan a proyectos comunes en torno a los temas relevantes del cambio climático.

 

Este 2015, este acuerdo marco municipal es la plataforma fundamental de acción de asociatividad climática a nivel de los gobiernos locales de Chile y Perú.

 

Cumbre Mundial de los Pueblos

 

Ahora bien. Si las potencias mundiales neutralizaron acuerdos de avances sustanciales en la COP 20, los diversos bloques globales representantes de las grandes mayorías del Planeta, lograron incidir muy tibiamente con sus propuestas en las políticas públicas globales sobre el cambio climático, indicados en los logros arriba descritos.

 

África, India, América Latina, los países insulares y los integrantes de los diversos bloques mundiales vulnerables ante el cambio climático, no pudieron vencer a las grandes potencias emisoras de GEI, pero tampoco se permitió que el fracaso sea similar al mazazo de Copenhague en la COP 15. La correlación de fuerzas aún es débil para las naciones en riesgo y la ciudadanía global sobre este tema.

 

En esta línea, la Cumbre Mundial de los Pueblos emergió como la voz de la ciudadanía global desprovista de espacios de participación vinculante en las políticas planetarias sobre el cambio climático, y denunció que la COP 20 se convirtiera en la ocasión para acordar medidas que tienen por único fin limpiar de responsabilidades a los países industrializados por sus emisiones de gases de efecto invernadero, siendo los principales responsables del cambio climático.

 

La Cumbre Mundial de los Pueblos, que congregó a una multitudinaria masa de organizaciones sociales, indígenas, género, no gubernamentales, gobiernos locales, entre otros, generó dos potentes instrumentos: la Marcha Mundial de los Pueblos contra el Cambio Climático, como la más grande expresión ciudadana de los últimos tiempos; y la Declaración de Lima, como una lúcida propuesta ciudadana sobre el calentamiento global.

 

Cronograma de la ciudadanía global

 

El calendario oficial de la ONU en el 2015 es: 8−13 de febrero: Reunión de la Convención Marco de Naciones Unida sobre el Cambio Climático (CMNUCC) en Ginebra para avanzar en más detalles del borrador aprobado en Lima luego de casi dos semanas de discusiones; primer trimestre de 2015 para que las naciones presenten sus promesas de reducción de emisiones de carbono; mayo 2015, fecha límite fijada en Lima para establecer el anteproyecto que será la base sobre la que se iniciarán negociaciones para el pacto en París; 3−4 de junio: reunión anual de la CMNUCC, balance de mitad de año en Bonn; segunda mitad de 2015: tercera ronda de conversaciones de la CMNUCC antes de París; 1 de noviembre de 2015: la secretaría de la a la CMNUCC prepara un informe sobre el efecto de las promesas dispuestas por los países para el objetivo de mantener el aumento de temperatura de la tierra por debajo de los 2ºC; y 30 de noviembre−11 de diciembre se realiza la 21ª Conferencia de las Partes de la CMNUCC, COP21, en París, donde debe concretarse el nuevo pacto global contra el calentamiento.

 

Ante este itinerario oficial, África, India, América Latina, los países insulares y los integrantes de los diversos bloques mundiales vulnerables ante el cambio climático podrían, igualmente, planificar un calendario propio y complementario a fin de diseñar objetivos específicos para cada evento en agenda y construir y/o fortalecer las alianzas pertinentes.

 

Del mismo modo, la ciudadanía climática global debe diseñar su propio itinerario de movilizaciones nacionales y globales.

 

Hoy, más que nunca, es indispensable que nuestras organizaciones ciudadanas presionen a sus respectivos gobiernos nacionales con programas y estrategias definidas respecto a la mitigación, adaptación, generación de capacidades y financiamiento de proyectos nacionales y regionales. Y, sobre todo, presionen a que sus gobiernos respalden en los diversos eventos globales del 2015 y en la COP 21, respecto a los tres objetivos fundamentales para la COP 21: compromiso de reducción de emisiones de GE entre un 40% y un 70% hasta 2050; exigir a las grandes potencias emisoras a contribuir financieramente con la meta de US0.000 mil millones para la adaptación de los países más vulnerables al cambio climático; y la adopción de la modalidad de acuerdos vinculantes para la Cumbre COP 21 de París.

 

La COP 21 ya no debería ser el escenario de las decisiones solo de las grandes potencias. Ahora podría ser el momento propicio para un cambio sustancial en las políticas climáticas vinculantes de la ONU respecto al calentamiento global.

 

El desafío ciudadano global está claro: movilizaciones nacionales y globales potentes que configuren una COP 21 con una presencia decisiva de la ciudadanía global.

 

Una primera y positiva iniciativa en este sentido es el reciente anuncio de los países del ALBA de organizar para septiembre-octubre del 2015 un Encuentro Mundial de los Movimientos Sociales sobre el Cambio Climático a fin de diseñar propuestas ciudadanas con miras a la COP 21 de París.

 

Si Perú organizó la COP 20 en una sede alejada de toda posibilidad de presencia ciudadana climática –en el Pentagonito de San Borja, a las afueras de Lima e inaccesible a la ciudadanía-, hagamos de la sede de París un espacio donde los gobiernos y los ciudadanos y ciudadanas puedan dialogar, manifestar sus opiniones y propuestas. O tomemos el centro de París como sede ciudadana climática global.

 

El 2015, la ciudadanía local y global climática tiene la palabra (FIN).

 

28/12/2014 21:22 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Municipalidades de Chile y Perú suscriben Declaración de Intenciones sobre cambio climático en la COP 20

Lima, Perú, jueves 11 de diciembre de 2014, Comisión de Medio Ambiente de la Asociación Chilena de Municipalidades.- Las entidades representativas de los gobiernos locales de Chile y Perú, suscribieron este jueves 10 de diciembre un acuerdo de colaboración mutua en el marco de la COP 20. Esta Declaración de Intenciones se firmó en la sede del Pabellón Ciudades Sostenibles del evento paralelo a la COP 20, denominado Voces por el Clima, que se desarrolla en el Jockey Club de la capital peruana. A continuación el texto completo de la Declaración:

 

DECLARACION DE INTENCIONES

ASOCIACIÓN CHILENA DE MUNICIPALIDADES (ACHM)

ASOCIACIÓN DE MUNICIPALIDADES DEL PERÚ (AMPE)

 

CONSIDERANDO:

 

  1. Que el cambio climático es un fenómeno antropogénico de carácter global que impacta severamente las realidades locales de los países de América Latina.
  2. Que tanto Chile como Perú son países altamente vulnerables al calentamiento global, particularmente en lo que se refiere al agua, energía, residuos sólidos y aumento del nivel del mar.
  3. Que los gobiernos locales tienen un rol de primer orden en cuanto a incentivar la mitigación de gases de efecto invernadero, de adaptación y generación de capacidades y de resilencia ante el  cambio climático.
  4. Que las municipalidades de Chile y Perú tienen la disponibilidad de conjugar esfuerzos colaborativos y solidarios en enfrentar juntos los impactos del calentamiento global.

 

CONVIENEN EN:

 

  1. Expresar nuestra plena voluntad política de avanzar en mecanismos de asociatividad que se manifiesten en formas concretas de alianzas, colaboración y apoyos políticos, técnicos e institucionales que nos permitan enfrentar de mejor forma posible los impactos del cambio climático en nuestros respectivos países.
  2. Generar herramientas específicas de gestión e intercambio de conocimientos, buenas prácticas y replicabilidad de experiencias sobre mitigación, adaptación y generación de capacidades, frente al cambio climático, como, por ejemplo, talleres, seminarios, investigaciones, monitoreos, foros, etc.
  3. Priorizar como temas relevantes en una primera fase de colaboración entre ambas entidades, el de agua, energía, residuos sólidos y la resiliencia.
  4. Unir nuestros esfuerzos por acceder al apoyo y generación de recursos técnicos, académicos y financieros de organismos internacionales, agencias de la ONU y la UNFCCC, que contribuyan a proyectos comunes en torno a los temas relevantes que nos convoca.

 

Lima, Perú, 10 de diciembre de 2014.

 

FIRMAS:

 

Por Chile: 

Sr. Mario Gierke, Alcalde de la Comuna de Cabrero, Vicepresidente de la ACHM

Sr. Rodrigo Sánchez, Alcalde de la Comuna de La Ligua, Presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la ACHM 

Sr. Marco Quintanilla, Concejal de la Comuna de San José de Maipo

Sr. Pablo Opazo, Concejal de la Comuna de Maule. 

Sr. Julio Abelleira, Concejal de la Comuna de Peñalolén

 

Por Perú: 

Dra. Gloria Montenegro, Presidenta de la Asociación de Municipalidades del Perú

Sr. Eduardo Carhuaricra, Gerente General de la Asociación de Municipalidades del Perú

10/12/2014 15:15 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

COP 20: Acercándose la hora de las decisiones

Lima, Perú, viernes 5 de diciembre de 2014, por Luis Alberto Gallegos, editorial Boletín GAL.-  Los resultados del V Informe del IPCC están a un paso de ver cristalizados sus expectativas de que se produzcan avances importantes en materia política en la COP 20.

 

Estos cálidos días de sesiones de la COP 20 en su primera semana de trabajo, han sido de largas y tediosas negociaciones de los equipos técnicos sobre platas, es decir, respecto a los diversos recursos que se han venido acumulando en estos últimos años, a los destinos que se les ha dado y se les darán, así como a los criterios que las delegaciones le otorgan para definir el apoyo a los rubros de mitigación y adaptación, para los países en vías de desarrollo, los más vulnerables y en mayor riesgo ante el cambio climático.

 

En paralelo, las autoridades de la ONU, de la UNFCCC y de Perú no han perdido ocasión de insistir en la necesidad de decisiones políticas ambiciosas y en la urgencia de no perder una nueva oportunidad de oro para arribar a un documento que sea la base del nuevo Acuerdo de París. Desde diversas tribunas los responsables de una COP 20 exitosa, se la han jugado por generar condiciones optimistas, razonables y viables para que la semana próxima se constituya en el tan esperado momento de consensos entre los ministros, gobernantes y jefes de Estado, para una luz verde que nos acelere el paso a la COP 21 de Francia.

 

La semana entrante es clave. Dos serían los puntos que producen ruido y sobre los cuales las delegaciones de los países deben avanzar sustancialmente.

 

Uno primero reside en los términos de la reducción de emisiones de los países desarrollados. Diversas señales apuntan a que el rango que ha planteado el IPCC de que debe reducirse entre 40% y el 60% para el 2020, se puede constituir en una contundente demanda y exigencia de diversos conglomerados como la Unión Europea, los países insulares, África y muy probablemente América Latina. Por cierto, la sociedad civil y sus diversos estamentos, también adheriría esta propuesta. Sería la mejor opción para mantener el aumento de la temperatura global sin cruzar el umbral de los 2°C.

 

El nudo en esta materia se resume en si los EEUU se sumarán a esta tendencia o no; recordemos que el presidente Obama se ha comprometido a reducir entre 26% y 28% de sus emisiones para el 2025. También es incierto de si el mayor emisor del planeta de GEI, China, se adheriría a la propuesta del IPCC. Este país ha asumido expresamente una reducción del 40%, para el 2030. De confirmarse que estas dos potencias y mayores emisores del Planeta se comprometen a lo planteado por los científicos climáticos, es muy posible que los demás países desarrollados opten por no excluirse de esta tendencia. Este tema de agenda de la COP 20 es, sin duda alguna, un proceso complejo y no exento de tira y aflojes y de responsabilidades diferenciadas para cada caso.

 

Un segundo punto clave está relacionado con el grado de compromiso, voluntariedad u obligatoriedad de los acuerdos. La Unión Europea se la ha jugado porque los acuerdos de la COP 20 y la COP 21 se adopten de modo vinculante, advirtiendo de la poca credibilidad que tendría un acuerdo no obligatorio. Los EEUU y China no se han manifestado sobre este tema. Brasil, en tanto, ha propuesto su estrategia de convergencia concéntrica que combina obligatoriedad de reducción de emisiones para los países desarrollados, y progresividad para los países en desarrollo. Los demás actores tendrían sus aprensiones para acuerdos vinculantes o no lo han expresado o el escenario de la COP 20 para este tipo de decisión aún no está lo suficientemente maduro.

 

Finalmente, un aspecto fundamental es el rol de la sociedad civil en la COP 20. De las diversas manifestaciones que se hicieron presentes en esta Cumbre, la más relevante es la drástica exigencia a la ONU que el Fondo Verde del Clima sea usado efectivamente para apoyar a los países vulnerables al cambio climático, y no que se convierta en subsidios a industrias bajas en carbono, tal como Japón pretende realizar. En este sentido, el rol de severo y atento observador del proceso de negociaciones en esta Cumbre por parte de la ciudadanía global, es decisivo.

 

Pero la madre de todas las batallas ciudadanas climáticas está por venir esta semana próxima, cuando se inicie este lunes 8 la Cumbre de los Pueblos y se realice la Marcha Mundial por Justicia Climática del miércoles 10 de diciembre.

 

Desde este lunes próximo la COP 20 dejará probablemente la laxitud que ha mostrado en la semana transcurrida y se convertirá eventualmente en el foco del huracán global de los debates políticos, decisiones estratégicas y movilizaciones sociales de fondo. Muy entretenido y crucial para la humanidad. (FIN). 

05/12/2014 07:30 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El desafío de la democracia chilena en este período

Santiago, jueves 27 de noviembre de 2014, por Luis Alberto Gallegos, editorial de Boletín GAL.- En estos días, hemos sido testigos de eventos y expresiones partidarias de los conglomerados de la derecha de nuestro país. Como corolario o resumen de ello, resultan las recientes declaraciones de una ex candidata presidencial de la derecha, donde las emprende contra el gobierno y la presidenta Bachelet.

 

¿Qué significa todo ello?

 

Obviamente, la derecha está a la defensiva estratégica. El Consejo de RN lo devela prístinamente: un evento sin pena ni gloria, para no decir, sin inteligencia ni novedad, que le agrega amargura a lo ocurrido con los procesos por violaciones a los derechos humanos del diputado Rosauro Martínez y ex alcalde de Providencia, Cristian Labbé.

 

La derecha sabe que el actual proceso de reformar aspectos sustanciales del sistema político y económico, no tiene vuelta. Y ello constituye, nada más, que lo prometido al país por la actual administración. La derecha apostaba a un fracaso o a un debilitamiento de las propuestas de reformas. Pero, al parecer, la derecha no ha contado con la eficiencia en la gestión pública con que el equipo de gobierno se ha manejado en estos asuntos en estos iniciales meses y que prometen resultados exitosos.

 

Lo instintivo en política ante una situación de defensiva estratégica en la que está la derecha es ¿cómo reaccionar? Obviamente, con una fugaz y ocasionalmente efímera ofensiva táctica que confronte mediática y sonoramente lo avanzado, mediante un francotirador experto, despiadado y letal. ¿Quién? Naturalmente, de modo instantáneo aparece en el imaginario colectivo un oscuro nombre: Evelyn Mathei, quien, por diversas vertientes, sabe de letalidad.

 

Además, esta posible y efímera ofensiva táctica se lanza en un período clave: en víspera de fiestas de fin de año y vacaciones. Esperando que sus esquirlas queden impregnadas en el imaginario colectivo de los próximos meses estivales, donde la ciudadanía busca despejarse y olvidarse temporalmente de los conflictos sociopolíticos y económicos. Y, además, esta ofensiva táctica se despliega luego de los resultados de una encuesta que mostrarían un supuesto descenso en la aprobación de la gestión de la presidenta Bachelet.

 

¿Por qué?

 

Cualquier análisis elemental de carácter político se haría la pregunta de, ¿por qué la derecha insufla sus propias posibilidades de revertir este proceso de reformas? ¿Acaso tiene la razón o la fuerza para hacerlo? No, no las tiene. Simplemente porque la derecha ha olfateado una debilidad clave en este proceso de gestionar las reformas fundamentales de esta administración.

 

¿Cuál es?

 

El equipo político del gobierno ha estado tan absorto en la gestión intraestatal de sacar adelante las reformas comprometidas con la ciudadanía, que no ha habido margen para atender -y no solo visibilizar mediante las comunicaciones lo avanzado, como lo reconoce la propia Bachelet-, sino sobre todo porque no se han creado, construido y alimentado los mecanismos eficientes de involucramiento, asociatividad y participación ciudadana de quién es el aliado natural de esta administración: la sociedad civil.

 

Hay quienes esperaban, confiados, en que el PC pudiera haber diseñado y ejecutado su voceada política de trabajar en esta administración “con un pie en el gobierno y otro en la calle”. Confiados, porque ni el PS, el PPD y menos la DC, tenían la voluntad política o la capacidad de sacar a la gente a las movilizaciones cruciales en esta fase.

 

Incluso –salvo excepciones de algunos segmentos sociales que están movilizados y en alerta-, los propios estudiantes han debilitado su capacidad movilizadora en torno a las reformas fundamentales del proceso.

 

Ello no significa que el movimiento social se haya adormecido. Por el contrario, se han reactivado regional, local y socio ambientalmente en diversas latitudes del país. Pero, lo que no se ha manifestado de modo claro y contundente en este período, son las movilizaciones ciudadanas de respaldo y acompañamiento a las reformas clave de este proceso.

 

Las expectativas creadas ante la propuesta del PC –inteligente en lo fundamental-, de gobernar dentro del Estado y en complemento con la ciudadanía, hasta el momento no se ha cristalizado como se esperaba. Problemas sobre cómo hacerlo, dificultades internas del partido, roces con la DC, debilidades para involucrar a los demás partidos de la Nueva Mayoría y cierta fragmentación sectorial, territorial y temática del movimiento ciudadano, han abonado en ello.

 

Esa, es la gran debilidad de este período del nuevo proceso creado hoy en Chile.

 

¿Qué hacer?

 

Parafraseando a Gramsci, quizá debamos hoy en Chile fortalecer el bloque histórico ciudadano. Un bloque que ya existe en distintas expresiones y vertientes microsectoriales: sobre agua, salud, educación, vivienda, medio ambiente, regionalización, agua, Asamblea Constituyente, entre otras.

 

Pero, quizá, es preciso hoy fortalecer un bloque histórico consciente y voluntariamente comprometido y movilizado con los temas de agenda de reformas en lo macro sectorial, con propuestas sobre los temas nacionales y no solo locales o temáticos.

 

Lo que ya existe en términos de organización y movilización social, y que tiene que ver con lo señalado, es la línea base, es el piso sobre el cual debemos diseñar una estrategia común que involucre todas las demandas actualmente vigentes.

 

La asociatividad hoy entre todas las demandas, entre las organizaciones y entre las voluntades, es clave. Nuestro desafío es construirla, sabiendo de las diferencias y las dificultades. Pero, sin unidad, dentro de la diversidad y las diferencias, no hay ciudadanía que avance y logre sus propósitos. La unidad requerida no es ideológica ni programática necesariamente, es política para abrir canales, opciones y alternativas concretas para que cada quién exija sus propios planteamientos.

 

No es el momento de farrearnos oportunidades históricas que pocas veces se presentan en nuestro proceso político social y económico. No sea que después nos lamentemos de ¿por qué no lo hicimos…?

 

Las decisiones políticas de un país no solo dependen de los decidores de las políticas públicas de Estado, también de los decidores de las políticas Ciudadanas provenientes de las organizaciones -grandes y pequeñas-, que la sociedad civil ha creado hasta el momento.

 

¿Cómo?

 

Desde la ciudadanía, hay que crear o fortalecer las Mesas de Diálogo y Negociación sobre cada una de las demandas y temas específicos. Generar propuestas, proyectos de ley e iniciativas que podamos presentar al gobierno y comprometerlo en su gestión y concreción.

 

Y, de parte del gobierno, habría que respetar y atender las demandas de esas Mesas, incorporándolas no solo de manera consultiva, sino también de modo vinculante. Sin capacidad de decisión de la ciudadanía en las políticas públicas, en los temas locales, regionales y nacionales, no habrá, definitivamente, posibilidad sobre la cual podamos construir un bloque histórico democrático y ciudadano, que se constituya en el soporte social de las reformas estratégicas clave de este período.

 

La derecha se aprovecha de la actual dispersión, fragmentación y ausencia ciudadana. Se deleita de la debilidad social y ahora pretende levantar la voz, gritarnos y retrotraernos a los momentos oscuros y a los infiernos que ya hemos conocido. Labbé y Mathei lo saben, por ello es que quieren postularse como diputado y como posible futura candidata presidencial. (FIN)

26/11/2014 18:24 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Municipios de Chile se preparan para participar en Cumbres Globales sobre cambio climático

Santiago, Chile, miércoles 19 de noviembre de 2014, por Luis Alberto Gallegos, editorial Boletín GAL.-  Sensibles a las exigencias de la glocalidad del cambio climático y mostrando una resuelta voluntad política de contribuir con decisiones ante los requerimientos de mitigar y adaptarse al calentamiento global, las municipalidades de Chile se preparan a participar activamente en dos Cumbres Ambientales y Climáticas que se han constituido en los eventos globales más importantes de los últimos tiempos a nivel planetario.

 

Feria Ambiental Pollutec

 

La primera de ellas es la Feria Ambiental Pollutec que se realizará del 2 al 5 de diciembre en Lyon, Francia. Esta feria es el evento líder mundial del mercado del Medioambiente. Pollutec reunirá durante 4 días en Lyon, al conjunto de los equipamientos, tecnologías y servicios para el tratamiento de todas las contaminaciones y más extensamente para la conservación del medioambiente y la implantación del desarrollo sostenible.

 

En Pollutec 2014, Lyon, se darán cita los mejores profesionales y empresas relacionadas con el sector, que mostrarán las últimas novedades, innovaciones y avances relacionados con el medio ambiente, siendo este evento, un referente del sector a nivel mundial. En definitiva, este evento se ha convertido en una cita ineludible para los mejores profesionales y empresas relacionados con el ambiente, tanto por las novedades que en ella se podrán observar como por los importantes contactos que se podrán establecer.

 

¿Cuál es el propósito de la participación de los municipios chilenos en la Feria Ambiental Pollutec?

 

Sencillamente, se trata de estar presente en un evento donde se exponen los mejores avances tecnológicos en materia de los diversos temas y problemas ambientales que se gestionan a nivel local y global. La delegación chilena tiene la oportunidad de interiorizarse en la actualización y modernización de los diversos procesos tecnológicos sobre residuos sólidos, agua, suelo, contaminación del aire, ruido, transporte, ordenamiento territorial, mitigación y adaptación al cambio climático, entre otros temas de la gestión ambiental municipal y ciudadana del país y de todo el Globo.

 

Además, es la oportunidad para gestionar contactos y establecer posibles convenios de cooperación técnica y financiera para los gobiernos locales.

 

Pero, al mismo tiempo, también es un evento en donde las municipalidades chilenas tienen la oportunidad de presentar sus propios procesos ambientales, sus buenas prácticas y avances en el conocimiento y desarrollo del tema ambiental en sus propias comunas. Para ello, los organizadores brindan espacios para exposiciones, charlas, conversatorios e intercambio de experiencias.

 

La Feria Pollutec, es una ventana y una vitrina ambiental global, en donde Chile debe estar presente para aprender y para aportar.

 

COP 20

 

La otra Cumbre Global es la Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas para el Cambio Climático, o más conocida como la COP 20, a realizarse del 2 al 12 de diciembre próximo en Lima, Perú.  La COP 20 es el evento planetario en donde se debe avanzar sustancialmente en el borrador de un nuevo acuerdo de los países del Mundo sobre el cambio climático.

 

Considerando que el protocolo de Kioto, suscrito el 1997, terminó su vigencia en el 2012, es preciso reemplazarlo por un nuevo protocolo. La ONU considera que ello debería suceder en la COP 21, a realizarse en diciembre del 2015 en París, Francia.

 

En este contexto, la COP 20, a diferencia de las COP anteriores, puede prometer la posibilidad de cambiar el escenario de tantos fracasos y tantas manipulaciones de las corporaciones transnacionales de combustibles fósiles y las grandes potencias y, efectivamente, lograr avanzar en un texto ambicioso, potente, democrático y vinculante sobre la mitigación y adaptación al cambio climático.

 

¿Cuál es el papel de los municipios de Chile en este complejo panorama?

 

En primer lugar, conocer y asumir los planteamientos que el Gobierno de Chile sostiene en esta materia, de modo de tener una sola visión y una sola postura en este proceso; en segundo lugar, interiorizarse en conocer las posiciones de las diversas tendencias regionales y globales de los gobiernos y en las posiciones que sostienen, particularmente de América Latina; en tercer lugar, generar un flujo de intercambio de información con municipios de otros países, preferentemente de Perú, participando en las asociatividades y redes que se hayan generado o estén en proceso; finalmente, elaborar y presentar propuestas específicas sobre la mitigación y adaptación al cambio climático, desde la perspectiva de las comunas, los gobiernos locales y las comunidades ciudadanas de Chile.

 

En este proceso, la Comisión de Medio Ambiente de la Asociación Chilena de Municipalidades se encuentra comprometida en apoyar la participación de los municipios en estos eventos. Hasta el momento tenemos a 13 gobiernos locales –entre autoridades nacionales, regionales, comisiones técnicas y alcaldes- que estarían participando, tanto en Lyon en la Feria Ambiental Pollutec, como en Lima, en la COP 20.

 

Vaya nuestro apoyo y compromiso de contribuir a que esta delegación de alcaldes pueda cumplir un excelente papel en estos eventos globales sobre cambio climático y medio ambiente. Nuestra gente, nuestras comunas, nuestro país y nuestro Planeta, nos lo demandan. (FIN)

18/11/2014 17:17 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Nuestras responsabilidades ante la COP 20 de cambio climático

Santiago, Chile, lunes 17 de noviembre de 2014, por Luis Alberto Gallegos, editorial Boletín GAL.- Desde la perspectiva de las municipalidades, consideramos que el rol y las responsabilidades de los gobiernos locales frente a la Cumbre COP 20 pudieran desglosarse en tres dimensiones: la del nivel local, la nacional y la global.

 

Lo local: la adaptación, mitigación y generación de capacidades

 

Las municipalidades de Chile han desplegado importantes iniciativas respecto al cambio climático que debieran mostrarse en la Cumbre COP 20.

 

En materia de adaptación al cambio climático, los municipios han sido sensibles a los impactos del calentamiento global que sobre todo afecta a los sectores más vulnerables de la población. Y ello significa principalmente, enfrentar la sequía que ya afecta a más de cien comunas del país. Con o sin recursos, los municipios han tratado de paliar esta crisis mediante la asistencia con camiones aljibe, con programas hídricos innovadores y, sobre todo, con la incorporación de nuevas tecnologías para el uso del agua como la ósmosis inversa. Hay experiencias y buenas prácticas que debieran mostrarse en eventos mundiales como la COP 20, que pudieran replicarse a otras latitudes.

 

En cuanto a la mitigación de gases de efecto invernadero, GEI, los municipios han incursionado en la extensión de las áreas verdes que constituyen un factor de sumidero de dióxido de carbono, CO₂, y su conversión en oxígeno. Del mismo modo, los municipios han desplegado campañas y actividades respecto a la eficiencia energética y la reducción de la huella de carbono, como una manera de reducir emisiones. Pero también han generado experiencias y tecnologías en la valorización y metanización de los residuos sólidos, mediante la creación de proyectos innovadores de plantas de biogás.

 

Asimismo, los municipios –en particular los incluidos en el Sistema de Certificación Ambiental Municipal, SCAM-, han generado habilidades y capacidades en materia de información y conocimiento sobre el medio ambiente y el cambio climático, mediante talleres y cursos ambientales, como el Programa de Educación Ambiental Municipal y Ciudadano, PEAM. Del mismo modo, en este rubro, algunos municipios se han asociado en redes ante el cambio climático que les posibilita un accionar más efectivo y de mayor impacto.

 

Es decir, los municipios en Chile tienen sensibilidad ante el cambio climático, tienen buenas prácticas, tienen ambiciones de generar políticas públicas locales en materia ambiental y climática.

 

Nuestros desafíos en esta dimensión local es mostrar y visibilizar nuestras experiencias a fin de replicarlas, generar asociatividades territoriales y temáticas y, en particular, fortalecer la Comisión de Medio Ambiente de la ACHM, que se constituye en un instrumento organizativo y operativo fundamental como orgánica municipal ambiental y climática en Chile.

 

Un componente fundamental en este nivel local es el desafío municipal a fortalecer la participación ciudadana y reforzar la asociatividad municipio-sociedad civil en las comunas. Los gobiernos locales no son nada sin su aliado natural, la ciudadanía; y ello significa, en este caso, incentivar la cooperación y la acción comunal colaborativa en todos los aspectos: adaptación, mitigación y generación de capacidades, ante el cambio climático.

 

Lo nacional: fortalecer el PANCC

 

En la dimensión nacional, las municipalidades, y en particular la delegación que asistirá a la COP 20, tiene el desafío de fortalecer la convergencia de planteamientos y propuestas en torno al cambio climático.

 

Ello significa poder asumir el Plan de Acción Nacional de Cambio Climático, PANCC, que busca “propender hacia una economía más baja en carbono, que contribuya al desarrollo sustentable de nuestro país y a los esfuerzos mundiales de reducción de emisiones”.

 

También comprometerse con lo que la presidenta Michelle Bachelet, señaló: “quisiera reafirmar el compromiso voluntario de Chile de reducir en un 20% sus emisiones proyectadas al 2020, sujeto a apoyo internacional y que el 45% de la capacidad eléctrica instalada de aquí al 2025, provendrá de fuentes energéticas renovables no convencionales”.

 

En materia de adaptación, significa apoyar el que Chile ya cuenta con el Plan de Adaptación al Cambio Climático del Sector Silvoagropecuario (2013), el Plan de Adaptación al Cambio Climático en Biodiversidad (2014) y el propósito de reforma del Código de Agua y la Protección de Glaciares.

 

Lo Global: Incidir en las decisiones Planetarias sobre Cambio Climático

 

En el escenario global, el panorama es más complicado. Las municipalidades no tienen opción de voto, pero sí de diálogo e incidencia.

 

¿Cuál es la correlación de fuerzas globales en esta COP 20?

 

En primer lugar, la única forma en que los municipios del Planeta pueden incidir en las decisiones que adopte la COP 20 y la COP 21 y eventos siguientes, es asociándose con los gobiernos de países vulnerables como los insulares y los que cumplen con las 9 vulnerabilidades que indica la ONU; con las organizaciones ciudadanas y socio ambientales de los continentes; con los pueblos indígenas de la diversidad planetaria; con las entidades de género; con la academia, expertos y ONGs; y medios de comunicación democráticos.

 

En segundo lugar, los gobiernos, dependiendo de si son integrantes del bloque de los desarrollados (anexo 1) o los en desarrollo (no anexo 1), tienen distinto peso en las decisiones. Las grandes potencias (anexo 1) son, finalmente, las que adquieren mayor relevancia a la hora de los “consensos” y aprobación de resoluciones.

 

No obstante, en esta coyuntura política hay condiciones favorables en los países decidores. Por un lado EEUU y China acaban de suscribir un acuerdo progresista. EEUU, debido a que a Obama –luego de la derrota parlamentaria que sufrió en las recientes elecciones parlamentarias, ante el partido Republicano-, le interesa proseguir con su programa ante el cambio climático, comprometió a su país y a su congreso a una reducción entre un 26 y 28% de emisiones de GEI antes del 2025, en relación con los valores de 2005; en tanto que China, se compromete a tener su nivel máximo de emisiones al año 2030 y aumentar en un 20% las ERNC hasta el 2030; además, ambos países se comprometen a impulsar conjuntamente negociaciones con miras a la COP 21.

 

Este escenario, ante estas potencias que aportan casi el 45% de emisiones globales de GEI, es muy importante y corresponde a los gobiernos de la Unión Europea y de los demás continentes, exigir que se mantenga y no se distorsione o altere durante la COP 20. De parte de China, si Xi Jinping sostiene lo que dijo, es porque el PC chino lo respalda. En cambio, si Obama se doblega ante la ofensiva de los republicanos en esta decisión, estaremos en problemas.

 

En tercer lugar, un peso importante en las negociaciones la tendrá la Unión Europea, UE. Hasta el momento, la UE ha tenido un liderazgo importante, particularmente con Alemania a la cabeza. Sin embargo, teniendo a Alemania y a los países nórdicos como los ejes clave, debemos considerar que probablemente a la hora de las votaciones no todos los miembros integrantes de de esta comunidad lo hagan del mismo modo. Esperemos que sus componentes políticos puedan ser ordenados en una sola estrategia.

 

En cuarto lugar, tenemos a los países en desarrollo. Aquí la cosa es más compleja. África, no solo es el continente más vulnerable al cambio climático, sino también el que menos representación gubernamental tendrá en la COP 20. Ello, debido sencillamente a platas. Asia, es uno de los continentes igualmente altamente vulnerable y sin muchas opciones de mitigación, adaptación al cambio climático y recursos financieros.

 

En cambio, América Latina es un factor distinto y complejo. Tenemos en la región, países que, siendo vulnerables a los impactos del calentamiento global, no necesariamente se sienten comprometidos a generar políticas públicas internas que permitan mitigar y adaptarse al cambio climático. Venezuela (dependiente de combustibles fósiles); Brasil (nuevo productor de shale gas); Argentina (con gigantescas reservas de shale gas); Perú con reservas propias de gas; y Bolivia (igualmente con propios recursos gasíferos), instalan un escenario en donde cada país tiene efectivamente sus intereses propios y diferenciados respecto a acuerdos sobre cambio climático. Quizá Perú, por ser el anfitrión de la COP 20, se le imponga un deber moral de pelear por acuerdos ambiciosos en materia de reducciones de GEI, pero no necesariamente esperemos que en 2015 mantenga la firmeza y compromiso adquiridos este diciembre. Ojalá nos equivoquemos.

 

En resumen

 

Nuestra política municipal en la COP 20 es compleja aunque entretenida. A nuestra consideración, debemos ser muy observadores, cautos e inteligentes en nuestra participación. Tenemos, como país, una serie de aportes, ideas, experiencias y propuestas que plantear, pero también tenemos mucho que aprender en este tema de los gobiernos y pueblos que nos acompañarán desde el 2 al 12 de diciembre próximo en Lima.

 

Parte del programa de la delegación municipal podría ser solidarizarse y participar en las actividades de la Cumbre de los Pueblos frente al Cambio Climático que se realizará desde el lunes 8 al jueves 11 de diciembre en Lima. Asimismo, sería muy importante que esta delegación acompañe a la ciudadanía global climática en la Marcha Mundial contra el cambio climático que se realizará el miércoles 10 de diciembre, en el marco del Día Internacional de los Derechos Humanos.

 

A nuestro juicio, la delegación chilena es una sola: representantes de gobierno, ministerios, municipios, organizaciones sociales, ONGs y académicos. Es muy importante tener en nuestras presentaciones una sola voz unívoca respecto al tema climático para Chile, aunque podamos tener propuestas diferenciadas.

 

Los puntos en común que, a nuestro criterio, debemos sostener como delegación nacional, son:

 

  1. Chile mantiene el compromiso de reducir en un 20% sus emisiones proyectadas al 2020, y el 45% de la capacidad eléctrica instalada de aquí al 2025, provendrá de fuentes energéticas renovables no convencionales.
  2. Chile sostiene su planteamiento de que en este compromiso, las municipalidades, la ciudadanía y los actores económicos coinciden en aportar cada uno desde sus propias opciones, en desarrollar una estrategia climática acorde a los requerimientos indicados por el IPCC y la ONU.
  3. Los municipios de Chile se comprometen a generar políticas públicas locales concordantes con las recomendaciones del IPCC y la COP 20, de modo colaborativo y diferenciado.
  4. Los municipios de Chile asumen de manera firme y consciente su responsabilidad en la generación de formas de mitigación, adaptación y creación de capacidades en sus respectivos territorios y poblaciones, en el marco de lo acordado en esta COP 20.
  5. Finalmente, invocamos a los países desarrollados a posibilitar acuerdos y avances en la generación de un acuerdo climático global que reemplace al Protocolo de Kioto o mejor dicho, el Protocolo de París, de modo profundo, democrático, ambicioso y vinculante. (FIN)
16/11/2014 13:32 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Cumbre Copenhague revelaría el diseño de la correlación de fuerzas para la COP 20

Santiago, Chile, martes 4 de noviembre de 2014, por Luis Alberto Gallegos, editorial del Boletín GAL.- Al parecer, la reciente Cumbre de Copenhague donde el IPCC presentó su último informe, pudiera entenderse como un laboratorio del diseño político que nos espera en la COP 20.

 

Hay que advertir y valorar el enorme esfuerzo de la comunidad científica integrante del IPCC, que ha logrado ofrecer unos aportes extraordinarios de conocimiento especializado para tratar de entender –y de hacernos entender a nuestras cabecitas duras, especialmente de los políticos-, el estado actual y las tendencias inevitables que nos depara el futuro en materia de cambio climático. Para ellos y ellas, la humanidad les está en deuda. Nuestro agradecimiento con mucho afecto.

 

Como bien lo dijo Ban Ki-moon, la ciencia ya dijo su palabra. Ahora les toca a los decidores de las políticas públicas.

 

Y es importante advertir que el informe científico publicado este domingo 2 de noviembre por el IPCC es el documento que servirá de base, de brújula y guía para los debates en la COP 20 y COP 21. Por tanto es, como suele decirse entre la clase política, el instrumento clave para diseñar la estructura de alianzas que se generarán en las futuras cumbres climáticas.

 

¿Qué pasó esta semana pasada en Copenhague, entendiéndolo como un ensayo de lo que será la COP 20 de Lima?

 

Los reticentes

 

Allí, los defensores de los combustibles fósiles, los exportadores de petróleo y gas y los países cuyas economías dependen del comercio de estos productos, nuevamente se convirtieron en el lastre fundamental que impidieron a toda costa llegar a buen puerto en las conclusiones del informe final. Tal como nos decía Matilde Rusticucci, (ver Boletín GAL 1752), estos gobiernos peleaban palabra por palabra, frase por frase, para dilatar, entorpecer y evitar un acuerdo sobre el informe. Arabia Saudita, era uno de ellos, o mejor dicho, el más empecinado. Lamentablemente, algunos de nuestros socios latinoamericanos, como Brasil, tuvieron tentaciones de sumarse a este coro de resistencia a un acuerdo global. Ojalá sus líderes recapaciten.

 

Estos países constituyen, lo que se llama en la jerga de la clase política, la contradicción principal o los opositores enceguecidos y resistentes a ser proactivos a un acuerdo climático razonable.

 

Los vacilantes

 

En el medio de este escenario están los países que no se oponen a un acuerdo global o más bien son proclives a un nuevo protocolo de emisiones, pero siempre y cuando reciban algo a cambio. Esto es, recibir financiamiento para sus propias políticas de adaptación u obtengan flexibilidad o no obligatoriedad de los acuerdos, condicionando sus votos a las promesas más o promesas menos. Son los actores del proceso climático que se les podría denominar neutralizables o ganables, pero a costa de negociar con certezas con ellos. Los líderes de la COP 20 -Perú en este caso y los líderes de la ONU-, deberán tener mucha atención respecto a este segmento de países, que no son pocos.

 

Curiosamente, en la Cumbre de Copenhague, los EEUU y China se habrían posicionado en este bloque, apareciendo con cierta dosis de razonabilidad y disponibilidad de llegar a consensos. Es probable que los complejos procesos internos de estas dos potencias, les induzca a una cautela al momento de emitir sus votos. Obama tiene a una oposición conservadora en el Congreso que le limita adoptar decisiones clave sobre el cambio climático. En tanto que China, hoy se ha constituido en uno de los mayores emisores de CO₂, contaminación ambiental y empeoramiento de calidad de vida de su población.

 

 

Los consecuentes

 

Y, en el otro lado del péndulo están, por cierto, los países que se han sensibilizado respecto a una estrategia coherente, ambiciosa y urgente sobre el calentamiento global. Aquí se encuentra la gran mayoría de delegaciones, con la clara visibilización y liderazgo de la Comunidad Europea, donde, naturalmente destacan Alemania, Noruega, Dinamarca y Holanda. Y, por supuesto, los países latinoamericanos progresistas y Chile.

 

Vale anotar que la delegación de nuestro país ha tenido en esta cumbre un desempeño extraordinario, no solo por las innegables instrucciones de Gobierno de facilitar desde todo punto de vista un avance en unas exitosas negociaciones climáticas, sino también por una composición de su delegación  de reconocidas personalidades del mundo académico, científico y profesional.

 

¿Y la COP 20?

 

Ante este escenario, naturalmente que la COP 20 se presentaría muy probablemente como una reedición de este complejo panorama de posiciones, alineamientos y alianzas explícitas -o tras bambalinas- entre los gobiernos globales. Y no hay que temerle. Es un desafío estratégico clave que hay que asumir.

 

No obstante, hay un factor importante a considerar en la COP 20. A diferencia de la COP 15 en 2009 -donde las expectativas ciudadanas globales fueron dejadas de lado y las demandas de los manifestantes que allí se concentraron fueron pisoteadas, virtual y literalmente-, Lima, no es Copenhague, ni América Latina es Europa.

 

Existen hasta el momento 1.598 organizaciones ciudadanas de América Latina y el Mundo inscritas como observadoras en la COP 20. Y, naturalmente, habrá en la sede de este evento muchos miles de luchadores y luchadoras ambientalistas que estarán pendientes de la evolución del proceso de debates.

 

En particular, las organizaciones indígenas de toda Latinoamérica y el Planeta estarán en torno a este evento. Igualmente los representantes de los países insulares vulnerables al aumento del nivel del mar. Asimismo, múltiples redes sociales conectadas a todo el Planeta.

 

Nos preguntamos, ¿serán tan imprudentes e indolentes algunos gobiernos para resistirse a un acuerdo climático global, a costa de tener que enfrentarse a la ciudadanía global y a su propia población local? Esperemos que no. Confiamos que la sensatez prime en esta ocasión en los gobiernos que participen en la COP 20. En sus manos, en su conciencia, en sus corazones y en sus decisiones está el futuro de este humilde Planeta y la sobrevivencia de esta, nuestra Única Casa Común, la Tierra (FIN)

03/11/2014 21:37 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Respirando aire limpio, responsabilidad de Todos

 

PROYECTO CURSO MEDIO AMBIENTE

 

 

NOMBRE DEL PROYECTO:

Respirando aire limpio, responsabilidad de todos.

 

IDENTIFICACION

Como todas las actividades humanas que involucran combustión, se emana a la admósfera CO2, y esto contribuye a la aceleración del calentamiento global y además la emisión de gases de efecto invernadero.

 Uno de los problemas que hay en la comuna de Pudahuel es que el aire que contamina con CO2 en una escala mayor al resto de la región metropolitana, ya que tenemos en nuestro territorio el Aeropuerto Internación de Chile y que cada despegue o aterrizaje contamina igual o mayor que a 16.000 autos al día.

Esto repercute en la salud de los habitantes de la comuna y sobre todo en las personas adultas mayores y niños pequeños, con enfermedades respiratorias de gran importancia, no es casual que durante el invierno la población manifiesta una mayor demanda en hospitales y consultorios.

DESCRIPCIÓN DEL PROYECTO

El Proyecto consiste en informar a la ciudadania del real problema que tenemos los pudahuelinos con la contaminación del CO2 y que el mayor causante de esta situación es el Aeropuerto, cosa que no podemos cambiar, ya que es una infraestrutura, que permite el desarrollo de la conección con el pais y el resto del mundo.

Educar a la población de la necesidad de aportar a disminuir el CO2 en el aire a través de la forestación y cuidado masivo de arboles de hoja perenne, ya que en invierno es cuando mayor contaminación tenemos.

La reforestación involucra la intención de los habitantes de la comuna, las autoridades y todos los empresarios que en ella intervienten. Por que la forestación es un proceso que requiere el compromiso de todos los actores antes mencionados.

Algunos de los beneficios generales de la reforestación:  Los árboles incrementan el aporte hídrico actuando como redes de hojas y ramas donde se condensa la neblina.

Los árboles disminuyen el impacto de las gotas de lluvias sobre el suelo, sus raices sostienen el suelo y sus copas reducen la velocidad del viento evitando la erosión eólica.  Mediante la reforestación se disminuye los procesos erosivos de los suelos.

Los árboles asimilan el anhídrido carbónico de la admosfera, conviertiéndolo en oxigeno, a su vez este gas, principal causante del efecto invernadero es solidificado dentro de la  corteza de los árboles, manteniendose fuera de la admosfera por tiempo indeterminado.  Las acciones de reforestación permiten revertir el cambio climatico en la medida que se generan pulmones y aumenta la calidad del aire en la localidad y el mundo.

Los bosques aumentan la calidad paisajistica de la zona, y puede potenciar zonas turísticas.

Los bosques mantienen miles de especies animales y vegetales de índole unica para el ecosistema.  La reforestación ayuda a mantener el habitat que utilizan estas especies unicas para crecer y desarrollarse.

Las acciones de la reforestación requieren la participación  de distintos factores dentro de la sociedad, de manera extensia y coordinada.  Por lo tanto, un plan de reforestación otorga trabajo a los residentes de la zona afectada y contribuye a la económia del Municipio.

 

Objetivo del Proyecto

Contribuir a la descontaminación del aire, a través de la reforestación masiva con especies de hojas perennes en toda la comuna (zona urbana y rural).

 

Obejetivos Especificos

Sensibilizar a los habitantes de la comuna del grave problema que tenemos en la salud con la contaminación del aire.

Educar la importancia que tiene la naturaleza en vida de los seres humanos, y todo el ecosistema.

Responsabilizar a la comunidad del cuidado de las areas verdes en plaza, bandejones, y frontis de sus casas.

 

Presupuestos

En la primera etapa se debe consideran material de difusión, lienzos, cartillas, volantes,  sobre los riesgos para la salud y calentamiento global por los efectos de la contaminación por CO2.

Después se requiere capacitar a la comunidad, voluntarios, que den charlas a los pobladores, se les concientice y enseñe la importancia de los árboles en la calidad del aire que necesitamos para vivir.

Es decir que los planes de reforestación eduquen a la población, que a su vez los pobladores contribuyan en la difusión de la problemática y se provea la solución gradual con las autoridades y grupos económicos.

De los costos considerar:

Que financiando o trabajando en los proyectos de reforestación los beneficios son multiples:

Todas las donaciones son desgravables de impuestos a las ganancias, por lo que la suma donada es devuelta a la empresa, en foma de beneficios.

Todas las empresas que decidan aportar  obtendrán una difusión diferencial y lograran posicionarse como responsables ambientalistas.

Y finalmente que el Aeropuerto entregue una mitigación a la población de Pudahuel por los daños causados.    

 

Algunas de las especies que podemos considerar:

ARBOLES QUILLAY (Quillaja Saponaria)

Árbol perenne crece desde la IV a la IX región. Habita en ambientes secos y suelos pobres .Puede alcanzar a los 15 mts. de altura. Potencial como especie para programas de reforestación.

 

ARBOLES PEUMO (Cryptocarya Alba)

Árbol siempre verde con follaje denso y oscuro llega a medir 15-20 mts. De altura. Su fruto de color rojo a rosado muy vistoso y aromático que es comestible.

 

ARBOLES MAITEN CHILENO (Maytenus boaria)

Árbol hermoso indígena de Chile, digno de cultivarse por su porte elegante que le dan sus largas ramillas pendientes. Perenne y de copa ancha .

 

ARBOLES PATAGUA (Tricuspidaria Dependens)

Interesante por su follaje compacto y sus olorosas flores en forma de campanitas.Su crecimiento es rápido y se puede cultivar muy bién en la zona central .Vegeta fácilmente en terrenos pantanosos.

 

ARBOLES BOLDO (Peumusboldus)

Este árbol Chileno se caracteriza por tener un follaje oscuro y denso. Es muy ornamental y medicinal, de crecimiento lento.

 

ARBOLES ARRAYAN PALO COLORADO (Luma Apiculata)

El arrayán es un árbol siempre verde .Tiene un aspecto muy llamativo y un alto valor ornamental tanto por su original color de su tronco como por su follaje ,flores y frutos.

 

ARBOLES CANELO (Drimys Winteri)

El canelo es el árbol sagrado de los mapuches ,al cual le atribuyen propiedades mágicas.  Este árbol tiene mucho valor ornamental, especialmente por su follaje de color plateado,y sus flores blancas.

 

ARBOLES COIGÜE (Nothofagus dombeyi)

El coigüe se destaca por su forma estilizada y elegante. Este árbol siempre verde sobresale por su altura. Se recomienda para suelos húmedos y ricos en nutrientes.

 

ARBOLES CORCOLEN (Azara dentata)

Hermoso arbusto Chileno de follaje verde dorado ,valioso por su floración a lo largo de las ramas .Sus flores son de un hermoso color amarillo .Es muy rústico y de crecimiento rápido.

 

ARBOLES CITRICOS

Arboles que además nos dan sus frutos, limón, naranjas, y mandarinas.

ARBOLES FRUTALES

Paltas y Perales.

Presupuestos:

Valor por arboles son:  entre los 00 y .500

 

M. Elena Sepúlveda Beiza

artemarilene@gmail.com

I.Municipalidad de Pudahuel.

 

 

 

 

22/10/2014 07:59 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Comentario a Pablo Cotarelo sobre: Cambio climático, ciencia y política

Santiago, Chile, martes 21 de octubre de 2014, por Luis Alberto Gallegos, Boletín GAL.-  Las ideas propuestas por Pablo Cotarelo en su artículo Ciencia y política, respecto al cambio climático, nos parece acertadas, aunque insuficientes.

 

Por cierto, es verídico lo que señala Cotarelo respecto a que los actores conservadores niegan el cambio climático y son financiados por las grandes corporaciones de combustibles fósiles, mientras los actores progresistas aceptan las conclusiones del IPCC.

 

No obstante, el proceso es más complejo. Las corporaciones de combustibles fósiles ahora emigran a las energías renovables no convencionales (ERNC), debido que la tasa de ganancia del sector energético a nivel global, percibe que el petróleo, gas y carbón ya no serán un buen negocio en las décadas siguientes.

 

Y más bien lo que está ocurriendo en los negocios energéticos globales es el abandono estratégico de los combustibles fósiles y la inversión en las ERNC y, específicamente, en los nuevos e insurgentes combustibles no convencionales denominados shale gas, gas pizarro o esquisto.

 

Hoy, estamos asistiendo a una alteración histórica en las inversiones energéticas. Si en la época de la revolución industrial, la novedad y expectativas de altas tasas de ganancias del gran capital era invertir en petróleo, gas y carbón, hoy la novedad es invertir en shale gas, ERNC y tecnología afín. Por ello es que, para el gran capital, utilizar el cambio climático a su favor, es un gran negocio.

 

En este sentido, la estrategia de los economistas ambientales que señala Cotarelo de “primero la economía y luego el medio ambiente”, no solo es falsa, sino que contraviene las leyes fundamentales del capitalismo vigente. Hoy, podemos decir, que para las grandes corporaciones, “la economía avanza al compás del medio ambiente”. No solo debido a considerar en los proyectos o megaproyectos la opiniones de las comunidades, según la OIT e instituciones internacionales, sino porque la energía de las ENRC resulta para las próximas décadas, más rentable que los combustibles fósiles. (FIN)

20/10/2014 21:32 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Pudahuel y Áreas Verdes: Forma de mitigar cambio climático desde municipio y comunidad

Santiago, martes 21 de octubre de 2014, por Luis Alberto Gallegos, editorial Boletín GAL.- Por el artículo 25, inciso c) de la Ley Nº 18.695 o Ley Orgánica Constitucional de Municipalidades, las municipalidades deben hacerse cargo de la construcción, conservación y administración de las áreas verdes de sus respectivos territorios (1). Con ello, no solo contribuyen al hermoseamiento de sus comunas y a la creación de espacios públicos para sus habitantes, sino, sobre todo, contribuyen a la absorción de dióxido de carbono CO₂, uno de los gases de efecto invernadero (GEI) que genera el cambio climático.

 

Las hojas de los árboles, plantas y arbustos, capturan CO₂ y lo convierten en oxígeno O₂, durante el proceso de fotosíntesis. Ello los nutre y contribuyen a la vida de la Tierra. Lo mismo ocurre con las algas y la flora marina que también hacen lo propio, siendo los océanos, uno de los sumideros más importantes del Orbe.

 

Los árboles y las áreas verdes son los pulmones del Planeta y los sumideros de CO₂. Por ello, preservar la Amazonía, evitar la deforestación y defender los bosques nativos, es de una prioridad absoluta para luchar contra el cambio climático.

 

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), recomienda para la población urbana del Planeta, que cada habitante debe tener una media de 9 m² de áreas verdes. Unos países o comunas tienen más, otros menos. En la Región Metropolitana, Vitacura es una de las comunas con el más alto promedio con un 56,2 m² por habitante y el menor es, paradojalmente, El Bosque, con 1,8 m² por habitante. Pudahuel, por ejemplo, tiene entre 2,9 m² por habitante.

 

Buenas prácticas

 

En el municipio de Pudahuel, el Instituto de Ecología Política (IEP) y el Boletín GAL acaban de realizar un curso ambiental del Programa de Educación Ambiental Municipal y Ciudadano (PEAM). Como resultado o productos prácticos de los talleres de los participantes, destacaron, entre otros, algunos proyectos relacionados a las áreas verdes.

 

Por ejemplo, uno de ellos, denominado Censo Arbóreo, propone un “proyecto (que) pretende impactar en la conducta ambientales de nuestra comunidad como primer objetivo, el proyecto considera a nuestra comunidad en la realización de actividades de tendencia a dar solución a una problemática ambiental de nuestra comuna que es la falta de arboles, que a consideración de la comunidad debe ser resuelto por el municipio o autoridades gubernamentales, sin asumir la parte de responsabilidad que nos cabe” (2).

 

Otra propuesta, que lleva por título Cambio de Especies Arbóreas para el Cuidado de nuestro Entorno, propone “Renovar  y cambiar nuestras especies arbóreas,  lograr cubrir la mayor parte de nuestras áreas verdes y lugares donde están plantadas. El objetivo general, es proteger nuestra comuna, nuestros vecinos y nuestras infraestructuras  de la contaminación que padecemos”. (3)

 

En otras palabras, las municipalidades y sus funcionarios tienen conciencia sobre los temas ambientales y del cambio climático. Y tienen excelentes iniciativas a proponer para la gestión ambiental y climática de sus propios municipios y comunidades.

 

Lo que queda pendiente es la voluntad y decisión de sus autoridades locales para darles curso y, sobre todo, el apoyo en recursos que el Ministerio del Medio Ambiente -en particular su División de Gestión Ambiental Local (GAL) y el Sistema de Certificación Ambiental Municipal (SCAM)- y la Subsecretaría de Desarrollo Regional y Administrativo (Subdere) debieran desplegar. Todos sabemos que los municipios tienen muchas responsabilidades en diversas materias, incluidas las ambientales, pero escasos recursos.

 

Ahora que se acerca la Cumbre de las Partes sobre Cambio Climático o COP 20, debemos mostrar ideas, compromisos y metas nacionales, pero también iniciativas, propuestas y buenas prácticas locales. Tanto la Red Chilena de Municipios ante el Cambio Climático, como la Comisión de Medio Ambiente de la AChM se comprometen a apoyar este proceso.

 

Pudahuel

 

Nuestro saludo y felicitaciones a la comunidad de funcionarios municipales y a los dirigentes socio ambientales de Pudahuel, que participaron en este curso ambiental PEAM y, en especial, a quienes crearon y diseñaron las 5 iniciativas innovadoras sobre medio ambiente y cambio climático a desarrollarse en la comuna.

 

Les damos un gran abrazo de congratulaciones a los participantes del PEAM Pudahuel quienes este jueves 23 a las 15.30 hs en la sala del CAPA de la municipalidad, recibirán sus diplomas del Curso Ambiental. (FIN)

 

_________________

(1) Esta normativa de la LOC, se mantiene en la nueva Ley 20.417 del Medio Ambiente.

(2) Proyecto elaborado por los funcionarios municipales: Jaime Pérez, Ramón Orellana y Moisés Toloza.

(3) Proyecto diseñado por los funcionarios municipales: Gloria Salinas, Uberlinda Ruíz, Alex Henríquez, José Pérez y Brenda Sotelo.

 

 

20/10/2014 18:16 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Cambio de Especies Arbóreas en Pudahuel

 

  “CAMBIO DE ESPECIES  ALBOREAS PARA EL CUIDADO DE NUESTRO ENTORNO Y LA

                                  SALUD DE NUESTRA COMUNIDAD POBLACIONAL

1.- DESPCRIPCIÓN DEL PROYECTO:

 

El proyecto consiste, en  cambiar especies arbóreas, en plazas, bordeo, veredas y más, por  especies de árboles con hojas perennes (verdes todo el año)   para  prevenir la contaminación que emanan de las especies que en su mayoría existen en la comuna.  ( la polución que emanan de sus follajes o flores en los periodos de  otoño y primavera ) dañando el medio ambiente en su conjunto:  a la comunidad y su estructura que se detalla de la siguiente forma:    Árboles que causan daño a la salud delos vecinos(plátano oriental);  Árboles, que levantan veredas, se introducen en los alcantarillados, destruyen jardines de vecinos;   Árboles secos, que solo causan daños, poniendo en riesgo la seguridad de los vecinos.

Realizar actividades de información y difusión a través  charlas, afiches en los diferentes  colegios, consultorios, actividades masivas, ferias, persas etc.  Y así educar acerca de los beneficios que nos brindan los  árboles para poder vivir.

Incentivar que cada niño o niña estudiante pueda apadrinar un árbol para cuidarlo permanentemente.

Realizar actividades de premiación por responsabilidad del cuidado de los árboles.

 

 

2.-ANTECEDENTES:

 

Según en verificación en terreno, se ha constatado la cantidad de árboles, que han caído por estar secos y huecos, de vecinos que sufren de asma y o alergias, que los arboles (plátano oriental) agudizan más su enfermedad.

Constante reclamos de vecinos a la DAO, por árboles que levantan veredas, jardines, provocando accidentes de caídas, especialmente a niños y adultos mayores. Además  obstaculizan el tránsito de vecinos@ discapacitados, que utilizan sillas de ruedas, obligándolas a bajar a la calzada con el riesgo de ser atropellada.   Además de la solicitud de poda en forma permanente de los vecinos de la comuna.

Detalle, informado constantemente en la DAO.

 

 

3.-FUNDAMENTACION::

 

Pudahuel se caracteriza por ser la  comuna  más contaminadas  de la región metropolitana.

Está ubicada al Norponiente y por la característica de declive y ser cuenca recibe toda la contaminación del sector alto de la capital.  Además de recibir la contaminación que emana de los aviones al despegar desde el aeropuerto.    Si bien en la comuna existen áreas verdes y plazas, esto no es suficiente;  ya que no  permite que realmente se descontamine el aire que respiramos, lo cual produce problemas en la salud,  principalmente en los niños, niñas y  adultos mayores.    Lo más importantes es cambiar aquellas especies que no aportan a la descontaminación ni a la salud de la comuna, explicado en el punto N° 2. Sería factible elegir especies de hojas perennes  o nativas, que cuiden nuestro ambiente y entorno, especies que estén vigentes en toda estación, haciendo más agradable nuestra comuna y más segura

 

 

 

 

4.- OBJETIVO GENERAL:

Renovar  y cambiar nuestras especies arbóreas,  lograr cubrir la mayor parte de nuestras áreas verdes y lugares donde están plantadas. El objetivo general, es proteger nuestra comuna, nuestros vecinos y nuestras infraestructuras  de la contaminación que padecemos.

 

 

5.- OBJETIVOS ESPECÍFICOS

 

  •  Informar a través de charlas, jornadas, actividades masivas, eventos y otros del cambio de las especies arbóreas en toda la comuna.

 

  •  Desarrollar talleres de cuidado y apadrinamiento de los árboles en los colegios.

 

  • Informar, mediante afiches, lienzos  y dípticos de lo favorable e indispensable que son en nuestra vida los árboles.

 

 

.

 

 

METAS E INDICADORES:

 

Se adjuntan indicadores de resumen entregado por DAO. Municipal.   Ver anexo.

 

 

ACTIVIDADES:

 

  • Diseño y elaboración del proyecto
  • Investigación en la DAO , para ver indicadores del problema
  • Diagnóstico
  • Actividad informativa a la comunidad sobre proyecto
  • Actividad de sensibilización y educación con las unidades correspondientes  y con la comunidad beneficiada con el cambio de cada especie arbórea.
  • Supervisión de la  DAO en la ejecución del proyecto en conjunto con la comunidad.
  • Charlas educativas en colegios y organizaciones, para orientar sobre los beneficios de estos árboles, como cuidarlos. Se motiva a firmar compromiso de protección, formando brigada ecológica ambiental, a la comunidad que lo desee.
  • Actividad de cierre e inauguración, con autoridades locales, vecinos y representantes de gobierno que comparta este proyecto de cambio de especies y recuperación de nuestro ambiente, en una comuna compleja en cuanto se refiere a la contaminación.

 

PRODUCTOS  Y  RESULTADO ESPERADOS :

 

  • Una comunidad más preocupada de su entorno.
  • Un municipio con menos inversión en este ámbito, por lograr solucionar los problemas que se genera con estas especies extraídas.  
  • Una plantación renovada.
  • Áreas verdes,  más seguras y hermosa.
  • Una comunidad, más tranquila empoderada de  mejorar su salud.

 

 

 

 

METODOLOGIA:

Cartografías participativas.

Cabildos en todas las zonas

Diagnostico en comunidad

Diagnostico comunal ambiental

FODA  participativo.

 

 

PLAN DE TRABAJO:

Investigación en Unidades correspondientes, sobre estadística de denuncias y arboles catastrados con problemas.

 

  • Solicitud de Cotizaciones

 

  • Conversación con proveedores

 

  • Difusión a la comunidad

 

  • Supervisión Obras

 

  • Organización inauguración

 

  • Contacto con profesionales del rubro para charlas hacia la comunidad

 

  • Coordinar charlas con Organizaciones, vecinos y autoridades locales.

 

 

 

EQUIPO DE GESTION O RECURSOS HUMANOS:

 

-          DAO

-          Técnicos Agrónomos

-          Comunidad organizada

 

 

RECURSOS  FINANCIEROS

 

                                     $  250.000.000=

 

Grupo n° 2  : GLORIA SALINAS ESPINOZA  -  UBERLINDA RUIZ -  ALEX  HENRIQUEZ  -  JOSE  PEREZ ESTAY  -  BRENDA SOTELO

 

20/10/2014 17:10 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Censo arbóreo y educación en Pudahuel

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

CENSO ARBOREO  

Censo arbóreo y educación en la  comuna de Pudahuel

 

En el presente documento se exponen actividades cronológicamente guiadas para efectuar un registros de las especies arbóreas nativas y exóticas de la comuna, impulsando un plan de educación ambiental sobre el cuidado y la ornamentación de las especies arbóreas

 

Jaime Pérez

Ramón Orellana

Moisés Toloza

[15 DE SEPTIEMBRE SANTIAGO DE CHILE 2014]

 

 

 

 

 

 

 

 

CONTENIDO:

 

 

 

 

contenidos

descripción del proyecto:.......................................................................

1. PROPÓSITO...............................................................................................

2 diagnostico y justificacion.................................................................

3. OBJETIVOS ...............................................................................................

  • GENERAL Y ESPECIFICO 

4. METAS E INDICADORES.............................................................................

5.ACTIVIDADES...................................................................................................

6. METODOLOGIA..............................................................................................

7. CARTA GANTT................................................................................................

8. recursos de proyecto..........................................................................

9. EVALUACION DEL PROYECTO.....................................................................

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Descripción del Proyecto

  1. 1.     Propósito.

El proyecto pretende impactar en la conducta ambientales de nuestra comunidad como primer objetivo, el proyecto considera a nuestra comunidad en la realización de actividades de tendencia a dar solución a una problemática ambiental de nuestra comuna que es la falta de arboles, que a consideración de la comunidad debe ser resuelto por el municipio o autoridades gubernamentales, sin asumir la parte de responsabilidad que nos cabe.

 

2. Diagnostico y justificación

De los problemas ambientales identificados por nuestros vecinos por un testeo realizado anteriormente, lo señalan como el más significativo, el tema de arborización y la falta de áreas verdes es posible observar en muchos sectores de nuestra comuna la falta de especies arbóreas o bien que no son cuidados con sus respectivas mantenciones antes esta necesidad, es necesario implementar un proyecto, que nos permita saber la cantidad de especies arbóreas existentes en nuestra comuna como así mismo conocer cuáles son nativas y cuales son exóticas

Encontramos que este proyecto producirá un gran impacto en nuestra comunidad, por la viabilidad de integrar a varios estamentos de nuestra comuna para llevar a cabo con este censo arbóreo; municipalidad, territoriales, unidades vecinales y pobladores naturales de la comuna.

Este proyecto nos permitirá saber cuánta población de arboles tenemos en la comuna por habitante en ella y su clasificación y estado del mismo previniendo accidentes que pueda causar una especie arbórea en malas condiciones

 

 

3. Objetivos.

 Incorporar en las conductas de nuestros vecinos hábitos que signifiquen conocer- recuperar y preservar las diferentes especies arbóreas en nuestra comuna

Objetivo principal o general:

  • Efectuar censo arbóreo de la comuna

Objetivos específicos:

  • Conocer especies arbóreas nativas y exóticas que se encuentran emplazadas dentro del territorio  comunal
  • Involucrara nuestra comunidad con el conocimiento de mantención de especies arbóreas 
  • Valorar Y provechar el trabajo colaborativo para la mejoría de su entorno

 

4.  METAS E INDICADORES.

Contabilizar, sensibilizar y educar

Alcance del 1° objetivo  →. contabilizar y conocer las especies arbóreas  de la comuna según su procedencia biológica nativa o exótica

Alcance del 2° objetivo → aprender a cuidar a través de temáticas sobre educación ambiental enfocada al cuidado de una especies arbórea independiendo so origen

Alcance del 3°  objetivo →participar activamente en talleres para poder lograr los objetivos planteados de conocer las especies arbóreas y como mantenerlas para un aprovechamiento positivo

 

 

 

 

5. ACTIVIDADES.

 

  • Para efectuar y lograr el primer objetivo del censo con exactitud se deberá realizar la contabilización de las especies nativas y exóticas de manera  presencencial con evidencia fotográfica apoyados por los distintos departamento y la ciudadanía de la comuna
  • Segundo objetivos nos permite desarrollar actividades de charlas educativas de que manera podemos efectuar mantenciones positivas a las especies arbóreas de nuestra comunidad sin provoca un cambio brusco que impacte de mala manera
  • Tercer es gestionar requiere gestionar o difundir taller sobre los cuidados que se deben hacer a los arboles para aprovechar mejorar  el espacio publico

 

 

6. Metodología.

 

La metodología aplicable para desarrollar con optimo desempeño cada actividades del proyecto, elaborada será, formar grupos de trabajos los cuales monitorean de forma presencia los sectores desinados a censar las especies arbóreas, clasificando por su origen, además de asistir a las charlas sobre el cuidado y que tipo de especie arbórea nos traerá mejor beneficios a la ornamentación del espacio público de la comuna

 

 

 

 

 

 

7. Carta Gantt:

 

 

 control de actividades censo arbóreo comunal

 

Actividades mes

Enero

Febrero

Marzo

Semana

1

2

3

1

2

3

4

1

2

3

4

Planificación y elaboración del proyecto

x

X

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

2

Coordinación con los actores principales del proyecto

x

X

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

3

Compra de materiales

 

 

X

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4

Diseño de instrumento para efectuar el censo

 

x

x

X

x

 

 

 

 

 

 

 

5

Monitores a las especie arbóreas de la comuna

 

x

x

X

X

 

 

 

 

 

 

 

6

Charlas sobre el cuidado y mantención

 

 

x

x

x

x

x

x

x

X

X

 

7

Recopilación y clasificación de información

 

 

 

 

 

x

x

X

 

 

 

 

8

Informe final con datos certeros del proyecto

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

x

X

                             

 

 

 

 

 

8. Recursos del proyecto.

 

  • papeles de oficina- para efectuar la plantilla del censo entrega de material didáctico y información
  • plumones, lápices, kit de oficina
  • computador y data
  • cámara fotográfica para evidencias visuales

 

Recursos humanos.

 

  • departamento de aseo, ornato y medio ambiente con datos y personal para recorrer las calles recolectando información
  • encarados territoriales para gestión de recursos
  • unidades vecinales apoyo y participación importante en el censo

                   

 

9. Evaluación del proyecto.

 

Se efectuara un informe de evaluación que considere participación, trabajo de equipo entre todos los actores de este llamativo proyecto ambiental comunal, además del informe deberá realizarse un seguimiento para que así no tengamos que estar reforestando año a año

 

 

 

 

 

 

 

20/10/2014 16:54 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

El fracking en un país sísmico como Chile

Santiago, martes 14 de octubre de 2014, por Luis Alberto Gallegos, editorial Boletín GAL.- El fracking es un proceso de extracción del shale gas, esquisto, gas pizarra, gas natural de lutita o el gas y petróleo petrificado en el subsuelo. Su sistema consiste en producir una alta presión hidráulica que actúa y fractura las rocas subterráneas que contienen el gas y petróleo petrificados y, al liberarlos, los convierte en combustibles no convencionales para uso de la industria y las residencias.

 

Hoy, el shale gas se ha convertido en el combustible que promete sustituir a los combustibles fósiles convencionales para las próximas décadas. Los países ricos en estos yacimientos son EEUU, Argentina, Brasil, Francia, Polonia, Turquía, Ucrania, Sudáfrica, Marruecos y Chile. Nuestro país se ubica en tercer lugar en América Latina, luego de Argentina y Brasil, con asentamientos principalmente en Magallanes.

 

Los EEUU, han descubierto tal cantidad de shale gas en su territorio, que pudieran convertirse al 2025 en uno de los mayores exportadores de este combustible en el mundo, superando a los países árabes en cuanto a comercialización de fuentes energéticas.

 

Chile, por su parte, ha descubierto shale gas en Magallanes y se apresta a explotarlo a la brevedad. Argentina, de otro lado, tiene unos enormes yacimientos que van desde su zona central como Mendoza, hasta la zona Austral. Vaca Muerta es el yacimiento estratégico que podría convertir a este país en uno de los mayores productores de shale gas en las próximas décadas en América Latina, sustituyendo a Venezuela en cuanto a disponibilidad de combustibles.

 

Ahora bien, sin considerar el impacto en el consumo del shale gas en cuanto gas de efecto invernadero y contaminación del aire, ¿cuál es el efecto de su explotación allí en los territorios en donde se proyecta extraerlo?

 

Esta es una pregunta crucial.

 

Una de las primeras consecuencias del fracking es el impacto en el medio ambiente, en los suelos y el agua de las zonas de explotación. Por ello, en algunos países de Europa ya ha sido prohibido. Sin embargo, el mayor impacto que el fracking genera es en incremento del grado de sismicidad de los territorios donde se le explota.

 

En los EEUU se ha demostrado y se ha realizado movilizaciones de organizaciones ciudadanas de las zonas de fracking, denunciando el aumento de terremotos en la cuenca del Ratón de Colorado, Oklahoma y en Nuevo México. Hay estudios que demuestran que el fracking del shale gas ha producido 2.547 terremotos de magnitud tres o superior en los EEUU.

 

Sin embargo, los procesos de fracking que tenemos más cercanos a Chile son los que se sitúan en el yacimiento de Vaca Muerta, que se extiende desde Neuquén, Río Negro y Mendoza. Existen estudios que consideran que estas zonas pudieran ser proclives a terremotos y que, con esta actividad, perfectamente pudieran convertirse en escenario perfecto para un terremoto.

 

La interrogante es: ¿podría estar Chile expuesto a eventos sísmicos provenientes del fracking de Vaca Muerta? O, ¿podría estar Chile expuesto a eventos sísmicos provenientes de sus propios procesos de fracking en Magallanes? O, ¿habría alguna relación de nuestros recientes terremotos con estos procesos de fracking?

 

Para pensarlo e investigar. Tarea para la casa para los científicos, geólogos, ambientalistas y para los decidores de políticas energéticas y ambientales. (FIN)

13/10/2014 20:03 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

2004-2014 Boletín GAL: Una década contra el cambio climático y un futuro global incierto

Santiago, Chile, jueves 2 de octubre de 2014, por Luis Alberto Gallegos, editorial Boletín GAL.- El Boletín GAL tiene una posición bien definida respecto al cambio climático. Este tema no solo se convirtió en uno de los puntos de pauta prioritarios en su agenda periodística desde hace 10 años, sino que fue y es uno de los componentes indispensables en los diversos cursos de educación ambiental que desarrollamos en organizaciones socio ambientales y municipalidades.

 

Cambio climático, un tema controvertido

 

Escribimos este editorial conscientes que su contenido puede ser materia de controversia. Pero, también admitimos que nuestra verdad, no es la verdad absoluta. Y, también, que lo que escribimos puede o a veces requiere ser objeto de provocación al diálogo y al debate. Bienvenida sea la controversia, porque de la contradicción, aparece la síntesis.

 

El cambio climático es uno de los fenómenos que se ha convertido en una disciplina permanente de estudio o conocimiento científico ambiental. No obstante, cada vez que nos sumergimos en la infinita literatura, estudios y procesos de diálogos globales, no nos queda más remedio que lamentar nuestra profunda decepción de cómo el género humano, por responsabilidad de las corporaciones y líderes globales, está cavando su propia tumba.

 

Por naturaleza somos optimistas, somos esperanzados en la vida y en todo aquello que nos hace una ciudadanía guerrera, con una voluntad de acero y con un corazón de oro; pero, tratándose de este asunto del calentamiento global, sopesando lo que se hace, lo que no se hace y lo que se hace mal, lamentablemente nos hace pesimistas.

 

James Lovelock, un científico lúcido

 

En este sentido, compartimos el dolor y las tribulaciones de un científico como James Lovelock, catalogado injustamente de catastrofista. Tener su lucidez científica y decirla sin ambages de que la especie humana o, por lo menos, una porción significativa de la población global, tiene sus días contados debido al cambio climático, requiere audacia y valor.

 

Para Lovelock, los efectos del cambio climático son irreversibles –opinión que compartimos- y, ante ello, nuestro Planeta -como la GAIA o unidad orgánica sabia o más sabia que nosotros como una especie producto de su propia evolución-, sabrá sobrevivir por sí misma. Pero, en el desenlace de este fenómeno antropogénico, es probable que solo una porción de nuestra humanidad global pueda subsistir -y preservar lo creado por ella-, solo, y solo si, se crean las reales y efectivas condiciones de adaptación humana a este fenómeno denominado cambio climático. Lo demás, es discurso para las galerías, como dicen nuestros políticos.

 

Los cuentos de siempre

 

Por ejemplo, no existen suficientes fundamentos serios que demuestren –faltando 60 días para su realización-, de que la COP 20 de diciembre 2014 en Lima y la COP 21 de diciembre 2015 en París, realmente se conviertan en unas cumbres distintas a lo que fue la COP 15 del 2009 en Copenhague, la Cumbre Climática de la Vergüenza.

 

Los líderes globales nos cuentan cuentos de esperanzas e ilusiones de grandes logros y de la “ineludible” firma de un protocolo de París que reemplace de modo más eficaz que el protocolo de Kioto.

 

Pero, por ejemplo, luego de la reciente Cumbre de la ONU, ¿qué gobernante de las potencias globales ha dado señales de efectiva voluntad y decisión de asumir la responsabilidad de reducir emisiones de GEI y de aportar fondos para la adaptación de los países vulnerables? ¿Qué gobernante ha dicho: apoyo financieramente para la presencia de los países de África –el continente más afectado por el calentamiento global- en la COP 20 y que no tiene recursos como para tener una representación digna en esta Cumbre? Ninguno. Ver sección global.

 

Los que juegan al Monopolio y la Geopolítica Globales

 

Lo decíamos en una edición anterior:

 

El contexto internacional sitúa a China y a Rusia empecinados en una carrera expansionista en lo económico y geopolítico, en donde la preservación de sus plataformas energéticas requiere de los combustibles fósiles, principalmente gas y carbón.

 

China, el mayor emisor del mundo desde 2008, y con 6017,7 millones de toneladas de emisiones totales de CO₂, se compromete -no sabemos cómo-, a reducirlas en un 45% en el 2020.

 

Rusia, primer exportador de energía fósil del mundo, y con 1704,4 millones de toneladas de emisiones totales de CO₂, por su parte pretende presentarse globalmente como ajeno a todo uso geopolítico de la energía, aunque la crisis de Ucrania ha revelado, en cambio, que bien pudiera estar tentada a usar la energía como herramienta geopolítica.

 

En tanto que EEUU, con 5902,8 millones de toneladas de emisiones totales de CO₂, se encuentra apuntalado por el recientemente descubierto shale gas o esquisto –nueva forma de combustible fósil-, que podría situarlo como autosuficiente y gran exportador de este carburante.

 

Igualmente, ¿qué líder de las grandes corporaciones transnacionales se ha comprometido a aportar a la ONU para la adaptación de los países en riesgo a sequías, subidas del nivel del mar o a las enfermedades denominadas por la OMS como las 12 plagas del cambio climático? Ninguno. Los Rockefeller ahora anuncian que están abandonando el negocio del petróleo y se orientan a las ERNC. ¿Pero, por qué lo hacen? Porque la tendencia a la mayor tasa de ganancia capitalista a nivel global en las décadas futuras migrará hacia las energías limpias. Esa es la ley del capitalismo.

 

Por todo este escenario, somos pesimistas de lo que las organizaciones mundiales, como la ONU y las corporaciones, puedan hacer algo eficaz ante esta tragedia.

 

Rol de los medios de comunicación

 

Ahora bien, ante tanta visualización científica del desastre que se avecina y que ya está actuando y ante tanta indolencia y desesperante inacción de los líderes globales, ¿por qué los medios de comunicación se hacen cómplices de una sordina informativa ante esta situación?

 

Una primera lectura es que las agendas mediáticas están silenciadas y/o controladas por los gobernantes de potencias y líderes de corporaciones a fin de, supuestamente, no generar pánico en la población. Estos sujetos saben y tienen acceso a toda la información científica disponible y actualizada acerca del estado o línea base del impacto del cambio climático y de los efectos que ya se están produciendo en diversas zonas del globo. Incluso las grandes potencias conocen el impacto del cambio climático en sus propios territorios y comunidades. Sus agencias y servicios de inteligencia lo han estudiado y lo catalogan como un factor grave ante su seguridad nacional y causa de eventuales guerras futuras.

 

El ego, nuestro sino como Humanidad

 

Entonces, ¿por qué no asumen voluntades proactivas y adoptan decisiones sensatas en políticas públicas nacionales y globales sobre este desastre, acorde con lo que los científicos del IPCC han publicado y recomiendan?

 

La única explicación es que sus ambiciones de preservar su poder político y económico son tan gigantescas que los ha enceguecido de tal manera que los está convirtiendo en los verdugos de su propia gente, sus propios pueblos y de la humanidad global. Una vez más, en la historia de la humanidad el ego es el criminal más grande de nuestra gente. Sino, indaguemos en las motivaciones megalómanas de aquél que creó la última guerra mundial.

 

Pero, también desde nuestras comunidades a veces somos funcionales a las intenciones de estos individuos. A veces algunos de nuestros líderes socio ambientales, nuestros académicos, técnicos, expertos y ambientalistas, no hacen lo que la historia y la vida les demanda. Hoy el cambio climático no es una tarea más de nuestra gestión ambiental. Es la tarea. Hoy, el cambio climático no es solo el escenario ambiental para generar proyectos financieros. Hoy, el cambio climático es un asunto de vida o muerte.

 

Sabemos que la ONU, en su afán de incentivar a los actores económicos y empresariales a incorporarse al proceso de mitigación y adaptación al cambio climático, ha creado diversos mecanismos financieros que resultan útiles y sobre todo rentables a las corporaciones. Ojalá que los líderes pensantes de estas corporaciones se percaten en algún momento que, más allá de la rentabilidad obtenida por estos mecanismos o por la renovada imagen verde que les proporciona, están jugando con la propia subsistencia de su empresa y de todo el recurso humano que les abastece de plusvalía.

 

El heroísmo de nuestra ciudadanía

 

Aunque, también, debemos reconocer que en diversas latitudes, hay gente, profesionales y organismos que se la están jugando desde las zonas y países más vulnerables. Hoy ya hay poblaciones que la sequía las condenan a la inanición; hay comunidades cuyos territorios ya se están inundando por la subida del mar; hay gente que ya sufre las enfermedades que la OMS ha anunciado. Y hay organismos que se la juegan. Hay personalidades que están aportando lo mejor de sí. A estos protagonistas valerosos y heroicos, va nuestro reconocimiento porque no solo luchan por su sobrevivencia como pueblo, sino que su gesta es un aporte a la sobrevivencia de todos nosotros y a la subsistencia de nuestro Planeta.

 

Tal como ya lo hemos señalado en otras ediciones de este medio, ahora solo resta hacer lo que alguna vez la ONU dijo: los esfuerzos por la mitigación de GEI y por la adaptación al cambio climático, debe reposar sustancialmente en las voluntades y decisiones políticas de los gobiernos –principalmente los más vulnerables-, en su capacidad de asociatividad regional, en su rechazo a la irracional ceguera de las superpotencias y en la gestión ambiental local de las propias comunidades en riesgo.

 

El caso de Chile

 

En este sentido, compartimos plenamente lo que el Gobierno de Chile y el Ministerio del Medio Ambiente están llevando a cabo. Si hay que reafirmar la esperanza y superar el pesimismo, el catastrofismo o lo apocalíptico, entonces debemos, como especie humana, como ciudadanía de Chile, como autoridad política y como productor, asumir lo que ahora proponemos, sin descartar sino incluyendo la inmensa cantidad de iniciativas y propuestas que nuestra gente produce día a día a nivel local entorno a este tema:

 

1. MITIGACIÓN:

1.1. Transformar la actual Ley 20.25 en la Estrategia 20/20/20 que la anterior administración de la Presidenta Bachelet presentó en la COP 15 el 18 de diciembre de 2009 en Copenhague.

1.2. Incentivar en la región latinoamericana a asumir esta misma estrategia de reducción de emisiones y aumento de las ERNC.

 

2. ADAPTACIÓN:

2.1. Nacionalización del Agua, modificación del Código de Agua, ampliar los planes de emergencia ante la sequía y legislar sobre la protección de los Glaciares como nuestras reservas estratégicas de Agua.

2.2. Desarrollar la Evaluación Ambiental Estratégica (EAE), incluyendo en este instrumento la variable del cambio climático y aplicándola obligatoriamente en los Planes Reguladores Comunales.

2.3. Fortalecer e inyectar recursos técnicos y financieros al INIA a fin de acelerar la generación de semillas resistentes al calentamiento global.

 

3. GENERACIÓN DE CAPACIDADES:

3.1. Fortalecer la participación ciudadana otorgándole carácter vinculante especialmente en las zonas más vulnerables y de mayor riesgo.

3.2. Desarrollar formas de subsidios, fondos concursables o créditos blandos a las organizaciones socio ambientales para su gestión ambiental climática local.

3.3. Generar planes, mallas y programas de educación ambiental climática en la educación formal, así como en la educación no formal.

 

4. INSTITUCIONALIDAD:

4.1. Convertir al Consejo de Ministros para la Sustentabilidad y el Cambio Climático en una instancia nacional que incluya a las municipalidades, ciudadanía organizada y las empresas, con carácter resolutivo y vinculante.

4.2. Generar una Subsecretaría de Cambio Climático en el Ministerio del Medio Ambiente.

4.3. Producir una evaluación con participación ciudadana del primer Plan de Acción Nacional sobre Cambio Climático 2008-2012, generando las condiciones para el desarrollo del segundo del 2014-2018. (FIN)

01/10/2014 20:51 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

2004-2014 BOLETÍN GAL: Una década contra el cambio climático y un futuro incierto

Santiago, Chile, miércoles 1 de octubre de 2014, por Luis Alberto Gallegos, editorial Boletín GAL.- El Boletín GAL tiene una posición bien definida respecto al cambio climático. Este tema no solo se convirtió en uno de los puntos de pauta prioritarios en su agenda periodística desde hace 10 años, sino que fue y es uno de los componentes indispensables en los diversos cursos de educación ambiental que desarrollamos en organizaciones socio ambientales y municipalidades.

 

Escribimos este editorial conscientes que su contenido puede ser materia de controversia. Pero, también admitimos que nuestra verdad no es la verdad absoluta. Y, también, que lo que escribimos puede o a veces requiere ser objeto de provocación al diálogo y al debate. Bienvenida sea la controversia, porque de la contradicción, aparece la síntesis.

 

El cambio climático es uno de los fenómenos que se ha convertido en una disciplina permanente de estudio o conocimiento científico ambiental. No obstante, cada vez que nos sumergimos en la infinita literatura, estudios y procesos de diálogos globales, no nos queda más remedio que lamentar nuestra profunda decepción de cómo el género humano, por responsabilidad de las corporaciones y líderes globales, está cavando su propia tumba.

 

Por naturaleza somos optimistas, somos esperanzados en la vida y en todo aquello que nos hace una ciudadanía guerrera, con una voluntad de acero y con un corazón de oro; pero, tratándose de este asunto del calentamiento global, sopesando lo que se hace, lo que no se hace y lo que se hace mal, lamentablemente nos hace pesimistas.

 

En este sentido, compartimos el dolor y las tribulaciones de un científico como James Lovelock, catalogado injustamente de catastrofista. Tener la lucidez científica y decirla sin ambages de que la especie humana o, por lo menos, una porción significativa de la población global, tiene sus días contados debido al cambio climático, requiere audacia y valor.

 

Para Lovelock, los efectos del cambio climático son irreversibles –opinión que compartimos- y, ante ello, nuestro Planeta -como la GAIA o unidad orgánica sabia o más sabia que nosotros como una especie producto de su propia evolución-, sabrá sobrevivir. Pero, en el desenlace de este fenómeno antropogénico, es probable que solo una porción de nuestra humanidad global pueda subsistir -y preservar lo creado por ella-, solo, y solo si, se crean las reales y efectivas condiciones de adaptación humana a este fenómeno denominado cambio climático. Lo demás, es discurso para las galerías, como dicen nuestros políticos.

 

Por ejemplo, no existen suficientes fundamentos serios que demuestren –faltando 60 días para su realización-, de que la COP 20 de diciembre 2014 en Lima y la COP 21 de diciembre 2015 en París, realmente se conviertan en unas cumbres distintas a lo que fue la COP 15 del 2009 en Copenhague; la Cumbre Climática de la vergüenza.

 

Los líderes globales nos cuentan cuentos de esperanzas e ilusiones de grandes logros y de la “ineludible” firma de un protocolo de París que reemplace de modo más eficaz que el protocolo de Kioto.

 

Pero, por ejemplo, luego de la reciente Cumbre de la ONU, ¿qué gobernante de las potencias globales ha dado señales de efectiva voluntad y decisión de asumir la responsabilidad de reducir emisiones de GEI y de aportar fondos para la adaptación de los países vulnerables? Ninguno.

 

Lo decíamos en una edición anterior:

 

El contexto internacional sitúa a China y a Rusia empecinados en una carrera expansionista en lo económico y geopolítico, en donde la preservación de sus plataformas energéticas requiere de los combustibles fósiles, principalmente gas y carbón.

 

China, el mayor emisor del mundo desde 2008, y con 6017,7 millones de toneladas de emisiones totales de CO₂, se compromete -no sabemos cómo-, a reducirlas en un 45% en el 2020. Rusia, primer exportador de energía fósil del mundo, y con 1704,4 millones de toneladas de emisiones totales de CO₂, por su parte pretende presentarse globalmente como ajeno a todo uso geopolítico de la energía, aunque la crisis de Ucrania ha revelado, en cambio, que bien pudiera estar tentada a usar la energía como herramienta geopolítica.

 

En tanto que EEUU, con 5902,8 millones de toneladas de emisiones totales de CO₂, se encuentra apuntalado por el recientemente descubierto shale gas o esquisto –nueva forma de combustible fósil-, que podría situarlo como autosuficiente y gran exportador de este carburante.

 

Igualmente, ¿qué líder de las grandes corporaciones transnacionales se ha comprometido a aportar a la ONU para la adaptación de los países en riesgo a sequías, subidas del nivel del mar o a las enfermedades denominadas por la OMS como las 12 plagas del cambio climático? Ninguno. Los Rockefeller ahora anuncian que están abandonando el negocio del petróleo y se orientan a las ERNC. ¿Por qué lo hacen? Porque la tendencia a la mayor tasa de ganancia capitalista a nivel global en las décadas futuras migrará hacia las energías limpias.

 

Por todo este escenario, somos pesimistas de lo que las organizaciones mundiales, como la ONU y las corporaciones, puedan hacer algo eficaz ante esta tragedia.

 

Ahora bien, ante tanta visualización científica del desastre que se avecina y que ya está actuando y ante tanta indolencia y desesperante inacción de los líderes globales, ¿por qué los medios de comunicación se hacen cómplices de una sordina informativa ante esta situación?

 

Una primera lectura es que las agendas mediáticas están silenciadas y/o controladas por los gobernantes de potencias y líderes de corporaciones a fin de, supuestamente, no generar pánico en la población. Estos sujetos saben y tienen acceso a toda la información científica disponible y actualizada acerca del estado o línea base del impacto del cambio climático y de los efectos que ya se están produciendo en diversas zonas del globo. Incluso las grandes potencias conocen el impacto del cambio climático en sus propios territorios y comunidades. Sus agencias y servicios de inteligencia incluso lo catalogan como un componente grave ante su “seguridad nacional” y causa de eventuales guerras futuras.

 

Entonces, ¿por qué no asumen voluntades proactivas y adoptan decisiones sensatas en políticas públicas nacionales y globales sobre este desastre, acorde con lo que los científicos del IPCC han publicado y recomiendan?

 

La única explicación es que sus ambiciones de preservar su poder político y económico son tan gigantescas que los ha enceguecido de tal manera que los está convirtiendo en los verdugos de su propia gente, sus propios pueblos y de la humanidad global. Una vez más, en la historia de la humanidad el ego es el criminal más grande de nuestra gente. Sino, indaguemos en las motivaciones megalómanas de aquél que creó la última guerra mundial.

 

Pero, también desde nuestras comunidades a veces somos funcionales a las intenciones de estos individuos. A veces algunos de nuestros líderes socio ambientales, nuestros académicos, técnicos, expertos y ambientalistas, no hacen lo que la historia y la vida les demanda. Hoy el cambio climático no es una tarea más de nuestra gestión ambiental. Es la tarea. Hoy, el cambio climático no es el escenario ambiental para generar proyectos que nos beneficie o permita subsistir como organización. Hoy, el cambio climático es un asunto de vida o muerte.

 

Aunque, también, debemos reconocer que en diversas latitudes, hay gente, profesionales y organismos que se la están jugando desde las zonas y países más vulnerables. Hoy ya hay poblaciones que la sequía las condenan a la inanición; hay comunidades cuyos territorios ya se están inundando por la subida del mar; hay gente que ya sufre las enfermedades que la OMS ha anunciado. Y hay organismos que se la juegan. Hay personalidades que están aportando lo mejor de sí. A estos protagonistas valerosos y heroicos, va nuestro reconocimiento porque no solo luchan por su sobrevivencia como pueblo, sino que su gesta es un aporte a la sobrevivencia de todos nosotros y a la subsistencia de nuestro Planeta.

 

Tal como ya lo hemos señalado en otras ediciones de este medio, ahora solo resta hacer lo que alguna vez la ONU dijo: los esfuerzos por la mitigación de GEI y por la adaptación al cambio climático, debe reposar sustancialmente en las voluntades y decisiones políticas de los gobiernos –principalmente los más vulnerables-, en su capacidad de asociatividad regional, en su rechazo a la irracional ceguera de las superpotencias y en la gestión ambiental local de las propias comunidades en riesgo.

 

En este sentido, compartimos plenamente lo que el Gobierno de Chile y el Ministerio del Medio Ambiente están llevando a cabo. Si hay que reafirmar la esperanza y superar el pesimismo, el catastrofismo o lo apocalíptico, entonces debemos, como especie humana de Chile, como ciudadanía, como autoridad política y como productor, lo que ahora proponemos:

 

1. MITIGACIÓN:

1.1. Transformar la actual Ley 20.25 en la Estrategia 20/20/20 que la anterior administración de la Presidenta Bachelet presentó en la COP 15 el 18 de diciembre de 2009 en Copenhague.

1.2. Incentivar en la región latinoamericana a asumir esta misma estrategia de reducción de emisiones y aumento de las ERNC.

 

2. ADAPTACIÓN:

2.1. Nacionalización del Agua, modificación del Código de Agua, ampliar los planes de emergencia ante la sequía y legislar sobre la protección de los Glaciares como nuestras reservas estratégicas de Agua.

2.2. Desarrollar la Evaluación Ambiental Estratégica (EAE), incluyendo en este instrumento la variable del cambio climático y aplicándola obligatoriamente en los Planes Reguladores Comunales.

2.3. Fortalecer e inyectar recursos técnicos y financieros al INIA a fin de acelerar la generación de semillas resistentes al calentamiento global.

 

3. GENERACIÓN DE CAPACIDADES:

3.1. Fortalecer la participación ciudadana otorgándole carácter vinculante especialmente en las zonas más vulnerables y de mayor riesgo.

3.2. Desarrollar formas de subsidios, fondos concursables o créditos blandos a las organizaciones socio ambientales para su gestión ambiental climática local.

3.3. Generar planes, mallas y programas de educación ambiental climática en la educación formal, así como en la educación no formal.

 

4. INSTITUCIONALIDAD:

4.1. Convertir al Consejo de Ministros para la Sustentabilidad y el Cambio Climático en una instancia nacional que incluya a las municipalidades, ciudadanía organizada y las empresas, con carácter resolutivo y vinculante.

4.2. Generar una Subsecretaría de Cambio Climático en el Ministerio del Medio Ambiente.

4.3. Producir una evaluación con participación ciudadana del primer Plan de Acción Nacional sobre Cambio Climático 2008-2012, generando las condiciones para el desarrollo del segundo del 2014-2018. (FIN)

30/09/2014 22:46 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris