Facebook Twitter Google +1     Admin

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2013.



SCAM-PEAM: Cuando la pedagogía ambiental es experiencia humana

Santiago, viernes 4 de octubre de 2013, por Luis Alberto Gallegos, editorial del Boletín GAL.-  Este jueves 3 de octubre 2013 terminamos un hermoso Curso del Programa de Educación Ambiental Municipal y Ciudadana (PEAM) del Instituto de Ecología Política (IEP), en uno de los municipios emblemáticos ambientalmente y muy vulnerable al cambio climático, como es La Florida.

 

Deseamos agradecer a su alcalde, directores de las diversas áreas y funcionarios municipales ambientales que nos acompañaron y participaron con un excepcional nivel de creatividad, originalidad y aportes a la gestión ambiental municipal y comunal.

 

Los productos de este Curso resultaron ser -aparte de las calificaciones sobresalientes-, varios innovadores proyectos ambientales que, de aprobarse por la autoridad municipal, financiarse y ejecutarse, incrementarían notablemente la eficiencia de la gestión ambiental municipal.

 

Sobre todo, debemos agradecer el grado de compromiso, voluntad y calidad humana que todos los funcionarios, directivos y organizadores mostraron en esta experiencia humana, educativa, ambiental e institucional.

 

Este Curso PEAM, valga decirlo, se hizo en el marco del proceso del Sistema de Certificación Ambiental Municipal (SCAM) en el que la municipalidad de La Florida participa y que es impulsado por el Departamento de Gestión Ambiental Local del Ministerio del Medio Ambiente.

 

Varias lecciones nos deja esta experiencia pedagógica ambiental que, entre otras semejantes en diversas municipalidades del país, viene realizando el Instituto de Ecología Política (IEP) en el marco institucional del SCAM.

 

Holisticidad de lo ambiental

 

Cuando hablamos de la necesidad de transversalizar el tema ambiental en la institucionalidad municipal, y ocasionalmente consideramos, a priori, que a los funcionarios municipales no les interesa lo ambiental, a veces podemos pecar de prejuicios sin respaldo alguno.

 

Nuestra percepción como capacitadores y educadores, en cambio, es que los integrantes de la comunidad municipal están involucrados en este tema por dos sencillas razones: una, en su calidad de ciudadanos y ciudadanas que observan, testimonian y son partícipes de los mismos problemas socio-ambientales que los de sus vecinos de al lado; y otra, porque su rol de integrantes de una institucionalidad de gobierno local, los hace sentirse corresponsables de las decisiones y políticas públicas del respectivo gobierno local en donde prestan servicios.

 

No es fácil para un servidor municipal deshacerse de lo que percibe de problemas y/o conflictos socio-ambientales de su sector ciudadano -por un lado-, y de sus propios roles y responsabilidades que -por otro lado-, le corresponde adoptar o compartir en una gobernabilidad local que tiene la atribución y obligación de tomar decisiones y ejecutar acciones para resolverlas. Hay, en el fondo de todo ello, una holisticidad de vida. Para un funcionario municipal lo holístico del tema ambiental, le viene desde su propia existencia vital.

 

Esta sensibilidad municipal ante los conflictos socio-ambientales locales tiene, definitivamente, un componente clave: la adopción de un compromiso personal-institucional que le impele a contribuir, de alguna manera, a resolverlos de modo eficaz.

 

En este sentido, el rol de un funcionario municipal no es, necesariamente, exactamente el mismo o equivalente a un funcionario estatal de algún ministerio u otro nivel estatal. Respetando y guardando las distancias, las percepciones son distintas. Y ello se explica en un solo sentido: la empatía. La sinergia que puede generarse desde un municipio con su comunidad no es exactamente la misma que puede producirse entre un ministerio y sus usuarios.

 

Nuestro aprendizaje

 

Desde esta perspectiva, para quienes ejercemos el papel de capacitadores o educadores ambientales en el ámbito municipal y social –en el marco del SCAM o no-, nos corresponde el desafío de poder reconocer, en primer lugar, la distinción de papeles antes señalados. Y, en segundo lugar, el rol de acompañadores en procesos socio-ambientales que se aperturan y que significan el seguimiento, monitoreo, apoyo y asesoría en la gestión ambiental que se desarrollarán eventualmente en adelante.

 

Como nos enseña el legado del maestro y pedagogo Paulo Freire, el educador también necesita ser educado. Parafraseándolo, podemos señalar que los educadores ambientales también necesitamos ser educados por los educandos de municipios y organizaciones sociales con quienes nos toca interactuar.

 

SCAM como terreno fértil

 

El SCAM, admitimos, es un programa del Ministerio del Medio Ambiente que, probablemente, ha sido considerado a menos dentro del sistema de gestión ambiental local y nacional e incluso no ha sido suficientemente valorado y visibilizado por los medios de comunicación.

 

No obstante, el espacio que apertura el SCAM permite las posibilidades de generación de líneas base y diagnósticos ambientales comunales, las opciones de diseño de estrategias ambientales locales y los estímulos que genera son las bases  y los peldaños básicos para lo que en otros países ha permitido avanzar en procesos ambientales denominados procesos de Ecocomunas o Ecobarrios.

 

Hoy, que asistimos a la publicación en Estocolmo de los resultados alarmantes de los estudios científicos del IPCC de la ONU en materia de cambio climático, la gestión ambiental local y la construcción de Ecocomunas y Ecobarrios, se constituyen en las herramientas clave para enfrentar el cambio climático y asumir los desafíos de los problemas y conflictos socio-ambientales de nuestras comunas.

 

SCAM global y local

 

La gestión ambiental global –incluida la adaptación planetaria al cambio climático- tiene su sustento en la labor local. No hay gestión global que no tenga su fundamento en la gestión ambiental local. Ello lo señalan los propios científicos del IPCC: la adaptación local es la mejor forma de la adaptación global.

 

En esta misma línea de reflexión, podemos inferir que las certificaciones ambientales municipales y locales, se constituyen en la expresión específica de los procesos de certificaciones ambientales del nivel global.

 

Aunque existan certificaciones globales, como la ISO 14.001 (eficiencia ambiental), o la ISO 14.066 (huella de carbono) o la ISO 50001 (gestión de energía), aún no se ha creado sistema alguno de certificación ambiental municipal o social que estandarice este tipo de gestión. Ello debido a que los gobiernos locales o las organizaciones socio-ambientales, no son parte del sistema de mercado.

 

Por tanto, estamos ante un interregno inédito, novedoso e innovador: la certificación ambiental municipal no dispone aún de ISO.

 

La certificación ambiental municipal no es ISO, es ciudadana

 

En esta perspectiva, la certificación ambiental o, mejor dicho, la validación de un proceso de gestión ambiental municipal no necesariamente depende de la aprobación o calificación de una institucionalidad privada que la legitime. Depende, sobre todo, de la aprobación y validación de la ciudadanía del sector poblacional o ciudadano involucrado. En otras palabras, la certificación ambiental de un proyecto o gestión ambiental municipal depende del visto bueno de las comunidades involucradas en su entorno.

 

Por tanto, cuando hablamos del SCAM, la certificación y calificación ambiental de un municipio depende en gran medida de la validación que le otorga la comunidad de su entorno. Esta es la clave de todo proceso SCAM.

 

SCAM y Paulo Freire

 

Entonces, volviendo al principio, los gestores del SCAM, los auditores del SCAM, los docentes y capacitadores ambientales de los municipios y comunidades de los procesos SCAM, se constituyen en los educadores que también les corresponde ser educados.

 

En concreto, ello significa estar dispuestos a también ser educados por los educandos, sean funcionarios municipales o los integrantes de las organizaciones socio-ambientales de las comunas.

 

En concreto, ello implica desarrollar un proceso co-laborativo, una actividad colectiva de seguimiento y continuidad de un proceso pedagógico ambiental que no se acaba con el cierre del curso o la entrega de diplomas, sino que se proyecta en el tiempo y en el espacio.

 

Hoy, cuando en Chile estamos inaugurando procesos nuevos como la Evaluación Ambiental Estratégica (EAE) –tema integrante e indispensable en los Cursos PEAM-, es más que nunca indispensable introducir sistemas y mecanismos de acompañamiento que involucre a funcionarios municipales, autoridades, ciudadanía, ONGs ambientales y actores económicos en procesos socio-ambientales de generación de territorios sustentables, sean Ecocomunas o Ecobarrios.

 

Cambio climático y crisis actual

 

Antes de terminar esta nota, no podemos desligar el SCAM y el Curso PEAM de las alarmantes informaciones que provienen de los efectos de las heladas en la agricultura chilena, y de las preocupantes constataciones que los científicos del IPCC han publicado este 27 de septiembre pasado.

 

Estamos ante una crisis que, como toda crisis, tiene sus altibajos. Y hoy les toca el turno a los agricultores de la zona central de Chile, debido a las heladas que, como expresión de los climas extremos que genera el cambio climático global, están padeciendo una severa pérdida de sus cultivos.

 

Como lo hemos visto en nuestros cursos del PEAM, el cambio climático nos pronostica para el 2100, según el 5º Informe del IPCC, un aumento de un 4,8°C de la temperatura global; y, según los científicos de la U. de Chile, en nuestro país podría tener un aumento de hasta 5,2°C.

 

Del mismo modo como lo hemos abordado en los cursos PEAM, la EAE debe prevenirnos de los escenarios futuros más complejos en materia ambiental y del cambio climático, a fin de adoptar las medidas estratégicas de adaptación más apropiadas. Por ejemplo, hoy en el senado se debate un presupuesto fiscal 2014 con un monto de US0 millones de libre disponibilidad para casos que lo ameriten, como las emergencias. Y, sin embargo, los costos que se evalúan de las presentes heladas en la agricultura ya ascienden entre unos US.000 y US.500 millones. ¿Acaso la crisis climática no ameritaría un fondo de libre disponibilidad mucho mayor para 4 años? ¿Acaso no habría que crear un fondo especial para adaptación al cambio climático? ¿Estamos realmente siendo conscientes de los costos del cambio climático y sus severos impactos?

 

Gracias

 

Les agradecemos a los participantes del proceso educativo ambiental de La Florida, del mismo modo como le agradecemos a los de Lampa, Lo Espejo, El Carmen, entre otros municipios, la oportunidad que nos brindan para aprender de sus experiencias y para trabajar juntos todos estos temas (ver programa). Es, como lo indicamos en La Florida, un aprendizaje del alma. (FIN)

03/10/2013 16:20 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.

Los componentes ambientales del programa de Bachelet

Santiago, miércoles 16 de octubre de 2013, por Luis Alberto Gallegos, editorial Boletín GAL.- Entre las 50 medidas de los primeros 100 días anunciadas por el comando de Bachelet figuran 2 medidas ambientales: un proyecto sobre biodiversidad y un plan de descontaminación.

 

El Boletín GAL señaló a dicho comando sus apreciaciones. Los encargados del medio ambiente respondieron que tales medidas eran parte de las primeras 50 y que habría que esperar los pasos siguientes. Solicitaron, además, un listado de pasivos ambientales del país.

 

En este medio electrónico aceptamos y asumimos tal respuesta como válida, a la espera del conjunto del programa ambiental. Asimismo, entregamos el listado de pasivos ambientales o conflictos socio-ambientales, que más abajo reproducimos de modo ampliado para ustedes.

 

Reiteramos ejes

 

En un editorial anterior (1) –también en respuesta al comando ambiental de Bachelet- propusimos 7 temas que, estimamos, pudieran constituir una base de diálogo para debatir los componentes ambientales del programa de Bachelet. Seguimos sosteniéndolos y ahora comentamos parte de ellos.

 

Los 7 componentes señalados tienen un común denominador transversal: todos, de manera directa o indirecta, están relacionados con los 3 ejes de la estrategia nacional sobre cambio climático: mitigación de los gases de efecto invernadero, adaptación a los impactos de este fenómeno y generación de capacidades en la sociedad, la política, economía y cultura, frente al calentamiento global.

 

Las potentes y dramáticas señales de los efectos del cambio climático en nuestro país lo estamos viendo hoy ante nuestros ojos: la sequía, heladas y temperaturas extremas. No entenderlas como expresión local de este grave fenómeno global, es simplemente ceguera política o desconocimiento científico.

 

Los científicos del IPCC –entre ellos 5 destacados chilenos-, ya han dicho su palabra y han publicado parte de su 5º Informe el 27 de septiembre pasado en Estocolmo, Suecia. Ellos mismos lo señalan: ahora les corresponde a los decidores de las políticas públicas adoptar las estrategias y medidas pertinentes.

 

¿Considerará el componente ambiental del programa de Bachelet este contexto global y local? Esperamos fervientemente que sí.

 

Compromisos de Chile a nivel global y local

 

El próximo gobierno de Bachelet tiene dos compromisos: uno, herencia de su anterior administración, con la comunidad internacional y la ciudadanía local; y otro, avanzar en un Chile sustentable y descarbonizado o libre de gases de efecto invernadero (GEI), como herencia para las próximas generaciones.

 

Respecto al primer compromiso, el viernes 19 de diciembre de 2009, en Copenhague, Dinamarca, en el marco de la COP 15 o Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas, la entonces Ministra del Medio Ambiente de Bachelet, Ana Lya Uriarte, empeñó el honor y la palabra de Chile al suscribir la Estrategia 20/20/20.

 

Este compromiso ambiental consiste en reducir las emisiones de GEI en 20%; en aumentar en 20% las energías renovables no convencionales (ERNC) en la matriz energética; y cumplir todo ello para el año 2020.

 

¿Cumplirá la palabra empeñada ante la comunidad internacional la candidata Bachelet? Esperamos que si. Ella sabe –por su impecable actuación en ONU Mujeres, que los compromisos ante la comunidad internacional, son sagrados y que, más allá de las formalidades y protocolos, ha podido comprobar que los impactos del cambio climático en las mujeres del planeta y de Chile, es de la mayor vulnerabilidad, urgencia y riesgo.

 

Pero, sobre todo, es un compromiso con la ciudadanía de Chile: con los agricultores que hoy sufren heladas; con las comunidades que padecen sequía; con las localidades costeras en riesgo de inundaciones por aumento del nivel del mar; con las comunas rurales que perderán tierras fértiles por la desertificación; con las municipalidades que tendrán que lidiar con nuevos conflictos socio-ambientales; con los actores económicos vulnerables que verán incrementar la huella de carbono de sus productos o servicios.

 

El próximo período de gobierno es clave

 

Simultáneamente con este compromiso global-local pendiente, hay otro elemento clave en materia ambiental: sentar las bases de un país sustentable y descarbonizado (2).

 

Además, de reafirmar a Chile como gestor de buenas prácticas ambientales y climáticas a nivel interno, podría ser probable que Bachelet pudiera hacer de nuestro país uno de los líderes en la Región latinoamericana respecto al tema de cambio climático.

 

El año 2014 se realizará en Lima, Perú, la COP 20 o Conferencia de las Partes sobre Cambio Climático de las Naciones Unidas. Este evento planetario es extraordinariamente importante debido que es la ocasión clave para avanzar en acuerdos globales y en documentos-borradores para un nuevo protocolo que reemplace al de Kioto (3).

 

La ONU ha determinado que el protocolo de Kioto sea reemplazado por otro más actualizado científicamente (4) y que ello ocurra en diciembre del 2015 en la COP 21 a realizarse en París, Francia.

 

Es decir, en el fondo, de aquí a diciembre de 2015, la humanidad se juega las últimas opciones para adoptar acuerdos claves -y ojalá vinculantes- acerca del cambio climático. De no ocurrir ello, entonces, según los propios científicos del IPCC, nos podríamos encontrar en un escenario global –y local- de impredecibles consecuencias.

 

Lo de impredecible es un decir.

 

Los científicos chilenos ya han pronosticado que, de no haber cambios profundos en las decisiones políticas respecto al cambio climático a nivel global, nacional y local, y no haber una reducción drástica de los GEI, Chile estaría expuesto a un aumento de la temperatura de hasta 5°C en la zona Centro-Norte y de 4°C en la zona Centro-Sur. Y, además, del aumento del nivel del mar en 82 cms. en toda la costa chilena.

 

Por tanto, los desafíos y tareas están a vista. ¿Incluirá Bachelet decisiones sensatas, urgentes y acordes a los requerimientos de las circunstancias en su programa y gestión de gobierno? Esperamos que sí.

 

Lo que está en juego trasciende las opciones de la Nueva Mayoría de constituirse en un nuevo bloque histórico ciudadano y un factor que genere un nuevo ciclo político en materia ambiental y social en el país; también la podría colocar en sintonía global con las tendencias de búsqueda de una humanidad en armonía con la naturaleza y con el reencuentro con una ética biocéntrica y más humana.

 

Conflictos socio-ambientales derivados, directa o indirectamente, del cambio climático

 

Este es el listado –ampliado y actualizado- que compartimos con ustedes y que, en parte, le hicimos llegar al comando de Bachelet. Entre los más relevantes y actuales conflictos socio-ambientales en Chile tenemos los que a continuación se indican. En negrita se indica los que consideramos que cumplen cuatro (4) consideraciones:

 

a)       Se trata de demandas extremadamente sentidas por las comunidades involucradas, por su impacto en su calidad de vida, sustentabilidad y desarrollo de principios normativos de una Evaluación Ambiental Estratégica (EAE).

b)       Disponen de amplia representatividad ciudadana, asociatividad, alianzas y respaldo local.

c)       Sus demandas constituyen temas comunes con otros movimientos del país, por lo que atenderlos es, de alguna manera, desarrollar políticas públicas para todos ellos y aplicación concreta de la EAE.

d)       Sus contenidos tienen un profundo sentido estratégico para la gestión ambiental en diversos niveles de la gobernabilidad ambiental, sentido de largo plazo en políticas ambientales del Estado y respeto a compromisos internacionales adquiridos.

 

Son:

 

  1. 1.       ARICA: Afectados por contaminación por polimetales en cerro Chuño.
  2. 2.       ARICA: Rechazo de pueblos aymaras a proyecto Los Pumas por intervenir área protegida como reserva de la biósfera y contaminar aguas del río Lluta 
  3. 3.       AYSÉN: El rechazo de la ciudadanía de Aysén contra la Central Cuervo
  4. 4.       AYSÉN: Rechazo de la comunidad al proyecto HidroAysén
  5. BULNES: Agricultores de Ñuble se oponen a la central termoeléctrica a gas natural Octopus
  6. CAIMANES: Comunidad en oposición al Proyecto de Minera Los Pelambres 
  7. 7.       CALAMA: El movimiento regional  por los recursos naturales de Calama
  8. CALBUCO: Conflicto de la comunidad Pepiukelén en Parwua, territorio afectado directamente por la industria salmonera
  9. CHAÑARAL:  Comunidad pide soluciones para el “ecocidio permanente” que ha significado el manejo de residuos de las minas Potrerillos y El Salvador
  10. CHILOÉ: Conflicto de comunidades Williche de Chiloé por la aplicación de la Ley Lafklenche
  11. COCHAMÓ: Rechazo al proyecto hidroeléctrico Central de Pasada Mediterráneo en la comuna de Cochamó
  12. CONCÓN: Rechazo a la construcción en el campo dunar de Concón
  13. CONSTITUCIÓN: Acción Ciudadana Pro-defensa de la Costa del Maule se opone a la instalación, por AES Gener S.A. de la Central Termoeléctrica Los Robles en el Sector Faro Carranza, entre Constitución y Chanco.
  14. COPIAPÓ: Rechazo a la termoeléctrica Castilla en Punta Cachos al sur de Copiapó
  15. CORONEL: La oposición de los vecinos de Coronel a la termoeléctrica de Bocamina II
  16. FREIRINA: Rechazo al proyecto agroindustrial Agrosuper por malos olores
  17. 17.   HUASCO: Habitantes de Huasco rechazan termoeléctrica Punta Alcalde en Huasco
  18. 18.   HUASCO: Rechazo al proyecto minero Pascua Lama
  19. LINARES: Vicios en el proceso ambiental de la central hidroeléctrica de Achibueno.
  20. LLICO: Caleta de pescadores que muere de sed: no cuentan con agua potable, y está enmarcada entre la basura y la contaminación del lago.
  21. MEHUÍN: El conflicto Celco en Mehuin por contaminación del río Cruces
  22. MULCHÉN: El rechazo de la comunidad indígena contra la central de paso de Mulchén
  23. OSORNO: Comunidades huilliches en defensa del agua en Osorno contra hidroeléctricas
  24. PAILLACO: Vecinos de Paillaco protestan contra instalación de Planta Incineradora de Residuos.
  25. PANGUIPULLI: La oposición de la comunidad y mapuche contra el proyecto hidroeléctrico Neltume
  26. PETORCA: La defensa del agua por los vecinos de Petorca y La Ligua
  27. PICHIDEGUA: Los proyectos de termoeléctrica e hidroeléctrica en Pichidegua
  28. POZO ALMONTE: Proyecto Cerro Colorado de BHP Billiton amenaza el agua, los humedales de Pampa Lagunilla y el poblado de Cancosa
  29. PUERTO AYSÉN: Oposición de la comunidad al proyecto de la empresa australiana de energía integrada Origin Energy en joint venture con Xstrata Copper
  30. 30.   PUCHUNCAVÍ: Contaminación en La Greda por la refinería Ventanas de Codelco y AES-GENER
  31. PUNTA ARENAS: El proyecto Mina Invierno en Isla Riesco en Magallanes
  32. PUTAENDO: Vecinos de Putaendo protestan por agua contra Colbún
  33. QUELLÓN: Pescadores bentónicos de Quellón contra la Ley de Pesca
  34. REQUÍNOA: Vecinos de Requínoa protestan contra una planta de residuos químicos
  35. SAAVEDRA: Conflicto de la Costa en la Isla Huapi, comuna de Saavedra, entre comunidad  indígena y forestales
  36. 36.   SAN JOSÉ DE MAIPO: Rechazo al proyecto Alto Maipo de AES GENER en el Cajón del Maipo y defensa del agua de la Región Metropolitana
  37. SAN FABIÁN: Oposición ciudadana a proyectos Embalse Punilla y Central Hidroeléctrica Ñuble
  38. TALCA: Los Agricultores de Talca por la defensa del Agua contra Endesa
  39. TEMUCO: El conflicto en comunidades mapuche a causa del proyecto aeropuerto internacional en Temuco.
  40. VALPARAÍSO: Rechazo a Central Termoeléctrica Energía Minera.

 

………………

(1) Ver 7 Propuestas Ambientales al Comando de Bachelet

(2) El gobierno ha promulgado la Ley 20/25, que significa, aumentar las ERNC en 20% para el 2025, modificando el compromiso internacional señalado.

(3) El protocolo de Kioto de 1997, suscrito en Japón en la COP 3 por 37 países, culminó su vigencia en el 2012 y, aunque obligaba tibiamente a la reducción de los GEI a apenas a un 5% y no fue suscrito por las grandes potencias, su significado pionero hoy debe ser renovado.

(4) De allí que el 5º Informe del IPCC se entregue en sus 2 partes restantes durante el año 2014, obviamente a fin que sirva de insumo científico para el proceso de preparación de los nuevos acuerdos y las decisiones políticas de los gobiernos.

15/10/2013 22:10 Luis Gallegos Enlace permanente. sin tema No hay comentarios. Comentar.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris