Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Enero de 2012.

Ciudadanía 2012: Año de confrontaciones clave, aunque no decisivas

Santiago, lunes 2 de enero de 2012, por Luis Alberto Gallegos, editorial de Boletín GAL.- Analistas  de diversas escuelas de pensamiento concuerdan que a nivel de Chile y a escala global, el elemento emergente y que ha marcado en el 2011 las agendas políticas, sociales, ambientales y culturales, es la reaparición histórica del movimiento ciudadano. 

 

La caída de los regímenes autoritarios en Medio Oriente por gigantescas movilizaciones ciudadanas, la insurgencia del movimiento de los indignados en Europa y EEUU y la activación de amplias redes sociales con motivo de las cumbres climáticas, constituyen lo realmente novedoso en este pequeño planeta llamado Tierra, al término de este año 2011.

 

Chile no ha estado exento de este mismo proceso. Al contrario, América Latina y Europa han reaccionado favorablemente y con admiración ante la emergencia en Chile de protestas y movilizaciones de la juventud democrática, el movimiento ambientalista y los trabajadores. Ello es algo que, como país, debemos sentirnos orgullosos. Hemos dado la imagen y hemos sido el escenario de una primera gran batalla por la calidad de la educación y por la calidad de vida de nuestra gente.

 

Este es el primer rasgo distintivo del 2011.

 

No obstante, atención, reiteramos que ha sido la primera batalla o, como algunos señalan, el primer round de un proceso estratégico de largo aliento, en el cual deberán haber, necesariamente, varios e impredecibles nuevos rounds.

 

La segunda batalla, este año 2012, será clave, pero no decisiva. Las dos fuerzas en pugna tanto en el escenario educativo, ambiental y laboral, han aprendido mucho una de la otra en este 2011. La ciencia de la política, la intuición y el maestro Sun Tzu les ha enseñado a discernir las fortalezas, debilidades, amenazas y oportunidades de cada quién.

 

Es muy probable que cada fuerza haya realizado ya, en estos inicios del año, su propio FODA que le permitirá enfrentar la próxima batalla, desde el primer día que se defina la apertura o desde el primer gong de la campana.

 

Las estrategias, las tácticas, la correlación de fuerzas, los métodos e instrumentos de estas confrontaciones ya están en proceso de ser definidos o virtualmente diseñados. Todo queda ahora a merced y criterio de las inteligencias racional y emocional de los dirigentes de las respectivas fuerzas en competencia.

 

La ciudadanía, en este año 2012, tiene la palabra.

 

Y quizá podrá decir junto al Dragón de Agua: "Soy un fuego inextinguible / El centro de toda energía / El corazón firme y heroico / Soy la verdad y la luz / En mi imperio abarco el poder y la gloria / Mi presencia / Dispersa las nubes oscuras / Y soy el elegido / Para dominar a los Hados" / SOY EL DRAGÓN.

 

02/01/2012 08:53 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Ciudadanía 2012: Los conflictos socio ambientales que se avecinan

Santiago, martes 3 de enero de 2012, por Luis Alberto Gallegos, editorial del Boletín GAL.-  En la parte I de esta entrega inferíamos que el escenario ciudadano de este 2012 se va configurando en como uno de los más complejos en Chile. Pero, a su vez, uno de los más interesantes, entretenidos y prometedores. Ello, válido para este país, pero también para América Latina.

 

En esta parte II veamos porqué es así desde la perspectiva ambiental, que es la que nos convoca en este medio electrónico. La óptica educacional y laboral las dejamos a sus propios gestores y comentaristas.

 

El 2011 ha dejado en Chile numerosos conflictos latentes o, como algunos lo prefieren catalogar, conflictos en proceso de maduración o maceración.

 

Entre los más relevantes tenemos el proyecto HidroAysén; el proyecto Alto Maipo de AES GENER en el Cajón del Maipo; la termoeléctrica Castilla en Punta Cachos al sur de Copiapó; el proyecto minero Pascua Lama; la contaminación de La Greda en la Bahía de Quintero; el proyecto Mina Invierno en Isla Riesco en Magallanes; la construcción  en el campo dunar de Concón; el proyecto hidroeléctrico Central de Pasada Mediterráneo en la comuna de Cochamó; el proyecto agroindustrial Agrosuper en la comuna de Freirina en el Valle del Huasco; los proyectos de termoeléctrica e hidroeléctrica en Pichidegua; y las modificaciones a la Ley de Pesca, entre otros. 

 

La mayoría de estos conflictos ambientales se refieren al tema energía.

 

Todos estos proyectos energéticos -más otros que están en carpeta- que generan estos conflictos, según datos del Ministerio de Energía cuadriplicarán las emisiones de dióxido de carbono (CO₂) para el Chile del 2030, pasando de los 70 millones de toneladas de emisiones anuales actuales, a cerca de 300 millones. Es decir, la emisión anual per cápita de CO₂ saltaría de 4,3 a 17,6 toneladas. La matriz energética se carbonizaría más, la huella de carbono se dispararía y Chile se convertiría en un aportante global significativo de gases de efecto invernadero (GEI) que ocasionan el actual cambio climático.

 

Por cierto, hay otros problemas vinculados también al calentamiento global que podrían constituirse en conflictos ambientales: la sequía, la escasez y contaminación del agua.

 

La sequía actual está afectando a las comunidades de Coquimbo, Copiapó, Valparaíso, Elqui, Limarí, Choapa, Petorca, La Ligua, San Felipe, Quillota, Los Vilos, Quilpué, Polpaico, Til Til, Santo Domingo, San Antonio, Región del Maule, O'Higgins y del Bio Bio.

 

Según el Ministerio de Agricultura, este verano y el año 2012 serán complicados respecto a recursos hídricos. Las autoridades están creando planes de emergencia para abordar el déficit del agua. Pero no hay diseño de soluciones a largo plazo. Los propios incendios forestales tienen, en el fondo, el mismo origen, el calentamiento global que vulnerabiliza zonas de bosque nativo.

 

Este déficit hídrico en Chile tiene su explicación en el cambio climático antropogénico que el planeta actualmente atraviesa. Chile es un país de alto riesgo ante los efectos del cambio climático. Tal como lo señala Manuel Jara, Jefe de Fomento de la Comisión Nacional de Riego, la sequía “es la demostración de las consecuencias del cambio climático”.

 

A pesar que los medios de comunicación han silenciado o le han puesto sordina a este problema, el Plan de Acción Nacional de Cambio Climático 2008-2012, advierte hace años que, debido al cambio climático, habrá disminución de lluvias y sequía en la zona Central y Centro-Sur; habrá desertificación de tierras agrícolas, aumento de aridez en el norte y centro del país, hasta la Octava Región.

 

La Segunda Comunicación de Chile sobre cambio climático de julio del 2011 prevé una preocupante situación de disponibilidad hídrica en algunas cuencas, afectando la generación de electricidad, la provisión de agua potable y de actividades industriales, minería y agroindustriales.

 

Como observamos, nuestros reales o potenciales conflictos socio ambientales están vinculados directa o indirectamente al cambio climático. Pretender invisibilizarlos o “mirar para el lado” solo lo harán más graves.

 

Estamos ante un escenario si no catastrófico, muy difícil. Y debemos asumirlo: tenemos problemas y conflictos socio ambientales serios y complejos en este año 2012. Y la ciudadanía es la que recibe las peores consecuencias e impactos de ellos.

 

Arquitectura política unitaria

 

El vórtice de flujo de la mayoría de los problemas y conflictos socio ambientales hoy en Chile converge en el cambio climático. Sea en su calidad de emisores de GEI o de zona de impacto del calentamiento global, los proyectos de estos conflictos demandan una gestión eficiente por parte de los actores y decidores en su resolución a dos niveles: el político y el cultural.

 

La gestión ambiental en el nivel político ha tenido algunos logros importantes en casos muy focalizados, gracias a la perseverancia y acción ciudadana, como fue el caso de la gigantesca marcha de 80.000 personas contra HidroAysén y la relocalización de la termoeléctrica Barrancones en la localidad de Punta Choros en la Cuarta Región.

 

Sin embargo, en la mayoría de los conflictos la ciudadanía ambiental, pese a sus movilizaciones, protestas, marchas, campañas de comunicación y variadas formas de presión social, no ha podido producir los cambios necesarios en las políticas públicas de las grandes decisiones. A la ciudadanía ambiental le ha faltado fuerza política.

 

Y esta debilidad se puede entender quizá por que ha faltado una plataforma política que potencie, unifique y brinde una arquitectura estructural a un movimiento ambiental aún disperso, desagregado y desarticulado. En este sentido, quizá valdría la pena aprender del movimiento estudiantil y de su capacidad orgánica nacional que supo brindarle golpes contundentes a su oponente.

 

En este contexto, quizá el ambientalismo, en todas sus formas, temas, problemas, actores y territorios, deba adoptar modalidades más unitarias, eficaces, creativas e inteligentes de acción política de corto y mediano plazo.

 

Gestión cultural ambiental

 

Una reciente consulta ciudadana de la Universidad Andrés Bello señala que existe una incongruencia entre el discurso y la práctica ambiental cotidiana. Asimismo, una encuesta del 2011 del Instituto de Ecología Política realizada a dirigentes ambientales y funcionarios municipales, indica que el 30% reclama más información y educación ambiental.

 

En ambos casos estamos acusando recibo de una necesidad cultural a nivel ambiental. Del mismo modo que los conflictos socio ambientales que se avecinan podrían requerir para la obtención de éxitos y avances de una nueva arquitectura orgánica a nivel político, es probable que la ciudadanía también requiera -si es que se propone realmente incidir efectivamente en las políticas públicas sustentables-, de una nueva arquitectura cultural ambiental.

 

Es probable que estemos requiriendo nuevos instrumentos para ciudadanizar la ciencia y la cultura ambiental. Es probable que necesitemos hoy de renovadas formas de gestión del conocimiento colaborativo en el ámbito ambiental.

 

A nivel global los científicos del Panel Intergubernamental de Cambio Climático de la ONU han hecho un excelente trabajo de fundamentar científicamente las causas y efectos del calentamiento global, y han dotado de un potente soporte de conocimiento para la adopción de políticas globales sobre este tema. Pero al parecer a nivel nacional aún hay un déficit en esta materia. No existe aún una cultura ambiental o climática lo suficientemente difundida. La educación ambiental aún es un desafío.

 

Finalmente, concordamos con Manuel Guzmán cuando señala que los efectos del cambio climático no sólo es detenerse en las partes por millón de CO₂ en la atmósfera, sino también hay que extender la mirada sobre los fundamentos culturales que han conducido a la humanidad a depender de los combustibles fósiles para su desarrollo. El tema ambiental sólo es un asunto técnico-científico, sino también cultural y ontológico.

05/01/2012 08:11 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Municipalidades 2012: Las novedades de la gestión ambiental local

Santiago, jueves 5 de enero de 2012, por Luis Alberto Gallegos, editorial de Boletín GAL.-  En la parte I de esta serie de entregas hablamos del contexto político del 2011, en donde la ciudadanía se encumbró en Chile y a nivel global como la protagonista central en el escenario socio ambiental.

 

En la parte II señalamos las posibilidades que, ante la debilidad política del movimiento socio ambiental, este año pudiera revertirse mediante el diseño de alguna forma de arquitectura estructural política y cultural.

 

En esta parte III veremos el rol jugado por las municipalidades en la gestión ambiental y lo que probablemente el 2012 les depare.

 

Certificación ambiental

 

Dos son las grandes líneas de acción ambiental desplegadas por las municipalidades en este 2011. Una primera se refiere a las buenas prácticas realizadas por un número muy significativo de gobiernos locales.

 

Llama positivamente la atención que las buenas y mejores prácticas ambientales de las municipalidades que han sobresalido en 2011, hayan estado vinculadas estrechamente a los procesos de certificación ambiental o también llamado Sistema de Certificación Ambiental Municipal (SCAM)

 

Según el Ministerio del Medio Ambiente, la Certificación Ambiental Municipal es un sistema voluntario que permite a los municipios instalarse en el territorio comunal como modelo de gestión ambiental, en forma endógena (hacia dentro del municipio) y exógena (con la participación ciudadana). El SCAM es un sistema que empezó en Chile en el año 2009 basado en los estándares internacionales de certificación ISO 14.001 y el EMAS (Reglamento Comunitario de Ecogestión y Ecoauditoría). Tiene tres fases: básico, intermedio y de excelencia.

 

Los municipios certificados a nivel intermedio son 4: La Pintana, Melipilla, Calera de Tango y María Pinto. Los certificados a nivel básico son 7: La Reina, Maipú, Cerro Navia, Colina, San Antonio, Torres del Paine y San Pedro de Atacama.  Actualmente postulan 21 municipios al nivel básico, dependiendo del resultado de las auditorías, presentación de expedientes y evaluaciones técnicas del Ministerio; son: Vitacura, Santiago, Renca, Recoleta, Peñalolén, Paine, Huechuraba, Buin, Gorbea, Villarrica, San Pedro de La Paz, Chillán, Santa Cruz, Placilla, San Fernando, Chimbarongo, Chépica, Palmilla, Nancagua, Mejillones y Antofagasta. De los 345 municipios de Chile, tenemos a 32 participando en este proceso de certificación ambiental.

 

Este proceso de certificación ha permitido que las municipalidades hayan destacado y fortalecido su gestión ambiental en 2011, generando mecanismos de diagnóstico ambiental, estrategias, líneas de trabajo en torno al reciclaje, eficiencia energética, ahorro de agua, adaptación al cambio climático, capacitación de los funcionarios en temas ambientales; y el desarrollo de instrumentos de participación ciudadana. Un valor agregado que en este proceso se puede visualizar es el aporte a la gobernabilidad ambiental local y a la inclusión en ella a las escuelas –en particular a las que participan de su propio Sistema Nacional de Certificación de Establecimientos Educacionales, SNCAE-, y los actores económicos.

 

Institucionalidad ambiental

 

Otro y segundo rasgo importante de la gestión ambiental municipal en el 2011, se refiere al esfuerzo por actualizar su institucionalidad ambiental a las nuevas normativas generadas en el país.

 

De acuerdo a la nueva Ley Nº 20.417 de enero del 2010 que crea el Ministerio, el Servicio de Evaluación Ambiental y la Superintendencia del Medio Ambiente, las normativas institucionales ambientales de las municipalidades cambian y modifican la Ley Nº 18.695 Orgánica Constitucional de Municipalidades. Las antiguas estructuras denominadas Unidad de Aseo y Ornato, ahora se transforman en Unidad de Medio Ambiente, Aseo y Ornato.

 

Con ello, ahora las municipalidades estarán encargadas de: el aseo de las vías públicas, parques, plazas, jardines y, en general, de los bienes nacionales de uso público existentes en la comuna; el servicio de extracción de basura; la construcción, conservación y administración de las áreas verdes de la comuna; el proponer y ejecutar medidas tendientes a materializar acciones y programas relacionados con medio ambiente; el aplicar las normas ambientales a ejecutarse en la comuna que sean de su competencia; y elaborar el anteproyecto de ordenanza ambiental.

 

Es de anotar que las municipalidades que mejor y más a prisa se han incorporado a esta nueva institucionalidad ambiental son precisamente las que participan del proceso SCAM.

 

Debilidades y limitaciones

 

Estos cambios administrativos e institucionales son parte del proceso de actualización y modernización de los municipios a las nuevas tendencias ambientales de los servicios públicos de Chile. Proceso que no necesariamente está exento de complicaciones y limitaciones.

 

Claudio Arriagada, Alcalde de La Granja y Vicepresidente de la Asociación Chilena de Municipalidades, ACHM, señala que “el nuevo marco legal es insuficiente”. Añade: “el mundo municipal tiene una serie de limitaciones y desafíos pendientes. Una buena estructura de planta, con escalafones adecuados y buenas remuneraciones permitiría que tuviéramos en Chile municipios, al menos, con direcciones de medio ambiente con un profesional responsable y un equipo que le permita hacer gestión”.

 

Y no se equivoca: los municipios requieren dotarse de capacidades técnicas y de recursos para ejecutar una gestión ambiental eficiente de acuerdo a la nueva ley. En una consulta realizada en 2011 por el Instituto de Ecología Política a funcionarios municipales y dirigentes socio ambientales, el 30,8% demanda más información y educación ambiental. En otras palabras, solicitan más capacitación técnico-científica en temas ambientales.

 

Exactamente lo mismo sostiene Marco Quintanilla, Presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la ACHM y Concejal de la municipalidad de San José de Maipo. Y no es para menos, si bien la ACHM se ha preocupado de profesionalizar a los funcionarios municipales en diversos tópicos mediante seminarios, foros y las Escuelas de Capacitación de Verano, hay aún déficits y desafíos pendientes en materia ambiental. Recordemos que el empeño más sistemático y de mayor envergadura realizado por la ACHM para capacitar en asuntos ambientales a sus funcionarios data de octubre de 1995, cuando editó su Manual Didáctico para la Gestión Ambiental Municipal. Por cierto, 17 años es mucho el tiempo transcurrido.

 

Desafíos

 

Este 2012 la gestión ambiental municipal se va a desarrollar permeada por las elecciones municipales de octubre próximo, que se constituye en una extraordinaria oportunidad para fortalecer y brindar sentido estratégico y de largo plazo a la gestión ambiental municipal.

 

Dándole proyección a lo realizado en el 2011, las municipalidades y específicamente sus Unidades de Medio Ambiente, Aseo y Ornato, tienen en 2012 la ocasión propicia para diseñar su estrategia y consolidar su trabajo de gestión ambiental local.

 

Es muy probable que, con un apropiado manejo por parte de las fuerzas políticas en competencia electoral municipal y la incidencia de las organizaciones ciudadanas a nivel comunal, se pueda generar espacios de participación y establecer formas creativas de gobernanza ambiental comunal o mesas de diálogo ambiental.

 

Hay condiciones excepcionales para la actualización de las políticas públicas locales: Agendas Locales 21, Pladecos, ordenanzas y normativas ambientales; crear mecanismos de fiscalización ambiental municipal y ciudadana; aplicar las 3R (reducir, reutilizar y reciclar); reducir el consumo de energía con eficiencia energética; disminuir el consumo del agua; fortalecer los procesos de certificación ambiental municipal; e incentivar la cultura y educación ambiental.

 

En definitiva, en materia ambiental en este 2012, la palabra la tiene la ciudadanía y las municipalidades.

05/01/2012 08:11 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris